Millones

Julio Embid

Hace unos años en la carrera me contaron un chiste. Van un empresario francés, un empresario chino y un empresario español a construir un nuevo rascacielos para un jeque dubaití. Los recibe el visir de economía a los tres en su despacho y les pide que expongan sus proyectos. El francés hace su propuesta con un gran power point, hablando de las excelencias del diseño francés, los acabados perfectos, el mármol del Jura, decoración versallesca, jardines art-decó y demás artesonado. Avisa que el precio es un poco caro: seiscientos millones. Después llega el chino, con fuegos artificiales y su propio proyector que sobre una pared muestra una imagen de un edificio futurista, con todos los avances tecnológicos y advierte que lo mejor es el precio: cuatrocientos millones. El último que llega es el español que llega con las manos vacías y dice que él no va a presentar nada y que el precio por el que hará la obra será de mil millones. El visir le dice indignado:

-¿MIL MILLONES? ¿Cómo es tan caro?

-Muy sencillo, trescientos para mí, trescientos para ti y con los cuatrocientos que quedan, que nos lo haga el chino.

En realidad lo que se lleva ahora no son las ofertas al alza, sino más bien, las ofertas a la baja, ganar el concurso, que salga el sol por Antequera y que sea lo que Dios quiera. Ayer la constructora española Sacyr decidió parar las obras de la ampliación del Canal de Panamá porque el coste se había disparado. Sacyr, una de las más importantes empresas españolas, del IBEX-35, decidía paralizar la obra porque con los 3.120 millones de dólares que su proyecto afirmaba poder construir dicha mega-obra no llegaba para cubrir el coste real, que se iba a incrementar en 1.600 millones de dólares más. Bechtel, una empresa norteamericana ofreció hacerlo por 4.200 millones pero no se lo dieron por pardillos. La gente de países serios no es capaz de darse cuenta de que tanto en las megaobras como en las chapuzas suele haber una parte en Alicante y una parte en Barcelona. Seguramente en el proyecto haya una multa para la empresa por dejar las obras a medias, pero igual se la perdonan como hizo Esperanza Aguirre con Villar-Mir en las obras del tren Móstoles-Navalcarnero.

El presidente panameño Ricardo Martinelli indignado, ha dicho que va a venir a España a exigirle a Mariano Rajoy que haga que las empresas españolas terminen las obras del canal. Si yo fuera Rajoy no lo recibía en Moncloa, sino que me lo llevaba a dónde se han decidido siempre las megaobras de nuestro soleado reino: el Palco del Bernabéu. No en vano Florentino Pérez, el presidente de ACS y del Real Madrid también “aplicó” a la contrata del Canal de Panamá y perdió.

Ayer Sacyr cerró con un -8,5% de caída en la Bolsa, pero no pasa nada, porque si mañana vuelve a caer, se parará su cotización y se rescatará con dinero de todos, porque el liberalismo como el abogao, lo suelo llevar aquí colgao, y porque vivimos en un país donde nuestro empresariado es especialista en privatizar los beneficios y nacionalizar las perdidas.

10 pensamientos en “Millones

  1. Empecemos por la segunda parte, el valor en bolsa y su movimiento en relación con la noticia. Sacyr ha subido mucho este último año porque bajó tambien mucho durante los años pasados. Se sabía que los soportes importantes y en los que se daba compra clara eran, por un lado 1,30 y, una vez superado este punto, el siguiente era 1,70, que tambien una vez superado ponía al valor en franca subida como así ocurrió. Ahora con la noticia yo esperaba lo que ocurrió, por lo que aproveche comprando en el soporte que esperaba alcanzara, como primer movimiento de bajonazo y vendiendo en la inmediata subida que tambien esperaba ocurriese de forma instantanea. Era por un lado la reacción especulativa y manipulada de, primero, una mala noticia y, segundo, la de la buena noticia que acompaña a la mala cual es: Si Sacyr se sale, será para perder menos, lo cual es buieno y además verá como al final se arregla, lo que finalmente será muy favorable para la compañçia. La bolsa es eso, primero los que la manipulan hacen los moviminetos y luego buscan los argumentos que justifiquen esos movimientos.

    La segunda parte es la de la costumbre de la empresa de embarcarse en cosas que no puede afrontar con la cifra licitada y la posterior solución “que suele venir de la mano de los políticos de turno”, que lo arreglan “de mutuo acuerdo y beneficio”. O sea, que ya se sabe que hay detrás de los tejemanejes en las grandes licitaciones de obras públicas. Sacyr siempre ha jugado fuerte a eso, A primero doy el zarpazo y luego lo arreglamos, que hay para todos. Aquí en Sevilla tenemos la licitación de “las setas” y el costo final, casi duplicado. Tambien tenemos el intento de comerse al BBV cuando éste último era un pez mucho más gordo que Sacyr. En fin, que Luis del Rivero siempre ha jugado a eso, a meterse en grandes charcos que luego el “sistema” favorece los “arreglos”. El problema que yo veo hoy en el caso del canal de Panamá no es que Sacyr haya licitado a la mitad que el resto, que tambien suelen jugar al “parto y reparto” aunque sin sacar tantos pies del tiesto, sino que en pocos meses hay elecciones generales en Panamá y puede que eso distorsione la jugada habitual. Presumo que el gobierno de Rajoy, que no ha sido el má beneficiado en anteriores movimientos de Sacyr bajo la batuta de Luis del Rivero, quiera ahora poner mucha carne en el asador, “lo que se traduciría en asumir parte del desaguisado como costo asumido por el pais para no perjudicar la marca pais”. Parece que el actual presidente de Panamá viene para visitar España e Italia a ver como consigue que se cumpla la licitación con el menor quebranto para Panamá. Ya veremos que consigue y como juegan el resto de potenciales aspirantes a la presidencia de Panamá, y que supongo que tambien estarán interesados en “capitalizar” la posible solución del conflicto.

  2. Creo que el asunto de Sacyr es una pésima noticia.
    No sólo por el hecho en si, el que una empresa española puntera falle estrepitosamente en un proyecto de envergadura. Tampoco porque crea que al final del dia nos va a tocar de una manera o de otra poner pasta (los caminos que tienen las grandes empresas españolas para acabar teniendo tratos de favor son múltiples). Sino por el momento especialmente delicado que atraviesa la imagen de España en el contexto internacional.
    Ahora, que estamos bajo vigilancia especial, con una especie de suspension cautelar en la categoria de pais poco fiable, o del que desconfiar, que sucedan cosas asi hace mucho mas daño que si esto hubiera pasado digamos, hace siete años.
    Me temo que se nos va a colgar el mochuelo de ineficientes, chapuceros, mentirosuelos etc porque ya estaban cortados trajes y patrones del sambenito, listos para ser usados.
    Entre esto y el papelon hecho con la subasta electrica pasada, esa que se anulo por el regulador (segun decian),y cuya anulación parece ahora carecer de base, más el espectaculo dado por el proyecto de Ley del Aborto, más el mal papel de Rajoy etc en el tema Gurtel Barcenas etc… digamos que han creado un clima feo en terminos de imagen de pais. Muy feo.
    Es una impresión no contrastada de manera empirica (si es que esto se puede hacer) pero….mal, la verdad es que veo la cosa mal.

  3. ” ……. No sólo por el hecho en si, el que una empresa española puntera falle estrepitosamente en un proyecto de envergadura. …… ”

    Yo diría que es más “putera” que puntera.

  4. Y no creo que la mejoría de imagen que como pais se venía ofreciendo al exterior, con relación a la que dejó el gobierno de Rodriguez zapatero, se vaya a ver muy afectada con el tema Sacyr. Y aún menos influirán los asuntos que Roselló nos trae a colación, y otros que no nos trae. La tendencia es clara a recuperar el sitio y norte perdido y los pasos que se están dando están siendo bien recibidos, por lo que dudo que se frene la marcha favorable en la que hemos entrado.

  5. Buenos días a todos!! Fernando me temo que no te puedo dar la razón en absoluto: la Marca España de este gobierno es de lo peor, y si concretamos en la Comunidad de Madrid, da más miedo que vergüenza!! (entre otras…)

  6. No sé que parámetros usas para medir lo que se entiende como marca España, Sarah. Yo me baso en datos económicos tales como inversión extranjera, que está volviendo; Prima de riesgo; Desaparición del fantasma rescate, etc. etc. Entiendo que como marca España se valoran más situaciones vinculadas con el mundo exterior que satisfacción interna, que puede que no coincida.

  7. Pues del exterior hablo! (de la satisfacción interna…. pues ya lo ves, está todo el mundo ‘encantao’). Los parámetros para medir la Marca España pueden ser un montón, pero podemos limitarnos a ‘ciudadanos del mundo’ y ‘empresarios del mundo’. La imagen de la Marca España ante los ciudadanos del mundo creo que va por el MD (Muy Deficiente), y los empresarios del mundo imagino que tendrán alguna mejora en sus condiciones para que vuelvan…. ¿hay muchos? A la Prima de Riesgo no la conozco! y lo del Rescate…. qué rescate… ¿el de los bancos o el de los ciudadanos? 🙂

Deja un comentario