Los palillos de marfil

Julio Embid

 Cuenta la leyenda que la Antigua China había un rey llamado Chou que gobernaba un próspero reino. Un día el rey Chou se levantó y le pidió a su consejero Chang unos palillos de marfil para comer. El consejero no tenía palillos de marfil, los palillos siempre eran de madera. El consejero Chang viajó a la India, pagó a unos cazadores para que atrapasen a un elefante y con sus cuernos hicieran un par de delicados palillos para su rey. 

Cuando llegó y le entregó dichos ostentosos objetos, el rey Chou dijo que no era suficiente. Los palillos debían estar decorados con filigranas de oro y esmeraldas. Chang temía que, cuando esos palillos estuvieran listos, su rey dejase de comer verduras, arroz y pescado y empezase a pedir cola de elefante y cachorros de leopardo. Poco a poco el rey fue haciendo caso omiso de sus consejos y atreviéndose a pedir nuevas excentricidades. La justicia fue sustituida por la arbitrariedad, y los castigos a aquellos que se oponían al rey Chou derivaron en hierros candentes. Siete años después de la llegada de los palillos de marfil Chou perdía el reino y el consejero Chang recordó aquellas palabras de los antiguos sabios que decían que: “el adorno y la autocomplacencia adormecen al alma”. 

Hace siete años justos, en noviembre de 2010 el PP-Catalunya sacaba un anuncio con un Rajoy pletórico y amable decía que le gustaba Cataluña porque “los catalanes hacen cosas”. También salían González-Pons y Carlos Floriano (¡Qué pena que fuera defenestrado! ¿Dónde andará?) hablando en catalán diciendo ens agrada Catalunya y una mucho más joven Dolores de Cospedal diciendo aquello de “yo tengo muchos amigos catalanes”. En aquellas elecciones, la presidenta del PP de Cataluña Alicia Sánchez Camacho le pedía al partido que frenase su campaña anticatalanista con la recogida de firmas contra el Estatut y el PP obtenía unos buenos resultados haciéndole socio imprescindible de gobierno a Artur Mas. Durante un año, el 2011, mantendrían una luna de miel con la antigua Convergencia Democrática hasta la victoria por mayoría absoluta del PP y el nuevo presidente-rey pidiese, por ejemplo, españolizar a los niños catalanes, permitir los toros anteriormente prohibidos en Cataluña o llamar LAPAO al catalán en Aragón. En definitiva, unos palillos de marfil con incrustaciones de oro y esmeraldas que harían que al final el rey Chou pueda permitirse el lujo de perder su corona.

Como creo que sólo la muerte es irreversible y que no todo está roto tras la tronada del domingo espero que mañana podamos sentarnos y dialogar. Escucharnos todos y hablar todos. Buscar un encaje próspero adecuado o una salida digna sin vencidos ni humillados. Ya que nadie es imprescindible pero todos: secesionistas y unionistas, izquierdas y derechas, capitalistas y anticapitalistas, catalanófonos y castellanófonos, todos somos necesarios para encontrar una solución. El maestro Confucio afirmó hace decenas de siglos que: “No hay error en admitir que tú solo no puedes mejorar tu condición en el mundo; para crecer, necesitas aliados con los que crecer juntos”. Lo dicho, más consejeros y menos autocomplacencia.

9 pensamientos en “Los palillos de marfil

  1. Todos, absolutamente todos los gobiernos y los partidos que los sustentan , se equivocan, pero no todos rompen las reglas de juego. En nuestro caso, por la gravedad de los hechos que se denuncian , nada menos que el de sedición con amago de rebelión, incitándo a las turbas a la intimidación de profesionales desafectos a su causa , habrá necesariamente que exigir responsabilidades, sin humillaciones y sin venganzas , pero con toda la fuerza del derecho.
    Por cierto , la situación en el campo nacionalista va tomando un cierto sesgo hacia lo que adelantaba LBNL , así que tal vez acierte y finalmente se encuentre una salida.
    Ganaríamos todos.

  2. Historias del futuro.
    – Abuelito ,dime cual fue el mejor día de tu vida – le pregunta una dulce niña sentada en su regazo .
    -El día más importante de mi vida ,no fue un día sino un espacio de tiempo un rito de iniciación ,experimentar la libertad eufórica de un cambio vital.
    Vote,yo voté en un referéndum ilegal ,participe en la custodia de las urnas,recibí mamporros de las fuerzas opresores del Estado y les amargamos el día y la noche hasta tirarlos a la mar.
    La Libertad de decidir abrió mi mente y ese espacio temporal quedó grabado para siempre ,aquel fue un día largo largo largo….-
    -Abuelito ¿ por eso eres del PP?-
    -SI,mi niña,aquel largo largo largo día me hizo pensar que dese aquel momento era libre para hacer lo que me saliera de los cojones-
    -Abuelito ¿que son los cojones?-
    -Una glándula del hombre libre-
    -Abuelido ¿las niñas tenemos glándulas de hombres libres?-
    -No te preocupes por ello ,tu eres libre porque yo he luchado por ello-
    -Abuelito,quiero ser como tu-
    -Pues consigue poner en tu vida un referéndum ilegal-

  3. Un articulo muy chulo le ha quedado a Embid, con un parrafo final irreprochable, vaya. De eso es de lo que hace mucha falta

  4. Pedro Sánchez y Patxi López quieren dialogar ( ¿ entre ellos ? ) y están dispuestos a ofrecer lo que no tienen.
    Una desgracia contar con gente así.
    ¿ Dialogar ? Creo que a la banda de los cuatro le entra una risa floja.

  5. Jordi Évole : « Los que idearon este plan para evitar el referéndum no saben que lo que han provocado es que Cataluña se vaya definitivamente »
    O sea , se iban poco a poco y ahora ya definitivamente. Hace falta ser gilipollas.
    No solo los nacionalistas ¡ todos !
    Chaval , estás acabado , tú y tus comunicaciones “ prime time “

  6. No existe el callejón sin salida en política. Es una de las mayores estupideces de la prensa. Quieren decir otra cosa : si esto no se soluciona mediante nuestra fórmula happy-flower ¿ habrá violencia , es decir , deberemos luchar con riesgo ?

  7. Hay que buscar mediadores…
    Vamos a ver….ejem…este no,esté tampoco,este quizás pero,este en fin,para otra ocasión. ..mira este parece que podría ser uno de ellos…pero aquí dice …uy!..Kafka sufrió de depresión clínica y fobia social durante toda su vida. También padeció de migrañas, insomnio, estreñimiento y otras dolencias generadas por la ansiedad. Kafka intentó contrarrestar estos síntomas con un régimen naturópata, dieta vegetariana y un consumo de grandes cantidades de leche sin pasteurizar (lo que pudo provocarle tuberculosis). Cuando su enfermedad empeoró, volvió a Praga y luego fue al sanatorio del doctor Hoffmann en Kierling, cerca de Viena, donde finalmente murió el 3 de junio de 1924. La enfermedad de garganta de Kafka le impedía comer debido al dolor, y al no existir terapia intravenosa en esa época no había ningún modo de alimentarle. Su cuerpo fue enviado a Praga.
    Voy a ver si puedo comunicarme con Praga…piiii….piiii….piiii
    Comunica…jo!…no se si encontraré algún mediador como el…
    Creo que esto no tiene solución. ..sniiff!

Deja un comentario