Long live Pete Seeger

LBNL

Quizás haya  quien no sepa quién era Pete Seeger, fallecido esta semana, pocas después de la muerte de Madiba. Son pocos los personajes insignes y se tienen que morir al mismo tiempo…

El bueno de Pete no pasó décadas encarcelado y nunca llegó a ser Presidente de los suyos, como Mandela, pero tuvo una influencia igualmente trascendental en el movimiento de los derechos civiles de los negros en Estados Unidos. Amigo y discípulo del malogrado Woody Guthrie, autor insigne del himno alternativo “This land is your land”, Pete Seeger luchó por todas las causas merecedoras de lucha ciudadana en Estados Unidos y allende sus fronteras, incluidas la protesta contra la guerra de Vietnam, la militancia antinuclear, etc.

Sólo tuve el privilegio de verle en concierto una vez, cuando era  pequeño, en Madrid, de la mano de mis padres, que a finales de los años setenta o muy principios de los ochenta. En las gradas, muy cerca de nosotros, se encontraba Raimón. Mi corta edad no fue óbice para entonar a voz en grito “We shall overcome” o “If I had a hammer”, que en ese momento servían a la perfección como himnos anti-franquistas.

Pete no fue un gran compositor musical. Sus mayores éxitos fueron compuestos por otros como corresponde a un cantante “folk”, es decir, del pueblo, que recogía melodías y estrofas populares para ponerlas al servicio de causas ciudadanas loables por más que hoy se nos aparezcan como obvia como, por ejemplo, la igualdad ante la ley de los negros. Pero no sólo. Si son ustedes un poco añejos, quizás recuerden “Little boxes”, canto demoledor contra la burguesía uniforme del chalé adosado con, sin embargo, apariencia de canción infantil.

Ni siquiera estoy seguro de que fuera un gran cantante porque durante las últimas décadas, Pete prefería animar al público a cantar recitando la siguiente estrofa, antes que cantar él. Pero el resultado era todo menos malo. Miren si no que estupenda quedó “This land is your land” con Bruce Springsteen (y el nieto de Pete) el día de la inauguración del primer Presidente negro de EE.UU.

No es de extrañar que la muerte de Pete Seeger haya conmovido a muchos de los mejores de entre nosotros, que ya venían homenajeando a Pete Seeter en los últimos años. Para muestra un botón: el concierto homenaje celebrado hace cuatro años, cuando cumplió 90.

En España, con excepción de un par de reseñas, estamos más bien en otras cosas: la declaración de la Infanta, la supuesta recuperación del PIB, el cese del cerdo al que le ha llegado finalmente su San Martín…

Pero lo cierto es que estos días el mundo ha experimentado una gran pérdida, la de una figura dificilmente repetible. Descansa en paz, Pete Seeger, y muchas gracias por habernos inspirado tanto, directa e indirectamente a través de Bruce Springsteen o de otros.