Las semanas de los decretos

Carlos Hidalgo

Con la fecha de las elecciones ya sobre la mesa, apenas quedan días para la disolución de las cámaras y, por tanto, para que se paralice la actividad legislativa.

No es que esta estuviera en plena ebullición tampoco. PP y Ciudadanos, con mayoría en la mesa del congreso tienen paralizadas más de medio centenar de leyes, usando la excusa de alargar indefinidamente los plazos para presentar enmiendas. Cosas como la derogación de la Ley Mordaza o la equiparación del las condiciones de las subcontratas a las de los trabajadores de la empresa contratante llevan paralizadas más de dos años. Y desde que Rajoy fuera desalojado tras la moción de censura, ninguna iniciativa legislativa del Gobierno de Pedro Sánchez ha llegado a ser votada en el Congreso siguiendo los trámites habituales.  

En el PP y Ciudadanos sabían lo que estaban haciendo y se han beneficiado mucho de que este bloqueo no se haya puesto en evidencia todo lo necesario.

También sabían lo que hacían dejando a España sin presupuestos. No se molestaron en hacer ni una sola enmienda, excepto a la totalidad. Y sus argumentos se resumieron en una chalada intervención de Dolors Montserrat en la que afirmaba que eran los presupuestos del “pago a los comunistas y la traición a España”. Tal cual.  

Es obvio que el Gobierno ha tenido no pocos fallos. Algunos clamorosos, como anunciar una exhumación de Franco que puede no completarse antes de que acabe la legislatura. Y cuyos retrasos no se deben tanto al obvio obstruccionismo que se podía esperar como a una absoluta falta de planificación que roza la bisoñez.

 Así ha pasado en demasiadas cosas y no deja de ser una señal de que la figura del jefe de Gabinete del presidente, antes encomendada a personas que conocían al detalle el funcionamiento del Estado, ahora es ocupada por un experto en comunicación, al que se le da muy bien dar espectaculares primeros pasos sin preocuparse de cómo proseguir el camino. Aparte de llenar la Moncloa de figuras traídas de Extremadura que han tenido que borrar sus cuentas de Twitter, pues desde ellas injuriaban gravemente al que ahora es su jefe: Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

Aún así parece que hay más disposición a perdonar los pecados de quienes ensuciaban las redes desde el PP de Extremadura que a quienes expresaron legítimamente su desacuerdo en los órganos del PSOE destinados a controlar a sus líderes. Pero ya es vano lamentarse. Ahora el PSOE es un club de fans y los partidos rivales son aún más cesaristas.

Pablo Casado se ha embarcado en una loca carrera de insultos y descaradas mentiras, que encadena con la chulería de quien cree estar siendo el más gracioso de la fiesta. Pareciera que su modelo político se parece más a Gabriel Rufián que a Mariano Rajoy. No se queda atrás su número dos: Teodoro García Ejea, que siempre está dispuesto a alardear de ignorancia acerca de cualquier tema, desde física básica al funcionamiento de la cámara de la que cobra: el Congreso de los Diputados.

 Rivera está en otra carrera no menos alocada. De querer ser un partido razonable, el PP sin Opus y sin corruptos, ha pasado a ser el abogado de la ultraderecha, a la que blanquea mientras es ciego a la corrupción del PP, al que nunca ha dejado de apoyar. Véase el caso de Madrid, donde se sostiene a los restos del PP más podrido, escudándose en apoyar al más votado, mientras en Andalucía ha estampado su firma en un pacto con ultras que ya exigen nombres de funcionarios para depurarles por su ideología. No tanto por la de los funcionarios, sino por lo suya propia, que se basa en la paranoia, la conspiración y el aborrecimiento al diferente.

 Y tanto Casado como Rivera están más que dispuestos a ayuntarse con Abascal, el líder de un spin-off enloquecido del PP que proclama la venganza y el castigo a quienes alguna vez hayan disentido de ellos. Desde mujeres a las que temen a gente que haya disfrutado de una libertad que a ellos les parece insoportable libertinaje.

 Mientras tanto Podemos se observa a sí mismo descomponiéndose, víctima de las exigencias de pureza que les hicieron crecer. Y a unos nacionalistas catalanes embelesados en sí mismos, pendientes de lazos, Waterloo y simbolismos mientras Cataluña es la comunidad con peor sanidad de España, aquella cuya educación más rápidamente se deteriora y donde nada de lo que se rompe se arregla. Porque aunque tengan las competencias para hacerlo, sus ojos están puestos en que a la corte de Waterloo nada le falte, mientras su tejido social y la gente viva de su patria nonata empeora su convivencia y sus condiciones de vida.

No hay decreto ni adelanto electoral a la vista que parezcan poder cambiar esto

8 comentarios en “Las semanas de los decretos

  1. Me gusta bastante todo el articulo y estoy bastante de acuerdo con el , salvo un matiz .

    «Ahora el PSOE es un club de fans»
    Frase que lleva uno oyendo desde que tiene uso de razon, siempre dicha por quienes el jefe de turno no les gustaba. Sea de Felipe, sea de ZP, por que no de PSanchez.
    La diferencia es que a este jefe de ahora al menos se le ha escogido por primarias (es el primero). Si, el jefe nunca gusta a alguna gente , y sí, a los que no les gusta el jefe, no lo pasan muy bien. A veces injustamente, otras….menos.

    Tuvimos en DC participaciones flamigeras de una persona que se despachaba a gusto contra PSanchez tooodos los viernes. Pero a gusto. Independientemente de que uno pueda estar mas o menos de acuerdo con el que pia anonimamente por ahi fuera.. todos podremos coincidir en que comportamientos como ese no llevan a responsabilidades ni puestos preferentes. O que no hacer lo mismo que el susodicho no te transforma en un «fan»

    Añadir alguna idea mas en esta materia:
    Que si llega a salir «mamá» en lugar de «papá» en las primarias, vamos, no es de esperar que los «partidarios de papa» o «papa» mismo quedaran especialmente bien colocados en los organigramas.
    Que «los clubs de fans» seran malos (lo son), pero que tampoco son buenos los «clubes de detractores», especialidad de la casa de ciertas Comunidades Autonomas como Madrid, donde es rara avis que alguien te hable bien de un compañero salvo el mismo y su amigo del alma.
    Que no recurda uno nada porque no tenia la edad, pero que en el PSOE de Felipe no creo yo que la democracia interna fuera la norma de conducta y que se pudieran decir alegremnte cosas y que al mas critico, luego le hacian ministro.

    Asi que sí, que sí, que hay razon, pero que esto, como la cancion del verano, siempre suena en la misma epoca.

  2. Como segunda cosa y OFF TOPIC;

    DE LAS RECIENTES COSAS QUE SE HAN DICHO DEL DEFICIT DE LOS pge 2019.
    Ni «el deficit no cuadraba»
    Ni «Los presupeusto eran ilegales»
    Ni cosas de este tipo.
    Informe país de la Comision Europea Publica ayer. Pagina 11

    «Tras alcanzar el 3,1 % del PIB en 2017, se espera que el déficit de las administraciones públicas haya seguido disminuyendo hasta el 2,7 % del PIB en 2018, al verse compensados en gran medida los efectos de las medidas expansivas en el presupuesto de 2018 por un crecimiento económico aún sólido.

    Según las previsiones del otoño de 2018 de la Comisión, a partir de entonces se prevé que el déficit global descienda al 2,1 % del PIB en 2019 y que se reduzca al 1,9 % del PIB en 2020, como consecuencia del crecimiento económico firme y continuado y del efecto neto de las medidas anunciadas en el proyecto de plan presupuestario de 2019.»

    Y ya está, corcholis., que se creen ustedes cualquier cosa por ahí 😉

  3. Como no soy militante del PSOE, ni ganas, sus problemas internos solo me interesan en la medida que me afectan como ciudadano. Tengo muy claro qué PSOE de estos 40 años me gusta más pero eso es ya pura melancolía. Sobre Sánchez he mantenido un silencio expectante estos meses. Tras decidir no convocar eleciones, algo prometido en la moción de censura, no tengo nada que reprochar a Sánchez, constitucionalmente hablando, en la crisis catalana, que parece es la sentencia que algunos han aplicado contra él. Es más, creo que Sanchez no ha hecho nada en la crisis catalana: ni bueno ni malo. Creo también que puedo razonar por qué Sánchez me parece un mal presidente ( y ninguna de las razones son las que grita el trifálico) pero prefiero esperar y ver si suena la campana y el trifálico se va al carajo el 28A. Porque comparado con el trifálico Sánchez me parece la madre Teresa de Calcuta. Lo que habla de mi espanto ante esta clase política actual.
    ::
    Yo juraría que después de escuchar a Urkullu ante el TS, don Mariano Rajoy mimtió ayer. Y no es la primera vez que lo hace ante un tribunal.

  4. Es un artículo ininteligible y no precisamente porque se explique mal el autor ; por el contrario , lo hace muy bien. Casi todo lo que dice se corresponde con la realidad, pero es difícil de entender su crítica al bloqueo por una parte que dobla en número de escaños al partido socialista , cuando además califica de bisoñez la falta de planificación en algunas de las actuaciones del gobierno.
    ¿ Cómo no colabora la oposición con el gobierno que la descabalgó y administra sus presupuestos ? “ ¡ Es increíble, debemos denunciarlo a todo el mundo ! ”- parece decir el articulista.
    Más contradictorio si cabe cuando define con exactitud la situación de Podemos y los indepes.
    ¿ Es un club de fans el PSOE ? Interesante propuesta.

  5. Y que rancio usted. La madre Teresa también encabezó la cruzada del Vaticano contra el aborto y los anticonceptivos. En su discurso de aceptación del Nobel en 1979, declaró que “el más grande destructor de la paz hoy es el llanto del inocente niño no nacido”.
    Ya lo dijo Stendhal , no hay nada que ofenda más que un buen argumento.

  6. Si es que ya no se puede fiar uno ni del santoral. Les ruego pongan a San José de Cupertino en lugar de Teresa de Calcuta. Al menos con Cupertino está comprobado que levitó más de sesenta veces ( y sin escuchar a Casado ).

  7. Un par de precisiones: no critico los equilibrios parlamentarios, critico un uso perverso de la mesa del Congreso, pues ésta no está para bloquear leyes que han sido admitidas a trámite por la mayoría. Una cosa es perder la votación y otra las prácticas de filibusterismo a la americana. Prueba de ello es que los decretos-ley, que esquivan a la Mesa, sí dependen del reparto de escaños y no de plazos de enmiendas que duran dos o tres años.

    Gracias, Laertes, por los comentarios pero estoy en mi derecho de criticar un excesivo personalismo, que no me sitúa necesariamente en el bando de «mamá». Y más cuando lo hago con mi propio nombre y sin pretender que mi opinión personal sea una verdad universal. Y gracias especialmente por los datos económicos, pues los PGE rechazados ni se han llegado a debatir como lo que eran, sino en función de otros intereses que nada tenían que ver con las cuentas públicas.

    Y en cuanto al «off-topic» del juicio que se nos televisa desde el Supremo -aunque los independentistas digan que no se televisa- , sólo puedo recomendar la descacharrante crónica de Manuel Jabois acerca de la declaración de Rajoy.
    https://elpais.com/politica/2019/02/27/actualidad/1551287943_788031.html

Deja un comentario