La juventud no existe

Pepemart

He de reconocer que títulos como el de este artículo nos pirran a los sociólogos, pues no hay mejor forma de hacerse el listo. Lo que queremos decir con este tipo de provocaciones ingenuas es que bajo una etiqueta que se maneja con profusión para hacer análisis sociales, se esconde una realidad muy heterogénea. Es decir, no existe la juventud, existen los jóvenes, y las diferencias entre jóvenes son tan grandes que es poco útil pensar en ellos como un único colectivo. Por supuesto que biológica y socialmente hay un período de transición de la adolescencia a la edad adulta, pero este hecho oscurece más que aclara nuestra comprensión de la sociedad. Eso se debe a que dentro de un mismo grupo de edad existen grandes diferencias sociales. Por ejemplo, los sucesivos artículos publicados en El País en la serie “(pre)parados” tienden a cometer el error de ver a los jóvenes como un colectivo homogéneo, oscureciendo así las desigualdades de origen social y de género. 

Por ejemplo, la tasa de paro de los jóvenes (16 a 24 años en las comparaciones internacionales sobre mercado de trabajo) es el doble que la tasa de paro del conjunto de la población. Ese dato ha sido así durante mucho tiempo, no sólo en la actual crisis, y en distintos países. Probablemente se debe a que podemos interpretar el mercado de trabajo como un “lugar” donde la gente hace “cola” para ocupar un puesto de trabajo, y los jóvenes son los últimos en llegar a la cola. Pero no todas las colas son iguales… Si tenemos en cuenta el tiempo que los jóvenes llevan en cola, es decir, el tiempo desde que terminan sus estudios, se aprecia que la tasa de paro de los universitarios es sensiblemente menor que la tasa de paro de quienes tienen menos estudios. Dos personas de 25 años tendrán la misma edad, pero si uno de ellos acaba de finalizar un máster, llevará sólo unos meses en el mercado de trabajo, mientras que si es titulado en FP puede llevar varios años trabajando. Por tanto, cuando hablamos de paro juvenil estamos ocultando que con la misma edad, el tiempo en el mercado de trabajo es mayor para unos que para otros, así como que las tasas de paro son muy distintas. 

Otro tanto sucede cuando se habla de mileuristas para referirse a los jóvenes universitarios que ganan mil euros mensuales o menos. Cuando tenemos en cuenta el origen social y el género de este grupo observamos que los varones hijos de universitarios son mileuristas en una proporción de uno a cuatro, mientras que sus hermanas los son en una proporción de casi una de cada dos. Y los hijos de personas sin estudios que han realizado estudios universitarios son mileuristas en una proporción de dos de cada tres. Por tanto, si hablamos de mileuristas como un problema juvenil estamos ocultando que en realidad es un problema relacionado con las diferencias entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo y con la desigual oportunidad de los hijos de familias de clases populares de lograr un buen empleo una vez que han finalizado sus estudios universitarios.

 Las identidades juveniles también tienden a presentarse como algo homogéneo. Se insiste en la importancia del ocio y el consumo en la definición de las identidades colectivas. A casi todos los jóvenes les gusta salir los fines de semana, pero los jóvenes “poligoneros” no van a los mismos lugares que los del barrio de Salamanca, ni suelen escuchar la misma música o vestir la misma ropa. Las identidades puramente subjetivas de los jóvenes, por tanto, pueden guardar más relación con la posición objetiva de sus familias en la estructura de clases de lo que normalmente se tiende a pensar.

 Resumiendo lo dicho, pensar que la edad biológica asemeja a las personas y las convierte en un grupo homogéneo oculta las grandes diferencias de género y de clases sociales con las que se vive la juventud, y nos puede llevar a pensar erróneamente dicho colectivo.

Por último, me gustaría señalar que la juventud es muy heterogénea pero la forma en que es vista por los adultos es muy constante a lo largo de la Historia. En distintos periodos históricos y en culturas diferentes se encuentran abundantes testimonios sobre cómo la juventud es cada vez más inculta, grosera y hedonista. Tanto consenso de los adultos hace sospechar que más bien lo que sucede no es que los jóvenes hayan empeorado desde que existe la escritura (por lo menos), sino que más bien los jóvenes no responden a lo que los adultos esperan de ellos. Esto no tiene por qué ser bueno, pero tampoco malo.

19 pensamientos en “La juventud no existe

  1. Estamos rodeados de estereotipos que deforman y desvirtuan disparidades tratando de aglutinarlas bajo un sesgo identitario común que no concuerda con la realidad …….. salvo la extrema derecha, de la que sí forma parte todo el que abuchea a Zpatero.

  2. Gracias, Pepemart. En efecto, hay que sacudirse la pereza e individualizar; por otro lado, las categorías generales son imprescindibles para manejarnos en el mundo… ¡Qué horror!; parezco un científico social.
    __

    Enhorabuena, Fdo. Por una vez dices algo sensato. Me parece que lo has dicho sin querer, como intentando ser irónico: así que no sé si cuenta.

    Abrazos para todos.

  3. Desde que el mundo es mundo siempre la sociedad ha tenido la intención de meter las cosas en el mismo saco mientras les convenga para unos fines. De ahí que en las cronicas se tiende a generalizar, por ejemplo las izquierdas, las derechas y se nos quiere hacer ver un mismo fin para todos. Nada más lejos de realidad no son iguales ni los dedos de nuestras manos, refrán tópico que al que siempre hemos echado mano. Cuando decimos la juventud es así convencidos que de que todos son iguales, también metemos en el mismo saco a la llamada tercera edad.
    Nada mas lejos de la realidad, en cada joven se esconde una vida totalmente distintas entre si, otra cosa son las tendencias que marcan una época y que son mas o menos seguidas por una mayoría. Cada joven está criado en casa distinta, de padres distintos, economía distinta, educación paterna y materna distinta, pensamiento político distinto y también como no una vida interior que casi siempre esconde en muchos casos frustraciones, fracasos, éxitos personales y en resumen cada vida es un mundo totalmente diferente entre si, como diferente es la circunstancia de esa vida personalizada.
    Los gobiernos tienden mucho a la generalizar y también a sacar conclusiones por medio de las encuestas, se suelen aplicar las politicas con arreglo a tendencia de las encuestas y en resumen a meter a todos en el mismo saco diciendo que la mayoría de los jóvenes tienden a, dejar los estudios a tal edad, no se emancipan hasta tal edad en fin un largo ect.
    Tengamos en cuenta que detrás de cada joven o adolescente hay una historia, una familia, una situación familiar, una situación económica diferente, una educación diferente entre de sus padres, en definitiva todos tenemos a veces nuestro propio drama personal, como también nuestras ilusiones, nuestros fracasos y nuestros éxitos, pero en cada caso totalmente diferenciados, como diferenciada es la vida de adolescentes y jóvenes enfrentados a unas realidades familiares que cada uno lleva por dentro. Nuestra juventud no es ni más ni menos mejor ni peor que las que nos precedieron, solamente se diferencia la situación en la que está viviendo. La actual situación es proclive a la desesperanza, a la frustracion, a la poca confianza en el futuro, a veces provocan que nuestra juventud elijan caminos que analizando su situación personal quizás nos llevaran a pensar de otra manera. Todo esto es el producto de una sociedad de consumo en la que estamos inmersos, las monsergas de que los valores se han perdido es la letanía retrograda de quienes siempre apoyaron la diferiencia de clases
    Haciendo valer unos derechos de cuna, que a diferencia de esa cuna está el talento, la ilusión y el orgullo de muchos jóvenes que se han hecho a si mismos y se siguen haciendo a diferencia de todo lo demás.
    Una vez mas hay que decir que generalizar es malo, dañino y en definitiva castiga a quien sigue su propia línea en la que se esta enriqueciendo culturalmente, como tantos jóvenes perfectamente preparados para afrontar un futuro, este futuro está regido por mayores de cuya compresión y sabiduría depende muchas veces el futuro de esa juventud que tomará las riendas irremediablemente y por fortuna. Tiempo al Tiempo

  4. Muchas gracias y enhorabuena, Pepemart. El problema es que al hablar de los jóvenes no se desagrega (que no es lo mismo que creer que sólo existen situaciones individuales distintas) porque los propios medios de comunicación nos llevan a hablar de la juventud como una categoría. Es ejemplificador lo que contaba la defensora del lector en El País sobre la serie (Pre)parados: se les había encargado a periodistas menores de 35 años. Eso significa que se da prioridad a la empatía emocional por encima de la distancia analítica, lo que no ayuda nada a entender lo que está pasando.

    Muy sarcástico ha amanecido don Fernando. La cuestión no es creer que todos los que abuchean a ZP son de extrema derecha, sino saber qué tipo de personas se autoconvocan para abuchear a ZP en el desfile de la fiesta nacional, incluso durante el homenaje a los caídos. Y quizá el término no sea extrema derecha, sino derecha extrema e inconsecuente con los valores de la derecha tradicional: jóvenes muy mal educados y personas mayores exaltadas y fuera de si. Pero ese ha sido siempre el caldo de cultivo de la extrema derecha cuando ésta ha asomado la cabeza.

  5. Lo de la juventud como categoría suena mucho a El Corte Inglés (“¡Qué grande es ser joven!”) y ayuda poco a entender lo que ocurre, porque les ocurren cosas muy diferentes a unos o a otros, y a unos o a otras.

    Me ha parecido cosa tonta eso de encargar la seriue de reportajes “Pre-parados” de El Pa´si a periodistas jóvenes, por lo de la empatía. Que no cunda el ejemplo y sean periodistas jubilados los que escriban sobnre las pensiones.

    Yo no sé si los abucheadores son todos de extrema derecha, de extremo centro o del lateral izquierdo. Lo que sí demuestran ser es, como mínimo, muy maleducados. Y en no pocos casos parfecen haber salido de casa sin tomarse la medicación oportuna. Y así les va. De todas formas, parecen estar en un sufrimiento perpetuo, de lo que me alegro: peor sería que encima parecieran disfrutar con sus melonadas.

  6. Muchas gracias Pepe, está muy bien. Tal vez no estaría mal preguntarse de todas formas por qué es tan atractiva la juventud como categoría social. Yo creo que tiene que ver, precisamente, con el hecho de que durante un tiempo de la vida otras desigualdades sociales pierden peso relativo; las oportunidades son distintas, pero hay cierta condición común justo antes de arrancar, o al menos el espejismo de la misma. La diferencia en el primer sueldo de quienes están llamados a ganar cantidades muy distintas en el futuro, por razones de clase, género u otras, no son tan grandes, y se puede argumentar que hay menos diferencia cultural entre hacer botellón en el Barrio de Salamanca y hacerla en el Polígono que entre pasar el domingo en una barbacoa en un chalé de la sierra que pasarlo comiendo un bocadillo de atún con al familia en un bar de Seseña. De hecho un pijo sabe describir perfectamente a un poligonero y viceversa, cosa que no creo que sea el caso entre sus padres; los jóvenes se rozan más, para los adultos el “cierre social” se vuelve más hermético.
    En fin, es una especulación.

    Salud

  7. Buenos dias Pepemart,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    Oiga joven ¿no cree ,usted,que lo que no existe en España es la madurez?.
    ¿Acaso los comentarios de Fernando no son propios de un ser inmaduro no que no esta dispuesto a ser mi escudero…porque siente el mismo vertigo que le produjo subirse a un avion por primera vez?.
    Yo comprendo que los jovenes quieran madurar lo antes posible,pero ya les adelanto que cuando dejaron atras su niñez perdieron toda esperanza de ser maduros.
    En fin…juventud pirateada…..jeje.

  8. Gracias Pepemart por el articulo.

    Yo sí creo que la juventud existe. Como existe el teorema de Thcevichev. Ambos existen para lo que valen. El teorema de Tchebichev para acotar las cantidades de información relevantes en una muestra; La juventud últimamente para ser explotada por los mayores en un mundo cada vez menos habitable. Estamos enfrascados en las mezquindades de la luchas personales de poder, en la obsesión del mantenimiento de la poltrona y nos estamos olvidando de la obligación de cuidar el entorno de cara a las próximas generaciones.

    Pero….¿Donde está Amistad Civica?…. el blog necesita un poquito de sus locas neuronas… ¡y de discusión!; ¡¡¡Amistaaaaddd!!!

    ¿¿Estás ahíiiiii????.

  9. ¡Ahí va! ¡al publicar el comentario me he dado cuenta que estaba ahi!

  10. Gracias por el artículo, Pepemart. Coincido contigo en que detrás de muchas de las categorías sociales hay una enorme heterogeneidad. Pero para eso estamos los sociólogos!! Para sacar el bisturí y comenzar a agrupar a la gente en nuevas categorías….

    Yo no soy muy crítico con la serie de El País. En muchas ocasiones me he sentido reflejado por sus probemas. Será que todavía soy joven. Pero vamos, al margen de las heterogeneidades, es cierto que los jóvenes actuales son distintos a los de hace unos cuantos años. No digo que sean peores, sólo distintos. Y son diferentes porque la sociedad ha cambiado. Por ejemplo, de media, retrasamos el nacimiento del primer hijo, nos casamos más tarde, nos incorporamos al mercado laboral más tarde….. En fin, algunos de estos cambios son frutos del progreso, otros son por “obligación”. Pero luego está el hecho biológico: ¿hasta que edad podremos retrasar algunos de estos procesos vitales como, por ejemplo, tener un hijo? En fin, habrá que reflexionar sobre esto…

    Y dentro de la reflexión y relacionado con esto, les dejo otra duda que llevo varios días “rumiando”. Leo con mucha atención todas las propuestas de los 100 economistas. Algunas de ellas me parecen atractivas como, por ejemplo, la existencia de un único modelo de contratación. El otro día les leí su propuesta sobre pensiones. Hubo uno que la compro si cambiamos más cosas: que se compute 40 años de vida laboral para calcular la pensión. Yo estoy de acuerdo. Pero les doy otro dato. Hasta los 29 años estuve trabajando y no coticé nunca. No es que trabajara en “negro”, es que en España a uno, si es joven, le pueden contratar sin pagar por él seguridad social. En fin, Que con su propuesta tendré que trabajar hasta los 70…. Ya ven, no sé si los jóvenes de antes se enfrentaban a estos problemas. Antes se defendían de la explotación, hoy soñamos con ser explotados. Las sociedades, que no siempre progresan como nos gustaría….

  11. Isidoro tiene 30 años y …¡Se considera joven! No Isidoro no. Alejandro Magno murió a los 33 después de haber conquistado un imperio inmenso. Tú no eres joven. Te has quedado atrapado en la trampa para jóvenes que hemos puesto los viejos y por eso te crees joven. Tu trabajo, tu proyecto, tu vinculo con la sociedad es de jóven. El que tú te creas joven es lo que nos interesa a los viejos. Pero tú no eres joven.

    Ahora bien una cosa es ser joven y otra sentirse joven. Yo, con 56, también me siento joven.

    saludos

  12. Si Pratxanda 13. A los 56 se pueden hacer cosas maravillosas. Pero Claudio, a esa edad, fué cuando “mandó” ejecutar a Mesalina. Se la había estado beneficiando, eso sí siempre como segundo plato, los siete años anteriores. Mesalina era joven e impresionó con su belleza y personalidad su huella en la historia. Murió con 23 años.

  13. La desolacion me invade .

    Los socialistas españoles estan dejandose pisotear por la derecha cainita…no les extrañe que perdamos las proximas elecciones,el PSOE esta lleno de gallinas. y no ponen los huevos donde hay que ponerlos…..es mas facil dejar que lapiden diariamente a Ziluminatius.
    ¡¡Jodios ,traidores!!.

  14. Que bueno hubiese sido un debate marujil sobre la vida de alcoba de los emperadores romanos en general, y sobre la macizorra de Mesalina en particular.

    No obstante, entrando en el tema del artículo, aunque sea mal y tarde, diria yo que vale, “los jovenes” asi como grupo no existen, ok…. Ahora, existentn otros grupos sociologicos como “las mujeres” “los mayores” etc?

    ¿Existe alguno entonces?

  15. el grupo de los retocapelotas aclimatados, es decir, aquellos que absuelven sus pecados comulgando con la ignorancia.
    Por cierto ¿os habeis dado cuenta que Ziluminatius es el culpable de todo,incluso de mis palabras?.
    Perdonadlo,no vaya a ser que os arrepintais.
    Otros sin embargo nos marcan el camino de los anhelos patrios y les aplauden y se identifican con sus anhelos:

    “Un enardecido González Pons asegura que hubiera luchado por España contra los musulmanes en 1212.”

    Ya sabeis quien va a ser nombrado ministro de defensa cuando Rajoyibus alcance su sueño dorado al lado del Bellocino de Oro.

    Esto si que es patrotismo y no lo que representa Ziluminatius ante la bandera de España.

    Claro esta nosotros que compartimos sistemas planetarios de alta alcurnia y baja cama tenemos la fuerza suficiente para gritar al Universo ,bien alto:
    Ad Astra per aspera .

    Si, para nosotros, Ziluminatius es “un hombre bueno”, Montilla es “el increíble hombre normal”

    http://img.europapress.net/fotoweb/fotonoticia_20101014150315_500.jpg

Deja un comentario