Nace la Unión por el Mediterráneo

Mimo Titos

Anoche en Roma Sarkozy, Prodi y Zapatero acordaron lanzar la Unión por el Mediterráneo, invitando a todos los países ribereños a una Cumbre con los de la Unión Europea en París el 13 de julio del año que viene. La Cumbre definirá los objetivos y cómo se organiza la nueva Unión, que empezará con una serie de proyectos concretos. Según se anunció, de aquí a julio, Francia, Italia y España ultimarán la iniciativa en consulta con los países invitados a participar, identificando las áreas prioritarias de cooperación, los proyectos a acometer y los países que deseen participar en cada uno de ellos. Porque la nueva Unión seguirá una metodología de geometría variable, o cooperación reforzada en el argot de la Unión Europea. Es decir, sus miembros participarán en los proyectos a la carta, sólo en aquéllos que consideren interesantes. De esta forma se evita excluir a nadie al mismo tiempo que se permite avanzar en un área concreta a los que quieran hacerlo pese a que no suscite consenso o el interés de todos.

Un día antes de la reunión tripartita en Roma (mira que Zapatero tiene afición a los tripartitos…), Rajoy volvió a descalificar en el Congreso la política exterior seguida por el Gobierno Zapatero: pocas ideas y además malas, debilidad frente a los malos, falta de interlocución con los buenos, torpeza en la ejecución, etc. En suma, buenismo ingenuo e ineptitud para defender los intereses de España. No seré yo quién defienda que la política exterior de Zapatero y Moratinos no es mejorable; como casi todo. Pero sí sostengo que está muy bien planteada y razonablemente bien ejecutada. Otro cantar es cómo se ha explicado, o quizás, lo poco que se ha explicado. Y creo que el Mediterráneo es un buen ejemplo para ilustrar estos tres puntos. Se trata de una zona geoestratégica para España: nuestro bienestar y seguridad dependen en gran medida del progreso y estabilidad de nuestros vecinos del sur. Cuanto mejor les vaya, mejor nos irá a nosotros. Si apoyamos el perfeccionamiento del estado de derecho y de sus incipientes democracias, sus instituciones serán mucho más capaces de ayudarnos a combatir las amenazas que el Mediterráneo concentra como quizás ninguna otra región en el mundo: terrorismo islamista, presión migratoria, contaminación, tráfico de drogas… Como dijo Sarkozy el de las frases rimbombantes pero no por ello necesariamente desacertadas: el Mediterráneo puede ser la peor de las guerras o la mejor de las paces. Porque su potencial es enorme.

Abriendo nuestros mercados agrícolas y deslocalizando parte de nuestra producción en nuestro sur, respaldaremos su crecimiento económico y contribuiremos a reducir las bolsas de pobreza extrema y el número de jóvenes en paro que, menos frustrados al tener ya algo que perder, caerán en menor medida en las garras del discurso yihadista o en la tentación de jugarse la vida en una patera.Fomentar el intercambio cultural mutuo nos permitirá descubrir que también tenemos muchas cosas que aprender de estas sociedades al margen del manido estereotipo del árabo-musulmán machista, corrupto y fundamentalista que machaca diariamente a su(s) esposa(s) mientras organiza matrimonios de conveniencia para sus hijas.Promoviendo intercambios entre estudiantes de las dos riberas, conseguiremos que los que pasen un tiempo entre nosotros estén mejor formados y puedan aportar más a su país cuando vuelvan; no sólo en términos de conocimiento sino también de hábitos sociales, al estilo del efecto biquini de las suecas que nos invadieron en las postrimerías del franquismo, que también se daría en sentido inverso a partir de nuestros estudiantes allí.

No, no soy ingenuo. La magnitud del problema es enorme y no hay receta mágica o Unión por el Mediterráneo que pueda corregirlo en poco tiempo. Pero tenemos que redoblar nuestros esfuerzos en la buena dirección porque la brecha de prosperidad entre el norte y el sur mediterráneos es de las más grandes del planeta (creo que sólo es mayor la existente entre las dos Coreas), y constituye una fuente de frustraciones insostenible. No sólo tenemos un deber moral de solidaridad sino la obligación de actuar porque sería una peligrosa irresponsabilidad no hacerlo. Y no sólo España, porque las amenazas que emanan del Mare Nostrum afectan también al resto de la UE y requieren de su implicación en un esquema de cooperación multilateral efectivo, que atraiga e incorpore al mayor número posible de actores políticos, económicos y sociales.

Consciente de ello, en 1995 Felipe González se propuso y consiguió que la Unión Europea lanzara el denominado Proceso de Barcelona. La lista de iniciativas, proyectos y logros del Partenariado Euromed es larga y sus resultados son muy positivos pese a que apenas nadie los conozca (no sólo el Gobierno Zapatero comunica mal…).

En los doce años transcurridos, nuestros vecinos del sur se han beneficiado de cuotas agrícolas mucho menos cicateras y, a cambio, están desmantelando gradualmente sus barreras arancelarias frente a los productos manufacturados europeos, en condiciones mucho más suaves que las impuestas por la OMC. Para amortiguar el coste social de las reformas, la UE les ha transferido más de 10.000 millones de euros en subvenciones y unos 1.500 millones más en préstamos del Banco Europeo de Inversiones. Ello ha costeado, por ejemplo, la ampliación de la protección sanitaria a toda la población marroquí, un indispensable programa social egipcio, campañas de alfabetización, amplios programas de formación de funcionarios, autopistas que facilitan el comercio sur-sur, etc. Y además se han creado infinidad de “redes Euromed” en las que participan, sin exagerar, cientos de miles de jóvenes y profesionales del medio ambiente, agua, conservación del patrimonio, industria, transportes, energía, cultura, politólogos, economistas, sindicalistas, empresarios y parlamentarios.

No ha sido en balde: en los últimos doce años los países Med han crecido más que la media de la UE y su renta disponible ha aumentado un 35%. Pero aunque ha descendido, su crecimiento demográfico sigue siendo demasiado alto (casi un 2% anual de media, frente al 0.3% de la UE) y su pirámide poblacional es demasiado ancha por la base (más del 30% de la población de nuestros vecinos del sur tiene menos de 14 años). Todo ello provoca una afluencia al mercado laboral de un 3% de media, superior a la capacidad de generar empleo, por lo que las tasas de paro rondan el 20%. Y en consecuencia, lo que más importa, la brecha de prosperidad, se ha mantenido inalterada: la renta per cápita media de nuestros vecinos sigue representando un mero 18% de la renta per cápita media de la UE, como en 1995.

Cuando llegó al Gobierno, Zapatero entendió que la receta del Proceso de Barcelona seguía siendo válida y convocó una Cumbre en Barcelona para conmemorar su décimo aniversario en Barcelona en 2005, con el objetivo de revitalizar y extender el Proceso a nuevas áreas de cooperación. De nuevo, casi nadie se enteró pero la Cumbre consiguió resultados increíbles, como la adopción de un Código de conducta anti-terrorista (¡con árabes e israelíes nada menos!). Desde entonces, el ritmo de los trabajos se ha acelerado pero el impaciente y mediático Sarkozy decidió que no era suficiente, que hacía falta complementar Barcelona con un nuevo esquema, más ágil, más flexible, concentrado en aquellas áreas en las que las dificultades políticas o técnicas bloquean o ralentizan el progreso, o en desafíos que no eran tan perceptible en 1995, como el cambio climático.

Ayer, Francia, Italia y España, la que ya ha superado en renta per cápita a ésta y se proponer alcanzar a aquélla, redoblaron la apuesta. Va a ser difícil pasar de las palabras a los hechos porque es muy fácil hablar de un Erasmus trasnmediterráneo pero mucho menos dar visados a los jovencitos barbudos con chilaba; sencillo llenarse la boca de solidaridad pero complejo asumir el cierre de empresas que se trasladan; precioso predicar a favor del turismo sostenible y respetuoso del medio ambiente pero difícil hacerlo frente a los que quieren replicar Benalmádena para mitigar el hambre…

Y encima habrá que hacer un esfuerzo suplementario para convencer a nuestros socios europeos de que lejos de pretender dejarles fuera, lo que deseamos es que ellos también metan una quinta marcha y aceleren, porque nos va la prosperidad y la paz futuras en ello. Como igualmente complicado será engarzar la nueva Unión con los esfuerzos en curso, evitando las duplicaciones y tratando de utilizar favorablemente la experiencia.

No, no va a ser fácil pero es indispensable y me siento orgulloso de que mi Gobierno esté ahí, donde se juega la partida, apostando a lo correcto. Y aunque me fastidia enormemente que no sea capaz de explicárselo a la ciudadanía, de convencer de que ayudar al moro es pan para hoy y hogaza para mañana, prefiero esa limitación a que Zapatero presuma de haber puesto los pies encima de la mesa de Prodi y haberle echado el humo del puro a Sarkozy a la cara. Y que encima nos lo cuente con un acento ridículo.

No Señor Rajoy, no. No es buenismo, es sentido común, compartido por la derecha de Sarkozy, o la de Merkel, y el centrismo de Prodi. Y además funciona. Pero usted siga denunciando la pésima política exterior de Zapatero porque ya sabemos que los hechos le traen sin cuidado.

55 pensamientos en “Nace la Unión por el Mediterráneo

  1. Este es mi FERNANDO …50 gobiernos de España haria con el….si quisiera ser mi escudero…..

  2. Pues yo, a estas horas y confiando en que ya no me lea mucha gente, voy a hacer eso tan hispánico de opinar de lo que no se sabe.

    El PP acusa al PSOE de abandonar al pueblo saharaui simplemente por tener unas relaciones normales con Marruecos.
    Creo que a muchos todavía no se nos ha olvidado la historia de Perejil y tal y tal.
    Buen pues resulta que Zapatero consigue normalizar las relaciones con su vecino del sur… y el PP suelta que se ha abandonado al pueblo saharaui. Entra dentro de la normalidad pepera.
    Es que es muy sencillo. Tu vecino de abajo puede ser un cabrón, un guarro y además tirarse pedos y fumar en el ascensor, pero vas a vivir a su lado los próximos 30 años. O te llevas bien o te llevas mal, tú decides. O te cagas en sus muertos y le dices que si vuelve a fumar le rompes la boca, o intentas sutilmente decirle que te está haciendo polvo los alveolos.

    Por otro lado, lástima los pases pernocta que están reclamando algunos de nuestros co-blogeros, estoy seguro de que les echaremos de menos
    Y a mi amigo A verlas…. coño, prodígate más hombre, que se te echa de menos. Y si en estas navidades te pasas por Piñeira de Arcos llama, coño, que hay que tomar un Alvariño.

    Sí, estoy pedo, ¿que pasa?

  3. A verlas ya no te lee. A la salida de la sesión del cine carretas ya se iba para coger sitio en la primera fila del salon de sorteos, a la espera de que salgan los niños del colegio de San Idelfonso. Ya lo verás por la tele. Se sienta junto a Doña Manolita. Es el de la bufanda que no deja de mirar a las pechugonas de la sala.

  4. Ahí os pego el enlace de una dieta para después de tanto vino, comida y cena laboral, familiar e incluso con los amigos, manda truco, con esos con los que cenamos con frecuencia, también celebramos “estas fiestas” país!!!. http://es.youtube.com/watch?v=STny6puEmpU

    Y sí, también ZP tiene la culpa del cambio climático, acaso no ganó las elecciones y por su culpa la derecha –derecha-derecha, la pura y dura, nos tiene a todos los españoles “ botando fume” desde entonces? Pero lo peor es que desde hace tiempo está contribuyendo él, solo o aconsejado por otros, a este aumento de “fume” que algunos seguimos “botando”. Y aquí sigue sin llover.

    No me gustan los chistes, pero ahí va uno chorras, Entra un paisano a un bar y pide una cerveza. El camarero pregunta ¿de presión?
    No, alcoholismo.

    Que os sean leves las fiestas a todos y yo que lo lea.

  5. Lo digo sinceramente y hasta lo juro por mi nieto: coincidiendo con no mi presencia habitual DC ha mejorado mucho, es más vivo, más diverso, más divertido. Tendré que sospechar de mí. Por ejemplo, he leído todo lo que sale en el DC de hoy y todo, empezando por Nino, me parece de interés o cuando menos original y simpre inteligente. Y además me he encontrado con las intermitentes Devagar y Marta. Si me gustará el DC que hasta encuentro ocurrente el saludo de mi admirado Amistad Cívica: Buenos dias mimo Titos ,caballeros callejeros y cabelleras al viento…

    Por alusiones: a Enconccon le diré que yo también apuesto por el homo ludens, que es la mejor manera de ser homo sapiens e incluso homo erectus, o sea, el hombre en estado de erección. Por mucho que don Cicuta pida rigor intelectual yo estoy con Enconcon en que en DC se folla poco.
    A mis queridos PMQNQ y Fernando: como señala Fernando, yo también había escuchado en Ondacero a la Cernuda decir eso de que Zapatero no había aplaudido. Como me parecía raro el silencio de la derechona (en la que incluyo a la Cernuda de ahora, a quien conozco bien desde hace siglos) al respecto recurrí a los telediarios y me fijé bien y vi que había aplaudido.
    A mi paisano Pablo Franco: no, sin mi nieto. No iré a Galicia porque mi nieto ha decidido no ír. Otra vez tendremos ocasión de darnos un abrazo.

    A todos: feliices prósperos y pascuas nuevas.
    (Perdonad, cuando pienso en las putas y entrañables fiestas que se avecinan me embarga la emoción y desvarío.).

Deja un comentario