La revolución ciudadana sigue adelante (legislando)

Julio Embid

El pasado sábado 7 de mayo tuvo lugar el Referéndum de la Reforma Constitucional y Consulta Popular en Ecuador propuesto por el gobierno de Rafael Correa. Este referéndum trata acerca de diez puntos muy distintos de todo tipo y materias muy diversas.

Las preguntas 1 y 2 van sobre la Prisión Preventiva aumentando los plazos para estar en prisión. Teniendo en cuenta que según la prensa de Guayaquil el 70% de los delitos no cumplen pena y que la policía fue la impulsora del golpe de estado fallido de septiembre del año pasado, pues bueno habría que saber primero contra quien debe uno protegerse.

La pregunta 3 va sobre los Medios de Comunicación y pretende evitar que los dueños de estas empresas tengan intereses económicos y acciones en otras áreas de la economía. Basta con que las pongan a nombre de sus mujeres e hijos. 

Las preguntas 4 y 5 van sobre el Consejo de la Judicatura, su CGPJ, para que sea a partir de ahora escogido entre el Ejecutivo y el Legislativo y no por la Corte Nacional de Justicia. La oposición se queja de que esto es controlar la justicia. Menos mal que nadie sabe como se escogen en España el CGPJ y el Constitucional y nuestra presunta separación de poderes en nuestro sistema tricameral (Congreso, Senado y Constitucional)

 La pregunta 6 fija la pregunta de declarar como delito el enriquecimiento privado no justificado. En Ecuador como en el País Valenciano hay muchos políticos que pierden dinero con su actividad.

 La pregunta 7 pretende prohibir los casinos y las casas de juego. Es evidente que aumentarán las mesas de póker clandestinas, pero ahora se podrán perseguir legalmente. ¿Se perseguirán también las máquinas tragaperras que hay encadenadas a la puerta de algunas tiendas-farmacias a las que juegan muchos menores de diez años?

 La pregunta 8 ha sido la más debatida en la calle y pretende prohibir los espectáculos con animales que impliquen la muerte del animal. Desde España se piensa inmediatamente en las corridas de toros y la Fiesta Nacional, pero en Ecuador mucho más dinero y empleos generan las galleras, los recintos con peleas de gallos y apuestas que incumplirían las prohibiciones de las preguntas 7 y 8. Además las peleas de gallos dejan a las corridas de toros a la altura de Bob Esponja.

 La pregunta 9 pretende crear un Consejo de Regulación que regule la difusión de contenidos de la televisión, radio y publicaciones de prensa escrita que contengan mensajes de violencia, explícitamente sexuales o discriminatorios. En ningún caso se habla de censura política ni cierres de las emisoras opositoras, que en Ecuador son amplia mayoría.

 La última pregunta 10 podría ser la más importante para la mayoría de los ecuatorianos. Pretende fijar como delito tener trabajadores asalariados sin estar dados de alta en la Seguridad Social. Algo que aquí parece obvio allí no es ilegal, o por lo menos no es una infracción penal.

 Todas estas preguntas se han hecho por separado y a fecha de hoy el recuento sigue, pero las encuestas a pie de urna dan una victoria del SI en todos los casos por cerca del 70%. Los cambios son difíciles pero siempre es mucho mejor si se hacen con la legitimidad de las urnas caso a caso que mediante elecciones cada cuatro años. La Revolución Ciudadana, con todos sus defectos, sigue adelante.