Los intermediarios

Julio Embid 

Como muchos de ustedes saben, provengo de una comarca zaragozana llamada Comunidad de Calatayud. Esta zona del oeste de Aragón, además de por La Dolores, es conocida por su producción frutícula. Cuando uno va por fruterías de Madrid o Barcelona, encuentra siempre cajas de peras, de manzanas o de melocotones de esta zona. Y no sólo en España. Este verano se hizo viral una imagen de unas cajas de fruta de un pueblo de Calatayud donde se vendían cerezas rojas a 14,99 euros/kilo en una frutería de Dublín, en Irlanda. Rapidamente pregunté a un amigo agricultor a cuanto les habían pagado las cerezas este año y me dijo: -¿Esas? A 1,80 el kilo. La queja habitual de los agricultores del regadío es siempre la misma. Ellos labran, ellos sulfatan, ellos podan los árboles, ellos recojen la fruta y los beneficios siempre son para los intermediarios, que se llavan la diferencia entre lo que cobran los agricultores y lo que paga el consumidor final en la frutería de su barrio. 

Existe un colectivo de intermediarios que siempre me ha resultado muy curioso. Son los intermediarios de los dioses, aquellos que interpretan la voluntad de una deidad y sus textos sagrados y se benefician sustancialmente de los consumidores de religión. A lo largo de la historia han recibido muchos nombres, pero el más común es el de: “sacerdotes”. Prefiero seguir usando el nombre de intermediarios. Este grupo de personas, independientemente de su religión, atuendo o ritos, es uno de los oficios más antiguos del mundo. Generalmente en las sociedades iletradas donde el valor del alfabetismo y la educación no existía, los intermediarios ejercían el monopolio de la enseñanza que junto a las letras y a las ciencias, siempre incluía supersticiones tales como el geocentrismo, el uso de talismanes o la prohibición de comer carne los viernes de primavera. Este último caso me resulta especialmente doloso por su estupidez. ¿Por qué el viernes y no el martes? ¿Desde medianoche a medianoche? ¿Y en Canarias una hora menos?. Cualquiera independientemente de su credo, si lo reflexiona, es consciente del nulo valor de ese presunto sacrificio. Y es que los intermediarios, tanto los agrarios como los religiosos, siempre juegan con la doctrina del bien común, considerándose imprescindibles para una sociedad. Los nuevos tiempos y el acceso libre a la información nos están demostrando que no. Que se puede ser buena persona sin hacer extravagantes ritos cada semana, que suelen incluir la repetición de oración y sentarte y levantarte numerosas veces. Que se pueden adquirir productos de la huerta directamente al agricultor a través de cooperativas de consumo. Que nadie es imprescindible, ni los que se ganan el pan con el sudor de su frente, ni por supuesto los que se ganan el pan con el sudor del de enfrente. 

Esta semana el sumo sacerdote de los intermediarios del sur de Europa, Su Santidad el Papa Francisco, según su deneí argentino Jorge Bergoglio, estuvo en Irlanda. Creo que no fue a comprar cerezas a 15 euros. Sin embargo, no perdió la ocasión para meter la pata e invitar a los padres de niños LGTB a llevarlos al psiquiatra. Tampoco le acompañó el clima (aunque es Irlanda y allí llueve a menudo), pero las protestas a su presencia fueron mayores a las de los asistentes y es que la gente se ha cansado de abusos. De todo tipo. Está claro que han quedado obsoletos.

6 pensamientos en “Los intermediarios

  1. Gracias a J Embid por el artículo.
    Aparte de las religiones, en las sociedades modernas han aflorado otro tipo de intermediarios. Particularmente a mí me interesan los que mas conozco, los economistas, que, en mas de una ocasión han pasado a otorgar, desde una presunta posición de irrefutabilidad , la cobertura moral o filosófica al poder político. El que tiene como profesión producir obras del ingenio es especialmente sensible a lo que le proporciona notoriedad, impacto, reconocimiento, y poder (sea real o no, transitorio o no). A mi modo de ver esto es más grave.

    Algo así dice el profesor Wren en este post, del que, para los no anglo parlantes, traduzco un párrafo.

    https://www.socialeurope.eu/the-biggest-economic-policy-mistake-of-the-last-decade-had-nothing-to-do-with-academic-economists

    “La razón por la cual Alesina y Rogoff -dos economistas cuyos trabajos fueron esgrimidos para justificar la austeridad que agravó la crisis- destacaron tanto en las primeras discusiones sobre la austeridad no es porque fueran influyyentes, sino porque eran útiles para proporcionar credibilidad intelectual a la política que los políticos de la derecha querían impulsar [..] El daño hecho por la austeridad no ha puesto a los políticos que la impulsaron en un aprieto, en parte porque los medios seguirán insistiendo en que quizás estos políticos acertaban, pero principalmente porque estos políticos siguen aún en el poder”

  2. Falta algo , como siempre. En este caso la cadena de valor. La oposición entre productor , manipulador , distribuidor , logística y detallista en la formación de precios.
    La mención a la cooperativa no puede ser más oportuna.
    El agricultor no es un ser inocente tal y como pretende el relato melodramático. Sobre todo por lo que atañe a la defensa de su dignidad. Es un agente económico de primer nivel , no un estupido que trabaja en la inopia

    Diga el articulista la escala de formación de precios ( impuestos incluidos ) y debatamos si procede.
    ¿ Pero así , sin números?

    .

  3. Sánchez se queda solo ( una vez más ) en su propuesta de referéndum.
    Qué afán de originalidad ! Hasta la Generalitat le relicario que esa pantalla ya está superada.

    ¿ Cuando se van a caer de guindo ?

    La dinámica de los indepes es un rinoceronte encabronado , pura potencia salvaje.

    Es Macbeth , la tragedia « hemos llegado tan lejos en el crimen que da igual cesar en nuestro impulso que animarlo »

    O Sánchez se auxilia del Estado o fenece.
    En el límite.

  4. Pasión por subir los impuestos del majadero de Iglesias , en una entrevista ; su voluntad de aherrojar la sociedad; control , control y control. Como en Venezuela.
    Joder lo posible frente a su impostura

  5. Esto de los intermediarios da que pensar.
    Uno cuando escribe,hace de intermediario entre el mundo que le rodea y las decisiones que toman Mi Yo y Yo Mismo,después de escuchar a mis Dos Neuronas,Una y Otra.

    El problema viene cuando uno ve lo que escribe Mr Mulligan y se imagina como deben ser sus Dos Neuronas para que Su Yo y El Mismo decidan hacer de intermediarios entre su mundo y el mio…ejem.

    Teoría del síndrome de la frustración sobrevenida y mantenida en bucle extemporáneo.

    Las fluctuaciones mentales conducen a los mas conspicuos a lamerse las heridas.

Deja un comentario