Ministro de Comercio, ¿qué hay de lo mío?

Ricardo Parellada

Quiero unirme a las calurosas felicitaciones a Debate Callejero por el ascenso de uno de sus articulistas a Ministro de Comercio. Quiero decir, que me uno a las felicitaciones a uno de los articulistas de Debate Callejero por su ascenso a Ministro de Comercio. Y, como otros amigos de DC, quiero aprovechar mi minuto de gloria por ser co-bloguero de un ministro para preguntarle por lo mío.

Reconozco que he importado la idea original de un granjero inglés. Pero reivindico desde luego la patente de su aplicación y explotación en España. El 16 de mayo de 2007, el Sr. Nigel Johnson-Hill, de Milland, Liphook, Hampshire, dirigió una carta insólita y genial al Sr. David Miliband, Secretario de Estado del Departamento británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales. En esta carta el Sr. Johnson-Hill comentaba que un amigo suyo había recibido un cheque de 3.000 libras esterlinas de la Agencia de Pagos Rurales por no criar cerdos y declaraba su intención de sumarse al lucrativo negocio de “no criar cerdos”. A continuación el Sr. Johnson-Hill hacía al Secretario de Estado una serie de consultas técnicas. El Sr. Johnson-Hill solicitaba, por ejemplo, el asesoramiento del Secretario de Estado sobre el mejor tipo de granja para no criar cerdos y la mejor raza de cerdos para no criar. El Sr. Johnson-Hill declaraba sus preferencias sobre el tipo de cerdos para no criar, pero manifestaba sobre todo su firme propósito de cumplir con todos los requisitos y recomendaciones de la Agencia. El Sr. Johnson-Hill manifestaba también su preocupación por disponer de un sistema plenamente moderno de contabilizar los cerdos no criados y preguntaba por los cursos de formación de la Agencia sobre el particular. Como es natural, el Sr. Johnson-Hill se hacía eco de la satisfacción de su amigo con el negocio de “no criar cerdos”, mucho más lucrativo que el anterior de criarlos al que se había dedicado durante cuarenta años. Y solicitaba confirmación de algunos detalles: si no criar 50 cerdos reporta 3.000 libras, parece claro que no criar 100 reportará 6.000, e incluso no criar 4.000 cerdos unas 240.000 libras. Finalmente, el Sr. Johnson-Hill preguntaba por los pagos de la Agencia por las toneladas de cereales que sus cerdos no consumen y por las toneladas de metano que no expulsan a la atmósfera. Y también se interesaba por otros negocios semejantes, como el de no ordeñar vacas, y por las subvenciones por emprenderlos de forma electrónica.  Desde luego, si yo fuera co-bloguero de la Sra. Elena Espinosa, mi negocio sería exactamente igual al del Sr. Nigel Johnson-Hill, pero como soy co-bloguero del Ministro de Comercio mi negocio es una versión comercial del negocio agrícola de Mr Johnson-Hill. Mi negocio es el de no exportar productos agrícolas y mis consultas técnicas a la Administración se refieren a tres aspectos fundamentales de este negocio: los aranceles, los subsidios y las ayudas a la exportación. 1. Aranceles. El principio es: “Cuanto más pobre, más pagas”. Los aranceles que los países ricos se pagan unos a otros son de media cuatro veces inferiores a los que imponen a los países pobres (PNUD, 2005). Es decir, la progresividad del IRPF boca abajo. Vamos, como mi admirado Voltaire convertido en vulgar Teuora, pero de verdad: no de izquierda a derecha, sino de arriba abajo. De ahí que el principio de la progresividad invertida se denomine técnicamente principio de Arouet-Teuora. ¡Ya quisieran los pobres el tipo único de Miguel Sebastián para los aranceles del comercio internacional! En el caso de mi negocio de no exportar productos agrícolas, esto se traduce evidentemente en que el chocolate que no exportaré a los productores de cacao me producirá un beneficio cuatro veces mayor que el que no exportaré a los fabricantes de exquisito chocolate. ¿Por qué el chocolate rico rico viene de Suiza, Alemania y otros lugares cercanos? ¿Porque el cacao crece en los Alpes o en la Selva Negra? No, señora, porque el arancel con que importamos la pasta de cacao oscila entre el 0 y el 9% y el que imponemos al chocolate elaborado es del 30%. Los países tontos cultivan el cacao y los países listos lo manufacturan. 2. Subsidios. El principio es: “Cuanto más rico, más te pagan”. Ya se sabe que casi la mitad del presupuesto de la UE se destina a la PAC. Pero lo peor es que la distribución de los subsidios agrícolas en los países ricos es más desigual que la distribución de ingresos en los países más desiguales, como Brasil (Oxfam, 2004). Vamos, que lo dice el índice Gini. En Europa el 75% de los recursos va a parar al 10% de los receptores más ricos. En EEUU sólo el 40% de los agricultores son subsidiados y el 5% más rico recibe la mitad del dinero total. En España, si las ayudas desligadas de la producción que perciben propietarios modestos como la duquesa del Alba fueran conocidas, dejarían plenamente descolocados a los magnates del ladrillo, que lamentarían amargamente haberse equivocado de actividad, o de inactividad.    En el caso de mi negocio de no explotación agrícola, espero ganancias millonarias, principalmente en la línea de negocio de la no producción de azúcar. ¿Saben por qué en los bares españoles hay saleros pero no hay azucareros? ¿Por qué viene el azúcar en sobrecitos individuales para que tiremos al suelo la mitad? Porque así se consume mucho más azúcar. Vamos, porque la Unión Europea pagaba hasta hace muy poco a sus productores cuatro veces el precio del mercado mundial e impone a algunos países un precio de entrada superior al precio europeo garantizado. ¿Que esto está cambiando? Ya veremos, de momento para que los cambios no sean tan traumáticos la siguiente novedad está programada para 2050. 

3. Ayudas a la exportación. El principio, muy evangélico, es: “A quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará” (Mt 13:12). Los subsidios y ayudas a la exportación al algodón en EEUU, por ejemplo, equivalen a su valor de mercado y superan la ayuda de ese país al África sub-sahariana (Banco Mundial, 2006). Naturalmente, con estos pagos se generan unos grandes excedentes para la exportación que hacen bajar sensiblemente el precio del algodón en los mercados mundiales. Hay cálculos que permiten traducir estas distorsiones algodoneras en un descenso de muchos puntos porcentuales del PIB de algunos países africanos. Y claro, lo que para nosotros no es más que una diferencia de puntos porcentuales, para mucha, mucha gente es la diferencia entre la vida y la muerte. También aquí es palmaria la multiplicación de mis beneficios. Cuando me paguen miles de euros por tonelada no exportada, dejaré de exportar otras cien mil. Y cuando me paguen mil veces mil por no exportar algodón, ampliaré el negocio y no exportaré arroz, no exportaré azúcar y así sucesivamente. ¿Ayuda a la cooperación? ¿Objetivo del 0.7%? Todo eso está muy bien, pero viene después. El primer principio no es ayudar, sino no hacer daño. “Neminem laedere”, decían los romanos. “Primum non nocere”, dicen los médicos. Al menos si no queremos decir una cosa y hacer otra. Igualdad de aranceles, reducción de subsidios y eliminación de las ayudas a la exportación. Y luego ya veremos.

Ministro de Comercio, compañero, no nos falles. Quiero decir, no les falles. No les falles a los africanos y a los americanos que no votan en España y nos quieren vender chocolate, azúcar y algodón. No quieren venir en cayucos, sino vender. No quieren venir ordenadamente, sino vender. Ah, y no te olvides de lo mío: un prometedor y lucrativo negocio de no explotación y no exportación de productos agrícolas, del que espero obtener pingües beneficios.     

 

29 pensamientos en “Ministro de Comercio, ¿qué hay de lo mío?

  1. ¿soy el primero, en serio?

    Vale y mi pregunta es: ¿que cobro yo por no ser ya blogero de Basta ya?

    Pues imagino que depende de las horas que no le dedique no?

    Estimado Ricardo. (estimado aunque no nos conozcamos, eso tiene remedio), Hay una fina línea que separa la ironía del sarcasmo. Usted, como la inmensa mayoría de los postulantes de D.C. Se mantiene en el lado luminoso de la fuerza. Bravo. Adoro la ironía. Detesto el sarcasmo.

  2. Muchas gracias, Ricardo Perellada, por tu artículo.

    Da mucho que pensar.

    Estos días en que nos alarman con la “crisis alimentaria” y con la inminente oleada de “guerras del hambre” que nos acecha (una realidad en países como Haití, según parece), andaba yo mohíno porque no me cuadran las cuentas. ¿No estábamos nadando en mares de leche y almacenando montañas de grano como consecuencia de la sobreproducción debida a la PAC? Luego empezaron a explicar que el problema eran los biocombustibles, y que la hambruna se debe a que echamos gasolina al coche. Pero ¿quién usa biocombustibles -cosa que, además es ni más ni menos que un “crimen contra la humanidad”, según Jean Ziegler-? No sé, no entiendo qué está pasando.

    Lo que dices parece bien traído. Los ricos imponen unos términos de intercambio injustos para mantener su prevalencia. Pero, ¿cuál es la solución? Intuitivamente, yo diría que la supremacía de los ricos se va a mantener de uno u otro modo aunque desparezcan los aranceles, las subvenciones y las ayudas a la exportación. ¿Una liberalización comercial absoluta es el mejor instrumento de desarrollo? No lo sé.

    Lo que sí sé es que el chocolate que a mí me gusta tiene, según decía el anuncio, “un gran vaso de leche en cada tableta”; y leche sí que la hay en Suiza, la mejor del mundo.

    (Ah, no sé si agradecerte lo del “principio de Teuora” como paradigma especular de regresividad inicua).

    Abrazos para todos.

  3. ¿Donde se cobra?…¿Como es el pago?….¿Cuando se cobra?

  4. Curiosidades de la vida:
    El Gobierno de España pone una solucion al problema del agua para Barcelona y la Oposicion levantan el hacha de guerra del agua.
    El Rey dice que hay que dialogar sobre la economia de nuestro pais y la Oposicion dicen que esta crisis catastrofica solo se soluciona con un gobierno del PP(aunque este en duda el liderazgo de un partido politico que ha perdido las elecciones)

    En España, la cria de cerdos la subvencionan 10 millones de españoles….menos mal que de revolcarse en la mierda sale algo que se aprovecha hasta el rabo.

    ¡¡Nos los vamos a comer con patatas!!…

  5. ¡Ah! se me olvidaba…para poder ingerir tal cantidad de cerdos es conveniente beber mucho cava…cortesia de la nueva ministra de defensa la catalana Carme Chacón para todos vostros.

    (un bocata de jamon serrano, por favor, con “pa amb Tumaca”..jeje)

  6. Oiga..¿que me puede torrar el pan por favor?..Gràcies,moltes mercès.

  7. Yo al ministro de comercio, hoy, no le pregunto nada. Aún no tengo datos.
    Pero al de economía si le pregunto ¿Que ha pasado ministro? ¿Es que no te aclaras, o es que nos mientes? Menos de un mes desde que te se reía de las supuestas desinformaciones de Pizarro y ahora resulta que el desinformado era él.
    Porque, claro, el mentir no miente. Eso es cosa de la derecha. El simplemente se equivoca (que no se que es peor, en quien tiene en su mano los recursos del pais)
    Habrá que hacer como se nos indica en el artículo de hoy. Subvencionarles para que dejen de gobernar. Nos irá mejor.

  8. 10

    Pasa lo de siempre, que sienta muy mal que no gobiernen los mios y hay que sintetizarlo,amiguete Fernando.

    Y si, Solbes no miente ni ha mentido, la derecha si, se ha hartado.

  9. Genial artículo de Parellada. Vaya racha que lleva: cada artículo es mejor que el anterior.

    El articulista refleja un pasmo que podríamos llamar filosófico. Si el mundo ha de ser inteligible, la realidad se encarga de desmentirlo con los subsidios al algodón, los aranceles abusivos, etc.

    Ahora bien, veo lógico que se pague por no criar cerdos si lo que queremos es precisamente evitar algunos de los sinsentidos que Parellada enumera. Desde hace ya muchos años, la Comisión Europea viene tratando de poner remedio a los subsidios a la exportación, al sistema de incentivos que genera sobreproducción, etcétera. Es verdad que el progreso es lento, pero es progreso. La corrección de estos desajustes se puede producir de varias formas: mediante una reforma drástica que arruine a los grandes y pequeños agricultores o gradualmente, tratando de preservar cierta presencia humana en el campo de los países desarrollados. Se ha optado por el segundo modelo. Nos cuesta un poco a cada ciudadano, como nos costaba un poco financiar las condiciones de retiro de muchos trabajadores durante la reconversión industrial.

    En cualquier caso, la pobreza y subdesarrollo de muchos países no se debe, creo, a los efectos de estos despropósitos de los países ricos. Es como atribuir el batacazo de IU al sistema electoral únicamente. Está bien corregir el sistema electoral y eliminar los subsidios a la exportación, pero mucho me temo que los pobres seguirán siéndolo e IU seguirá en las catacumbas.

  10. …por no decir bajo tierra..¿verdad? Don Cicuta.
    La verdad es que la izquierda ..la izquierda unida,necesita una subvencion ya que se esta convirtiendo en una fuerza politica a preservar en nuestro ecosistema politico.

    Otra cosa es que haya que subvencionar el ala jacobina del socialismo español encarnada en nuestra querida y adorada Rosa Hype.

    En la declaracion de hacienda deberia de haber un apartado donde pudieramos marcar la casilla del partido al que cedemos parte de nuestros impuestos como tiene la Iglesia o las ONG.
    Una sociedad conservacionista tambien deberia estimular las raices franquistas de muchos españolitos para que supieran cuando sacan los pies del tiesto….ejem.

  11. Excelente artículo, Ricardo Parellada. A mi juicio, acierta en todo, y cuando se cuenta con su estilo de observador pasmado, filosófico, como dice Don Cicuta, pues más mueve a la reflexión. Porque sobre el comercio internacional se escuchan tantas cosas demagógicas, o cargadas de ideología, que es un gusto ver que la gente sensata también opina.
    Estoy muy de acuerdo en que mucho más valdría concentrarse en evitar el perjuicio internacional que en la ayuda. Según algunas cuentas, para transferir un 0,7 de la renta de la UE a Africa ni siquiera hay que reducir drásticamente los aranceles. Y me parece importante notar que, aunque la renta llegaría de forma desigual, seguramente tendría mejores efectos que los que tiene su canalización a través de gobiernos que lo emplean para mantenerse en el poder. Algunas voces de oposición en Africa piden que se deje de enviar ayuda.

    Y es excelente que organizaciones como Oxfam, de donde toma algunas referencias, hayan entendido que el second best del comercio justo suele ser el comercio libre. Yo soy socio desde que dieron ese paso.

    Creo que no he entendido bien la réplica de Don Cicuta.
    Si los subsidios para no criar cerdos fueran siempre el coste de una reconversión, para facilitar la transición de una actividad ineficiente a otro tipo de actividad (como abrir una casa rural), pues claro está, no cabría hacer mayores objeciones. Pero me temo que a menudo lo que se busca es mantener la viabilidad de lo que es ineficiente, manteniendo los precios en el mercado interior y, en general, dando lugar a redistribuciones de renta difícilmente inteligibles.
    En todo caso, el artículo de hoy no planteaba la cuestión de cuánto nos cuesta a nosotros mantener esas ineficiencias y quiénes de nosotros pagamos la cuenta (dice Cicuta que nos cuesta “un poco a cada ciudadano”, pero habría que verlo, porque el gasto en alimentos es bastante regresivo). La cuestión de “nuestra” solidaridad con los agricultores, duquesa de Alba incluída, no se ha suscitado, aunque bien podría hacerse. La cuestión es lo que les cuesta a los productores de África y América Latina. Hay toneladas de evidencia para afirmar que les cuesta horrores.

    En este sentido, la regla de tres entre comercio, pobreza, sistemas electorales e IU me ha dejado filosóficamente pasmado, aunque sin saber qué decir.

  12. Como veo que los periodistas españoles confunden el diccionario de la real academia con las leyes de redistribucion del agua…les voy a decir como es la claridad del agua cristalina:

    Pongamos en una mesa 20 botellas de agua ,cada botella de agua tiene un litro de agua…¿lo vais pillando?.
    Se reparten las 20 botellas de agua de un litro de agua cada una a los beneficiarios de regadios sedientos.
    Uno de los beneficiarios con un litro de agua en una botella de agua de 20 botellas de agua estraida del rio de agua que va a parar al mar que es de agua salina pero agua….¿va estando mas claro?.
    Bien…Pepito que tiene un litro de agua para regar sus plantas riega que riega consume 3/4 de litro de agua
    (…yo estoy en el desierto y tengo mucha sed..sed de agua ….)
    El beneficiaro de la botella del litro de agua que ha consumido 3/4 de litro del agua almacenada en su botella de un litro de agua me ve y piensa …..

    (sigan ustedes)

  13. Simplemente agradecer a Ricardo Parellada su artículo porque yo en economía soy un cero a la izquierda, siempre a la izquierda.

  14. Muchas gracias por los comentarios.

    Creo que ya he dicho alguna vez que una de las cosas que más admiro intelectualmente en este blog (y que más me divierten) son los piques entre Cicuta y Arouet. Creo que hoy tengo el dudoso honor de haberlos puesto de acuerdo, pero me preocupa enormemente aquello en lo que están de acuerdo. Voltaire 2 dice: “Intuitivamente, yo diría que la supremacía de los ricos se va a mantener de uno u otro modo aunque desparezcan los aranceles, las subvenciones y las ayudas a la exportación”. Y Cicuta 16: “Está bien corregir el sistema electoral y eliminar los subsidios a la exportación, pero mucho me temo que los pobres seguirán siéndolo e IU seguirá en las catacumbas.”

    Dejando de lado la alusión a la debacle de IU (que me deja tan perplejo como a Tareq y que espero que retomemos pronto), si lo entiendo bien, dos de mis blogueros más admirados piensan que, hagamos lo que hagamos, los ricos seguirán siendo ricos y los pobres seguirán siendo pobres. ¿Por qué está pereza y esta rendición intelectual ante asuntos internacionales por parte de intelectuales absolutamente brillantes cuando se trata de cuestiones de política nacional?

    Es muy difícil saber qué efectos pueden tener modificaciones en las reglas del comercio internacional. Pero hay muchos fenómenos difíciles de comprender, sociales, económicos y de todo género. El asunto no es ¿cuál es la solución?, como pregunta Teoura. La cuestión es, como dice Tareq, “lo que les cuesta a los productores de África y América Latina [nuestra solidaridad con nuestros agricultores]”. Yo sé poquísimo sobre este asunto y acudo a fuentes totalmente elementales. Pero todas me invitan a pensar, como dice Tareq, que “hay toneladas de evidencia para afirmar que les cuesta horrores”.

    Y si sabemos esto podemos pensar dos cosas: (i) que lo que pasa fuera de nuestras fronteras no importa. Al fin y al cabo, los extranjeros no votan y los agricultores africanos y americanos no pueden hacer lobby en Bruselas cada vez que hay una reunión de ministros de Agricultura, ni pueden votar en Europa ni cortar sus carreteras con protestas. (ii) Hay una conexión causal entre el proteccionismo agrícola de los ricos y la miseria de los productores pobres. No hace falta querer arreglar el mundo de una vez, ni pretender saber cómo se van comportar los flujos económicos internacionales tras cada medida que adoptemos, para llegar a otra conclusión. Esta conexión causal contradice la imagen y los discursos que tenemos sobre nosotros mismos y por ello debemos restringir lo más posible las medidas dañinas. Es decir, corregir lo que nos muestran que hace daño, no inventar lo que va a organizarlo todo bien. Y el asunto crucial es si queremos corregir esto a costa de introducir en nuestros cálculos y consideraciones nacionales los intereses y el bienestar de quienes no viven aquí, no hacen lobby aquí, no votan aquí. De nuevo, no dar la solución, no difundir nuestro amor por doquier, sino corregir lo que hace mucho daño, si nos convencen quienes dicen que es así.

    Naturalmente, sólo pretendo comentar algunas cosas sobre el proteccionismo agrícola. Hay muchos otras temas relacionados que no he tocado y sobre los que probablemente podría decir muy poco. Dejando la agricultura, desde luego que algunas economías frágiles necesitan protegerse mientras se fortalecen y no podemos obligarles de golpe a que se abran. Creo que esto lo mostró bien Stiglitz. Por eso tampoco entiendo la observación de Arouet sobre si una liberalización total sería el mejor instrumento para el desarrollo. Yo no he hablado de eso, sino sobre el daño que hace el proteccionismo agrícola. Por cierto, la agricultura supone, si no recuerdo mal, apenas un 3% del comercio internacional . ¿Qué nos cuesta dejar de hacer daño a los agricultores de los países pobres? Nada, sólo hablarles claro a los de por aquí.

    En fin, hay otra consideración de Cicuta: la PAC se corrige poco a poco y no conviene que se desocupe el campo europeo de repente. Pero estas son las excusas oficiales de siempre y para responder a ellas están los datos de la distribución de las ayudas europeas y norteamericanas entre los agricultores. No es verdad que ayuden a los modestos, no es verdad que permiten que el campo no se desocupe, sino que generan una burocracia absurda e inflan escandalosamente los bolsillos de los grandes productores o simplemente propietarios.

    Perdón por la perorata, gracias de veras por los comentarios y abrazos para todos.

  15. Yo sigo Amistad…ya lo voy pillando….el que tiene 1/4 de litro de agua en la botella de un litro de agua de 20 botellas de litro de agua puede pensar que debe resistirse a dartela porque dice que esa agua es suya y hace con ella lo que quiera…que va al mar que vaya.
    O puede que viendo que el distribuidor de agua esta dispuesto a recoger el agua sobrante para canalizarla hasta Barcelona para que nadie pase sed ,llega a la conclusion que debe conseguir un buen precio por el 1/4 de agua sobrante de la botella de un litro de agua, de 20 botellas de agua que ha distribuido el distribuidor del Estado.
    En los dos casos protesta para bien y porque si.
    Pero ahora resulta que hay unos valencianos y murcianos que dicen que no tienen agua para blanquear el dinero negro de sus grandes urbanizaciones y han encontrado la manera y el resorte oportuno para entrar en una guerra de guerrillas con la que sacarle al estado lo que el parlamento no les da por la gracia parlamentaria.
    Y ¿cual es la palabra magica?.

    La palabra magica es…. ¡Cha Chan! :

    TRASVASE.

    Pero resulta que no dicen:

    El PP utiliza el agua para guerrear y olvida las inversiones en Murcia y Valencia

    El Ejecutivo invirtió 800 millones en el abastecimiento del levante popular

    ELPLURAL.COM

    Como ya hiciera con la política antiterrorista o las reformas estatutarias, el Partido Popular parece querer utilizar el problema del agua para iniciar una nueva guerra política. Ahora lo que rompe España, según el PP, es el trato de favor hacia Cataluña por parte del Ejecutivo de Zapatero, en alusión a las medidas aprobadas para hacer frente a la peor sequía en los últimos 60 años del área metropolitana de Barcelona. Los presidentes populares de Valencia y Murcia, Francisco Camps y José Luis Valcárcel respectivamente, no han tardado en alinearse en contra del trasvase provisional desde el río Ebro. Aseguran que sus comunidades autónomas están siendo ninguneadas. Olvidan así los travases a Alicante, Murcia y Almería durante la anterior legislatura: en total 1.069 hectómetros cúbicos de agua destinados tanto al consumo humano como al riego. Y que, mientras la situación de Barcelona ha obligado a las autoridades a prohibir el riego de jardines, el funcionamiento de fuentes ornamentales y el llenado de piscinas, en las comunidades de Valencia y Murcia no existen tales restricciones.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=20032

    ¿A que los populares son listos?..¡A que si!

  16. Que me perdone Parellada por haber escrito un bodrio despues de su magnifica aclarcion-exposicion…si lo llego a ver no lo mando…jeje.

    Me ha gustado mucho tu articulo.

  17. Muchas gracias, 21 El Que Os Mira. Desde luego estoy contigo en que un día de estos alguien que sepa tiene que tratar despacio el tema del agua. Un abrazo.

  18. Los aranceles son un recurso necesario para proteger nuestra economía de la entrada en el mercado de productos provenientes de países que tienen un nivel de vida mas bajo y que por lo tanto también costes de producción muy inferiores.

    El gran problema que tienen los países no desarrollados o los considerados economías emergentes no es que encuentren impedimentos a la hora de encontrar mercados exteriores para sus productos sino que carecen de mercado interior debido a que las enormes desigualdades sociales causadas por una muy desigual distribución de la riqueza priva a la mayoría de los ciudadanos del suficiente poder adquisitivo para poder consumir e impulsarlo. Los países desarrollados han llegado a donde están, entre otras cosas, gracias a incentivar el mercado interior mediante una mas justa distribución de la riqueza favoreciendo el consumo.
    http://larefineria.blogspot.com

  19. Acabo de escribir un comentario larguísimo y se me ha borrado. Me tiro de los pelos por este fallo de novato. Intentaré reconstruirlo.

    Me ha parecido excelente el artículo de Parellada. Profundo e ingenioso. Yo, como él, también le pediría al Ministro de Comercio, compañero, que no les falle a los africanos y a los americanos que nos quieren vender chocolate, azúcar y algodón y que no quieren venir en cayucos, ni ordenada ni desordenadamente, que lo que quieren es vender.

    Y tengo la certeza de que el Ministro, compañero, no les fallaría si tuviera la menor competencia en aranceles, en subsidios y en ayudas a la exportación. El problema es que no tiene ninguna, que esos son temas de política comunitaria en su totalidad.

    Y ya que hablamos del Ministro compañero de blog, me gustaría comentar dos cosas que he leído sobre él ayer y hoy en El País. Ayer a Javier Pradera y hoy a Ramoneda. Al comentar su nombramiento, ambos recuerdan que fue estrepitosamente derrotado en las elecciones a la alcaldía de Madrid. Como si a alguien se le hubiera olvidado y, sobre todo, como si esa derrota tuviera la menor relación con su capacidad para ser Ministro de Industria. Ambos periodistas contraponen esa derrota estrepitosa al triunfo también estrepitoso de Solbes sobre Pizarro en el debate televisivo. Ambos hechos son ciertos, la derrota estrepitosa de Sebastián frente a Ruiz Gallardón en las urnas y el triunfo abrumador de Solbes sobre Pizarro en la televisión.

    Pero yo les propongo a ustedes el siguiente ejercicio: imaginemos un escenario con los papeles invertidos, es decir, con Solbes presentándose a la alcaldía de Madrid frente a Ruiz Gallardón, y a Miguel Sebastián debatiendo sobre economía con Pizarro en la televisión. No sé ustedes, pero yo tengo la convicción de que los resultados hubieran sido exactamente los contrarios a los que fueron en la realidad. Es decir, estoy seguro de que, en su competición con Gallardón, Solbes hubiera sido derrotado tan estrepitosamente como lo fue Sebastián, y de que, en su debate con Pizarro, Sebastián habría tenido un triunfo similar al que tuvo Solbes.

    Y si ese escenario hipotético hubiera sido el real, no creo que ello le hubiera restado méritos a Solbes para ser Ministro de Economía y Vicepresidente del Gobierno, ni que se los hubiera añadido a Sebastián para ser Ministro de Industria. Así que dejémonos de encizañar y juzguemos lo que hay que juzgar. Es decir, la labor como ministro cuando la haya.

  20. 24 Por mi que no quede

    Pero siendo evidente que se trata de una competencia comunitaria la de fijación de los aranceles, subvenciones, etc..de los que tan bien y tan pedagogicamente habla Ricardo Parellada, no lo es menos que la política europea se define -se supone-, con los mimbres que aportan los estados miembros. Así que sería bueno que se empezara, al menos, a oir una voz crítica respecto a ese discurso tan falaz de que “Los aranceles son un recurso necesario para proteger nuestra economía de la entrada en el mercado de productos provenientes de países que tienen un nivel de vida mas bajo y que por lo tanto también costes de producción muy inferiores…(ECO)”, por ejemplo.

    Lo de las críticas avinagradas o en sordina (tipo pellizco de monja) que provoca Miguel Sebastián me parece que tiene que ver con esa cosa tan nuestra del odio/envidia al que exhibe brillantez y destaca por mérito propio. Semos así, oiga.

  21. PMQNQ.

    La verdad es que no tengo ni idea si Sebastián sabe más de economía o menos que Solbes. Ni siquiera sé, si son magnitudes mensurables, por lo menos a ese nivel. Lo que sí sé es que me transmite bastante más cuando habla Sebastián que cuando habla Solbes.
    A Solbes, quizás si le diesen 20 litros de café en vena, a lo mejor me transmitía como me transmite Sebastián. Pero sinceramente, no puedo recordar ni una sola frase completa que haya sido pronunciada por Solbes. La telegenia no es lo suyo, no. Y eso, si uno se presenta a una alcaldía……

  22. Gracias Barañain, claro que el ministro español no fija la política comunitaria y claro que ésta depende de los mimbres que proporcionan los Estados. Por ejemplo, cuando ha habido algún intento comunitario de suavizar el proteccionismo agrícola, España ha sacado las uñas y ha hecho causa común con Francia para boicotearlo. Y muchos ministros españoles han vuelto muy orgullosos de este boicot. El papel del ministro de Comercio puede consistir también, por ejemplo, en influir en el ministerio de Agricultura.

  23. Cuando leo sobre la derrota de Miguel Sebastián frente a Gallardín, como alguno de los amigos que por aquí pasan, también me pregunto qué diantres tiene que ver con su capacidad para afrontar la responsabilidad ministerial que acaba de recién asumir. Pero ya puestos, analizando todo lo pasado en la campaña de la Municipales de Madrid 2007, ¿puede alguien decirme y/o aclararme quién y de qué manera hubiera toreado ese morlaco con más posibilidades de éxito que Miguel, y, por otro lado, hubiere asumido con mayor valentía las consecuencias políticas del resultado electoral?. Estamos hablando de una federación territorial del PSOE que lleva quinquenios haciendo el gilipó, y un recienllegado, Miguel, es capaz de asumir el reto, construir una candidatura lidiando con todas las facciones, camarillas y demás que llevan años sacándose los ojos, construir un programa que, sobre todo en política social, es para enmarcarlo, y para redondear, asume en primera persona con un par un mal resultado ante el cual el acostista, guerrista, leguinista o cualquier -ista de turno no tendría valor de afrontar, sale por la puerta grande, y llega a su nuevo destino despidiéndose (por puerta más grande aún) de sus alumnos del Curso 2007-2008 con la mayor de las consideraciones conocidas en un responsable académico.

    Lo he dicho, muchas veces, ¡¡pedazo de Alcalde que se han perdido los madrileños/as¡¡. Allá ellos, tú. Pero qué pedazo de maestro (en el sentido auténtico de la palabra) ganó la Universidad y qué gran Ministro incorpora el Presidente a su equipo. Hace ya mucho tiempo que una persona de su discrecció me ganó, en lo político, en lo intelectual y, sobre todas las cosas, en lo humano y ciudadano.

    Posdatilla: y como dice Pablo, tiene la capacidad adicional, cosa rara en ciertos académicos y en no pocos políticos, de saber llegar al ciudadano de pie de calle. Ojo, amigos y amigas, que ésta es la más difícil de las capacidades y habilidades de las personas públicas. Le auguro una estupenda Legislatura. Y de paso, estupenda decisión la del Presidente la de recuperarle para la política.

    Buenas noches.

  24. Otrosí digo: mucho de hablar de Mr. Pizarro, presentado por la derecha como un crack comparable al Ronaldinho de sus mejores momentos o al gran Zidane, maestro entre maestros del balón, y parece, en las últimas horas, que se raja como un “bluff”. Anda que ……

Deja un comentario