La jugada de poker de Alexis Tsipras

Magallanes 

Este joven ingeniero de familia acomodada, antiguo miembro del Partido Comunista griego y posterior jefe de la izquierda griega radical, SYRIZA, consiguió que su mensaje electoral le granjeara un 17% del electorado griego en las recientes elecciones de mayo. Las caídas de votos del partido socialista, PASOK, y del partido conservador, Nueva Democracia, hicieron imposible un gobierno de coalición de estos dos últimos. Las  disminuciones de sus votantes se debieron a que aceptaban los recortes quela ComisiónEuropea, el FMI y el BCE – la troika –  imponían a Grecia para que pudiera obtener un segundo paquete sustancioso de ayuda financiera. Sin este, Grecia se encontraría desnuda frente a los inversores internacionales y ello precipitaría su quiebra y salida de la zona euro. Al no poderse formar gobierno, se han convocado nuevas elecciones para el 17 de junio.

El mensaje electoral de Tsipras  para las próximas elecciones es que Grecia no tiene que aceptar los recortes, ya que el segundo paquete de ayuda financiera vendrá de todos modos porquela UME– siglas de la zona euro –  perdería mucho o se desharía si Grecia se viera forzada a salir de la misma. La salida de Grecia le va a hacer mucho más daño ala UMEque a Grecia; por tanto, aunque amenacen con tener planes para hacer frente a su salida, no lo van a tolerar y se van a ver obligados a suministrar el paquete financiero aunque Grecia no acepte más recortes.

Las encuestas hasta ahora dan resultados inconsistentes: más o menos  tres cuartas partes de los encuestados quieren permanecer en el euro, pero más o menos dos tercios están en contra de más recortes. La batalla  electoral la dirimen Tsipras y Samaras, el líder de Nueva Democracia. Éste tendría que formar un gobierno de coalición con el PASOK y otros partidos dispuestos a aceptar el dictad de la troika. Las últimas encuestas conocidas el 20 de mayo dan por ganador a Samaras, pero por escasa diferencia respecto a Tsipras.

Si ganara Samaras y se formara una coalición que acepte las condiciones de la troika, la economía griega podría seguir renqueando pero sin un plan de crecimiento impulsado porla UMEola Comisióneuropea. En consecuencia, el gobierno de la coalición no ganaría el favor popular y la inestabilidad política resultante de la austeridad impuesta no impediría nuevos desordenes y la fragilidad del gobierno.

Si, por el contrario, ganase Tsipras y su gobierno de coalición con el PC y otras formaciones, todo dependería de qué curso tomara la troika o, por detrás de la misma, de lo que decidiera aceptarla ComisiónEuropea, Ángela Merkel y François Hollande. Tsipras lo ha comparado con el enfrentamiento nuclear entre EEUU yla URSS.Sedieron cuenta de que la destrucción nuclear mutua era lo peor y decidieron pactar una reducción controlada de armas nucleares para evitar el desastre. La diferencia que él calla es el diferente orden de magnitud: la economía griega no llega al 5% de la economía de la UME.

Quizás el mejor aliado de Tsipras es la falta de unión entre Hollande y Merkel. Mientras que el primero y parte dela Comisiónserían  favorables a ceder algo para que Grecia no abandone la zona euro, o por lo menos a poner en marcha un plan de crecimiento con eurobonos para todala UE, pero sobre todo para sus países mas pobres, por el contrario, Merkel seguirá con su negativa a la emisión de eurobonos para que no recaiga sobre los contribuyentes alemanes la mayor parte de la financiación del plan. Pero, suponiendo que gane la posición alemana, Tsipras no tendrá mas remedio que reintroducir el dracma y perder el segundo paquete de ayuda financiera.

Ello sería tremendo. Aparte de que los griegos verían que sus euros se intercambiaban obligatoriamente por dracmas con un poder adquisitivo muchísimo menor, el Estado griego, que actualmente paga los sueldos y pensiones de sus funcionarios con los fondos prestados por la troika, tendría que emitir dracmas nuevos para seguir haciéndolo. L a consecuencia sería una inflación dentro de la actual depresión. Además, al salir de la zona del euro, el BCE no estaría obligado a prestar dinero a los bancos griegos agravando la falta de liquidez de los mismos.

El fracaso de un gobierno de Tsipras sería seguido por un Gobierno de Salvación Nacional con un estado de sitio permanente para evitar desórdenes hasta que  se encontrara una estabilización de la economía. En fin, es fundamental que los griegos voten a favor de Nueva Democracia y el PASOK y acepten los recortes hasta que se ponga en marcha un plan de crecimiento para todala UE.Másvale tarde que nunca.