Las siete y media electoral

Carlos Hidalgo

Los adelantos electorales se parecen al fin del mundo: se pronostican como inminentes en innumerables ocasiones, se retrasan una y otra vez y, a la vez, los creyentes interpretan su retraso como la señal definitiva de inminencia.  

Lo mismo ocurre con los anunciados adelantos en Andalucía y de las elecciones generales. Y no es, como diría Rajoy, cosa menor. Hay un tópico en política acerca de que el control de los tiempos lo es todo. Y es muy cierto. Es una partida permanente de “Siete y media”, donde lo único peor que quedarte corto es pasarte.  

He de reconocer que la sobredosis de encuestas y las protestas por la gestión de Tezanos en el CIS me tienen desorientado, así que no sabría decir qué es lo que nos dicen los porcentajes y gráficos con los que abren los periódicos.  

Pero tengo la impresión de que tanto Susana Díaz como Pedro Sánchez están midiendo mucho sus cartas en las siete y media, decidiendo si pedir una carta más o correr el riesgo de plantarse.  

En el caso de Susana es porque el PSOE de Andalucía no sólo necesita ganar en votos y escaños, sino ganar por mayoría absoluta. Ciudadanos ya no es un socio de fiar y Teresa Rodríguez parece más que dispuesta a darle el gobierno al PP que a apoyar a Díaz. Albert Rivera ya ha decretado que en Andalucía hay problemas que su partido es incapaz de ver en la Comunidad de Madrid. Y mientras la cumbre de la involución “popular” llamada Ángel Garrido les parece aceptable de presidente, Susana Díaz se les ha hecho inaceptable de repente.

La presidenta de la Junta necesita sacar siete y media justas o esperar que sus rivales tengan cartas mucho peores. También es cierto que hay descartes que debería haber hecho y que si su mano no es mejor es porque ella así lo ha querido.  

Con respecto a Pedro Sánchez, éste parece tener mejores cartas que la andaluza, pero corre el riesgo de pasarse. Prolongar la legislatura hasta 2020 parece un horizonte imposible, viendo la combinación de debilidad parlamentaria y acoso aznarista de Casado y sus entornos. Entre Rajoy y Gürtel le habían dejado el listón muy bajo pero él mismo se encargó de dejárselo demasiado alto a sí mismo en la oposición. El dilema está en seguir con un Gobierno débil pero que tiene la oportunidad de hacer grandes cosas o tratar de subir en escaños en unas elecciones y que Casado pierda en votos pero le gané en escaños.  

Lo malo del caso de Sánchez es que quienes reparten las cartas de momento son Puigdemont y Torra. Y es difícil dar tu victoria por segura si el croupier lleva unas copas de más.  

Al contrario que Susana Díaz, Sánchez sí que se ha descartado en numerosas ocasiones, por lo que su baraja es peligrosamente delgada. Muchos de sus ases y comodines yacen boca arriba en el montón, inutilizables para esta partida. También es cierto que sus rivales abusan de los faroles y llevan peores cartas, pero pueden sumar esfuerzos contra él. También es cierto que el Presidente del Gobierno es un jugador impredecible. ¿Apostaríais contra él?

2 pensamientos en “Las siete y media electoral

  1. Ingenioso artículo. Y para responder a su pregunta , apuesto doble contra sencillo.

  2. Gracias por el articulo.
    No estoy completamente de acuerdo con varias cosas de las que dice Carlos, por ejemplo no veo tan claro, ni tan hecho, que en Andalucia P´s de el Gobierno al PP, ¿Va a crecer C´s? ¿C´s y PP?. Tampoco sigo bien el razonamiento de “Votos y escaños” lo que cuentan son los escaños, lo otro es un debate meta parlamentario que se desvanece tras la inauguracion de la legislatura.

    Psanchez y su gobierno están bajo fuego intenso tiene muy pocos escañosy además se está enfrentando a un filibusterismo del bueno (Esto no lo habiamos visto aquí nunca, pero en EEUU están mas hechos). Esto es lo que hay, tengo la impresión de que una vez mostradas sus intenciones, si no sale nada, poco queda por hacer.
    En cuanto a los sondeos, tienen su importancia, pero ahí si que es fundamental c, como en la 7 y media, no pasarse en dársela, le ha pasado a C´s, desde 2015 era el gobierno in pectore y ahora andan con una depre muy parecida a si hubieran perdido algo que nunca tuvieron. Desproporcionado el proceso de divan , y digamos el desconcierto emocional de un partido que no tiene poder en ningún sitio, todo -o buena parte- por creerse en un estado de 150 escaños con 30.
    PSanchez ha sido arrojado , valiente y linea izquierda PSOE (de Internacional diaria) hasta la moción, desde que es presidente apuesta mas por ser inclusivo por encima de la divisoria ideológica y se ha lanzado a ocupar el centro. Parece distinto. Personalmente yo creo que tiene sentido hacer las elecciones juntas copn autonomicas y municipales y a correr.

Deja un comentario