Ma salame Presidente

NEAP

Eso, más o menos, es lo que le deseó Rajoy a Zapatero ayer en el único momento en el que mostró cierta humanidad durante el debate del Estado de la Nación. Ma salame, que tenga suerte, que le vaya bien, en árabe, a usted y su familia.

Zapatero comparecía en su sexto debate como Presidente del Gobierno, tras otros tres como jefe de la oposición. Las imágenes de los telediarios revelaban el envejecimiento experimentado, lógico y natural pero seguramente aderezado con el añadido de la tensión y la soledad del poder, del que tiene que tomar la última decisión a sabiendas de que en muchos casos la mejor opción es la menos mala, que no la mejor.

Y a veces, muy amarga. Zapatero replicó ayer que su gobierno había sido, desde el primer momento, un gobierno de izquierdas, añadiendo que la protección social había mejorado sensiblemente durante su mandato pese a los drásticos recortes de los últimos dos años. Es cierto. Gobierno de izquierdas si por tal se entiende subir las pensiones mínimas, incrementar considerablemente las becas de estudios, articular un nuevo pilar del estado de bienestar como la ley de dependencia, actuar decididamente para lograr avances tangibles en términos de paridad de género e igualdad de derechos civiles, también para los que ejercitan una opción sexual menos convencional. Y tantas otras cosas que hoy, desde la perspectiva de la sumisión al diktat de los mercados, de la Unión Europea, del racionalismo de la economía liberal, quedan oscurecidas, también por los errores, algunos garrafales, de cálculo o tácticos, como el cheque bebé (soy uno de los beneficiarios), los 400 euros de deducción del IRPF o de predicciones, tanto la crisis no es tal como estamos mucho mejor la víspera del atentado de la T4.

Pese a todo, no estoy en absoluto de acuerdo con Joaquín Sabina cuando el otro día declaraba que Zapatero será recordado como un Gorbachov, admirado en el extranjero pero denostado en su propio país, ni tampoco con su análisis de que su primera legislatura fue perfecta mientras que en la segunda no ha dado pie con bola.

No, su primera legislatura no fue perfecta. Podría y debería haber hecho mucho más para mitigar el estallido de la burbuja de la herencia económica del gobierno del PP 96-04, que ayer Rajoy definía como la más próspera de la democracia pero que, como Zapatero se ocupó de recordar, consistía en mucho ladrillo y poquísima productividad. El endeudamiento de nuestro país es, sobre todo, privado, por más que las cuentas públicas pasaran en un solo año de ligero superávit a déficit masivo. Y la razón de dicho endeudamiento privado exacerbado (hablo de las empresas) hay que buscarlo en la disposición legislativa Rato por la que cualquier compra en el exterior era deducible de la cuenta de beneficios nacional en su totalidad.

No sé si Zapatero tiene toda la razón cuando dice que nuestra economía estaría creciendo hoy al dos por ciento de no ser por el lastre de la construcción y el sector inmobiliario. Viendo los comercios que cierran, la legión de parados y el clima pesimista generalizado, no tengo demasiada convicción. Ahora bien, lo que es sin duda cierto es que Rajoy manipula los datos macroeconómicos para, de manera infame y absurda, porque no le hace falta, denunciar el lamentable estado de nuestra economía. Lo cual abunda en la tesis de Zapatero de que Rajoy y el PP privilegian el “cuanto peor mejor” ante el aunar esfuerzos ante la peor recesión económica desde hace más de setenta años.

Los argumentos economicistas de Zapatero argumentando que las reformas en curso son la garantía de la prosperidad de mañana, son muy discutibles frente a los de IU o el 15M, que plantean una rebelión activa contra las recetas liberales, de resultado incierto. Ahora bien, lo que no tiene vuelta de hoja es que Rajoy y su PP comparten el grueso de las reformas adoptadas por Zapatero desde su giro “anti-social”, deseando más radicalidad en las mismas, esa que no se atreven a proponer y que acaso no se atrevan a aplicar cuando lleguen al gobierno.

Parece inexorable que en marzo el PP, con Rajoy a la cabeza, ganará las elecciones. La paliza del 22-M no parece dejar lugar a dudas, especialmente ante la perspectiva de que la economía, en el mejor de los casos, repuntará muy levemente. Zapatero tiene razón cuando denuncia que Rajoy no se moja, que se limita a pedir elecciones sin ofrecer alternativas. No le hace falta, como le recomiendan sus asesores áulicos. No sé como se lo dicen pero en el fondo es algo así como “mira, tú calladito, que si hablas sueles cagarla, deja que el PSOE se hunda sólo, por la crisis y errores propios, y ganas seguro”. Si mi jefe fuera Rajoy yo le daría el mismo consejo.

El problema es que Rajoy no es mi jefe pero seguramente lo va a ser, mi Presidente del Gobierno. Y hará lo mismo que Zapatero pero más drásticamente. Y con algunos elementos en sus filas absolutamente deleznables, tanto por corrupción (tipo Fabra) como por estilo (tipo Botella).

Zapatero ha cometido numerosos errores pero incluso en estos momentos de emergencia tiene la decencia de calificar al 15M como fisiología de nuestra sociedad, no como patología, que en lenguaje peperil se traduciría como “perroflautas”. Además de la poética zapateril, anunció ayer la subida de la cuantía no embargable para los créditos hipotecarios de 600 euros a mil. Es decir, la dación en pago con efectos retroactivos tendría un efecto sensacional de protección a los ejecutados hipotecarios pero tendría efectos nocivos en cuanto a la supervivencia de la banca en las condiciones actuales e incluso contraproducentes para la posibilidad de que los menos favorecidos puedan acceder en propiedad a la vivienda en el futuro. Pero a partir de ahora, al menos los primeros mil euros no te los pueden embargar aunque los debas a un banco por haberte metido en una hipoteca insensata, tanto da si fue por un engaño del banco como por inconsciencia del hipotecado.

Zapatero tuvo también algo de tiempo para asuntos más allá de la economía, calificando de excesivo e inadmisible el retraso en la renovación del Tribunal Constitucional, anunciando la imposición de un techo de gasto a las autonomías y abogando por el respeto a los procedimientos y los buenos usos democráticos, incluida la prerrogativa del Presidente del Gobierno para fijar la fecha de las elecciones cuando más conviene al país, lo cual, en su caso, a mí por lo menos, me resulta completamente creíble. Es debatible si al PSOE y Rubalcaba le podría convenir más convocar las elecciones en septiembre, al albur de los buenos datos previstos de la EPA post verano. En cambio, no hemos oído nunca a un Presidente del Gobierno declarar que está dispuesto a inmolarse, si es necesario, por bien de España, anteponiendo los intereses patrios a los partidistas, algo de lo que el PP presume desde tiempos inmemoriales.

No, Rajoy esquivó la evidencia de haber tratado de tumbar al Gobierno a costa de votar en contra de propuestas que él mismo habría defendido de haber tenido la responsabilidad de gobierno, y en cambio sólo encontró tiempo más allá de la economía para llenarse la boca con admoniciones sobre Bildu, quizás añorando tiempos pasados en los que acusaba vilmente a Zapatero de traicionar a las víctimas.

Tan patriótico es mantenerse alerta frente a cualquier veleidad filo-terrorista de los que parecen haber abandonado el camino de la violencia, como hacer lo posible para el correcto funcionamiento de las instituciones principales del Estado, como la renovación del Tribunal Constitucional. Pero claro, bloquear lo segundo apenas quita votos mientras que clamar a los cuatro vientos que se va a vigilar a Bildu a pies juntillas llena titulares y tertulias derechistas.

Zapatero fue muy claro al respecto. El Gobierno, como también el Gobierno vasco, va a exigir el cumplimiento de la ley en todos los ayuntamientos vascos, gobierne quien gobierne. Es decir, no habrá más problemas de los habidos con fuerzas independentistas en Cataluña. ¿No era eso lo que queríamos? ¿Qué la base social del terrorismo se desmarcara y abogara por la independencia y demás causas absurdas por medios democráticos?

Rajoy no contesta, se limita a pedir elecciones ya, en un remake del váyase señor González que tan buenos réditos le dio a Aznar. Es casi seguro que Rajoy conseguirá finalmente emular a quien le designó a dedo, a la tercera, como su señor. Ahora bien, la razón de que el pueblo español vaya a votarle hay que buscarla en la frustración ante la gravedad de la crisis y los errores del PSOE, no tanto en los méritos propios del ínclito gallego.

En 1993-96 Felipe González tenía muchas cuentas que pagar. Ganó en el 93 de milagro y en parte a costa de prometer una regeneración democrática que, por un lado no cumplió y, por otro, era suicida porque suponía sacar a la luz todo lo mal hecho durante los once años anteriores. Vicepresidentes y ministros del Gobierno se veían obligados a dimitir por escándalos varios, el jefe de la Guardia Civil era un corrupto y se escapaba, el Gobernador del Banco de España estaba procesado, los casos de corrupción en el PSOE eran rampantes, estaba la pesada losa de los GAL y llevábamos casi 14 años de gobierno de Felipe. No es extraño que finalmente fuera desalojado del poder.

Zapatero es bien distinto, como seguro estarán de acuerdo los miembros de la “vieja guardia” del PSOE, convencidos de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Zapatero tiene menos carisma que Felipe y el partido que dirige es más mediocre que el PSOE de los ochenta-noventa, sin duda. Pero Zapatero ha renunciado a perpetuarse y lo habría hecho igual aunque hubiera tenido alguna opción de ser reelegido. Zapatero, con todas sus imperfecciones, se ha mantenido fiel al “talante” pese a que sean legión los que seguramente sientan que nos falló pese al “no nos falles” de su elección.

A mí me falló pero básicamente por mi culpa. Tras ocho años de aznarato en los que la falta de respeto a los usos democráticos fue la norma, deseaba un Presidente del Gobierno joven, moderno y perfecto, y Zapatero era más bien humano, lleno de imperfecciones, como todos. Es un poco lo que le pasa a Obama al que en este foro yo califiqué de Mesías a sabiendas de que no podía serlo excepto si se le comparaba con Bush jr. Los dos han tenido que enfrentarse a una situación extremadamente compleja en la que las bases de nuestra convivencia económico-socio-política están en duda.

Poco importa lo que yo diga o sienta sobre Zapatero hoy. Lo que importa es el juicio de la historia y, de una cosa estoy seguro: si como es previsible Rajoy es nuestro próximo Presidente de Gobierno, Zapatero dejará muy rápidamente de ser el peor presidente de la historia de nuestra democracia incluso a ojos de los más críticos.

Lo cual es una pésima perspectiva de futuro…

14 pensamientos en “Ma salame Presidente

  1. ” ……Poco importa lo que yo diga o sienta sobre Zapatero hoy. Lo que importa es el juicio de la historia y, de una cosa estoy seguro: si como es previsible Rajoy es nuestro próximo Presidente de Gobierno, Zapatero dejará muy rápidamente de ser el peor presidente de la historia de nuestra democracia incluso a ojos de los más críticos. …… ”

    Coincido en la primera parte. En la que Zapatero es el peor presidente de la democracia. En la segunda parte. En la que dejará de serlo cuando gobierne, si lo llega a hacer, Rajoy, cero que se equivoca.

    No tuve oportunidad de ver, ni oir en directo, el debate sobre el estrujado de la nación, pero parece que fué muy previsible.

  2. Primero:

    Paso del DEN. De todos los debates parlamentarios, este es el peor. A mi juicio. Así que no lo ví y me importa un bledo quien lo ganó o dejó de ganar. Sólo constatar que mis apuntes de instituto se parecen más a la libreta de …. Rajoy que a la de ZP. Dios!

    Al grano pues:

    Tan patriótico es mantenerse alerta frente a cualquier veleidad filo-terrorista

    Eso incluye las más de 80 acciones de violencia política en el País Valenciano sin resolver. Supongo, no?

    Pero claro, bloquear lo segundo apenas quita votos mientras que clamar a los cuatro vientos que se va a vigilar a Bildu a pies juntillas llena titulares y tertulias derechistas
    Falso. Si solo fueran titulares y tertulias derechistas no habría problema alguno. Como no lo hubo con el divorcio, el aborto o el matrimonio gay. Se han llevado a cabo, sin vuelta atrás (excepto el tercero). El problema Bildu-et al, es que incluye la derecha y gran parte de los votantes de centro-izquierda de Españistan. El nacionalismo español no es sólo algo propio de la derechona española, el PP lo sabe y arrea lo que puede. Por eso es más fácil avanzar en, por ejemplo, el matrimonio gay, que en la federalización y la pluralidad del estado (risas de fondo)

    ¿No era eso lo que queríamos? ¿Qué la base social del terrorismo se desmarcara y abogara por la independencia y demás causas absurdas por medios democráticos?

    De entrada no entiendo lo de los ayuntamientos vascos y los independentistas catalanes. Y respecto a la legalidad, unos se la pasan por el forro y otros van a la cárcel.
    Y no, lo que la mayoría de los españoles quieren es que se pueda defender determinadas causas políticas en relación al modelo territorial, puesto que somos demócratas, pero no llevarlas a cabo bajo ningún concepto. El terrorismo ayuda a legitimar su persecución (la de las causas), pero no es el principal problema. No siempre ha habido terrorismo pero el estado siempre ha perseguido a los “separatistas” haciendo de la legalidad algo flexible.

  3. Coño, se me ha saltado el teclado, o qué?

    sigo

    y el partido que dirige es más mediocre que el PSOE de los ochenta-noventa

    No estoy de acuerdo, primero porque mo tengo un mediocremetro para medir tal cosa, segundo porque “alomojó” sobrevaloramos a los políticos de entonces (Carrillo, Suarez, Felipe, Roca) por las circunstanias especiales, pero en caso de haber habido una democracia parlamentaria desde los años 30, los juzgaríamos igual de mediocres.

    En fin… esperando a los bárbaros…

  4. El PSOE de los 80-90 tenía como gran problema a muchos de los cuadros que entraron de cualquier manera cuando se accedió al Gobierno por vez primera, lo que vació al partido. sin embargo, muchos de esos cuadros son los que hoy en día controlan agrupaciones y federaciones, cuentan votos y hacen censos. Existe un serio problema de “cantera” provocado por el envejecimiento de la militancia y las microscópicas tasas de participación política de nuestra sociedad.
    Desde mi punto de vista, con la salida de Zapatero volveremos al PSOE del 96, con escasos cambios.

  5. Qué cierto es aquello de que “otro vendrá que bueno me hará”. Esto es lo que va a ocurrir en nuestro país a la vuelta de un corto espacio de tiempo.

    El único fin del Sr. Rajoy y del Partido Popular es, a toda costa, que se convoquen elecciones generales, porque en este momento sin ninguna duda barre, cosa que de aquí a nueve meses a lo mejor no tanto. Esa es la única finalidad del jefe de la oposición, que se vaya Zapatero para entrar él.

    Me “entristece” escuchar a la izquierda decir que el gobierno ha dado un giro a la derecha cuando ha sido el gobierno que ha llevado a cabo más políticas de izquierdas que ningún otro en democracia, y divisando el futuro inmediato, me temo que vamos a tardar una “buena temporada” en volver a ver las políticas sociales que se efectuaron con José Luis Rodríguez Zapatero al frente. ¿La segunda legislatura? Evidentemente hubo que aplicar otras políticas más austeras con la espada de Damocles de la crisis económica sobre nuestras cabezas. Pero eso no lo ha hecho Zapatero, lo hubiera hecho cualquier presidente que hubiese estado en ese y en estos momentos. A lo mejor tenemos suerte y Rajoy es el dueño de alguna fórmula que no conoce nadie, la pone en marcha y el año que viene estamos nadando en la abundancia.

    En cuanto a la figura del presidente del gobierno, yo siempre digo que, de los cuatro presidentes anteriores a él en nuestra historia democrática reciente, el que más se asemeja (no ideológicamente sino en su proceder) es Adolfo Suárez: gobernaron sin mayoría absoluta, tomaron decisiones valientes cada cual en su tiempo, utilizaron la no agresión verbal, la elegancia política, el talante… Por otro lado, su final presidencial fue igualmente muy parecido: perdieron la credibilidad, les cuestionó su propio partido y les acusaron de llevar el país al borde del abismo. Cuando a la Historia la toque hacer el balance de José Luis Rodríguez Zapatero, dirá de él que fue el presidente cuya máxima preocupación y objetivos fueron los derechos sociales, pero que en su camino se interpuso la mayor crisis económica habida en los últimos años, que también es verdad debería haberla liderado de otro modo, y que le impidió culminar su propósito.

    Finalmente, que nadie olvide que Zapatero se va siendo el único presidente del gobierno que jamás perdió unas elecciones. Rajoy ganará, lo más seguro, pero no a Zapatero. Nunca podrá decir que ganó a Zapatero, mientra que éste dirá siempre que le venció dos veces.

  6. Bueno te hará quien venga detrás. Oportuna frase si contamos con que detrás viene el Partido Popular pisando fuerte y digo pisando fuerte no por meritos propios durante su periodo de oposición, las ideas buenas o malas que tenga se las ha guardado bien en este debate.
    Se repite la misma historia que con Aznar, váyase señor Zapatero. Bien dijo Zapatero debí pinchar la burbuja inmobiliaria y tiene razón. De todos es sabido que en los gobiernos de Aznar se incubó esta enfermedad del ladrillo que amenaza no solo a España sino a Europa en su conjunto. Todos los municipios sean gobernados por el PP o por PSOE o cualquier otro han contribuido a propiciar este desbarajuste financiero que nos ha llevado a la situación actual. Se han concedido licencias para edificar hasta en las rotondas, eso producía beneficios a los ayuntamientos, a las arcas públicas y a los bancos, todo ello aderezado con la concepción de créditos de dudosa garantía. Ahora ha vuelto la tortilla cerrando la puerta a todo atisbo de recuperación de quien para ello los necesita. El futuro Presidente ni nadie lo remedia será Rajoy y es bien significativo que ni una promesa haya salido por su boca de cómo va afrontar esta crisis, pero si dice que un gobierno como el suyo está esperando para solucionar problemas. Si creemos que la varita mágica del Partido Popular nos va a devolver el estado del bienestar y terminará con el déficit público sin dañar el estado del bienestar, estamos bastante peor de lo que creemos. Que nadie se llame a engaño seguramente van a vender hasta el AVE y la sanidad publica corre graves riesgos de convertirse en clínicas privadas para el que pueda pagarlas, los colegios irán por el mismo camino. El Partido Popular jamás ha estado por lo público y jamás lo estará. El copago de medicamentos está en su coctelera y otras muchas cosas que irán saliendo. Mucho le está allanando el camino este Gobierno después no se confundan esto es cosa del anterior.
    Como siempre digo el tiempo será el notario y dará fe de a quien pongamos en la Moncloa… Otra sugerencia mientras no se diga lo contrario las situaciones politicas se soluciona cambiando la política, sugiero que el 15M se presente como partido politico.
    Solo desde la política activa se cambian las cosas y hay necesidad de ello. Tiempo al Tiempo.

  7. Ayer Rajoyibus hizo lo que sabe hacer mejor,presentar proyectos de ley esgrimiendolos como la salvacion de los españoles,sin decir lo que contenian esas proposiciones….da igual que en esos proyectos de ley haya solo palabras o esten las paginas en blanco,el no dira ,ni concretara, nunca, a los españoles lo que dicen o no dicen sus propuestas.
    Asi todos vimos a Rajoyibus levantar las tablas de la ley ,como Dios manda,encumbrado en el monte Sinai de los aplausos de sus escaños…..claro está que como bien le dijo Ziluminatius,para debatirlos hara falta acabar esta legislatura…..jeje.

    Por cierto ,haganme el favor de dejar de decir que Ziluminatius ha cometido errores que han llevado al PSOE al borde del precipicio,cuando lo unico que hemos visto durante todos estos años de su gobierno ha sido el resurguir del franquismo mas casposo y peligrosamente antidemocratico que ha conseguido el apoyo de millones de tontos de los cojones y ningun socialista ha sabido contrarestarlo de manera eficaz,pero quien dice socialista señala tambien a esa izquierda izquierda y a esos indignados de plaza del pueblo que hablan mucho,actuan poco y no marcan sus objetivos de una manera clara y diafana,equivocando la diana de sus prejuicios.
    En definitiva España esta involucionando preesentando un panorama politico lsaturado de tontos de los cojones,que han atacado y seguiran atacando inmisericorde a Ziluminatius por su caminar politico.

    Porque hay que ser muy tonto de los cojones para pensar que cuando Don Tancredo Rajojibus baje de su pedestal va a saber andar.

  8. Rosa Hype ha vuelto a vomitar su bilis en el Congreso en contra de Ziluminatius…no merece la pena traer a este lugar de encuentro y debate democratico,sus esputos sanguinolentos.

  9. ¿’Fumao’ o no ‘fumao’? Esa es
    la cuestión
    Un antropólogo quiere analizar los restos de Shakespeare para saber si consumía marihuana.

    No sabia yo que los ingleses habian invadido Jamaica durante la vida de este dichoso escritor….JAJAJA…que nervios.

  10. 8 Rosa, simplemente, ha vuelto en su discurso de hoy al origen “doctrinal” de su aventura personalista, acompañada además de una carta llena de odio de un tío que es víctima del terrorismo, condición en la que se habitualmente se parapeta para que nadie le diga un par de cosas que se merece que le digan. Maniobra ventajista la de esta diputada de Grupo Mixto, pues sabe que en la condición humana de Zapatero está la contención hacia esa maniobra miserable, a la que no contestará en terminos ni remotamente parecidos.

    Buen artículo hoy y buenos comentarios, como los de Trigo Limpio y nuestra amiga María Sagrario. Totalmente de acuerdo con ella en su comparativa con Suárez. Creo que no es la única que ha señalado la similitud aquí, y es que es acertadísima. Respecto de otro comentario, en concreto del Sr. Fernando, no quisiera entrar en una discusión respecto al ranking de Presidentes. Sí tengo una cosa clarísima: Rajoy en la Presidencia de este país no puedo aventurar qué clase de mandato gestionará (puedo imaginármelo, siendo pues apreciación objetiva la mía, muy cercana a la del articulista), pero sí que sé que no va a encontrar ni un 5% de las dificultades adicionales que la leal oposición que él ha comandado ha planteado al Gobierno de Zapatero. Se va a encontrar un buen trecho de la tarea hecha por las reformas de este Gobierno, y no tendrá enfrente quien, como afirma Ana Oramas (CC), quería que España se cayese para luego decir “aquí estoy yo para levantarla”. No tendré enfrente gentes que debaten el sentido de un apoyo a una decisión institucional o legislativa en función del rédito electoral y del daño que se haga al Gobierno, ni fuerzas en la oposición practicando el golpismo institucional ni pegando patadas a las cañerías del Estado. Mucho menos, usando el recuerdo de las víctimas de la violencia para hacer política. Esa es una ventaja de no poca entidad, creo.

    Buenas tardes tengan ustedes.

  11. Muchas gracias a Jon Salaberria por valorar positivamente mi comentario. Te lo agradezco mucho.

  12. Gracias al articulista y gracias a todos por demostrar con vuestras consideraciones que no estamos muertos políticamente en este país. Lo último que España necesita en este momento es que el ciudadano deje de interesarse por la política y lo dejemos todo en manos de los políticos. Hoy mas que nunca es hora de análisis, de mirar con lupa a los políticos y de exigirles que tengan más vergüenza política y no intenten hacernos comulgar con ruedas de molino. Ya está bien de crucificar a Zapatero cuando no es mas ni menos que la victima propicia para que el Partido Popular le diga ( USTED QUE SE CREE ) en boca de quien aspira a gobernar España. La señora Rosa echándole la culpa de las decisiones del TC. Estos señores y señoras se creen por encima de los poderes públicos y se creen con el derecho de manipular, enjuiciar y condenar a su antojo. Por lo tanto es necesario hoy mas que nunca la opinión de los ciudadanos y ciudadanas en bien de una democracia que es la que en definitiva quita y pone gobiernos y esa democracia es la que tiene la potestad para parar los pies aquellos políticos que nos toman por memos, y esta democracia señores y señoras pondrá a cada uno en su lugar, llámese GURTELL llámese ERES, Bigotes o Sastrerías a Medida. Aquellas Comunidades y Ayuntamientos mas endeudados de España son del Partido Popular y encima tildan de manirroto al Gobierno. Las cosas claras y el chocolate espeso para las elecciones que se avecinan debemos tenerlo más claro que nunca y cada cual aguante su vela. Tiempo al Tiempo

  13. “Más salame, Presidente”: parece un eslogan de la CGT – sector Moyano- dirigido a Kirchner (QEPD).

    Mi debilidad por el Presidente del Gobierno se funda en mi convicción de que posee esa cualidad machadiana tan infrecuente y minusvalorada: es, en el buen sentido de la palabra, un buen tipo.

    Ello resulta trágicamente insuficiente en tiempos duros como los que nos toca vivir.

    Abrazos para todos.

Deja un comentario