Lo que tenemos que hacer

Senyor_G

Como en otras cosas de la vida, no hay nada más irritante que ver a alguien diciéndole a los demás lo que tienen que hacer, sobre todo cuando podía hacerlo él mismo y no lo hace. En política no iba a ser menos, y cada vez que leo u oigo a gentes de IU-EUiA diciéndole a los amigos de Podemos lo que tienen que hacer me pongo bastante nervioso. A fin de cuentas (electorales) mal no les va, cuando menos les va mejor que a nosotros. 

Antes del terremoto de las europeas, con la eclosión de Podemos, IU iba haciendo cosas interesantes. Habría que recordar que en esas elecciones IU triplicó sus votos y nos ponía en disposición de entrar en la mayoría de ayuntamientos de las capitales de provincia, en lugares dónde no recuerdo haber tenido grandes presencias. 

¿Que estábamos haciendo bien? Pues buscar alianzas más amplias de lo que éramos. Quizás eso no es la unidad popular. ¿Pero quién sabe bien qué quiere decir eso de la unidad popular? En cualquier caso se acerca mucho más ir a las elecciones con otros que tú solito por más argumentos y cosas que hayas hecho. El grupo de la izquierda plural y las candidaturas en Galicia o las europeas eran un buen paso en ese sentido. Hay que seguir ahí, continuar trabajando alianzas con Anova, gran entrevista agropecuaria sobre la unidad popular a Beiras, con Equo, con Batzarre, con ICV claro, con la Chunta… Hay que seguir ampliando, no sé si llegando hasta Compromís. Hay que pensar qué es lo mejor para el proyecto y para los sectores populares que queremos representar y organizar.  Me duele la ruptura-nacimiento de Compromís y me hace gracia que la gran referencia de la izquierda valenciana tenga elementos destacables que fueron a las europeas en algún momento con CiU, era cuando las gentes de Podemos votaban hasta a Ciudadanos o vaya a saber qué. 

Sí, nosotros ya estábamos ahí cuando algunos hipercríticos de la situación actual estaban a favor de Maastricht y la construcción neoliberal europea. Ya entiendo por decir estas cosas y así dichas nunca somos los chicos más modernos, guapos y telegénicos del barrio, hay que mirarnos de cerca para caer bien. Hay que reconocer nuestra perseverancia estando ahí. Pero también es importante hacer cosas como esa de recuperar para el campo popular a votantes de Ciudadanos y no meterles la bronca una vez que nos votan por no haberlo hecho antes. En la virtudes están los defectos, y en los defectos las virtudes las más de la veces. 

Hay que darle las gracias a Cayo Lara  por la tremenda situación en la que recogió a IU, no se debe olvidar eso nunca. Y tenemos que hacer nuestros propios análisis, porque mira tú, con esa cara nueva llamada Llamazares se ha aguantado bien en Asturias. Tenemos ahí reflexiones pendientes, pero todo va a pasar por más hacer y por poner nuevas caras, que no es sólo gente joven. Y sobre todo por hacer, articular y apoyar como venimos haciendo. Y aprovechar el impulso general para hacer limpieza, pero con cabeza. 

Sí, tenemos que seguir renovando caras, personas y personajes. Tenemos a Garzón, pero hay más garzones, gentes que siempre han estado pero que convendría poner en primera línea o tener ámbitos interesantes de desarrollo de tareas políticas. Garzón los va a necesitar. 

Hay que aprovechar que tenemos organización y experiencias. Que sabemos que somos capaces de equivocarnos, y de hacer mal las cosas, y eso es mucho porque el que confía en su propia bondad para no errar se acaba equivocando siempre. Y cuando llegas nuevo, ¿qué manchas vas a tener? ¿y qué aportaciones más allá de no haber estado nunca en ningún sitio? Quitando el esperpento de Madrid, tenemos organización, y se acostumbra a saber cuando está IU en una candidatura o no. Y se sabe que somos de izquierda, no nos avergüenza. 

Hay que hacer  lo que les decimos a los demás que tienen que hacer, apostar por la unidad, y poner en valor lo que somos y tenemos, porque si no tenemos nada que aportar lo mejor es apartarse y disolverse. Volvamos al trabajo político y organizativo, como el movimiento por la base que somos, con los que quieren trabajar en común. No tenemos nada que envidiar a nadie en el trabajo desinteresado por una izquierda política fuerte, porque también se puede ser un liberado en los movimientos sociales y no serlo en un “partido”. Hasta tenemos un buen candidato, pero eso no quita que sigamos construyendo con más gentes porque no somos los únicos ni los más guapos, esa es verdad, pero no estamos tan mal. El dinosaurio ya estaba allí en los 90, cuando Blair y l’Olivo también eran los más guapos.