La ofensiva

Lobisón 

Dice gente de El País que el mensaje que le llegó a la redacción no fue ‘todos a por Zapatero’, sino algo así como ‘que nadie se corte si tiene críticas que hacer al gobierno’. El matiz tiene cierto interés porque, si bien esto sería indudablemente interpretado como una consigna de ataque por las personas serviles, en otros casos puede haber servido simplemente para que afloraran malestares anteriores. O sea, que quizá sea necesario darle una vuelta a la cuestión de la comunicación del gobierno y del presidente para explicar parte de la agresividad que se ha puesto de manifiesto.

 Quisiera señalar sin embargo una paradoja. El País tiene ante todo el problema de la deuda acumulada por Prisa gracias a la singular estrategia empresarial de Cebrián, que parece haber encontrado en el trotsquista Jaume Roures la horma de su zapato. Pero tiene un problema adicional, del que la dirección del diario es muy consciente desde hace bastantes años: sus lectores envejecen, y no se advierte un reemplazo significativo, no aparecen nuevos lectores jóvenes. 

Esta preocupación ha llevado al diario a sucesivos cambios de imagen y a intentar lanzar nuevos suplementos que teóricamente atraerían a los jóvenes. Por lo que me dicen, no parece que haya sido así, pero en cambio es indudable que hay una parte creciente de su contenido que resulta ilegible, desde la crítica de cine a la cultura en general, donde una combinación de esnobismo y friquismo impide entender de qué (o de quiénes) hablan los articulistas. Ya ha habido bastantes críticas, por ejemplo, de que el suplemento Babelia habla casi exclusivamente de autores ‘de la casa’, pero no se hace suficiente hincapié en que leyendo las críticas no hay forma de entender de qué van los libros, y que los adjetivos enfáticos que les dedican a menudo despiertan sospechas sobre su valor real.

 En este contexto no resulta aventurado suponer que una parte importante de los lectores de El País son (somos) socialistas añosos y perseverantes pese a la lejanía que nos puede producir una parte significativa del contenido del diario. Ahora bien, la perseverancia tiene un límite, y aquí viene la paradoja de la que hablaba más arriba: Cebrián, olvidando eso de que un diario es propiedad de sus lectores, ha abierto una ofensiva contra una parte significativa de éstos, cuando además es consciente de que hay un problema de reemplazo.

 Esto puede explicarse de dos maneras. La primera es que crea que por ausencia de alternativas los lectores socialistas se mantendrán fieles al diario, quizá tras un periodo de abstinencia antes de llegar al olvido y el perdón. Pero no estoy seguro de que ésta sea una hipótesis muy realista. Cualquiera que haya vivido —en directo o en diferido— una buena pelea de pareja sabe que en esos momentos se dicen cosas que dejan marcas profundas, y que no se arreglan aunque haya reconciliación. Y no hablemos ya de las cosas que pueden decir los familiares de las dos partes: aunque la pareja supere el trance quedarán rencores eternos, y personas a las que ya nunca se invitará en nochebuena (sea esto o no una ventaja).

 La segunda posibilidad es que Cebrián crea que realmente una mayoría de los lectores socialistas de El País está hasta los pelos de ZP, esperando una voz liberadora que les anuncie que ZP está desnudo. Es decir, que crea que el síndrome de Leguina está mucho más extendido de lo que probablemente lo está. Pero si creyera eso habría perdido el norte: pocos lectores de izquierda de El País creen que sería buena (en términos de interés nacional) una derrota del PSOE frente al PP, ni siquiera frente a ese hipotético e idealizado PP de Gallardón que parece ser el programa máximo de Cebrián.

 Puede haber muchos socialistas a los que desespere la forma en que ZP toma o anuncia sus decisiones, su excesivo protagonismo a expensas del resto del gobierno o su reiterada tendencia al pronóstico o a la profecía, incluso tras algunas evidencias de que es al menos tan falible como el papa de Roma. Pero ZP está defendiendo que los parados y los trabajadores en general no paguen la crisis, mientras Rajoy habla de recortar el gasto público y de hacer reformas estructurales, y algunos (los socialistas por un lado y los empresarios más conservadores por otro) sabemos perfectamente a qué se refiere, pese a sus notables esfuerzos por que no sea así.

 Quizá haya votantes de centro izquierda a los que la ofensiva de El País pueda llevar a dejar de votar al PSOE. Pero no van a ser precisamente los que leen el diario, un diario al que han (hemos) guardado una fidelidad canina durante más de treinta años, pese a su deriva senil hacia el esnobismo. En ese sentido, al decidir disparar contra ZP Cebrián ha dado orden de fuego sobre parte muy importante de sus lectores. Dicho de otra forma, se ha pegado un tiro en un pie.

29 pensamientos en “La ofensiva

  1. Gracias, Lobisón.

    Tu artículo de hoy toca la otra parte de la película; cómo va a afectar a El País el enfrentamiento con el Gobierno.

    Echo de menos datos. ¿Está El País moribundo? Parece que no es el caso, y que sigue liderando con gran diferencia el mercado de diarios de información general. Es verdad que las famosas oleadas de la EGM son como las noches electorales: aunque parezca increíble, todos ganan siempre, y los que no pueden apuntarse triunfos absolutos se inventan expresiones maravillosas, del tipo “en este período, el nuestro es el diario que más ha desacelerado el crecimiento negativo de lectores potenciales en bibliotecas públicas rurales a la hora del bocadillo, para el tramo de edad entre los 3 y 5 años”.

    Pero parece que El País sigue siendo el más fuerte. Con gran distancia.

    Manolo Saco le daba al PSOE hace unos días por derrotado en las próximas elecciones a cuenta del enfrentamiento con PRISA. No sé si exageraba o no. Por mi parte, ya conocéis mi opinión: creo que las cosas se deberían haber hecho de otro modo. No me han parecido convincentes las explicaciones que aquí se expusieron sobre el método y el timing de la reforma de la TDT. El ayer tan ensalzado Consejo de Estado (¿para qué servirà?) dijo algunas cosas sobre este asunto. Y lo que aquí algunos habéis presentado como una actitud “valiente” de un Gobierno que no se doblega ante los poderosos (¡buf!, esa retórica…), a mí me ha parecido una maniobra torpe que genera enemigos de manera innecesaria.

    Intersante el artículo de Millás, con su peculiar visión sobre lo mismo
    http://www.elpais.com/articulo/ultima/caceria/elpepiopi/20090925elpepiult_1/Tes/
    Abrazos para todos.
    ____

    (De ayer: “Los agredidos [Barañain se refiere a los israelíes, que han matado a 29 palestinos de Gaza desde el final de la guerra; ninguna víctima israelí] son mejores”. 29 muertos; asombroso).

  2. Fantástico artículo de Lobisón, el mejor análisis al respecto que he leído hasta el momento (junto con la columna de Millás de hoy, que es desternillante y que refleja muy bien lo que sucede cuando, como dijo Lope Agirre, algunos empiezan a oler a cadáver).

    Ayer mismo el País contaba de forma muy especial los últimos datos de difusión de periódicos. En Público se exponían con más claridad las cifras, quizá porque les beneficiaban, o porque todavía no han adquirido tantos vicios. Todos pierden menos Público y el País pierde bastante. El problema no es si El País sigue siendo el más fuerte, que es evidente que lo es, sino, como señala Lobi´són, podrá seguir siéndolo en el medio plazo si los jóvenes no lo leen y los añosos dejan de leerlo porque son en un mayoría sociatas que se cansan de las campañas antiZp motivadas por la deuda que acogota a PRISA como consecuencia de la errática y aventurera gestión de su consejero delegado.

    Incluso si el gobierno hizo mal aprobando el decreto de la TDT de pago, creo que eso no justificaría que un periódico que se reclama serio de un bandazo en su línea editorial porque le perjudica la decisión. Hay que saber modular las respuestas y el País no ha sabido hacerlo, me temo. Puede que se calme, ojalá, o puede que siga así, en lo que algunos consideran una reedición de la estrategia MAD de la guerra fría: destrucción mutua asegurada. Me temo que aunque los dos saliesen destruidos, los daños serían todavía mayores para el periódico, que vive de su reputación y credibilidad y estas están saliendo enormemente dañadas con esta campaña un tanto histérica.

    Luego intentaré entrar sobre la cuestión del esnobismo cultural y demás. Muchas gracias, Lobisón.

  3. Coincido totalmente con Teoura [1].

    Me voy a leer El País. Hoy viene con informaciones sobre Gürtel que confirman que el mejor activo de Zp sigue siendo Mariano.

    ::

    Digo yo que cuando las niñas viajan con cargo al presupuesto, lo que me parece muy bien, y se retratan con Obama, lo que también me parece muy bien, eso de pedir *privacidad* para ellas suena muy divertido.

  4. Yo también creo que si bien El País ha insistido en exceso en una irreal crisis interna del PSOE que cuestionaría su liderazgo, al hacerlo -y al actuar tan a la ofensiva- la crisis real es la que se está generando entre sus lectores. Logicamente no tengo datos objetivos al respecto, pero mi impresión -por la gente de mi entorno (de rojos añosos) -, es que el cabreo o la decepción están muy extendidos. Es verdad que eso no significará, en la mayoría de los casos (en el mío sí pero yo soy un exagerado poco representativo), la ruptura con el periódico que se siente como propio. Pero es dificilmente reversible la pérdida de crédito (ya nadie dirá que El país siga manteniendo ese criterio, que era una de sus señas de identidad, de separar nitidamente la información de la opinión) y en donde antes había “complicidad” a partir de ahora habrá mas bien rutina (porque cuesta cambiar u hábito o porque no se vean alternativas.

  5. Pues para ser buenisimo el artículo de Lobisón, que lo es, lo que ya me extraña es que tenga tan pocos comentarios.

    ¿Será verdad que El Pais tiene problemas para atraer a lectores jóvenes?

    Yo, cuando era joven, alá por los tiempos de la univerisdad y el final de la etapa de Gonzalez, recuerdo que lo compraba todos los días, hecho ansolutamente infrecuente y que me granjeaba alguna que otra mirada condescencdiente por parte de algún compañero de clase (soy de una generación donde con 19-20 años “molaba” ser del PP, creanlo). Reconozco que algunas secciones del periódico no eran precisamente amenas y que a veces podía hacerse duro, pero eso si, creo que se aprendía.

    Es verdad que la irrupción de los gratuitos ha cambiado de alguna menra la percepción que tenemos de lo que es un periódico, y en este caso da la impresión de que Público ha sabido captar mejor el espíritu de los tiempos. Se puede estar mas de acuerdo o menos con el tratamiento editorial que da a las noticias, o incluso con la opnion de que a veces es algo ligero o “naif”. Sin embargo, en otras ocasiones, por atrevimiento o por no estar sujeto a ciertos automatismos, llega un pelín mas lejos que los demás y muestra que hay otra opinión con tendencia de izquierdas posible. Tmbíen da la impresion de que se puede aprender cosas aunque de otra manera.

    Consigue ser menos aleccionador y regañon que El País, que a veces, en mi opnion, suena un poco como a lo que dice Lobison, un señor de más de 55 diciendonos a todos los demas lo “ni puta idea” que tenemos de todo.

    ¿ES El Pais el referente político del la izquierda o lo es el PSOE?

    Muchas veces , cuando se analiza la abstención electoral observando que penaliza más a la izquierda, se tiende a usar como argumento exculpatorio aquello de “el votante de izquierdas es mas crítico y se desencanta antes”. Creo que en este caso vale lo mismo, solo que la crítica se ejerce contra el medio de comunicación en cuestión. Fue muy revelador la sección de la defensora del lector del domingo pasado, donde se hacia eco de que muchos lectores habian puesto como chupa de dómine al periodico a cuenta de los famosso editoriales. Hombre, la gente no va a ser analítica para unas cosas y sumisa y programada para otras…
    En ese sentido coincido completamente con el párrafo final de Lobison.

    Lo de la foto de las zapatero girls

    Desgraciadamente me parece que es una ocasión idónea para que amparandose en el anonimato de la web y tal, la gente saque lo peor de si misma y atice a unas chavalas adoelscentes solo porque su padre no les gusta, me parece vomitivo y punto.
    Ya se da por sentado que de una persona porque sea político se puede decir cualquier cosa, lo que por mi parte yo no voy a aceptar es que tambien sus hijos y familiares tengan que aguantar según que disparates.

  6. Si alguien que no tiene ni idea de lo que le está pasando a El País en los últimos tiempos quiere enterarse bien, que lea el fantástico artículo de Lobisón en DC hoy y la fantástica columna de JJ Millás en El País hoy también.
    Creo que ambos reflejan exactamente lo que está pasando.
    Lo del tiro en el pie de Prisa me ha encantado. Yo tengo una suscripción a El País desde el mismo día que aparición, soy uno de los lectores de “fidelidad perruna” de los que habla Lobisón, y por eso considero que lo que está haciendo es un atentado contra mí, que no veo fútbol, que me importa un bledo quién tiene la concesión del mismo…. pero que no me gusta que me utilicen en batallas por defender privilegios.

  7. Sé que algunos me saltarán a la yugular, pero lo que deseo es que me entiendan en lo importante. Yo era lector y comprador de El País. Quiero decir en mi casa siempre se había comprado el popular por Catalunya, “El Periódico”, que era como me dijo uno un TBO. Daba lo mismo leer el titular que la noticia, no aportaba mucho más. Cuando empezé a comprar un peridico yo, y ya en la universidad o quizás un poco antes, lo hice con El País. Todo iba bien hasta que IU empezo a rozar el 10% entonces El País empezó a dar cancha sobretodo a los más discolos dentro de IU, y a la sazón más cercanos al PSOE. Tan cercanos que han acabado dentro. Siempre se puede criticar a un organización, pero claro con dos varas de medir, no gracias. Y El País se volvió insufrible para el votante de IU, que por cierto en un arterior artículo se comentó que es uno de los que más leen. Y yo como muchos otros pasé a El Mundo, que era mucho más plurarl que El País, a veces demasiado y al final pues también acabó uno hastiado. Pasé a La Vanguardia, de derechas claras, pero a la catalana y con contendios de aquí. Aunque a quien le guste el frikismo le recomiendo los editoriales del subdirector Alfredo Albián, no tienen desperdicio. Lo sigo leyendo de tanto en tanto, pero no lo compro. Compro El Público, es aire fresco para la izquierda, y ofrece un abanico amplio, hasta les da bastante cancha, a sus troskos de NPA-Revolta Global aunque no lo hagan en tanto que portavoces.
    Antes de llegar a la Vanguardia intenté otra vez El País, pero alguna cosa sobre Irak o la OTAN me hizo desistir, ya tenía la piel demasiado gastada.
    Así que no leo El País, pero su desamor de los que sois afines al PSOE, lo puedo entender.
    Y por lo comentarios que os leo… pues es lo de siempre. Y las 2 varas de medir, Zapatero personalista? hombre… comparado con FP que dió lugar al Felipismo, pues nada…. Aunque claro los negocios son los negocios y para acabar diria que El País no se ha declarado nunca de izquierdas, ni siquiera progresista y si liberal, creo.
    Aunque dada la historia de este pais ser liberal no es poco.

  8. Por cierto pratxanda, nada que decir de lo de Vicky Sherpa? A mi hace 2 días que dijesen en Catalunya Radio, que le había pegado no la policia del Nepal sino la polícia del gobierno, me hizo pensar ya estamos… han tardado en darse cuenta que en Nepal pasan cosas!!! Peró al pasar los días se va viendo claro que está muy oscuro lo de la ONG, si no la escuchó ayer con el Fuentes no deje de buscar el audio, al final le colgó.

  9. De ayer, para Magallanes.

    ¿El aborto, un drama personal? Así es si así os parece. Quiero decir que los traumas y “sentiientos de culpa” a los que te refieres y que padecen muchas mujeres que abortan son a gusto del consumidor: no brotan de la naturaleza, sino que son fruto de una educación determinada. Creo que los que pensamos que los conglomerados celulares sin viabilidad no son personas, sino un proceso biológico que puede originar una persona, tenemos que esforzarnos en, como decía ayer, desdramatizar el aborto. Desde luego, no es la opción ideal para el control de la natalidad; pero es un recurso que puede resultar útil, y en esa medida no debemos, creo, dar pábulo al chantaje moral que practican los integristas sobre este asunto.

  10. Hoy ,hay dos noticias que han levantado polemica:
    Una,la importante,ha sido usada como “huida hacia delante”sacando todas las abyecciones politico-argumentativas de la derecha de Rajoy,otra esta siendo carnaza para las Hienas que rodean como perros guardianes a los tontos de los cojones.

    Y el respeto a nuestro estado de derecho ,¿donde está?.

  11. Para ser Rey Salomon,hay que ser de otra pasta.
    Cuando un editorial comienza sus argumentos con una “MENTIRA” toda conclusion es falsa.

    En el editorial de El Mundo
    “O tendrá que irse Camps o tendrá que irse Rubalcaba”

    EL INFORME de la Unidad Central de Delincuencia Económica, a cuyo contenido hemos tenido acceso, describe una trama de financiación ilegal en el PP de Valencia cuya picaresca recuerda mucho a la trama de Filesa montada en su día por el PSOE.

    Lo primero que hay que establecer es un elemento de cautela sobre la veracidad de este informe realizado por una unidad policial que depende del Ministerio de Interior, a cuyo frente no está precisamente un político cualquiera. Todas las reflexiones que se puedan realizar en estos momentos están condicionadas a esa veracidad.

    …………

    ” la veracidad de este informe realizado por una unidad policial que depende del Ministerio de Interior, a cuyo frente no está precisamente un político cualquiera.”

    Hombre! ,digo yo que esa “unidad policial” dependera de lo que le ordene la fiscalia y el juez instructor….que yo sepa el ministro de interior NO DIRIJE NINGUNA INVESTIGACION JUDICIAL.

    ¿Hay algun letrado en la sala?

  12. ¿Que pasaria si Rublacaba,intentara que ese informe no llegara a manos de los fiscales y los jueces instructores,para tranquilizar los animos de Ricardo Costa, secretario de Organización del PP Valenciano?.
    ¿Que dirian los populares, si esta noticia apareciera en los medios de comunicacion?.
    ¿Se mostrarian agradecidos o pedirian las cabezas del gobierno en pleno y la intervencion del ejercito?.

  13. Me siento bastante identificado con el recorrido que ha transitado senyor_g en lo que respecta a la compra de periódicos.

    Resulta curioso, pero llama notablemente la atención cómo le cuesta a la gente “dar el paso” y cambiar de diario… Sin embargo, no debería ser algo tan anómalo. Incluso, debería ser un ejercicio más recurrente por parte de los lectores de prensa. A los intelectuales de Económicas (y a los politólogos que siempre van rezagados) les encanta decir que en el mercado el consumidor tiene dos armas de acción cuando la calidad de un producto o servicio empieza a deteriorarse, a saber, “voz” o “salida”.

    La primera invoca el poder de influencia del consumidor a través de la protesta, sea ésta una carta, una manifestación o la organización de una asociación de consumidores. La segunda (más poderosa en lo que respecta a los mecanismos de mercado) se basa en el simple hecho de que el consumidor puede abandonar el producto en cuestión, enviando un claro mensaje a los responsables de tal deterioro. En pocas palabras: “no nos gusta la deriva que estáis cogiendo… corregid el rumbo u os quedáis solos”. Los empresarios, alertados de la posible hecatombe, no tienen más remedio que atender las advertencias de los consumidores y revisar su política. Todos contentos.

    Muy bonito, ¿verdad?, pero en la realidad estos mecanismos de control, en manos de los consumidores, no son tan poderosos como los describe la teoría (no podíamos esperar otra cosa de los intelectuales…). Situaciones de monopolio o mercados poco competitivos nos obligan a aguantarnos con lo que hay. Si no existe una marca alternativa del mismo producto, o no es posible sustituir al mismo consumiendo otro, la opción de “salida” se torna muy costosa.
    Pero (de aquí viene mi curiosidad) en el caso de la prensa, la opción de “salida” si tiene su razón de ser. En este momento (como ha quedado de manifiesto por otros comentarios) PÚBLICO se ha transformado en una alternativa atractiva a EL PAÍS (si no lo he hecho ya, les recomiendo –en particular- las columnas de Marcos Schwartz, Javier Vizcaíno, y Juan Carlos Escudier… bueno, Berto Romero también mola). Quizás el contenido de algunas secciones no sea tan extenso y rico como en el del periódico global, pero en lo que se refiere a política nacional, internacional y Opinión, PÚBLICO no tiene nada que envidiarle.
    La opción de “salida” también podría ejercerse simplemente dejando de comprar prensa escrita. Internet o la radio pueden funcionar como perfectos sustitutivos (aunque lo de llevarse el ordenador al váter tiene sus problemas).

    En definitiva, si queremos hacer llegar nuestro mensaje de disconformidad a EL PAÍS, sepan que, como consumidores, tenemos algo de poder.

    (NOTA1: Anticipando los comentarios de los intelectuales, aclaro que no he mencionado los problemas de acción colectiva porque desmejoran mi argumento. NOTA2: No soy accionista de Mediapro)

  14. ….jeje.

    ****
    Creo que el futuro de la comunicacion periodistica esta en conseguir unos espejos para baño,que nos ofrezcan las noticias del dia segun el careto que tengamos al enfrentarnos con el cada dia.
    Supongo que en el caso de que Don Cicuta tuviera al alcance este avance de la humanidad,al venir a Debate Callejero ,lo notariamos muchisimo mas cascarrabias si cabe,debido a que por regla general,esos espejos nos ofrecerian noticias de nos animaran el dia…
    No me imagino a Don Cicuta leyendo noticias intrascendentes pero de caracter nacional como que Los Beatles de Cadiz se han arrejuntao de nuevo y van a dar una gira por toda España,despues de grabar su nuevo disco “Arrequetatum”.

  15. Muy bien explicado, Lobisón. Yo creo que la mentalidad de Cebrián queda explicada en lo que llamas la segunda posiblidad. Pero voy mas allá. Tu visión de Cebrían es demasiado racional. Yo creo que es más pasional y su ejemplo mas fácil de entender es el flautista de Hamelin. Bueno, que él se cree con los poderes del flautista, pero, gracias a Dios, no los tiene. Los directores de periódico y sus compañeros tienden a creer demasiado que ellos condicionan a sus lectores, que les pueden hacer cambiar de opinión poniéndoles delante de sus ojos y oídos astutos editoriales y noticias en que una parte de la verdad queda disimulada y otra magnificada. Y, en efecto, tienen bastante razón, siempre que no intenten que sus lectores comulguen con ruedas de molino, porque si bien un grupo mediático con periódico, radio y TV, va lentamente moldeando las opiniones de sus lectores u oyentes, también es cierto que los lectores y oyentes escogieron ese medio inicialmente porque comulgaba con sus opiniones básicas. Cebrián, con una gran sed de venganza, pensó que podría convertir a sus lectores en enemigos de ZP y quizas promover el entusiasmo por Gallardón. La pasión ciega a la razón. Al parecer, incluso, pensó que él podía llegar a la altura de Pedro Jota. En efecto, todos recordamos la famosa pinza política que este último urdió, con Anguita y Aznar de entusiastas acólitos, para derribar a Felipe Gonzalez y cómo lo consiguió. Me han dicho que antes de la votación de la Ley del TDT, Cebrían llamó a Rajoy y a CiU diciendoles que si ganaban la votación que él se ocupaba de derribar despues a ZP.

  16. Se puede pensar que Fuego Amigo (15) maltrata, no sé si intencionadamente, al pobre Albert Hirschman, que es uno de los autores que ha escrito sobre lo de la voz, la salida y la lealtad, e incluso le llama ‘intelectual’. Eso me disgusta, porque es un buen tipo, aunque sea economista (nadie es perfecto).

    Sobre lo de leer los diarios por internet en vez de comprar el papel. Prescindiendo de los problemas del wifi en el WC, lo gracioso es que el proceso está ya en marcha, y que retener a los lectores de la edición impresa es cada vez más difícil, como sabe el susodicho Cebrián. El País ya hizo un intento de cobrar el acceso, y lo abandonó porque perdía influencia en la opinión pública sin obtener ingresos significativos. Don Ruperto Murdoch, cuando se hizo con el Wall Street Journal, lo primero que hizo fue abrir gran parte del diario para aumentar su público, restringiendo el pago a los artículos que consideraba estratégicos. En un diario económico esto es más fácil, porque (a) la suscripción la pagan las empresas y (b) puede haber artículos que realmente sean casi imprescindibles.

    Ahora el Sr. Murdoch, quizá necesitado de cash para pagar los emolumentos del consejero Aznar, encabeza un movimiento para cobrar el acceso a determinados contenidos en toda la prensa, y El País ha mostrado ya su interés por volver a intentarlo. La pregunta sería: ¿cree Cebrián que maltratando a sus lectores va a conseguir que paguen por leer sus enjundiosos editoriales? No parece una buena idea.

  17. Amistad, no me toques los cojones con los Beatles de Cádiz que ando mosca con el estreno de una película china dedicada a los hippies de Woodstock en versión puritana, sin que ni siquiere folle el personal, que es a lo que iban, bajo las ondas degeneradas de tanto rock and roll. No descarto que tú mismo o nuestros viejos sociatas en el blog, como Pormiquenoquede, Lobisón o Melinda no se anduvieran restregando por el barro en aquel entonces.

    Me extraña que nadie haya comentado más sobre la alusión letal de Lobisón a Babelia. Yo debo ser un ciudadano muy raro, porque los libros que leo jamás aparecen reseñados en tan divino suplemento. Creo que Babelia ha sido mayor fracaso que Crisol o el Canal Digital. A mi me pasa como a Lobisón, que me resulta ininteligible. Lo comparas con el Cultural del Miundo o con el equivalente de ABC y te das cuenta de la tontería que tiene encima cierto periodismo pretencioso e intelectualoide.

    Magallanes, si no fuera por su afición a Glenn Miller, representaría la ponderación supina. Sus comentarias son cada vez más razonables. Comparto completamente su visión de la tragedia psicológica de un aborto, que el bestia de Teoura no es capaz de entender. El comentario de hoy lo suscribo también de la primera a la última letra. No se podía decir mejor.

  18. A mi no me des la culpa.
    Que el espejo te haya visto sonriente y te haya ofrecido una noticia del ” estreno de una película china dedicada a los hippies de Woodstock en versión puritana, sin que ni siquiere folle el personal” para amargarte el dia ,no es mi culpa….diselo a los ingenieros diseñadores,que son unos cachondos….jeje.

  19. Don Cicuta (23), vale que no le haya gustado la película del chino, pero ¿no está usted, no sé cómo decirlo, un poco salido?

  20. Es más, ahora mismo voy a escuchar American Patrol en solidaridad con Magallanes y como protesta frente a la iracundia de Don Cicuta.

  21. Estoy totalmente de acuerdo con Sicilia en su opinión sobre el affaire de las hijas de Zapatero, su foto y sus vestidos. Al margen de que se deban ver sus fotos o no, creo que Arturo Canalda, defensor del menor, debería preocuparse un poco menos de Andreita y tomar cartas en este asunto. Lo que yo vi ayer noche en Intereconomía no tiene nombre. Un enrgúmeno M A Rodríguez las insultaba sin piedad a voces. Y los que le rodeaban igual. No todos, es verdad, había un señor llamado Carmona, respetuoso y sensato. Y lo de hoy en Internet no tiene nombre.

  22. Lobisón, no olvides de oir tambien Tuxedo Junction, Pennsilvania Six five thousand y la sublime Moonlight serenade.

Deja un comentario