Leif Persson: El Declive del Estado del Bienestar

Lobisón

Se trata, contra lo que cabría pensar, de una trilogía de novelas policiacas cuyo eje es el asesinato del entonces primer ministro socialdemócrata, Olof Palme, en 1986. Probablemente por haber sido publicadas inicialmente en ediciones caras —aunque de las dos primeras ya hay edición de bolsillo— y en una editorial no especializada, estas tres novelas no son demasiado conocidas por los lectores españoles, que no saben lo que se pierden.

El caso Palme, torpemente investigado y nunca resuelto, parece haber supuesto para los suecos un trauma suficiente como para justificar el título. El propio Persson, en una entrevista, venía a decir que antes los suecos creían que su país era el mejor lugar para vivir para la gente corriente, y de pronto descubrieron que era sólo un país corriente.

Palme había sido primer ministro desde 1969 hasta 1976, y volvió a serlo en 1982 y hasta su muerte. Su personalidad y su origen ‘burgués’ no dejaban espacio para la indiferencia: ya en 1975 le habían asesinado literariamente la pareja Maj Sjöwall y Per Wahlöö, en su novela Los Terroristas. Como a Willy Brandt, se le suponía demasiado próximo a los soviéticos, y si a éste se le descubrió un topo de la Stasi en la Cancillería (Günter Guillaume) en 1974, a Palme le acompañó la leyenda de ser él mismo un agente soviético.

Por ahí comienza el primer volumen de la trilogía (Entre la Promesa del Verano y el Frío del Invierno, Paidos, 2004). Un periodista norteamericano, obsesionado por la relación de Palme con los servicios secretos, muere al caer desde la ventana de su dormitorio. En la investigación subsiguiente aparecen los personajes que van a ser el hilo conductor de las tres novelas, y se revela lo que ahora parece ser la convicción de otros autores suecos, como Henning Mankell en su última novela del inspector Wallander: que el verdadero problema era el alineamiento del gobierno sueco (durante el gobierno de Tage Erlander) con Estados Unidos, pese a la neutralidad mantenida oficialmente.

El primer volumen termina con el asesinato de Palme, cuyos autores de ficción conoce desde ese momento el lector. El segundo volumen (Otro Tiempo, Otra Vida, Paidos, 2008) se abre con la toma de la embajada alemana en Estocolmo, en 1975, y gira en torno a un asesinato no resuelto, sucedido años después, que permite al autor mostrar cómo los activistas radicales de los años setenta se han convertido en los nuevos pilares del sistema. Y, de pasada, se nos informa que el cerebro del asesinato de Palme ha muerto en Mallorca, al parecer de forma accidental.

En el tercero (En Caída Libre, Como en un Sueño, Paidos, 2008) se retoma directamente el caso Palme, y el principal protagonista de la trilogía llega a resolver todos los detalles de su asesinato, aunque no pueda cumplir su propósito de entregar a la justicia al ejecutor del primer ministro. El procedimiento policial es ahora el centro de la narración, pues Persson, profesor de criminología de la policía sueca, no sólo sabe de qué habla sino que muestra una convencida admiración por las primeras novelas de los citados Sjöwall y Wahlöö, en las que también tiene un papel clave el procedimiento policial.

Persson es un autor singular: conoció el éxito a finales de los años setenta con tres novelas, pero dejó pasar veinte años antes de escribir esta trilogía, en la que reaparecen algunos personajes de aquéllas. En esta nueva saga no se sabe si pesa más el deseo de exorcizar los fantasmas colectivos o el de poner de relieve la estupidez y la incompetencia con las que se investigó el caso Palme.

Para el autor un leitmotiv es la diferencia entre los ‘verdaderos policías’, como el protagonista y su mejor amigo, y las personas que nunca deberían haber encontrado sitio en el cuerpo. Las protagonistas femeninas, por cierto, son de una extrema brillantez, y la más joven demuestra notable capacidad con el ordenador, aunque son mujeres normales —alejadas de la sociópata Lisbeth Salander de Milenio— y quizá por ello atraídas y a la vez exasperadas por sus colegas varones y por los varones en general —‘¿qué les pasa a los hombres?’—, a los que retan incluso si les respetan.

Quienes leyeran en su momento las primeras novelas de John LeCarré, antes de que el deseo de convertirse en un ‘verdadero escritor’ le hiciera un tanto ilegible, es posible que encuentren un eco de aquéllas en  la descripción del funcionamiento de los servicios secretos. Pero hay mucho más: personajes hilarantes si se consigue superar la repulsión que producen, diálogos notables y un ritmo narrativo muy apreciable, además de un retrato de los cambios en la sociedad sueca.

15 pensamientos en “Leif Persson: El Declive del Estado del Bienestar

  1. Muy interesante el articulo y despierta definitivamente las ganas de leer los libros mencionados (y los de Wahloo tambien), gracias por ello. No he sido un buen lector de novelas policiacas o de detectives y, francamente, me arrepiento. Entiendo que varias de las mejores novelas de los ultimos decenios han sido precisamente de este genero. Un genero que, me temo, ha sido mirado con desden por el mundo academico, sin razon alguna. Los generos son simples estructuras formales, cuya ejecucion puede mas que elevar las obras al nivel de los grandes clasicos, hecho probado una y otra vez. Por nuestros prejuicios intelectuales quiza nos hayamos perdido a algun clasico literario del genero rosa, o de las novelas de vaqueros, quien sabe. Por cierto, el ano pasado pude ver las series que la BBC dedico a las novelas de Mankell con Wallander como protagonista, interpretado por Keneth Branagh. Me parecio una de las mejores actuaciones de este actor, opinion que refrenda la reciente concesion del BAFTA por justamente esta serie. Me imagino que Wallander es un heredero de Beck.
    De otro lado, el caso del asesinato de Palme es muy intrigante, y fue traumatico para el espiritu sueco. De todas formas, la cultura sueca es compleja y contradictoria, como la contemplacion de cualquier film de Bergman puede probar. Ignoro por que. Tal vez su aislamiento relativo, el protestantismo, los vikingos, la nieve, las largas noches, la indescriptible luz de dichas latitudes, quien sabe. Suecia persiguio tambien una politica internacional delicada y un tanto hipocrita a veces, con una neutralidad poco neutral e interesada, quiza la razon detras del asesinato de Palme. ?O fue un simple loco por alli? Me interesa saber que dice Persson. Gracias de nuevo por intrigarme.

  2. Frans, por dios, ¿qué haces levantado a esas horas? Muchas gracias a ti por el comentario.

  3. Ummm….si Frans tiene imsomnio y Fernando tambien lo ha tenido y ultimamente lo disimula , siendo la F un punto de referencia solo puedo llegar a la conclusion que Frans es Fernando….aunque lo unico que me haga dudar de ello es que Frans no tiene Ñ en su teclado y Fernando abusa de ellas….jeje.

  4. Habrá que anotar esas novelas y leerlas.

    ::

    Total, que estamos deprimidos. Lo que no ha conseguido el diferencial del bono alemán, la señora Merkel, la reforma laboral o Cristobal Montoro contando chistes, lo ha logrado un suizo metiéndole un gol al novio de una locutora de televisión. Ya no sé si cuando ZP habla de la solvencia de España se refiere al equipo de fútbol o a nuestras cuentas públicas. Enestepais del esperpento el personal se solidariza más para conseguir pasar una fase de un mundial de fútbol que para salir de una crisis. Debo ser suizo, porque no lo entiendo. Hoy me compadezco de quienes nos gobiernan: es seguro que nuestros dirigentes son manifiestamente mejorables, pero es que este país no hay quien lo entienda.

  5. Gracias Lobisón. Yo tampoco he leído las novelas que mencionas. Y me entran ganas de hacerlo después del artículo. Se aprende mucho de literatura en este blog. Y de cine.

    Lo del fútbol es la monda. No entendí en absoluto esa confianza en qué íbamos a ganar seguro, y no entiendo a qué viene la importancia que se le da a que ganemos o no ganemos. ¿Qué más dará? Yo ayer, viendo un trozo del partido, me imaginaba a los famosos mercados pendientes del resultado. Vivimos en un mundo (o en un país, no sé) de locos de atar.

    Qué risa, ayer, oír a Rajoy decir, en tono displicente, que procuraría recomendarnos a Merkel, cuando hablara con ella. Locos de atar.

  6. Gracias por el artículo, Lobisón. No conocía estos libros, así que los apunto para este verano. Como dice PMQNQ, cuánto se aprende en este blog de literatura!! Uno acaba pensando que no aprovecha bien su tiempo….

    Hoy el día parece “tranquilo”. Hemos colocado la deuda, pese a los agoreros de las siete plagas.

    Respecto a la selección, creo que el problema está en los periodistas. Si los periodistas en este país dejan mucho que desear, los deportivos se encuentran entre los peores de su clase. Además de ser una panda de machistas, se pasan el día creando falsas expectativas e inflando los “globos” deportivos. Si no fuera por algunos tipos, deportistas como Nadal, Alonso o la selección española caerían mejor. Pero con su torpeza periodística, nos cuentan cosas que no son y al final todos acabamos decepcionados… En fin, qué país!!

  7. Zapatero deja la presidencia rotatoria europea dando con el puño en la mesa y haciendo que los gobernantes europeos ,pongan las cartas de sus bancos boca arriba….eso es tenerlos buien puestos ,asi que lo que pedia en un articulo XAVIER VIDAL-FOLCH ,”Banqueros o hienas” se ha conseguido.
    Luego diran que Zapatero no es nadie….JAJAJA….que nervios.

    http://www.elpais.com/articulo/economia/Banqueros/hienas/elpepieco/20100617elpepieco_2/Tes#

    http://www.elpais.com/articulo/economia/Acuerdo/paises/UE/imponer/impuesto/banca/elpepueco/20100617elpepueco_1/Tes

  8. Agredezco a Lobisón la reseña, veo que ha sido una victima más de la marea de novela negra escandinava. Pensando que once siglos atrás, cuando los amigos bajaban a Europa, lo hacían en drakkar y a mancillar monjas, no se puede negar que mal y con ella, la humanidad avanza.

    Personalmente me he empachado de suecos detectivescos, leer a vuelapluma los nombres de las víctimas y los lugares de los homicidios me recuerda a pasar por un catalogo de IKEA, ese frío que desprenden los paisajes invernales..¡y lo mal que comen!, que diria Pepe Carvalho, si pudiese, de los sandwiches y el café del M Blovkquist en Millenium, por poner un caso.
    Yo tengo que decir que en cuestion de novela negra, respetando a los suecos, conviene abrirse a otras influuencias. Phillip Kerr con su Bernie Gunter, el siempre clásico Chandler y Marlowe, James Elroy antes de que se vuelva absolutamente incompresnible…

    En resumen, que voy a pasar de la recomendacion de Lobisón por cuestiones de hartazgo momentáneo, pero que prometo tenerlas en cuenta.

    Vivan los tipos duros e irónicos. Mueran los suizos.

  9. Amenazo con un artículo sobre Bernie Gunther en su momento. Y veo que Sicilia no cita al Spenser de Robert Parker, que tiene su morbo. El pobre Parker murió en enero, en su escritorio, por cierto.

  10. No amague usted y dé.

    ¿Spenser detective privado no es el de la serie de los 80 que protagonizaba Robert Urich?

    A usted que le gustan las citas, le dejo esta de “Adios muñeca”

    “Necesitaba un lingotazo, una casa en el campo, unas vacaciones y un seguro de vida, pero lo que en realidad tenía era un sombrero, una chaqueta y una pistola. Cogí las tres cosas y salí a la calle”.

    Majestuoso.

  11. 12. La cita a que se refiere, personalmente la encuentro terrorífica.

    9. Sobre el articulo de XAVIER VIDAL-FOLCH “Banqueros o hienas” me ha llamado la atención la frase “valdrán más o menos, valdrá más una casa que un terreno, pero siempre más que las garantías-papelitos en que se escuda la banca alemana”. Pues bien, aquí es donde quería llegar: papelitos-garantia. -Certificados de valor garantizado-. Dinero garantizado porque existe un valor garantizado. Es decir que si tenemos como verdad absoluta, irrefutable, que la vida humana es el primer valor del individuo y eso es así, está claro que la vida vale, tiene un valor infinito expresado en la partida de nacimiento, certificado de vida, !!!voilá¡¡¡ …jejeje… papelitos-garantizados, esto es lo que necesita este país, Alemania, Europa y el resto del mundo. Un papelito certificado que sirva de aval porque está garantizado por el Banco Mundial, los Bancos Centrales y el propio titular. Un valor real y cuántificable porque vivir tiene un coste de energia-alimento que adquirimos en los mercados, y por lo tanto se puede evaluar, hay unas necesidades básicas y unos costes precisos. Y he aquí la gracia de este valor certificado: determina el coste de la subsistencia de un ser humano según el nivel de vida de cada país o región. Un papelito-garantía de dinero para la subsistencia sostenible de transacción electrónica.

    Por otra parte se ha producido consenso en los países de la UE para imponer una tasa a la banca “Los líderes de la Unión Europea están preparados para sacar adelante una tasa sobre las operaciones financieras de la banca que ayude a sufragar futuras crisis financieras y se han comprometido a defender este principio en la próxima cumbre del G-20”. Que los Estados recuperen poder frente a las finanzas es un buen principio para que los líderes de la Unión Europea empiecen a pensar en proponer en el G-20 la incorporación al sistema financiero el certificado de vida garantizado para la supervivencia sostenible.

    Papelitos;http://www.youtube.com/watch?v=IVflVrAOYKM&feature=player_embedded

    saludos

  12. Washington-Madrid-Bruselas-Berlín con los neocon del GEES o la FAES como punto de encuentro

    Varias líneas de descrédito hacia España convergen en el PP
    S.C.
    Las noticias con origen en Alemania sobre un presunto interés del gobierno español en acogerse al plan de rescate de la Eurozona podrían convertirse en una profecía autocumplida si los rumores siguen lastrando la confianza en el país. Los problemas de deuda de España no son menores que los de países como Italia o Reino Unido, por lo que no se entiende demasiado la prudencia de los mercados y el alarmismo de la prensa alemana y anglosajona con España. Ignacio Cosidó, portavoz popular de Interior en el Congreso, aprovechaba estos días una entrevista para hablar de un libro sobre ETA que acaba de editar FAES, para asegurar que “la economía española es más sólida y fuerte de lo que se está transmitiendo”. ¿Quién está entonces sembrando dudas? Algunos son compañeros neocon del propio Cosidó en el GEES o en FAES.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=47735

Deja un comentario