Las consecuencias políticas de la crisis económica

Ignacio Urquizu

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas da un empate técnico entre Partido Socialista y Partido Popular. Este resultado coincide con los datos publicados por otras empresas demoscópicas. Todo parece indicar que la crisis económica está pasando factura al Gobierno. Pero, ¿es realmente así? Es decir, ¿qué está sucediendo en los apoyos electorales del Gobierno y la oposición?

Dentro de los apoyos que recibe un partido político hay dos que destacan por su importancia: los que se sitúa en el cinco de la escala ideológica y los que no tienen ideología. Estos tipos de votantes pueden votar a cualquiera de las dos principales formaciones políticas sin que ello suponga una enorme “traición” a su ideología. Además, entre ambos grupos suman un número relevante de ciudadanos. En el último barómetro del CIS de octubre de 2008 representan el 41,56% de la muestra. Por todo ello, estos electores son muy cotizados por PSOE y PP.

En el siguiente gráfico vemos cuánta ventaja saca el Partido Socialista al Partido Popular en estos dos tipos de votantes. Vemos que desde hace un año la formación de Mariano Rajoy se está acercando a los socialistas. Así, si en octubre de 2007 los socialistas tenían una ventaja de 17,21 puntos entre los votantes de centro izquierda, esta diferencia se reduce a algo más de 3 puntos en julio de 2008. Algo similar sucede entre los electores sin ideología, aunque aquí las diferencias son mucho menores y los conservadores se han aproximado enormemente: en octubre de 2007 el PSOE aventaja en 8,28 puntos al PP. En año más tarde, en octubre de 2008, esta cifra es de 1,26.

Diferencia en los apoyos de PSOE y PP entre los votantes de centro izquierda y sin ideología

Fuente: CIS barómetros de opinión y encuesta postelectoral

La pregunta que surge a continuación es: ¿qué está sucediendo dentro de los apoyos electorales de cada partido? La siguiente tabla presenta la intención directa de voto a PP y PSOE según la ideología de los entrevistados. Los datos revelan que el Partido Socialista ha reducido ligeramente sus apoyos entre los electores de izquierda, centro izquierda y sin ideología, aunque en estos dos últimos el descenso no es muy significativo y entra dentro de los márgenes de error de una encuesta. En cambio, el Partido Popular mantiene la intención de voto entre sus potenciales votantes (derecha y extrema derecha) y, al mismo tiempo, aumenta significativamente sus apoyos entre los ciudadanos que se ubican en el cinco de la escala ideológica y los que no declaran ideología alguna. En definitiva, estos datos revelan que el PSOE apenas sufre un ligero desgaste entre estos dos grupos de votantes, mientras que el PP aumenta de forma notable sus apoyos.

Apoyos electorales a PSOE y PP según ideología de los votantes

Extrema Izquierda

(1-2)

Izquierda

(3-4)

Centro Izquierda (5)

Centro Derecha (6)

Derecha

(7-8)

Extrema Derecha

(9-10)

Sin ideología

PSOE Octubre 2007

51,76

71,53

36,2

5,63

5,1

5,71

26,55

Octubre 2008

53,53

66,66

34,65

10,04

2,99

2

25,32

PP Octubre 2007

0

1,65

18,99

76,19

83,52

85,71

18,27

Octubre 2008

0

3,5

23,72

68,03

85,9

88

23,7

Fuente: CIS barómetros de opinión

¿Qué está sucediendo? Hay dos posibles hipótesis a estos resultados: la moderación en el estilo de oposición y la crisis económica. Por un lado, quizás Mariano Rajoy ha conseguido convencer a los electores más moderados que ha abandonado la estrategia de la crispación. Por otro, puede que la errática gestión de la crisis económica en el arranque de la legislatura por parte del Gobierno haya trasladado una imagen de improvisación a una parte del electorado. Por ello, como señalo anteriormente, en el barómetro de julio de 2008 la diferencia entre PSOE y PP entre los votantes de centro izquierda es algo más de tres puntos. No obstante, el cambio de discurso por parte del Gobierno y la adopción de medidas económicas pueden que explique por qué en octubre de 2008 los socialistas recuperan parte de la ventaja perdida entre los electores que se sitúan en el cinco de la escala ideológica. En estos momentos, y con los datos disponibles, es difícil saber cuál de los dos argumentos es el correcto. Por ahora, lo único cierto es que el Partido Popular se aproxima peligrosamente al Partido Socialista en dos grupos de votantes clave.