Mociones para mañana, que no para hoy

Guridi 

Pues ya pasó la moción de censura de Podemos. Otro “momento histórico” hecho a mayor gloria del márketing político y en prejucio del sistema político español. Si bien es verdad que la moción ha estado llena de cosas curiosas, como el tono de contención de Pablo Iglesias Turrión cuando se quiere hacer el bueno, que siempre suena a ira contenida. O cuando sale su verdadero yo y se pone a descalificar a la gente, como hizo con todo el Grupo Mixto o acusando a Albert Rivera de no leer tanto como él. Es maravilloso, porque estuvo tan faltón y tan sobrado como el púgil Rafa Hernando, que derrochó la misma chulería de matón de recreativos que Iglesias, pero desde la derecha más rancia.

La parte interesante está en la intervención del portavoz provisional del PSOE, Ábalos, y en las réplicas posteriores, porque nos dan unas cuantas pistas de los movimientos futuros del “nuevo PSOE” de Sánchez.

Es de justicia reconocer que Ábalos estuvo en general solvente, contundente y la altura de las circunstancias. Su discurso atacó por igual a la corrupción e indolencia del PP y a la insolvencia y a las ganas de sabotaje de los de Podemos. Pero… pero, pero estaba esa “mano tendida”. Si bien Ábalos no dijo nada directamente, sí que dejó los huecos correspondientes para que Pablo Iglesias Turrión los rellenara a su gusto.

Iglesias ofreció hacer una moción de censura más adelante, ahora que han ganado “los buenos” en el PSOE. Y Ábalos no dijo mi que sí, ni que no. Si bien es verdad que hubo mucho debate entre los estrategas de la intervención parlamentaria del portavoz provisional.

 Se llegó a barajar que Ábalos llegase a expresar de manera más abierta la voluntad de Sánchez de volver a intentar sumar el apoyo de Podemos en un futuro. Pero, tras mucho debate en pocas horas, se decidió que era más importante sacarles las vergüenzas, comentando el documento de estrategia interna de Podemos en el que se preocupaban de que el PSOE de Sánchez más “izquierdista”, llegase a ser visto como una fuerza más útil que Podemos.  

Lo que parece es que Pedro va a asegurar todas las fuerzas que pueda a nivel interno. Este fin de semana nos espera una coronación, más que un congreso. Pedro va a rehacer los estatutos a medida, con la excusa de dar más a poder a “la militancia” se va a asegurar de que controlarle o echarle sea más difícil que sacar adelante una iniciativa legislativa popular. 

Para dejar claro que ahora el PSOE es un partido vigilado por las masas, por esa “vigilancia militante” inquisitorial que ha construido durante su campaña, la Ejecutiva que ya ha decidido sin pactar con nadie y sin sentir la necesidad de hacerlo, será anunciada y proclamada en un acto de masas, previo al mitin donde recogerá su corona.  

Luego ya sabemos, vacaciones en Mojácar, en Ibiza, festivales de música y puede que otra moción de censura en octubre. Veremos.