Los toros son apátridas

Pratxanda

 

“Barcelona rugía mientras el de Galapagar silbaba como un crótalo hipnotizando al toro. Lo suyo de ayer fue un doble triunfo: burló al nacionalismo con este descabello al líder municipal de ERC, Pera Portabella, cachorro de Carod-Rovira”.

 

Así narraba Antonio Lucas en El Mundo los hechos del 17 de junio de 2007. En esta fecha dos eventos pusieron la tauromaquia en primera plana de los papeles. Uno, el retorno de José Tomás al toreo; y dos, la mayor manifestación antitaurina que vieron los tiempos con 3000 participantes. Manifestación convocada por diversas asociaciones animalistas y un solo partido político: el PACMA (1), manifestación a la que también acudieron nueve lecheras de los mossos para separar ambos grupos.

 

“A todos estos les paga Carod Rovira”. 

 

Con estas palabras, según EP de Catalunya, se despachaba un taurino sobre la presencia de manifestantes abolicionistas que se concentraron ante la Monumental en la segunda venida de JT a BCN en septiembre del mismo año.

 

Es una especie de mantra, basta que el antitaurino sea del principado para recordarle la catalanidad de la fiesta, argumento que paso a resumirles: Barcelona es la única ciudad que ha tenido 3 plazas de toros funcionando simultáneamente, si bien fue a principios del siglo XX. También de origen barcelonés es la costumbre de poner banda sonora al toreo. Y también en esta ciudad se daban varias corridas semanales en los años 50, con una rivalidad casi futbolística entre Chamaco y Bernadó.

 

Pero… en el 77 cierra Las Arenas, en 2005 cierra el coso de Lloret, la plaza de toros de Figueres sigue abandonada y la de Girona ha sido demolida. Continúan en uso las de Olot y Tarragona. En 2006 el propietario de la Monumental afirma que cierra por falta de público. Una empresa salmantina recoge el guante y gestionará la plaza barcelonesa consiguiendo la exclusiva del retorno de Tomás a los ruedos.  Tras 30 años, el cartel de “no hay localidades” cuelga en las taquillas. ¿Fin de la historia? 

 

No exactamente, si bien cada tarde en que torea José Tomás equivale a lleno y  la corrida de la patrona consigue un tres cuartos de entrada, el resto de tardes la ocupación es de media plaza para abajo, siendo la que más veces se da la de “un cuarto de entrada”.

 

En cambio, de puertas a fuera el movimiento abolicionista ha ido a más. De esas manifestaciones y de su poder de convocatoria, creo, ha surgido la propuesta de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretende abolir la muerte de astados en plazas de toros. Por no hablar de los asaltos al ruedo en la Monumental y las Ventas, activismo importado de Francia. Pues bien, ni en un foro de ERC, ni en el boletín  de ninguna fundación de CDC, ni en la web de Iniciativa, quien les escribe tuvo conocimiento de esta ILP. Fue por correo electrónico de una compañera de trabajo con quien fui a la supermanifa.  

 


En este correo había un enlace a una página web, donde se explicaba qué era una ILP, qué era un fedatario y en qué consistía la ILP. Con una apostilla. No dar publicidad a la iniciativa, no citarlo en foros o webs. Aunque sí podíamos reclutar, entre nuestros conocidos que fueran abolicionistas, más fedatarios. Con posterioridad se hicieron cuatro reuniones informativas para fedatarios. Cuando se presentó a  los medios  la ILP, ya había unos 700 fedatarios reclutados. Los actuales 880 hemos conseguido en menos de dos meses 71.064 firmas que ya han sido entregadas al Parlament, 21.000 más que las exigidas para que los próceres patrios debatan la ley (2). Y aún queda tiempo hasta el 6 de mayo.

 

¿Es un éxito del nacionalismo? No necesariamente. A falta de otro método mejor para medir el grado de nacionalismo subestatal según las zonas, tendremos en cuenta el voto a partidos nacionalistas o similares. Es cutre salchichero pero no he tenido acceso a datos sobre ideología nacionalista por autonomías.

 

 

 

 

Tenemos, para comparar, una encuesta de Gallup del año 2002. Si bien las zonas no coinciden con nuestra división constitucional, podemos ver el grado de seguimiento de la tauromaquia.  Se pregunta entre otras cosas (3) si interesa mucho, algo o nada el mundo del toreo. El 68% contesta que Nada. Lógicamente la frase no me interesa: incluye tanto a los abolicionistas, a quienes no les gusta el toreo y no lo prohibirían, como a quienes no les gusta el toreo y les da igual que lo prohíban o no. Como no sabemos las proporciones exactas, es una fuente de debate entre pro y antitaurinos.  Existe otra encuesta de Demoscopia encargada por la ADDA sobre este punto en concreto y de ámbito catalán, en la que se calcula en un 71% el número de  catalanes partidarios de abolir las corridas. 

 

Tanto en la zona de Galiza/Asturias/León, como la de Aragón/Catalunya/Balears, el número de interesados en la fiesta es el más bajo.  Destacan con un 79% y un 81% de desinterés. Destacan en interés Madrid y Castilla, así como el País Vasco (o Vascongadas según Intereconomía) y Navarra.

 

Nacionalismo y desinterés taurino coincidirían en Catalunya, Galiza, Baleares y Canarias, donde están prohibidas las corridas. Pero en Asturias jamás los asturianistas han conseguido tener representación parlamentaria. No hablo de los rebotados del PP. 

 

Estos datos se no se contradicen con la  localización de festejos taurinos de Enestepaís. El 72% de los mismos  se acumula en Madrid, las dos Castillas y Andalucía. Por contra, y excluyendo Ceuta, Melilla y Canarias, en Baleares, Galicia y Asturias se acumulan solo el 1.5% de los festejos. En Asturias en concreto, cuando funcionaba  la plaza de Oviedo (hoy en obras de rehabilitación), el Ayuntamiento compraba entradas para regalarlas a entidades sociales. Los animalistas denuncian que sin esa compra la fiesta en Oviedo sería deficitaria. Por otra parte, Aragón, Navarra y las Vascongadas quintuplican los festejos que se celebran en Catalunya. Cada una de ellas celebra más eventos que el Principado. Sin embargo, en todas ellas existen formaciones políticas de ámbito subestatal de derecha e izquierda. En Aragón existe el mismo porcentaje de voto “separatista” que en Galicia, el 20%, y el seguimiento de la fiesta nacional es muy diferente.

 

Por otra parte en Charneguistán existe toda una legislación (local o autonómica) sobre el maltrato animal, otra que la que regula la tauromaquia. A saber: la prohibición (junto a Andalucía) de quitar las cuerdas vocales a los perros. Ni que la operación la realice un veterinario. En algunas localidades se prohíbe sacrificar a los canes de las perreras. En otras (BCn, Lleida, etc.) se prohíbe el circo con animales. Asimismo está prohibido sacrificar cualquier animal en una obra de teatro. También se acabó, a base de aumentar los impuestos, con el último canódromo que quedaba en España. En general, todos los partidos acostumbran a votar a favor de estas medidas. Es al llegar a la tauromaquia cuando el conjunto político se divide en  ERC-ICV-CiU-PSC por un lado, y PP-PSC por otro. Si hay un factor nacionalista en los toros, no es al bloque catalanista a quien afecta, sino al españolista, que acostumbra a argumentar la excepción cultural. Esto no afecta a los votantes nacionalistas de las comarcas del Ebro, taurinos y amantes de los correbous. Tan solo ICV y el PACMA se muestran abolicionistas en todo el territorio.

 

Hasta aquí el manejo espurio de datos. Lo que sigue es una paj…., una especulación, perdón. ¿Por qué este intento de mezclar toros con política? Pienso en tres motivos:

 

  • Cuantificar a la baja. Así los abolicionistas sólo representarían el 15% del electorado (ERC), más los cuatro gatos del PACMA y las señoras bienintencionadas amantes de los caniches. Como mucho, podríamos elevar la cifra al 20% que se declara independentista o al 35% que votaría SI a la independencia en un hipotético referendum. En todos los casos, y aún sumándoles los animalistas y las señoras (por cuantificar) no se supera el 40% del cuerpo electoral. Los taurinos y los no interesados, pero tolerantes, sumarían más del 50% de la población. Los taurinos podrían presentarse como mayoría. 

 

  • Patadón y al campo contrario. De esta manera los abolicionistas deben empezar el debate negando su posicionamiento nacional en lugar de explicar las legislaciones abolicionistas del resto del  mundo, la bajada de espectadores en las plazas de toros, el dinero público que subvenciona estos eventos (50€ por habitante y año) etc. Los taurinos fijan el debate en un lugar cómodo para ellos: las esencias patrias, la catalanidad del toreo descrita anteriormente y similares. Es una variante local de la pregunta sobre la alimentación de los antitaurinos… ¿Se debe ser vegetariano para criticar la tauromaquia? Un ejemplo anterior lo tenemos en el debate sobre el PHN. Discutiendo sobre si los separatistas (aragoneses y catalanes) son insolidarios o no sobre la soberanía de las aguas interiores, el debate no se sitúa sobre la política hídrica, las necesidades irreales de algunas zonas, su uso racional, etc.

 

  • ¡Que venga mi primo Zumosol! Presentarse como la victima y no como el verdugo (de toros) es un primer paso para ganarse el favor de la opinión pública. Así, en lugar de la segunda victoria legislativa democráticamente conseguida por los abolicionistas, la ley significaría la última imposición nacionalista destinada a desmembrar Enestepaís. Quizá con alguno de estos tres propósitos:

 

a)     Buscar apoyos dentro de Catalunya en el electorado anticatalanista para defender la tauromaquia. Aunque corre el peligro de motivar a la opinión pública catalanista contra la tauromaquia.

 

b)     Buscar apoyos fuera de Catalunya para movilizar en favor del toreo a sectores (opinión pública y publicada) tibios respecto a la fiesta, pero no respecto al modelo de Estado. Se trataría de colar el TOROS SÍ en el discurso y la agenda del antiseparatismo. Un par de ejemplos de esto:  Dos Hermanas y Carlos Crivell. Incluso dando por perdida  Catalunya para la causa se trataría de salvar al resto de zonas del abolicionismo taurino.

c)     Presentarse como víctima sería la excusa para movilizar a organizaciones y altas instancias del estado a actuar, al margen de lo que decida el Parlament. Habría que defender al pueblo taurino de la acción de los más de 70.000 tontos 

—–

(1) El Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal ha conseguido 44.795 votos al Congreso, unos 65.000  al Senado y 13.730 en la autonómicas catalanas siendo su mejor resultado relativo el 0,61 en  las municipales de Guadalajara.

 

(2) Hasta la fecha, la postura oficial o probable de los partidos políticos catalanes es la siguiente:

Tanto Iniciativa como EUiA afirman que la apoyaran en el Parlament y antes, en la recogida de firmas. ERC no se ha pronunciado, pero es probable que la apoye. El PSC no se ha posicionado, pero acostumbra a dar libertad de voto. Dado que en sus filas hay tanto taurinos como abolicionistas, es la opción más aconsejable si no quiere ver rota la disciplina de partido. Montilla y David Pérez Ibáñez son taurinos. Este último es la bestia negra del PACMA y de los abolicionistas en general. C’s ha dado libertad de voto a sus tres parlamentarios. Confieso que no he entendido la postura de CiU. No votarán dependiendo de las reformas que se hagan.  No sé si aprobaran la ILP sólo si sale como entra, o sólo si admiten sus reformas. Lo más probable es que el PP vote en contra. De hecho es el único partido que en su programa fija como objetivo la promoción del toreo. Bueno y el PSOE de Andalucía, que gasta unos 500 millones de pesetas en promoción de la tauromaquia. Corridas aparte.

 

(3) El Juli es el toreo preferido de la afición en 2002. El famoso Tato de Rajoy, es el 15º.

 

40 pensamientos en “Los toros son apátridas

  1. Gracias, Pratxanda. Buen esfuerzo de documentación.

    Algunas reflexiones más:

    – Nada dices de la extraordinaria vitalidad del toreo en Catalunya Nord. ¿Prohibir la “festa” en el Principado y, vista la popularidad del asunto al Sur, Norte y Este, ahondar en la división creciente entre los Països? Hum… no sé.

    – ¿Cuál es la razón última de la oposición a los correbous? No lo explicas del todo. A muchos nos parece un entretenimiento cruel, caro y propio de otras épocas que no debería recibir subvención pública. Yo opino exactamente lo mismo de la ópera. Pero me salen los listillos y me dicen que es cultura, y ahí se hace muy difícil contraatacar. Y es muy manido lo de la crueldad que padece el ganado estabulado, sometido a hecatombes en procesos industriales; manido, pero cierto.

    – El título del artículo es erróneo. Los toros bravos de lidia sí tienen patria. Pertenecen a razas seleccionadas que sólo se sostienen para alimentar este ejercicio de sadismo estilizado hasta el ridículo.

    – Otro clásico de esta discusión es la referencia al banderillero Txiquito de Amorebieta.

    Tapiar las entradas de las plazas de toros (y, por cierto las de los estadios de fútbol profesional) es una gran tentación. Poco perdería, en mi opinión, el país con ello. Nuestro único otro rey decente ya intentó una especie de doblete mágico: fuera jesuítas, fuera corridas. La cosa, sin embargo, no pudo sostenerse. Dicho todo lo anterior, arremeter a base de leyes contra una costumbre como esta, a mi juicio deleznable pero con seguimiento, no tiene mucho sentido. Me parece más esperanzadora la decadencia que revelan los frecuentes “menos de un cuarto de entrada” de la asistencia a la plaza de Barcelona.

    En fin; no es sólo que los toros encapsulen todo lo que de la antigua España me resulta despreciable (estética horrible, latifundismo subyacente, desprecio por la vida humana, ensalzamiento testicular, erudición estúpida, tabaquismo vociferante, religiosidad vacua) sino que, sobre todo, son un soberano coñazo. Eso es lo que, en definitiva, espero que les dé la puntilla.

    Sombrerazos para todos.

  2. Yo, pensando en el presupuesto y en el resto del estado, tengo una pregunta. ¿No sería una estrategia alternativa pedir una ley que impida la financiación por parte de las distintas administraciones de espectáculos taurinos? Lo digo porque lo de la prohibición lo veo un poco lejano. Al menos saber que si hacen salvajadas no las paga mi dinero.

  3. Buenos días Pratxanda,

    A mí me gustan mucho los toros, pero me refiero al animal, un pedazo de bicho. Pero no me gusta nada que les maten. No soy de las que va protestando, pero cada vez que por casualidad por la tele hay alguna corrida cuando llega la espada o cierro los ojos o giro la cabeza. No puedo. Hace unos cuantos años fui a una corrida en Guadalajara y el torero entró a matar delante de nosotros, y el toro, con la espada clavada, se giró y empezó a andar despacito bordeando la plaza para tumbarse al otro lado y morir solito, dejadme en paz capullos, debió pensar. Joé cómo me puse…
    Así que por mí todos los Janeiros y demás pueden dedicarse a poner (y ponerse) banderillas, como mucho.

  4. A mi las corridas de toros me parecen uno de los espectáculos más abyectos que se dan en esta, nuestra piel de toro :-). Pero dicho esto, Pratxanda, 3000 personas? ¿una manifestación de 3000 personas es lo que vertebra su artículo? Hombre, no parece que sean demasiada gente la que está por la labor para una ciudad con unos cuantos millones de habitantes, no?

  5. Txikito de Amorebieta o Txikito de Eibar…mejor hubiera sido que su afición a los toros hubiera continuado en lugar de dedicarse a defender “su” libertad a través del liberticidio.

    Ptatanda: ¿me explica usted que, quien, como … son los amimalistas?

    No me han gustado nunca los toros, a pesar de que de niño y adolescente solía llevarme mi padre, que era muy aficionado, a la feria de Bilbao; pero no creo que haya que suprimirlos si quienes los sostienen lo hscen de verdad, esto es, sin subvención pública. No dudo de que hiera la sensibilidad de muchos pero, ¿han visto ustedes, con mascarilla, por supuesto, una granja de pollos, o una granja de cerdos…destinados a la alimentación humana?. Cierto, está muy manido, pero es tremendo.

  6. Sorprendente tema el del artículo de Pratxanda. Esto es variedad en un blog y lo demás son bobadas.
    Yo he ido pocas veces a los toros y me aburrí, en general. Aunque alguna vez me pareció arte lo que hacía el torero. No me apasiona el tema, la verdad.

    Cambiando de tema a otro que sí me parece apasionante: la corrupción en el PP. Al leer hoy el artículo de Vargas LLosa en El País recordé el comentario que escribió aquí el otro día nuestro holandés errante, comentando cómo leer la trama de corrupción que describía ISC le traía recuerdos de su infancia en Perú, por similitudes. Pues bien, yo al leer hoy a Vargas Llosa sobre la corrupción en Perú, creí que estaba leyendo una crónica sobre el PP.

    Por cierto, ¿recueerdan ustedes aquel machacón “váyase señor González” con el lema de “corrupción y despilfarro” repetido hasta la saciedad? ¿Quién se tiene que ir ahora? Y en Público dicen que se habla de la vuelta de Aznar para solucionar el problema. Es como una pesadilla.

  7. Sin embargo, PMQNQ, y al son del Working on a dream, Patxi será nuestro próximo Lehendakari. “Decirles que si sueñan no están locos, porque queremos un país de sueños y queremos empezar a hacerlos realidad!.

  8. Muy interesante el artículo, con información relevante, me parece. Ignoraba por completo que el interés activo -esto es, de visitantes regulares- por la tauromaquia en España había decaído tanto. Es sin duda un signo de los tiempos, y es probable que la afición decaiga aún más con el correr del tiempo. Este es uno de aquellos temas que siempre generan reacciones ambivalentes en mi persona, por simple historia individual. Perú es un país con una muy arraigada tradición taurina. Cada pueblo tiene su plaza o arma una con palos y maderos con motivo de las fiestas patronales para tener su corrida. El pueblo de mi madre no es excepción, y he asistido, por tanto, a quizá cientos de corridas de novillos y toros durante mi vida. Mi padre, un holandés errante, trabajó durante unos años en Perú con un señor que tenía uno de los principales criaderos de toros de Perú, y llegó a hacerse tan entendido en el asunto, que hasta acabó de juez de plaza en el pueblo de mi madre. Me pregunto si habrá otros holandeses que hayan ocupado esta función. En cambio, en Amsterdam llegó a quitarse la TVE de la programación del cable en respuesta a las protestas de los holandeses por la corridas de toros emitidas. Imaginará el respetable que no he contado demasiado por aquí que un súbdito del reino de la naranja emigrado a Perú, mi progenitor, decidía orejas y rabos. Estas experiencias me hicieron apreciar de algún modo las corridas, aunque no fuera más que por las fiestas que se armaban en los palcos, llenas de música, comida, bebida, jolgorio y hasta peligro (en más de una ocasión, se desplomó algún palco por exceso de gente o demasiado zapateo).
    Sin embargo, durante muchos años no fui a ninguna corrida, dado que vivía aquí, y cuando lo hice de nuevo, sentí disgusto y repulsión. El ser humano puede acostumbrarse a casi todo, y también desacostumbrarse. Nuestro contacto directo con la muerte humana o animal es mínimo en la sociedad moderna, y es comprensible que el martirio que sufre un toro nos cause animadversión. Se pueden invocar muchas cosas en defensa de la corrida, como nuestra historia ancestral que requiere de sacrificios y de muertes ritualizadas donde el coraje juega un rol, o la formalización ritual y estética de un acto cruel que todos debemos aceptar en la medida en que comemos carne, pero la sensibilidad moderna está poco adaptada a la contemplación de la muerte. La preferimos servida en El Corte Inglés en paquetes asépticos. Ahora bien, ¿significa esto que sólo un vegetariano puede protestar sin inconsistencia contra la administración ritual de sufrimiento? Sospecho que no, que la consistencia podría recuperarse por parte de los antitaurinos carnívoros exigiendo a la vez vidas dignas y muertes sin sufrimiento para las carnes que consumen y la abolición de la fiesta. Pero esto tendría que exigirse a nivel global, porque la importación de carnes es práctica habitual. De otro lado, quizá nuestra sensibilidad moderna es sólo una modalidad pasajera, no lo sé, y relativa a nuestra prosperidad y estabilidad económicas. Personalmente, no me importaría ahora que las fiestas taurinas desaparecieran, porque me dan pena los toros y he adquirido el principio del menor sufrimiento. Pero sigo comiendo carne, aunque no mucha, porque es verdad que las condiciones de vida de los animales ingeridos es atroz, y las vacas contribuyen a la destrucción de la amazonía, por la necesidad de pastos, y al calentamiento global con su ineluctable pedorreo, según he escuchado. Pero creo que al final es necesario entablar compromisos políticos que permitan a quienes disfrutan de los toros el hacerlo, si así lo desean, siempre y cuando no lo hagan con el dinero del impuesto de los demás que no tienen el más mínimo interés en las fiestas. Entonces el desarrollo de nuestra sensibilidad moderna seguiría su curso. Eso sí, coincido con Teoura en que lo mismo debiera hacerse con antiguedades como la ópera o el ballet. Que el público decida si quiere mantenerlas vivas con su dinero, no con el de los demás. ¿O es esta idea demasiado intransigente? Saludos a todos.

  9. A mi lo de los toros no me interesa demasiado; aunque pienso que lo de abolir no es una buena idea porque lo que se prohibe da más gana; como Lezo pienso tambien en las granjas de animales hacinados y no creo que nadie quiera que nos impidan comer chuletas, jamón etc, tambien hay gente que se manifiesta contra los abrigos de pieles y no se van a cerrar las peleterías; en fin en mi opinión se trata de formar a la gente y cada uno que obre en consecuencia. Yo no voy a los toros y no gasto pieles pero como chuletas de cordero, pollo jamoncito(de vez en cuando) y no me veo capaz de decirle a nadie lo que le tiene que gustar.
    En cuanto a lo de Aznar se me pone el vello de punta;porque creo que hay gente que es capaz de votarlo, en fin una pesadilla.Pero por otra parte le deberán hacer una buena oferta porque el se está forrando con sus negocietes y ya sabemos que renunció a pertenecer al Consejo de Estado para no perjudicar a su bolsillo
    Buen día a todos/as

  10. Cuando en mi comentario anterior afirmé que no me apasiona el tema de los toros, quería decir, en realidad, que “… creo que al final es necesario entablar compromisos políticos que permitan a quienes disfrutan de los toros el hacerlo, si así lo desean, siempre y cuando no lo hagan con el dinero del impuesto de los demás que no tienen el más mínimo interés en las fiestas”, como afirma nuestro peruano errante (el holandés errante era el padre, como él aclara). Es decir, me aburrí en los toros las pocas veces que fui, pero entendí y entiendo el apasionamiento de mucha gente por el arte del toreo. Y leí encantado durante muchos años las crónicas de Joaquín Vidal en El Páis; desde que murió creo que nunca más leí una crónica taurina. No entiendo, en cambio, esa pasión furibunda antitaurina de muchos.

    Y sí, Lezo, working on a dream: Patxi será lehendakari y eso sí que va a ser cambio.

  11. A mi lo que me gusta del toro es el rabo y de la vaca la leche.
    Mi idolo de juventud fue Manuel Benitez “El Cordobes”.

    Mi primera corrida fue en Castellon.
    Corto y cambio.

  12. La tauromaquia es algo que ha fascinado a gente como Heminway, Picasso y Goya, y sin embargo cuasa profundo rechazo entre veganos y quinceañeras lobotomizadas por Disney.

    Reconozco que he ido a pocas corridas, tres o cuatro en las Ventas, sobre todo para contentar a amigos extranjeros, y a alguna feria de pueblo, porque la otra opción era pasar la canícula de la tarde viendo la infecta programación televisiva estival.

    En las Ventas, como todo el mundo sabe, la banda no toca jamás durante la lidia, sino en los descansos, así que ni siquiera existe esa concesión a lo agradable que suaviza las corridas de los pueblos.
    Los toros, como el expresionismo abstracto de Pollock, por ejemplo, es un arte difícil y áspero, y requiere de esfuerzo y tesón el saber apreciarlo, como casi todo lo que en este mundo merece la pena. El que se esté convirtiendo en algo minoritario no hace sino reforzar esa sensación. Es cierto que el buen toreo está hecho sobre todo de matices que se nos escapan la mayoría de las veces a los que no somos entendidos y no tuvimos la suerte de heredar la afición de nuestros padres.

    En cuanto a los intentos de secuestro político de la fiesta o las intenciones prohibicionistas de los vociferantes integristas de la prohibición, no me parece

  13. ay… enfín…

    En cuanto a los intentos de secuetro político de la fiesta o las intenciones prohibicionistas de los integristas de siempre, no creo que sean merecedores del mínimo intento de análisi por mi parte. Realmente me la suda.

  14. Los referentes de Nerva son Heyminway (sic), Picasso y Goya. Heminway (sic) y Picasso. Casi nada.

    Algunos que ya fuimos quinceañeros en el siglo pasado, que como mucho estamos lobotomizados por Cormac McCarthy y que nunca sabemos si preferimos el solomillo o el chuletón tambien rechazamos el toreo y cualquier agresión gratuita contra los animales.

    PD: Hola a todos, tras una semana metido en la cama. ¿Me he perdido algo?

  15. Buenas tardes Nerva,
    según tu tono también puedo decir que lo que a mí me la refanfinfla (o me la suda) es eso que denominais arte y las personas que hablan como tú antes, no me merece ni un segundo de esfuerzo en apreciarlo.

  16. Bienvenido a tu campo, Aitor. Pues nada, ya ves, Nerva que sigue aquí. No se va ni en broma, por mucho que amague. Tiene vocación masoca el tío, no sé si lo saca de Heminway o de Picasso.

  17. Ni la g ni la ese: secuetro y analísi (14) ¿nunca habéis usado un teclado inalámbrico? Pues es un timo.

    Sinceramente, no veo la diferencia entre matar un animal para alimentar la panza o alimentar el espíritu.

  18. Nerva,
    Sinceramente, si tú necesitas matar a lo que sea para alimentar el espíritu no me extraña que a veces digas lo que dices…

  19. Amistad, a ti lo que te gustaba no era el salto de la rana, sino lo vrivón que era el condenao…jeje

  20. Felicidades, Pratxanda, por tu documentado y argumento artículo. Yo en principio soy contrario a los toros, me parece una barbaridad humillar y matar un animal, todo ello aderezado por la alegría de un público entregado a la causa. También digo que en mi tierra, Galicia, apenas hay interés taurino y entre mi entorno no conozco a nadie que le gusten los toros ni un mínimo. Por lo tanto, no he nacido precisamente en un ambiente muy favorable a los toros, aunque también es necesario decir que eso no significa directamente que me haya criado en un círculo antitaurino ni mucho menos. Simplemente lo ignoramos. El cuerpo me pide ilegalización aunque también me duele por todos aquellos amantes del toreo que aman este….(mmmm no sé cómo calificarlo). De hecho, algunas de las mejores crónicas de periodismo de este país la han hecho informadores taurinos.

    Un saludo.

  21. Lezo, con Z de Zapatero. Hay que demostrar fidelidad al líder incluso en los detalles más nimios.

    No me extraña que Patxi protagonice tus sueños húmedos … mmmm el 1 de marzo, ya casi se puede acariciar… el poder…. los cargos… las poltronas…el quítate tú pa ponerme yo… ¿habrá nuevos coches oficiales? ¿obras de reforma en los despachos de Ajuria Enea? Todos estamos espectantes por ver cambios como éstos y otros de semejante calado, a ver si logramos tener a los 4 millones entretenidos.

  22. ni la ege ni la ese…de Sapatero…Senegva: se intuye pelín de celitos: ¿recuerda usted la Samaniego, la zorra y el fruto de la vid?. Pues eso. No i mano nada AC, pero nada nada…

  23. ¿Qué cargo te van a dar, Lezo? Yo también estoy espectante (con inalámbrico) a ver si cae algo, pero no sé, no sé, porque este mes todavía no me ha llegado el sobre de Moncloa y estoy un poco mosca.

  24. mmm no sé, no sé, mi profesión no es, ni será nunca la política, desde luego, pero si le alegra pensar que además de arruinar al país, están consiguiendo que la gente les tenga envidia, usted mismo.

  25. Nerva sueña con Rosa Hype,todas las noches a las 3:45 exactamente…..si estuvieramos en su habitacion a oscuras sin que el nos viera oiriamos de sus labios…”.mmmm el 1 de marzo, ya casi se puede acariciar… el poder…. los cargos… las poltronas…el quítate tú pa ponerme yo… ¿habrá nuevos coches oficiales? ¿obras de reforma en los despachos de Ajuria Enea? Todos estamos espectantes por ver cambios como éstos y otros de semejante calado”…mi adorada Rosa ,Rosa de España….”mmmm el 1 de marzo, ya casi se puede acariciar… el poder…. los cargos… las poltronas…el quítate tú pa ponerme yo… ¿habrá nuevos coches oficiales? ¿obras de reforma en los despachos de Ajuria Enea? Todos estamos espectantes por ver cambios como éstos y otros de semejante calado”…¿sere yo su mano derecha?…mmmmm el 1 de marzo, ya casi se puede acariciar…..zzZZZZZzzzzZZZzzzzZZZZzzz…..

  26. 33 Cabrales AC, cabrales, no me sea antipatriota y no contradiga a su ministro. Consuma productos españoles.

  27. …Y una pizca de resentimiento también se aprecia en su avinagrada expresión querido Senegva. Por cierto, prefiero el Idiazabal.
    PMQNQ: Me dan el puesto de la esquina derecha entre Gran Via y Alameda Recalde. (confirmado)

  28. Hottia! Gracias a todos por haber leido y comentado el artículo. Empecemos pues.

    3000 personas son pocas o muchas según se mire. Es la mayor manifestación antitaurina del mundo mundial. De ella han salido 880 fedatarios (la segunda ILP) con mayor número de ellos. Llevamos 71.000 firmas en menos de dos meses. Cree que los taurinos podrían superarlo? Cree que los que pidieron la enseñanza en casetllano llegaron a tantas? Las 3000 personas son un sintoma, el del fin del toreo en la comunidad catalana… sur!

    Lógicamente la ILP sólo hace referencia a la comunidad en que se recogen las firmas. No quiere eso decir que al norte de los Pirineos no haya antitaurinos. Los hay, y de hecho más bestias. Son los que iniciaron, si no erro, el asalto a los ruedos para impedir las corridas. És más, han llegado a disparar contra las viviendas de empresarios taurinos. Como aviso. Así que el intercambio de insultos entre pro y antitaurinos a las puertas de la Monumental, u otras plazas es risible. Solo he visto la plaza de toros de La Guingueta (Bourg-Madame) es pequeñisima y si me enteré de su existencia (después de años de pasar por ahí) fué al ver propaganda antitaurina. No tengo datos concretos sobre la tauromaquia en el Rosellón. El resto, Caracasone, Arles, Nimes, etc ya es Occitania y derivados. No es mi negociado. Pero todo llegará.

    Si quein defiende la nación es nacionalista, y quien defiende lo social es socialista, la defensa de los animales es “animalista”. Esto es, defender posiciones de extensión de derechos de los animales. En asociaciones, o partidos políticos creados para tal fin. Es el caso del PACMA, o del Partido de los animales de Holanda, con representación parlamentaria, 2 escaños, 1.8% (http://www.partyfortheanimals.nl/). Lo normal es que estas asociaciones y partidos defiendan entre otras cosas, el mejor trato para los animales incluidos los destinados a la nutrición. Lo excepcional es que en Francia, España y Latinoamerica lo urgente pase por delante de lo normal y abolir los toros sea la principal actividad.

    El objeto del artículo no era el enésimo debate sobre toros sí o no, que se sacan los programas de debates cuando no tienen nada más. Doy por supuesto que hay defensores y detractores, solo que los primeros no pueden escudarse en el antiespañolismo estereotipado para definir la postura de los detractores en determinadas comunidades. De hecho el mayor número de entidades antitaurinas está en Andalucía. Tampoco entro en que el toreo encapsule tal o cual concepto de país, de roles sociales, de género, etc. En el caso catalán, creo que sólo se trata de dar la puntilla a un espectaculo ya muerto. Creo que cuando se alcanza una “masa crítica” de abolicionistas y la plaza está vacía se impone acelerar el proceso. No digo yo que se deba tapiar la Maestranza de Sevilla. No es el mismo caso, aunque todo llegará.

    Y ahí radica la cuestión. Intuyo, ya que no tengo datos fiables, que la Monumental es deficitaria. Si lo era con Balañà, tambien lo debe ser con la actual empresa concesionaria. No creo que los llenos de José Tomás suplan los déficits del resto del año. Hay menos corridas, pero el índice de asistencia es parejo. Creo que la estan manteniendo (paranoias mías) porque una cosa es que cierre la plaza de Lloret. QUien se enteró? y otra que caiga la Monumental. Esto podría provocar lo que se llama efecto dominó: Galicia, Asturias y Baleares podrían plantearselo. Veremos cómo acaba la ILP, y veremos si esto tiene efctos contaminantes en el resto. Los taurinos juegan a la desesperada y lo saben. El índice de desinterés crece con la juventud. Cuanto más joven, menos interés por el toreo. No se en las Ventas, pero prueben a ir a la Monumental. Solo el Inserso les supera en media de edad.

    LA ópera me pone de los nervios. Pero no me parece mal que de mis impuestos se paguen representaciones. Total ya se paga la compra de armamento (VAAALEEEEE) QUien quiera que vaya y quien no quiera que no vaya. AHora bien, si se dedicaran a castrar niños para alcanzar unas determinados registros de agudos le pegaría fuego al Liceo. Tambien son mayores de edad los boxeadores. Allá ellos. Pero es que se cargan un ser vivo por diversión, y yo lo veo diferente a otras subvenciones a manifestaciones artísticas.

    Y por cierto…. Ambiciones, la boda de Rociíto y los coches de Enrique Ponce han salido, indirectamente, del erario público. Sí, con sus/mis impuestos. No he podido encontrar en las memorias extraibles un extracto en mp3 de una entrevista a asociaciones animalistas donde denunciaban lo que cuesta al erario públio este noble arte. Vamos, que si no recibe subvenciones, se hundiría económicamente hablando. O los promotores, toreros, ganaderos, etc deberían bajar muy mucho los cachets. No en Catalunya y Asturias, donde ya ha pasado, sino en el resto del Estado tambien.

    Así, en Google, y por lo rápido he encontrado esto

    http://www.altarriba.org/corridas-de-toros/dinero-publico.htm

    Gracias a todos

  29. AH! se me olvidó, los toros no tienen patria. No existe una raza brava (que tampoco sería patria) . No es cierto que desapareciendo el toreo desaparezca la especie, que no existe según los biologos. Ni son tan bravos como se cree. En condiciones normales un bóvido ante un primate agresivo opta por la huida. Si huyen todos a la vez y el primate está delante lo tiene muy mal. Pero de morir aplastado.

    Eso si, si lo encierras, si lo sueltas a un ruedo sin posibilidad de fuga, lo pinchas, lo preparas la noche anterior etc. AL final si que es bravo. Hasta un cobarde como yo se vería obligado a pelear.

Deja un comentario