Megaupload y la solución para los derechos de autor

LBNL

Vaya revuelo ha montado el FBI con la detención del gordo y zafio hacker alemán impulsor de Megaupload y el cierre de dicho portal de internet. De golpe y porrazo el acceso a contenidos audiovisuales en Internet se ha complicado enormemente, no tanto por el cierre de la página como por las medidas de autocensura y protección tomadas por otros portales similares.

En paralelo, las tertulias no hablan de otra cosa, se suceden las informaciones sobre las consecuencias (ataques de anonymous, subida de la recaudación de los cines…) y todo el mundo se ve compelido a optar entre la libertad de expresión y la defensa de los derechos de propiedad intelectual o derechos de autor, incluso aquéllos que no sabían de la existencia de Megaupload.

Resumiendo, de una parte están los que opinan que Internet debe ser cuanto más libre mejor y que la propiedad privada de un bien, de un producto audiovisual en este caso, debe permitir al propietario cederlo gratis a quien quiera: si antes yo era libre de dejarle un disco a un amigo para que lo grabara en una cassette, ¿por qué ahora no debería poder alojarlo en una web para que alguien se lo descargue? Yo ya pagué por el contenido cuando lo compré y además no me lucro cediéndoselo. Y encima, en países como España, el comprador ya abona un canon, el llamado canon digital, para compensar el lucro cesante de los autores por este tipo de cesiones.

De otra parte están los que alegan que la situación obliga a tomar medidas porque de otra manera se morirá, mataremos a la cultura, cultura en sentido amplio: creación musical, cinematográfica, literaria, periódicos… España es uno de los líderes mundiales en “piratería” digital y el canon no compensa las ingentes pérdidas. Las casas discográficas se hunden, cierran los cines, los periódicos quiebran… El copiado doméstico a escala reducida era aceptable porque era a escala reducida: la analogía no es válida para la cesión del producto a decenas de miles de personas, que reduce la demanda hasta un punto inviable.

Ni tanto ni tan calvo. Ambas posturas son extremistas y, en muchos casos esconden motivos espurios. Muchos de los que defienden la libertad de expresión a ultranza en Internet son partidarios del “gratis total”. En realidad no defienden su derecho a ceder el producto comprado sino a copiarlo gratis. Y muchos de los que subrayan la insostenibilidad de la situación actual en realidad pretenden el mantenimiento de un margen de beneficio excesivamente provechoso para los autores y, en particular, para la industria cultural.

En alguna ocasión he escrito en este foro que mi admirado Bruce Springsteen, autor e intérprete de algunas de las más bellas y emocionantes piezas musicales que yo haya oído nunca, se ha ganado el derecho a la gloria, a la posteridad, a la fama y a la prosperidad, pero no necesariamente a viajar en jet privado por el resto de sus días. La cosa es todavía más clara si tomamos como referencia a los Rolling, Joaquín Sabina, Victor Manuel o a Los del Río. ¿Por qué habrían de seguir viviendo a cuerpo de rey por los siglos de los siglos a cuenta de sus éxitos pasados?

El derecho de propiedad intelectual es un derecho limitado; en algunos países está protegido por 50 años y en otros durante 75. ¿Tiene sentido que a estas alturas un bar tenga que abonar algo por poner Satisfaction, Pongamos que hablo de Madrid, El abuelo o la archifamosa Macarena? Pues depende. Depende de cuándo se haya creado la canción en cuestión; y a partir de la caducidad del derecho de autor, la creación, también la obra literaria o la película, pasa a ser de libre utilización, también comercial.

De la misma manera que los defensores de la intervención firme contra la “piratería digital” argumentan que la aparición de Internet convierte en caducos modelos de cesión que eran válidos anteriormente, la globalización de las últimas décadas había  ensanchado previamente el mercado de la industria cultural de forma sustancial. En otras palabras, cuando se protegía una obra de Shakespeare por 75 ó 50 años, se hacía teniendo en cuenta una demanda potencial mucho más limitada que la que pueden tener Madonna o Almodóvar, que venden millones de copias de sus discos y películas. Ergo, no tiene sentido que se protejan las obras de Madonna o Almodóvar durante el mismo periodo, salvo que reconozcamos por alguna razón oscura a los creadores y la industria a su alrededor el derecho a una vida de lujo a la que no podían aspirar los creadores culturales cuando se acordó la protección de su propiedad intelectual.

Así que, de acuerdo con que el consumidor no tiene derecho al “gratis total”, pero también con que la aparición de Internet no sólo permite sino que obliga a corregir los excesos de los que se ha venido beneficiando la industria audiovisual; que son bastantes más, por cierto, si recordamos lo mucho que se han beneficiado por “obligarnos” a pagar por la misma canción en formato single, EP, LP, cassette, CD y ahora digital, para la música, o VHS-Beta, DVD y ahora Blu-ray para el cine.

Pero ¿hay solución? Claro que la hay. De hecho existe una opción equitativa, práctica y viable bastante sencilla. Pasa por perseguir activamente a los que se lucran “robando” bienes culturales y ofertándolos al público al estilo de Megaupload. No vale argumentar que son los usuarios los que suben los contenidos cuando en realidad se les está recompensando en función del número de descargas, a sabiendas de que dicho número viene en general determinado por la ilegalidad del contenido subido. Es decir, si subo un vídeo de las monerías que hace mi hija no me dan nada porque sólo lo visionan unos pocos familiares, mientras que si cuelgo en mi página web un enlace que permite descargarse en Megaupload una canción o película todavía no estrenada, se lo baja todo el mundo y me dan algo a cambio. Es por tanto pertinente cerrar ambas páginas, la mía y la que aloja el contenido que yo subo, y actuar penalmente contra los administradores de ambas.

Ahora bien, tanto por los argumentos antes explicados respecto a la sobreprotección de los derechos de autor tras la globalización como también por la imposibilidad de poner rejas al mar, el corolario indispensable pasa también por arbitrar alternativas similares a precios razonables, como afirmaba un anónimo “profesional experto en el consumo de cultura en Internet” ayer en un diario digital español.

Es mucho más sencillo de lo que parece y de hecho ya existe. Simplificando, se trata de extender el modelo iTunes por el que cualquiera, desde su PC, tableta o móvil, puede descargarse cualquier canción por menos de un euro, con la garantía de que el archivo corresponde a la versión oficial, con la misma calidad y sin virus.

Si sólo se actúa contra los “piratas” pero la oferta legal sigue siendo tardía, cara y menos accesible que la ilegal, seguirán proliferando las webs de descarga e innovando los usuarios para poder recurrir a ellas sin dejar trazas. Como decía el anónimo experto, tiene que arbitrarse un iTunes que oferte los estrenos de las películas al mismo tiempo que en el cine pero a un precio mucho más bajo que el que uno paga por ver la película en pantalla grande y en butacón. Lo cual es perfectamente lógico porque la “industria” se ahorra los costes de distribución y exhibición. Y lo mismo vale para los libros, como está demostrando Amazon. Y para los periódicos, que todavía no han pasado por el aro con la suficiente decisión, quizás porque prescindir de los circuitos de distribución de los periódicos impresos les obliga a perder las suculentas ganancias proporcionadas por la distribución adjunta de todo tipo de colecciones, videos y demás productos añadidos ajenos al negocio primigenio.

La realidad es algo más compleja porque iTunes no oferta toda la música sino sólo aquélla concertada entre Apple y las casas discográficas que han cerrado un acuerdo con aquella. Y la oferta de Filmin es todavía más estrecha. La prensa escrita ha empezado a dar algunos pasos como kiosko.net pero está todavía lejos de alcanzar un modelo estable. Y la televisión va todavía más rezagada, porque la visión en directo por internet es todavía defectuosa, lo que desincentiva dejar de pagar el plus y ver el futbol por tarjetaroja, rojadirecta y similares.

Pero es el camino, como apuntaba el ahora denostado Megaupload, que en diciembre anunciaba la creación de un portal de música en la que los autores subirían sus creaciones llevándose el 90% de los ingresos generados (http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2012/01/24/actualidad/1327430186_912245.html). El anuncio contaba con el apoyo de Alicia Keys, Puff Daddy, Will.I.Am o Kanye West, entre otros, creadores musicales valiosos, innovadores y modernos (aparte de negros, lo cual es irrelevante), que nadie podría asociar al ínclito Teddy Bautista, Ramoncín, Victor Manuel y resto de casposos de la SGAE, que pese a su “progresismo” han acabado alineados con la Universal, que obligó a retirar el video de apoyo con legalismos indecentes precisamente porque les dejaba fuera del negocio: músicos vendiendo directamente a los consumidores.

Ahora bien, modelos como el descrito seguramente impliquen que Julia Roberts ya no podrá seguir cobrando 20 millones de dólares por película. No me parece un problema. Tampoco que mi idolatrado Messi (que probablemente esta noche volverá a acongojar al Madrid, lo cual tampoco es relevante), que trabaja bastante más y bastante más duro que la bella Julia, vaya a tener que ganar menos de 10 millones de euros limpios al año cuando la Liga de Futbol Profesional venda los partidos por internet mucho más barato que los 15 euros mensuales que cobran el plus, GolTV y demás cadenas, en un oligopolio ilegalmente tolerado. Lo malo es que Cebrián ya tiene su sueldo millonario blindado hasta su despido por lo que no le llegará la rebaja.

¿Y qué hacemos con Público, al que la mayoría de los que pululamos por aquí querríamos ayudar a sobrevivir? Que se apunte al carro. Que nos permita apoyarle pagando medio euro diario, o 2 semanales o 10 mensuales por leerlo en internet, ahorrándose la distribución en papel en quioscos y limitándose a imprimir la cantidad de ejemplares que requieran quienes quieran seguir suscritos a la edición en papel, que necesariamente será algo más cara. Lo mismo ocurre con el teatro, mucho más caro que el cine, o con la música en directo, o con el futbol en el estadio: si el espectáculo es bueno, la gente paga y los que se quedan en casa pagan mucho menos, en parte a través de la publicidad y en parte vía tarifas.

¿Se acuerdan de cuando no había televisiones privadas y la TVE negociaba con los clubs de futbol la retransmisión de cada partido de la Copa de Europa por una cantidad fijada en función de lo que recaudaba vía anuncios? Ahora son más cadenas y los anunciantes pagan menos, por la crisis y porque también se pueden anunciar en internet, que es más barato. Es normal que la Liga y la UEFA opten por acuerdos marco exigiendo cantidades estratosféricas pero no que los usuarios tengamos que sufragar los desvaríos de los ejecutivos televisivos que están dispuestos a arriesgar la camisa para ganar a la competencia. Que oferten sólo lo que pueden recuperar y que sean conscientes de que si no nos dan una oferta vía internet, la vamos a encontrar gratis, en cuyo caso será peor. Y larga vida a Messi con un par de millones al año, que ya le vale.

No, el dilema no es entre libertad de expresión y necesidad de proteger la cultura. Se trata de aceptar que los márgenes de la industria cultural son exageradamente altos y que, afortunadamente, internet fuerza su corrección.

Miren si no las cifras del informe sobre el mercado musical publicado ayer (http://cultura.elpais.com/cultura/2012/01/23/actualidad/1327333780_611726.html). Las ventas “físicas” en España han vuelto a bajar un 10% (un 14% el año pasado) pero las ventas digitales ya suponen un tercio del total y más del 50% en EEUU y en Corea y más del 70% en China, mientras aumentan exponencialmente los suscriptores a webs de musicales de pago, especialmente entre los jóvenes.

El gordo de Megaupload es feo, zafio y, además, alemán, lo cual también es irrelevante pese a la antipatía que concita Merkel. Puede que le extraditen y pase muchos años en la cárcel pero, aún así, ha marcado un camino porque, simplificando sólo un poco, sin la presión de los portales que facilitan el intercambio de archivos no tendríamos iTunes y todas las réplicas de ese modelo que nos permitirán en un futuro muy próximo seguir disfrutando de la cultura de una forma moderna, asequible y, al mismo tiempo, poner coto a los excesos de los “creadores” ya sean músicos, estrellas de cine, escritores o futbolistas, y sobre todo de los altos ejecutivos que viven de ellos, que llevan años viviendo como dios a cuenta de los consumidores.

17 pensamientos en “Megaupload y la solución para los derechos de autor

  1. Buen artículo, muy bien explicado. En realidad todo este lío de la piratería no es más que un clásico desajuste de oferta y demanda, la burbuja de los excesos de beneficio de la industria cultural (que no de la cultura) estalló y surgió la del exceso del acceso gratis a contenidos con copyright, ahora la han pinchado artificialmente, y puede que eso provoque el ajuste que nos lleve a un nuevo modelo, veremos.

  2. Buenos dias LBNL,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    Quien no tenga una cuenta Pay Pal o similares ,no será nadie (o ¿deberia decir “no será alguien”?) en este mundo inmerso en internet.

    El problema de las nuevas tecnologias es que hay que alimentarlas diariamente.
    ¿Que sentido tiene comprarse un mobil de alta tecnologia ,si no estas todo el dia con el descargandote canciones videoclips juegos programas para ver que estrella vemos al lado de La Luna o que tiempo hace en Groenlandia,o para saber si el colega que nos llama lo hace desde el cuarto de nuestra novia mientras nosotros estamos de viaje en Bruselas?.

    Ayer Alberto Penadés con su magnifico articulo nos dijo al fin y al cabo que todos somos unos piratas de lo ajeno,yo mismamente soy reflejo de ello.
    Vivimos inmersos en el mundo del sample,(chiste:”Sampleme quien pueda”(risas)),del corta y pega,de los efectos especiales,de la verdad virtual,aunque todo ello sea en definitiva ,la mayor liberalizacion del poder imaginativo de nuestras mentes.
    Ya no hay cortapisas,el que quiere escribir un libro erudito,solo tiene que tirar de wikipedia y saber ensamblarlo con imaginacion,la falta de calidad resultante,no impide que nos sintamos orgullosos con nosotros mismos,nuestro EGO, a veces ,se conforma con muy poquito para seguir engOrdandO….jeje.

    Dicho esto me pregunto si a Megaupload lo podemos considerar como una droga dura que está generando una insatisfaccion permanente en el que la utiliza,ya que ¿para que coño sirve tener un ordenador conectado al ADSL si no lo alimentas con programas,peliculas,musica,libros comics y camelos?.
    El FBI ha actuado con los responsables de Megaupload como lo hace la DEA con el narcotrafico,consideran que una droga dura como Megaupload esta creando verdaderos zombies insaciables ,Virtual Junkie’s.

    Y en esa estamos,legalizamos el pirateo o el dinero del Pay Pal ira a manos de fichero-traficantes.

    El LSD tienen muchas contraindicaciones….jeje….pero lo mas malo que le puede pasar a un adicto es no saber que está alucinando….y eso es lo que hacen los internautas diariamente cada vez que se descargan algo….¡¡¡¡Abuelita,que Pupilas mas grandes tienes!!!…..JAJAJA…que nervios.

  3. Fijense lo que he encontrado por allí. Los herederos de Valle Inclán piden una moratoria de 3 años para los derechos de autor de su ascendente que en principio caducan en 2016. Lo de los 3 años viene en compensación por no habier percibido algo durante la guerra civil, maniobra ya intentada por los herederos de García-Lorca.
    Ahora bien, tiene sentido que los herederos del creador sigan percibiendo derechos de autor? La compañía que le ha pagado algo a cambio de crear quizás, pero los nietos de Beethoven deberían cobrar algo por el Himno a la Alegría de Miguel Ríos (suponiendo que Beethoven hubiera muerto hace sólo unas décadas)?

    http://www.elcultural.es/version_papel/ESPECIAL/30402/El_legado_de_Valle%C2%96Inclan

  4. En resumen, Internet ensancha el mercado y reduce costes de producción-impresión y distribución, por lo que es perfectamente lógico que se reduzca el precio del producto en versión digital. Lo mismo sucede con la publicidad: cuesta menos alojar un anuncio y hay espacio para muchos más, por lo que es lógico que sean mucho más baratos incluso a igualdad de audiencias.
    Ahora bien, el margen de beneficio aplicado a una cifra de negocio inferior propiciada por un precio inferior tanto del producto como de la publicidad, deviene en beneficios inferiores para la empresa, o en pérdidas, por lo que tendrá necesariamente que adaptarse ofertando más productos (lo cual es posible porque no hay apenas restricción de espacio a diferencia de las limitaciones de impresión, producción y distribución), alojando más anuncios (y generando un ingreso extra de aquellos usuarios que prefieren pagar para librarse de los ads) y generando otros ingresos extraordinarios (por ejemplo, cobrando una cantidad módica por participar un chat digital, por el registro para participar en los debates, etc).
    Evidentemente, la empresa tiene también que reducir costos, lo cual es factible dado que ya no tiene que imprimir tantos ejemplares, producir tantos discos o decodificadores y se ahorra la parte del león de la distribución. También tiene margen para ajustar la plantilla a la menor necesidad de trabajo.
    Ahora bien, como no puede despedir a todos los empleados, bajarles a todos el sueldo a cero o dejar de pagar la luz, para que la cuenta de resultados sea positiva, tendrá que pagarle menos a los autores, y ya está. Comprendo que prefieran cobrar más, pero así es la vida.

  5. Conocen a Lucía Exteberría, no? Saben que hace unas semanas anunció que dejaba de escribir porque la pirateria ya no le dejaba para pagar las facturas, no? (Yo pensé que bueno, pero que cómo coño iba a ganarse la vida ahora pero en fin). Pues esta valiosa defensora de los derechos de autor y adalid de la lucha contra la pirateria no parece conocer interné demasiado bien, a lo que se ve. Primero se hace una foto en bolas, luego la sube a facebook y luego publica un tweet anunciando que ha subido una foto. Luego dice que la retira porque si no quizás le cierren la cuenta de facebook (no se por qué y en todo caso o estamos con interné o en contra pero esto de si a facebú pero no a megaploud no lo veo) y zas, rizo de los rizos, sube otra foto igual pero en ropa interior. Y a continuación dice que la foto era para su marido y que tengamos en cuenta el daño que todo esto le puede hacer a su madre y a su hija!!!
    Pero si era para su marido, por qué cuelga una segunda en ropa interior? Si le puede hacer daño a su madre e hija, por qué anda con estas gilipolleces? Y sobre todo, cómo coño se le ocurre decir que tiene la costumbre de hacerse fotos en bolas “igual que Scarlett Johanson”!!!! De dónde se saca el igual? Me parece muy bien que todo el mundo se saque las fotos que quiera pero que no se comparen con íconos y sobre todo que no den el coñazo con su exhibicionismo por internet tipo subo la foto, la quito, me defiendo, me arrepiento, me quito de escribir, me borro de facebook, vuelvo…
    Alguien ha leído algo de Lucía Etxeberria? Yo no y ahora tengo todavía menos ganas.

  6. Hola a todos!!

    LBNL muchas gracias por su artículo. Tengo una pregunta que me gustaría que alguno de ustedes que saben más que yo me informasen (Amistad???), está relacionada con el post 4: hace un mes la empresa que tengo contratada para teléfono (con tarifa plana a fijos), intenné y TV me llamó en una tarde 5 veces (no podía coger el teléfono y debe ser que para ellos era prioridad número 1) y cuando por fin contesté la señorita me informaba que como ahora hay tantos anuncios en la web pues que la línea de intenné va más despacio y por tanto si quería que fuera de nuevo rápido tenía que pagar un plus………………………. ¿Esto es legal? Teniendo en cuenta que en Francia y UK, por ejemplo, la línea de teléfono incluyendo llamadas internacionales + intenné + TV es rapidísimo y a mitad de precio esto parece una tomadura de pelo, no??

    Gracias! Saludos!!

  7. La asociación de consumidores Facua se ha dirigido hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para solicitarle que defienda ante el Gobierno de EE.UU. los derechos de los usuarios españoles de Megaupload.
    ….les señala que “independientemente de las posibles actividades y usos ilícitos de Megaupload, éste era un repositorio de archivos que millones de usuarios utilizaban para almacenar o compartir archivos privados de manera absolutamente legal”. “Con la actuación del Gobierno estadounidense, los servicios de disco duro virtual o nube prestados Megaupload a millones de usuarios en todo el mundo han quedado suspendidos y los afectados no tienen acceso a sus archivos privados”, indica Ruiz.

    …..La asociación de consumidores aclara que con su posicionamiento ante este caso “no pretende defender ni los intereses de Megaupload ni los de las multinacionales de la industria cultural, sino derechos fundamentales de los ciudadanos”. La asociación recuerda que el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que “nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada” y “su correspondencia”, entre otros, algo que también recoge el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU.
    :::
    Estos de la FACUA tiene mas moral que el Alcoyano …..JAJAJA….que nervios.

  8. En el sector audiovisual, la “mano invisible” se parece mucho al FBI.

    ::

    Copago en la Justicia : Derecho de admisión que los ricos imponen para que los pobres no molesten.

    (lo que me ha quedado claro después de escuchar a Gallardón)

    ::

  9. Además de lo que dice Polonio, que también, a mí me ha quedado claro al oír a Gallardón que está hinchado como un globo en su nuevo cargo. No se sabía si se estaba oyendo a un ministro, a un supercatedrático de lo más de lo más, o al mismo presidente del mundo mundial.
    No sabe uno de qué hablar sobre lo que está pasando. Yo solo pido que dios nos coja confesados.

  10. Buenas tardes

    La producción y venta de música, películas etc, es una actividad legal y lícita. Como lo es la producción y venta de tomates, televisores de plasma, ordenadores, energía eléctrica, servicios financieros, el gas, servicios de acceso a internet, unos calcetines o un traje de Armani etc. Como tantos otros bienes y servicios que compramos y consumimos, algunos mas esenciales otros menos ¿No?.

    Quiero decir, Universal, Sony, Dreamworks, Pixar, El deseo, Alfaguara, Madona, Bruce Sprinsteen, Coppola, Vim Diesel, Penelope Cruz, Almodovar, Bardem etc son empresas y personas que hacen un negocio legal, se ganan la vida, muy bien algunos, como se la ganan, muy bien Apple, Telfónica, Inditex, Mercadona, el Santander, Microsoft, Volswagen, el Corte Inglés etc. ¿No?.

    Porque, en mi opinión (no ligada a interés alguno), sería utilísimo que el debate en torno a la descarga de contenidos desde internet y la problemática que genera, partiese de este postulado. No lo parece.

    Si alguien escamotea un pedido de mercancia de un pull and bear y lo vende en un mercadillo, o vende falsificaciones de marcas o puentea la linea telefonica o un contador, digamos que no tenemos problemas en admitir que básicamente está mal. Por mucha solidaridad que nos pueda inspirar el que lo hace, o por mucho que entendamos que el perjuicio causado es más o menos llevadero para la empresa o sector económico en cuestión ¿No?

    Porque se nos da un caso curioso en términos microeconómicos. Los problemas del sector productos de contenidos de ocio no parten de una caída de la demanda. Más bien parece al contrario, la demanda sigue fuerte y pujante. El sector no parece, cuando habla, quejarse de esto. El sector se queja de que alguien coge lo suyo y lo “vende” sin compensar . En resumen de Megaupload y el sector económico que crece alrededor basado en esta actividad digamos, algo parasitaria ¿No?

    Los productores de cine, de música y de libros deben ser conscientes de las ventajas que les da un canal como internet, y de lo golosas que son sus mercancias para la trasferencia digital. No deben darle la espalda ni tratar de abolir la realidad. En no reaccionar de manera suficientemente rápida tienen la penitencia de estar perdiendo posibles ingresos, que al fin y al cabo, se supone que para eso hacen negocio. Estamos de acuerdo.

    Por desgracia, a pie de obra, en la red, en el bar y lo que a mi me parece más curioso, en cabezas muy bien amuebladas, este debate se ha salido de foco hace tiempo. Lo que es peor, no solo se ha salido de foco, sino que se ha salido de madre.

    No puedo estar de acuerdo, porque a mí no me parece que sea jugar limpio en cuatro aspectos muy característicos que conforman y caracterizan este debate:

    1-Los que nos somos productores y sí consumidores deberíamos reconocer un hecho. El endurecimiento de la persecución de algo nunca ha acabado con ello. Tampoco lo hace meramente la inacción. Los Spotify, los Filmin, Itunes,Amazon etc no son todos actividades que tengan asegurada su viabilidad económica ni han acabado por si solas con estas prácticas parasitarias. ¿No?

    2- Los productores de cine, música y libros, tienen derecho a que la ley les ampare cuando sus derechos legítimos son lesionados en beneficio de un tercero, igual que cualquier otro sector productivo. ¿No?
    3-La propiedad intelectual es un derecho reconocido hasta el punto de figurar en la Declaración Universal de Derechos Humanos (antes de que Lucia Echevarría hubiera nacido) . La propiedad intelectual es tan beneficiosa o perniciosa para la actividad económica como cualquier otra propiedad privada. La propiedad privada esta protegida y regulada, pero se considera universalmente legítima y útil. Parece que la Propiedad intelectual no tuviese que existir o fuera menos legítima o mas dañina que otras. Me parece excesivo, me parece falaz y sobre todo exclusivamente un argumento ad-hoc para justificar la gratuidad de un bienes de ocio de masas ¿No?

    4-Ante un situación de controversia existe el derecho fundamental a expresar el punto de vista. Máxime si se hace sobre un asunto, digamos, de negocios completamente legítimos. La libertad de expresión no se predica, ni vale para unos, sino que se practica respetando la de todos. Me parece inaudito e indigno que cada vez que alguien conocido manifiesta su punto de vista legítimo al respecto, se le ponga en la picota y tenga que oír cosas verdaderamente terribles sobre su persona, se ponga en duda su profesión o competencia y en resumen, sea sometido a un acoso que no se admitiría contra nadie más en ninguna otra circunstancia. Duele ver a gente inteligente dando golpes tan bajos, duele ver como empieza a haber realmente miedo en algunos artistas a expresar su opinión.¿O no?

    Y para finalizar, vaya en mi descargo que nunca he tenido obra registrada, ni he trabajado jamás directa o indirectamente para el discográficas, productoras, televisiones o lo que sea. Digo lo anterior porque aunque Debate Callejero sea un foro bastante respetuoso, como uno aquí firma con su nombre, a ver si voy a haberme buscado quebraderos de cabeza por decir esto. Esperemos que no.

  11. Por muy confesados que nos coja, esto es terrible. Es una sensación como de que todo se desmorona alrededor. Qué falta de vergüenza, de principios, de todo.

  12. LBNL, ni le copio, ni le pego, así que le dejo tranquilo, le doy las gracias por su articulo, pero…

    7 Enero, 2012 a las 1:04 S.Fort dijo en DC:

    Respecto a los derechos de autor es un derecho humano reconocido y se tendría que encontrar una formula que recompensara la autoría de lo que se comparte basada en las veces que se ha producido dotando a cada autoría un IP identificativo, si lo que compartes tiene éxito se tendría que traducir en un beneficio proporcional para el autor procedente del fondo de riqueza sostenible http://www.cestoonu.com , con lo que el uso compartido gratuito que facilita internet vería superada cualquier traba moral, ética o legal, ya que todos nos volveremos beneficiarios en todos los sentidos.

    No tengan miedo al futuro, pues está en sus manos. Sumen su valor al cesto y solucionen todos los problemas que les aquejan. Porque otros mundos son posibles si se dan las condiciones de posibilidad, otra cosa es que aunque se den las condiciones de posibilidad tengan el valor de cambiarlo.

    Por si a alguien se le ocurre quejarse, váyanse preparando: http://www.youtube.com/watch?v=vv2IK-veACw

  13. D. José 13, pues a mí me parece bien lo que ha dicho… Saludos!

Deja un comentario