Muy buenos días a todos

Ceferina

 

Me dijo don Alguien que si quería escribir algo porque no tenía ningún artículo para hoy. Pues aquí estoy para desearles a ustedes que lo pasen muy bien estas fiestas, con la familia supongo, porque eso es lo que se hace sobre todo en estos días, estar con la familia, que por un lado gusta pero por otro se hace también a veces un poco pesado porque en las familias, en todas, hay siempre líos y unos que se llevan mejor y otros que se llevan peor, y cuando todos se juntan por obligación, pues esos líos a veces salen a relucir. Además, no sé qué tienen estas fiestas que parece como que le revuelven a uno un poco por dentro, será porque se acuerda uno de los que ya no están y hay como una mezcla de alegría y de tristeza.

 

Yo hago en mi casa la cena de Nochebuena, con toda la familia, hermanos míos y hermanas, y cuñadas y cuñados, y los hijos, y los sobrinos y las sobrinas, y las parejas de los sobrinos y las sobrinas, y algún niño pequeño que ya hay por ahí…. total, que nos juntamos 24. Y cocino yo para todos porque me gusta mucho y porque ya es una tradición, desde hace muchos años lo hacemos así. Y nos gusta mucho reunirnos y divertirnos juntos.

 

Lo que a mí no me gusta nada, no sé a ustedes, es esa otra noche de fiesta, la del 31, Nochevieja. Ahí si que parece que es una obligación estar contento. Y yo, ya desde moza, esa noche me pongo triste, no sé por qué, y no me gusta nada ni hacer fiesta ni reunión familiar ni nada. Así que, en cuanto pude decidir yo misma sin que me influyeran otros familiares, La Nochevieja la paso tranquilamente en mi casa con mi marido y cenamos unos huevos fritos con patatas fritas, que a mí me parece que no hay manjar mejor en el mundo, y nos metemos en la cama cuando nos apetece, qué más da que acabe un año y que empiece otro, lo importante es que el tiempo pasa, y eso pasa todos los días del año, no sólo esa noche.

 

Estas fiestas no sé si van a ser como todas las demás por eso de la crisis. A mí me da un poco de vergüenza decirlo porque como todo el mundo habla de la crisis en todas partes sin parar, pues seguro que la hay, pero yo no la noto mucho de momento, suerte de tener un marido que no se ha quedado en el paro. Pero es que, además, el otro día estuve en el Parque de Atracciones de Madrid llevando a un sobrinito y aquello estaba abarrotado, con colas enormes para subirse en las atracciones, y no era gente rica no, había muchos inmigrantes, y muchas gente así como yo y las atracciones cuestan un dineral, que no hay derecho, me parece a mí, que cuesten tanto, pero había colas y más colas. Y el sábado pasado me llevó mi marido al Carrefur a comprar unos regalos para la Nochebuena y la cola de coches que había para poder aparcar era gigantesca, nos pasamos casi una hora hasta conseguir aparcar, y yo cada vez que veo esto me pregunto que en qué se notará eso de la crisis porque yo no la noto.

 

Yo no entiendo nada pero por lo que oigo, me parece que esta crisis es una cosa que han armado los bancos y  los ricos y los que construyen casas, que es que no había derecho a los dinerales que ganaban algunos y a los precios que tenían las casas que ningún joven podía comprarse una. Ojalá se arregle pronto pero solo por la pobre gente que está perdiendo su trabajo porque esos que se hicieron tan ricos en estos años pasados y que ahora se ve que eran estafadores, ojalá sigan en crisis mucho tiempo. Yo no sé si las medidas esas de las que se habla tanto servirán para arreglar las cosas, pero espero que sí, porque don José Luis Rodríguez Zapatero ya saben ustedes que a mí me da confianza.

 

Les deseo felices fiestas a todos y sobre todo a don Amistad Cívica, que es tan cariñoso conmigo y se acuerda tanto de mí, pero quiero decirle que a mi marido le gustan las jotas pero solo un poco, no vaya usted a creer que está todo el día oyéndolas, cualquiera le aguantaría. Ahora, hasta lee a vece un poco de Debate Callejero, pero le parece que están ustedes todos un poco locos, es que para poder entenderles hay que estar acostumbrado a leerles e irles conociendo poco a poco.

Que tengan un buen año y queden con Dios