Lo queremos público

Manuel Lobo

La señora Cristina Cifuentes en poco se diferencia de sus antecesores en materia educativa.

El PP sigue apostando por la segregación educativa y seguir promoviendo, por un lado, guetos educativos y por otro lado, que ciertas instituciones y empresas puedan seguir haciendo negocio a costa de la educación de las generaciones de futuro.Nadie puede poner en duda que la educación es la principal fuerza motriz del ascensor social y en cada una de sus medidas, no hacen otra cosa que colocar piedras en el camino a las familias que, desde un origen más humilde puedan tener un futuro mejor para sus hijos y nietos.

Un par de ejemplos de este mismo fin de semana. Dos necesidades de centros educativos en dos zonas diferentes de Madrid.

El primero en Montecarmelo, donde se reclama un instituto de enseñanza secundaria (IES) y donde se aprovechan las cesiones municipales de suelo público para centros educativos, para hacer contratos de cesión y explotación para un centro privado concertado.

El segundo en mi localidad, Torrejón de Ardoz, donde, creo que es un caso más flagrante, es necesario un centro de educación especial (CEE) para atender a la población con necesidades especiales y tras la cesión del suelo por parte del Ayuntamiento para su construcción, la señora Cifuentes, nuevamente apuesta por hacer negocio con la educación y prevé hacerlo concertado.

De nada sirve que se proteste en el pleno del Ayuntamiento, donde la mayoría absoluta del PP, hace inútil cualquier moción que, incluso apoyada por los vecinos, sea rechazada por el Alcalde y su grupo municipal.

En la Asamblea de Madrid, también el PSOE, ha llevado una Proposición No de Ley (PNL), para que este centro sea público, pero esta vez PP, apoyado por Ciudadanos vuelve a rechazarla.

Claro que ha habido reuniones entre los padres afectado y la Comunidad y salvo excusas vagas como los plazos de puesta en marcha y otras similares que lo único que hacen es evitar trabajo a las Consejerías afectadas, insisten en que será concertado.

Los colegios concertados son parte de la red pública y en teoría cualquier ciudadano puede llevar allí a sus hijos, puesto que las plazas, teóricamente son públicas y gratuitas, pero, con la connivencia de los poderes públicos, ponen una barrera tras otra a aquellos alumnos que no les gustan.

Por ejemplo, con obligatoriedad de un uniforme, que sólo pueden comprar en el centro, con los precios de servicios para conciliación, como los comedores escolares donde imponen precios de casi el doble que los precios de colegios públicos o la obligatoriedad de actividades extraescolares en horarios poco extraescolares.

En definitiva, haciendo negocio con algo tan sensible como la educación de nuestras próximas generaciones.

Si a esto le sumas los recortes en los recursos a los centros públicos, donde hay muchos con carencias de habitabilidad notables (condiciones ambientales en cuanto llega un poco de calor, o goteras (SI, GOTERAS), en las aulas, tenemos las condiciones perfectas para forzar a las familias a que realicen un esfuerzo adicional, que muchas veces no pueden para llevar a sus hijos a centros concertados.

Los conciertos eran necesarios en los años 80, cuando no había ni recursos ni plazas suficientes para atender una educación gratuita que puso en marcha el PSOE, pero hoy en día la función de nuevos conciertos no tiene sentido y es una medida que habría que prohibir (no hablo de eliminar todos los conciertos, sino de realizar nuevos).

Cuando hablas con amigos o lees en las redes sociales que derecha e izquierda son iguales, personalmente, me enervo…. Claro que hay diferencias y el modelo de educación es una de ellas. Pero cuando ves que luego esas mismas personas que protestan, son los primeros que sus hijos están en centros concertados, repagando por la educación , te das cuenta que es una batalla casi perdida… Yo seguiré luchando por una educación pública, mis hijos van a centros públicos y como ayer, que hubo una concentración en mi pueblo para conseguir que el colegio de educación especial sea público, allí estaré defendiendo los valores en los que creo.

 

5 pensamientos en “Lo queremos público

  1. Y ya me matan cuando los llevan a coles religiosos por lo de los valores…. Me gustaría saber si esos padres conocen los 10 mandamientos y si creen que hay llegar virgen al matrimonio por ejemplo.

  2. Primero, gracias por el articulo.
    Lo segundo , totalmente en linea con que los mecanismos de concertación pudieron tener mas sentido en un momento dado que ahora. Desafortunadamente esa palabra fetiche que se llama “Reforma” solo se admite como tal si va en una dirección, recortar intervención publica o desregular. Si no, no tiene tanto tirón, o ninguno.
    Desde los 80´s se han hecho muchas “reformas” ajustadas desde la pizarra,, algunas de las cuales puede que no estén dando los efectos deseados. Hay margen y se debe pedir que se examinen y haya via para reformar las reformas, cosa bien lógica si es que se trata de eficiencia, equidad , bienestar etc.
    ——————————–
    Por otra parte, si hoy se busca en las redes sociasl “Cifuentes” y “Educación” nos vamos a encontrar con que todo parece indicar que falseo las notas para sacarse un master de la Rey Juan Carlos.
    En otro país esto acarrearia dimisión de Cifuentes, en este puede ser que lo que se abra sea un debate sobre lo mala que es la Universidad Publica, y que culmine con la dimisión d funcionarios, rectores etc. Un poco de Cataluña, un poco de Venezuela y puede que mejora del resultado electoral

  3. Siempre he defendido la enseñanza pública , los extraordinarios esfuerzos que se han realizado desde finales de los setenta y la necesaria adaptación a las circunstancias de la época. Educado en los PP Jesuitas hasta los doce años , estudiar en el Instituto de Bilbao supuso una liberación personal.

    Nunca imaginé que alcanzada la libertad política , en España y , más específicamente en Euskadi , la comunidad educativa ofreciera , tras una época de avances en el carácter laico de la enseñanza en la que parecía que sus adversarios naturales de las múltiples órdenes eclesiásticas iban retrocediendo , éstos se recuperaban y sumaban nuevos actores procedentes de la incorporación de las elites locales nacionalistas y de las capas económicas excluyentes so pretexto de una modernización del sistema.

    De este modo , la media española de alumnos que siguen sus enseñanzas generales no universitarias en centros concertados es de alrededor del 25,5 % frente al 50% de Euskadi, un caso único en España y en Europa.

    En un reportaje que emitió la BBC se vendía como una fortaleza del sistema educativo vasco el gran peso de la enseñanza concertada a la vez que vinculaba esta influencia al espíritu empresarial vasco.

    Por si no fuera poco , el 100% de los centros de titularidad privada están acogidos al régimen de concertación, con una cobertura mucho más amplia que en otros sistemas educativos del entorno y , a pesar de esa generosa financiación, la distribución de alumnos inmigrantes entre las escuelas públicas y las concertadas no ha mejorado prácticamente nada en los últimos años. Los colegios de la red pública acogen a la mayoría de los alumnos inmigrantes, hasta el punto de que algunos centros se han situado al borde de lo que podríamos llamar un gueto.

    Lo curioso es que el gobierno del PSE ( sostenido generosamente por el PP , cierto que en un contexto extraordinario ) hizo poca cosa por mejorar la situación educativa y , sobre todo , cultural ( ETB , moderación en ritmos de implantación del bilingüismo , …) tal y como hubiera sido de rigor por tradición .

    Y así estamos , con un PSE menguante que bosteza en el fondo de una mesa en el Gobierno Vasco mientras el resto de sus activos consejeros invade casi la totalidad del espacio político.

    Le deseo buena suerte, Sr. Lobo.

Deja un comentario