La secta de Pedro

Guridi 

Mientras llegan las primarias del Partido Socialista y una vez que Pedro Sánchez ha dado el paso adelantes, vemos día a día como sus acólitos vomitan odio en las redes sociales y medios de comunicación, realizan campañas de acoso a personas concretas y siguen en la escalada de inventarse oscuros motivos para todo lo que no salga de sus propios círculos.

Hace ya años advertí de que uno de los principales rasgos de Sánchez es el de dividir. Cambia de amigos con más facilidad que de camisa y esos cambios siempre vienen acompañados de la ridiculización y el extrañamiento de los que una vez le acompañaron.

Cuando Pedro Sánchez fue secretario general, se comprobó cuando éste comenzó a malmeter a sus espaldas contra quienes le auparon, en lugar de tratar de mantenerles en sus posiciones. También se vio en hechos como los diferentes “comités de sabios” que creaba y luego olvidaba.

Su círculo más cercano funciona a base de odiar a personas, contra las que dirigen lo peor de sí mismos y, en lo personal, eso se veía en el ambiente de terror y en los gritos y malos modos que eran la tónica habitual en Ferraz y en los grupos parlamentarios.

Un ejemplo de eso es el mal llamado “Comando Luena”, que era el grupo de internautas a sueldo de Ferraz que se dedicaban a señalar y a acosar a periodistas, compañeros de partido y parlamentarios que dejasen de caer en gracia al líder. Tal “comando” se llama en realidad “Equipo Sugus”, creado durante la campaña de primarias en la que compitió contra Madina y Pérez Tapias (si es que a lo de Tapias se le puede llamar “competir”, dado que siempre fue un submarino creado para restar votos a Madina). El “Equipo Sugus” fue creado por los “expertos en redes” de Pedro y es aún dirigido por Marichta Ruiz Mateos (jefa de prensa de Pedro) y coordinado por una militante gallega de origen vasco. Todos los que lo han sufrido saben a lo que se dedican: insultos, acosos personales y asedio diario a la intimidad, hasta que la persona que lo sufre cede y cae en el llamado “círculo del silencio”.

Pedro también creó un partido paralelo, un Ferraz dentro de Ferraz que funcionaba como un búnker, incluso para los propios trabajadores del partido. Tan evidente y exagerado era esto, que hasta se trasladaron a un piso en el Paseo de Pintor Rosales, aislados físicamente de los demás. Los gritos, la falta de respeto, el acoso y las burlas eran la rutina diaria para muchos de los trabajadores de esa “sede paralela”, algo que Pedro ha seguido manteniendo después.  

Pero es que la división no ha parado ahí. Una vez desalojado Pedro de la secretaría general del partido, los que eran sus colaboradores más cercanos se han terminado distanciando de él, aproximándose a Patxi López y abandonando el discurso del odio y las teorías de la conspiración que tan habituales son en él.

Ese discurso del odio, ese proyecto tan a la contra, sigue tan presente en el grupo de Sánchez que se advierte en los cambios de actitud de muchos de sus nuevos “mejores amigos”. Zaida Cantera es desagradable y agresiva hasta en el plano personal con todos aquellos a los que no se considere 100% puros. Odón Elorza, que es básicamente una buena persona (con sus particularidades), vive cada día más a la defensiva, inmerso en la paranoia que rodea a Sánchez y hace bien poco que se ha lanzado a atacar desproporcionadamente a alguien tan poco agresivo como su propia secretaria general, Idoia Mendía. Y no hablemos del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que cada vez mide menos sus declaraciones y ha pasado de la crítica al insulto descarado.

Todo el mundo sabe que el “programa” de Sánchez (tan a la izquierda) no deja de ser papel mojado, como lo han sido siempre todas sus promesas. El verdadero programa de Sánchez es una lista negra, cada vez más extensa y la sucesiva destrucción de todos los que alguna vez han osado no estar de acuerdo con él al 100%.

Lo que Pedro Sánchez pueda sumar, se resta por sus propias purgas internas. Y su pretendido izquierdismo, que no se le conocía hasta ahora, no es sino un intento de lisonjear a la militancia para que le dejen vía libre para una venganza, no para un intento de lograr que España tenga un gobierno de izquierdas.

En condiciones normales, este matonismo, esta agresividad, esta carencia de escrúpulos, no deberían ayudar a ganar ninguna clase de elección. Lo que yo me pregunto es si estamos en esas “condiciones normales”:

 

5 pensamientos en “La secta de Pedro

  1. Abandono el post de Guridi con la sensación de cerrar un pasaje de Shakespeare, más por los personajes que aparecen que por una retórica soberbia. Creo firmemente en las marcas morales indelebles con que los adorna ; esa Zaida desgarradora ; ese Fray Odón desnortado y bueno ( ?) ; un Oscar Puente relumbrón y descarado y , por sobre todos , el principe de la tinieblas , el anticristo , el pozo de ira en donde abrevan las brujas comunicantes para saciarse: Pedro Nono.
    Extraña , eso sí , la benevolencia para con los secundarios vascos.
    ¿ Què pasará cuando se abra el telòn ? En Francia ya han comenzado los ensayos con un elenco de actores similar, buenos actores , cada uno en su papel ( impagable el grito ¡ Penélope , je t’aime ! ) .

  2. Duras palabras una vez más contra la tribu de los Sanchez, tanto que siempre nos queda la duda de si será la realidad la que supere a la ficción o bien si esta aun palidece más ante el personaje.

    Como sea, recemos por las almas del Partido Socialista.

  3. I. Torreblanca hoy en EL PAÍS recoge los hechos probados en la sentencia contra el embrutecido Bodalo:
    « La sentada, en la que participaban unas 60 o 70 personas, entre las que se encontraban todos los acusados, se estaba desarrollando por cauces pacíficos, hasta que en un momento dado, cuando Juan Ibarra Marín, teniente-alcalde de dicha localidad, se disponía a entrar en las dependencias consistoriales, tras haber salido momentos antes a tomar un café, escuchó cómo Blasa López López gritaba: “Ahí viene el Ibarra, vamos a por él”; en dicho momento varios de los participantes en “la sentada” se avalanzaron sobre el concejal, arrinconándole contra la pared, a escasos metros de la entrada del Ayuntamiento, siendo golpeado con los puños por Andrés Bódalo Pastrana y Francisco Javier Angulo Montávez …»
    El púgil sindicalista del campo fue visitado en la cárcel por Iglesias Turrión para decir frases sobre otro asunto.
    ¿ Hasta cuando va a permanecer el PSOE aliado con Podemos y sus rabietas pijas ?

  4. Segun una encuesta de El Mundo Peter Sanchez ganaria con un 43% .
    Es decir que si este resultado se materializara ,el PSOE, según Guridi, se convertiria en partido sectario.
    Asi que vayase Guridi remojando las barbas….ejem..uyuyuy…jiji.

Deja un comentario