La izquierda e Israel

El crítico constructivo

Esta noche llega a España en visita oficial el Presidente de Israel, Shimon Peres, para conmemorar el 25º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países. En enero de 1986 España entró en la Unión Europea (entonces Comunidad Europea) y también, de la mano de Felipe González, dejó de ser el único país de la Europa occidental que no mantenía relaciones diplomáticas con Israel.

En un primer momento fue Israel quién se negó a aceptar la demanda de una España franquista que quería hacer méritos ante Estados Unidos para lavar su pasado filo nazi y dejar de ser un paria en el concierto internacional. Sólo hubo otro país con quién Israel no quiso entablar relaciones después de su creación en 1947: Alemania, por razones obvias. En 1953 España firmó un primer tratado de alianza militar con EEUU, en 1955 entró en la ONU y en 1959 el Presidente Eisenhower visitó España poniendo fin al aislamiento internacional de Franco. En las nuevas condiciones, el fiel aliado israelí mostró su interés por normalizar la situación bilateral con España. A Franco ya no le hacía falta tal aval y, además, había afianzado las relaciones con el mundo árabe, que empezaba a sacudirse el yugo colonial.

La crisis del petróleo de la primera mitad de los años 70 y la segunda ola de primeros de los 80 no ayudaron a remediar la situación en absoluto. Nuestro recién entronado monarca recababa la ayuda de sus “hermanos” del Golfo para España mientras nuestros líderes políticos acudían a los diferentes gerifaltes árabes en busca de financiación para sus partidos políticos (¿recuerdan la foto de Suarez con Sadam Husein?). La situación no era nada fácil. En el plano doméstico la magnitud de la crisis económica propició los Pactos de la Moncloa y ETA estaba siempre al borde de provocar un golpe militar. En el internacional, Israel había dejado de ser un país sitiado por todos sus vecinos y se había convertido desde 1967 en ocupante del Sinai, el Golán, Gaza, Cisjordania y posteriormente el sur del Líbano. En respuesta, la Liga Árabe había establecido un boicot económico primario o directo, pero también secundario y hasta terciario, contra los países y empresas que no se apartaran de Israel. En ningún caso ello exigió romper relaciones diplomáticas con Israel pero establecerlas de nuevas era más peliagudo y las amenazas eran claras. Recuérdese también que estábamos fuera de Europa, flirteando con el Movimiento de países no alineados y hasta 1981, fuera de la OTAN, con incertidumbre sobre nuestra permanencia en ella hasta el referéndum de 1987.

Cuando Felipe González ganó las elecciones a finales de 1982, el PSOE contaba entre sus líderes con algunos filo-israelíes. Además de los hermanos Múgica, judíos, algunos otros como Borrell habían pasado algún periodo en un kibutz o mantenido buenas relaciones con laboristas israelíes en el seno de la internacional socialista. Era lógico. Israel se habría creado como un Estado filo socialista, democrático pero fuertemente colectivizado, no sólo en términos económicos: movimiento kibutzim, sindicato único Histadrut, servicio militar obligatorio y largo…

Las elecciones que siguieron al estrepitoso fracaso de la invasión de Beirut liderada por Ariel Sharon, propiciaron el nombramiento de Shimon Peres como Primer Ministro al frente de un gobierno de coalición con el Likud de Itzhak Shamir. Peres mandó recado confidencialmente a su homólogo español y Felipe González recogió el guante, encargando al Secretario General de Presidencia, Julio Feo, y su asesor diplomático, Juan Antonio Yañez-Barnuevo (hoy Secretario de Estado de Exteriores), conducir una negociación secreta con el laborista Micha Jarisch que culminó el 17 de enero de 1986. Peres estuvo de acuerdo con mantenerse al margen de la negociación para preservar el secreto, única condición impuesta por Felipe, que mantuvo al Ministerio de Exteriores in albis hasta el final del proceso.

Lo que en aquel momento suponía un desafío diplomático de primer orden, que requirió de un intenso y continuado proceso de explicaciones a nuestros amigos árabes para prevenir las temidas sanciones, desde la perspectiva de hoy aparece como una obviedad indispensable para corregir cuanto antes una anomalía histórica. La ausencia de relaciones hacía sospechar que el antisemitismo franquista no había desaparecido. Además, constituía una dificultad añadida para la entrada en Europa: Países Bajos exigía el establecimiento de relaciones con Israel para dar su visto bueno a nuestra integración. En el lado positivo, la solución del problema nos permitió albergar la Conferencia de paz de Madrid de 1990, lo que habría resultado imposible de haber seguido manteniendo interlocución con sólo una de las partes en el conflicto. Igualmente inviable habría sido el nombramiento de Miguel Ángel Moratinos como Enviado especial de la UE para Oriente Medio en 1996, o incluso la presencia en el Cuarteto de Oriente Medio del hasta hace muy poco Alto representante de política exterior de la UE, Javier Solana. Es decir, además de ser lógica y propiciar el aprovechamiento de sinergias entre los dos países, la normalización de relaciones con Israel ha permitido a España estar presente e influir en el proceso de paz de oriente medio.

En la actualidad, apenas nadie reclama en España la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel. Y sin embargo, son demasiadas las voces que abogan por enfriar las relaciones e incluso boicotear el comercio o los intercambios culturales con Israel. Así, una cantante israelí inequívocamente pro paz como Noa, ha tenido que hacer frente a campañas en su contra por haber señalado que si bien la ocupación israelí de Cisjordania debe terminar, la invasión de Gaza de 2008 respondía a que el lanzamiento de cohetes no había cesado tras la retirada israelí tres años antes. ¿Se boicotea en España a un director de cine chino que no condene Tiananmen? ¿Alguien consideraría legítimo tratar de impedir un concierto del cubano Pablo Milanés o una representación de ballet bielorusa por no explicitar su rechazo a los regímenes dictatoriales de Castro y Lukashenko? ¿Tiene sentido vetar a la carroza de Tel Aviv del desfile del Orgullo gay exigiendo a sus integrantes que condenaran el ataque israelí a la flotilla de Gaza?

Lamentablemente, un sector de nuestra sociedad exige a los ciudadanos israelíes que se desmarquen de la política de su gobierno para poder ser aceptados con normalidad, con el agravante de que Israel no es una dictadura sino una democracia consolidada desde 1948, varias décadas antes de que España llegara a serlo. El caso de la carroza gay es paradigmático porque el contrasentido es flagrante. Israel es el único país de su zona que no castiga legalmente la libertad sexual pero antes que reconocerse como algo positivo, los gays israelíes fueron estigmatizados por condición de su nacionalidad.

Se podrá criticar las políticas israelíes todo lo que se quiera, como las de cualquier otro país, y en ocasiones con mucha razón, sin duda. Cabe exigir a Israel un avance más decidido y rápido hacia la paz con sus vecinos, que aproveche las oportunidades que ofrece la Iniciativa árabe de paz de la Liga Árabe, que desmantele los asentamientos en Cisjordania y que, en todo caso, respete los Derechos Humanos y la legalidad internacional. Todo ello es exigible y también opinable hasta qué punto Israel merece ser reprendido por escudarse en argumentos variados para excusarse.

Lo que no es de recibo es reservarle a Israel un trato especial propio del campeón mundial de las violaciones de Derechos Humanos. Es cierto que la minoría árabe (alrededor de un millón) que vive dentro de Israel no recibe en la práctica el mismo trato que sus compatriotas judíos, pero también que su libertad de culto y cultural son plenamente respetadas, de iure y de facto. Es decir, su situación es infinitamente mejor que las de otras minorías en otros países de oriente medio que, sin embargo, no suscitan el mismo rechazo.

Es posible que los activistas de Derechos Humanos deban centrarse exclusivamente en lo que Israel no hace bien, como lo hacen con China desdeñando sus progresos y las grandes oportunidades que ofrece su mercado y crecimiento. En el caso de Israel, sin embargo, el estigma se extiende a colectivos en general no proclives a preocupaciones ilustradas.

Israel es un Estado joven de apenas 64 años de existencia, en un entorno geográfico y político muy complejo. La mejor manera de contribuir a que aproveche lo mejor de la cultura judía de tolerancia y conocimiento es intensificar las relaciones bilaterales en todos los ámbitos, multiplicando los intercambios culturales, sociales, económicos y políticos. Si ello es válido para regímenes totalitarios y represivos con los que preferimos el diálogo antes que el enfrentamiento, con más razón en el caso de una democracia, imperfecta como todas pero democracia al fin y al cabo, como la israelí.

16 pensamientos en “La izquierda e Israel

  1. Gracias, CC.

    Virtuoso ejercicio de equilibrio, con suficiente inteligencia para integrar, en tono menor, los “peros”.

    Yo voy a abundar en alguno de esos “peros”, en los que te quedas corto.

    El primero y principal: Israel vulnera constante y sistemáticamente la legalidad internacional y los derechos humanos. ¿Cómo? De maneras múltiples: ocupación y asentamientos ilegales, incorporación por la fuerza de territorios, castigos colectivos a poblaciones civiles, asesinatos selectivos… Como consecuencia de estas tropelías, ya saben algunos dirigentes israelíes que no deben viajar por países “sospechosos” (como, por ejemplo, las democracias nórdicas o el Reino Unido), no sea que la Justicia internacional les vaya a echar el guante.

    “Al fin y al cabo, Israel es una democracia, la única de la región”: este es la ultima ratio que esgrimen quienes, en mayor o menor grado, defendéis posturas “comprensivas”. Bueno; si por democracia se entiende el mecanismo de elecciones para designar gobernantes, ya sabemos qué pasó en Gaza, que sería la “otra” democracia. Sinceramente, no creo que Libermann sea un demócrata.

    Y me gustaría que los expertos me expliquéis por qué conviene que aceptemos que Israel es un Estado “judío”. De verdad que querría comprenderlo. ¿Se trata de una caracterización étnica, o más bien religiosa, del Estado? ¿Se parece algo a la pretensión ultramontana de que, por ejemplo, España se autoclasificase de “Estado católico”, o a la actual definición de Irán como “República Islámica”? ¿Qué pasa con las minorías no judías del Estado de Israel, acaso dejan de ser israelíes? ¿No estamos ante un disparate etnicista o integrista?

    Abrazos para todos.

  2. Parece que Gaspar, que también es izquierda, tiene sus propias ideas sobre el tema.

    http://izquierda-unida.es/node/8324

    ::

    También otros.

    “Cada día es más difícil ser amigo de Israel, salvo para los incondicionales convencidos de que todo lo que hacen las autoridades israelíes es bueno, que todos los palestinos son terroristas y que las críticas a la política de Israel son siempre producto del antisemitismo. Yo sigo siéndolo, pese a la repugnancia que me inspira su Gobierno actual, la intransigencia fanática de sus colonos y los abusos y, a veces, crímenes que Israel comete en los territorios ocupados y en Gaza, o fuera de sus fronteras, como ocurrió hace poco con los nueve muertos y las decenas de heridos de la flotilla de la libertad… (Mario Vasgas Llosa)

    ::

  3. A mi me ha parecido muy equilibrado el texto, aunque estoy de acuerdo con el primer “pero” de Teoura, no así con los otros dos que cuestionan la naturaleza democrática de Israel. Que Lieberman sea un demócrata o no convencido es irrelevante, que la política de Israel con los palestinos sea repugnante, etc., no dice nada sobre si la política israelí se organiza democráticamente o no. Yo creo que no hay duda de que Israel es una democracia a todos los efectos. La rabia que produce su actuación no debería llevarnos a negar lo obvio.

    Curioso lo que cuelga Polonio de Llamazares. Es el problema del doble rasero de IU. Seguro que no protesta por la existencia de la Casa Arabe, que tiene mucho más dinero. Que España colabore con las dictaduras árabes es estupendo, pero que lo haga con Israel es anatema. Este tipo de hipocresía de IU es la que ha terminado produciendo su marginalización política. He acudido a actos de Casa Sefarad y nunca, nunca he visto nada parecido a “propaganda sionista”. Mira que me cae bien Llamazares, pero hay ciertos tics que no puede superar.

    No sé si leyeron el reportaje ayer en El Pais de Barbería y Prieto sobre el 23-F. Decían sin rodeos que el Rey estaba a favor de una solución Armada por vía constitucional (es decir, que llegara Armada a presidir al Gobierno medianta una moción de censura que apoyaría el sector de la UCD liderado por Herrero de Minón). La operación no llegó a cuajar porque Suárez dimitió y luego se cruzó el energúmeno de Tejero en el camino: ahí el Rey se espantó y dejó caer a Armada, que pretendió aprovecharse de la situación creada por el golpe. Muy interesante también la entrevista con Laína.

  4. Cierta izquierda tiende a defender al mas debil,por ahi podemos encontrar casos como los cubanos,los saharauis ,los palestinos.
    Me pregunto ¿que piensa esa izquierda al ver que Egipto permite que buques armados de Iran crucen el canal de Suez?.

  5. Buques de guerra iraníes cruzarán este lunes el canal de Suez
    Efe | El Cairo, Egipto | Publicado el 20 de febrero de 2011
    Los responsables del canal de Suez anunciaron este domingo que será este lunes cuando crucen esa vía los dos barcos de guerra iraníes cuya llegada estaba anunciada desde la semana pasada.

    La información difundida en El Cairo se conoce después de que la televisión estatal iraní en árabe Al Alam dijera que los dos buques ya habían cruzado dicha vía marítima.

    El paso de las naves, las primeras de guerra iraníes que cruzan el canal desde 1979, fue aprobado por las autoridades egipcias el pasado viernes.

    Se espera que en las próximas horas los barcos lleguen a la entrada sur del canal para dirigirse mañana hacia el Mediterráneo, según dijeron hoy fuentes del Canal de Suez.

    De acuerdo con fuentes oficiales egipcias, la solicitud iraní indica que los dos buques no llevan material militar, nuclear o químico.

    El pasado miércoles, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, advirtió de que la entrada de dos barcos de guerra iraníes en el Mediterráneo, que según él se dirigen a Siria, era una provocación de Teherán.

    “Se trata de una provocación que demuestra que la seguridad en sí mismos y la osadía de los iraníes crece cada día”, declaró el ministro israelí.

    Pero fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto citadas por la edición digital del diario gubernamental “Al Ahram” calificaron hoy como “un alboroto injustificado” la atención que ha creado este asunto, que ha sido “sacado de sus proporciones”.

    Las fuentes indicaron que el paso de los dos buques se ajusta a los compromisos internacionales de Egipto y no tiene nada que ver con las relaciones bilaterales, y recordaron que naves israelíes han hecho ese mismo tránsito en el pasado “sin causar tanto alboroto”.

    Añadieron, además, que la petición fue hecha antes de la caída del régimen de Hosni Mubarak, el pasado 11 de febrero, y confirmaron que los barcos participarán en un ejercicio naval en las costas de Siria.

  6. Pero no se preocupen ,la naturaleza y el cosmos nos mostraran pronto su inteligencia evoluutiva:

    Los científicos alertan de la posibilidad de una tormenta solar «catastrófica»
    El fenómeno tiene la potencia necesaria para acabar, de un solo golpe, con la tecnología del mundo moderno.

    Espero que cuando suceda este evento solar ,esté en el gobierno Mariano Rajoyibus,por lo menos sera un dia en el que Ziluminatius podra sarcasticamente decirle a los españoles que esa ha sido la consecuencia del voto de los mas tontos de los cojones al permitir que el lider de los populares alcance el poder para que Dios monte en colera y castigue al mundo entero por estar tan poblado de gilipollas…..esta decision de los tontos de los cojones colmara la paciencia de nuestro Señor y Creador ….hasta aqui podriamos llegar….JAJAJA…..que nervios.

    Aunque si me pongo a pensar con malicia ,ese evento solar podria suceder el dia que esté visto para sentencia el caso Faisan…..jeje.

  7. He leído el link anterior con las declaraciones de Savater y son más que una cagada. La frivolidad tiene un límite. El catedrático de Etica debería tener ideas más claras sobre qué cosas pueden ser objeto de diversión o causas de mantener la juventud. Y debería saber que el terrorismo en ningún caso. NO hace falta ser catedrático de nada para saber eso. Basta con tener sentido común y ser persona de bien. Si quiere mantenerse joven, que haga footing, o que ligue, o que haga lo que le dé la gana, pero que no diga más gilipolleces. Porque a mí, concretamente, me ofende. Y supongo que lo mismo le pasará a mucha gente.

  8. Enhorabuena al articulista. Estupendo y ponderado. Servidor ya saben todos lo que opina: precisamente por ser Israel el único Estado de Derecho de la zona, cosa que me enorgullece, tiene un plus de exigencia respecto a sus vecinos en el respeto a los derechos humanos. Y a veces no ha sido así, cosa que me apena profundamente.

    Sobre los cachondeos de Savater: coincido con Don PMQNQ al respecto. Pero aquí hay también un “plus”, y es que este señor, durante una buena parte de este tiempo en el que se ha divertido tanto, se ha dedicado a expedir certificados respecto de la lealtad de unos y otros en la lucha antiterrorista, dando carnés de “traidores a las víctimas” o “de buena ciudadanía” a quien le ha parecido oportuno. Me pregunto que opina Leona de ésto. Claro que, después de que el otro día desbarrara también afirmando que la mayoría somos de UPyD y no lo sabemos, igual es que en las sedes de ese partido les han echado algo al agua mineral o al café (y no lo saben).

  9. “Por mi que no quede”, asumo todo lo que dices, es mas hace tiempo que es un HP si quitarle ni una coma, esas dos letras que las interprete como quiera,cada uno. Dice muy poco a su favor quien se divierte con la muerte de cerca de mil seres humanos, sean amigos suyos o no lo sean.
    Este individuo no merece el respeto de nadie. De la catadura de Savater a mi no me caben dudas, es un cantamañanas en al politica, en su prfesion y en el corportamiento como ciudadano. Bien que se pegó a la derechona cuando le interesaba, para mnifestarse en contra de ETA. Menudo individuo y lastima de cultura representada en su presona como escritor. “” A la mar maera ” Tiempo al tiempo.

  10. Un amplio resumen de las relaciones entre España e Israel nos ofrece CC. Gracias.
    Franco no quería saber nada de Israel para mantener buenas relaciones con los marroquíes, que habían colaborado con su sangre en la guerra civil. Franco iba rodeado por su caballería mora y pensaba que el protectorado español del norte de Marruecos se podía mantener eternamente gracias a negarse a mantener relaciones con Israel. Es curioso que con Aznar, la tradición franquista pro árabe se quebró, imponiendo este último una furibunda campaña anti árabe, riendose del dialogo de civilizaciones de ZP.
    Dice CC.: “¿Se boicotea en España a un director de cine chino que no condene Tiananmen? ¿Alguien consideraría legítimo tratar de impedir un concierto del cubano Pablo Milanés o una representación de ballet bielorusa por no explicitar su rechazo a los regímenes dictatoriales de Castro y Lukashenko? ” Yo recordaría un caso mas flagrante. En efecto, Rusia ha hecho auténticas barbaridades en Chechenía con la población musulmana, quizás no tanto como Serbia en Bosnia, pero casi. Nunca los paises europeos han condenado fuertemente estos hechos. Y, por supuesto, la izquierda española menos aún. Lo que pasa es que se da por supuesto que Rusia siempre será brutal e incorregible, mientras que Israel lo forma precisamente un pueblo que ha estado perseguido durante siglos y que presume de democracia y, por tanto, de defender los derechos humanos.
    Desgraciadamente, el gobierno de Netanyahu no ha apoyado en absoluto la revolución democrática de Egipto, sino que se ha limitado a exigir a EEUU que garantice su seguridad. Hay una cierta tendencia egocéntrica en el Estado Israelí y la mayoría de sus ciudadanos que hace que piensen que, a través de la historia, ellos son el único pueblo perseguido. Cuando les cuentas que un millón de armenios fueron exterminados en Turquía o que el exterminio de 7000 musulmanes de Shebrenica en 3 dias fue también un mini holocausto, se quedan muy sorprendidos.
    No me ha gustado que el articulista diga que Múgica es judio. Múgica es de ascendencia medio española o vasca y medio de judios emigrados de Alemania. Comprendo que es difícil explicar su actitud favorable a Israel con una sola palabra, pero Múgica es español, no judio.
    Dicho todo esto, soy totalmente favorable a mantener fuertes lazos de amistad cultural con Israel y, además, creo que tenemos una impresionante deuda histórica con los israelíes, ya que expulsamos de España a personas que, por no querer renunciar a su religión, fueron obligadas a dejar su país en condiciones muy vejatorias: sin poder llevarse joyas ni oro, teniendo que malvender sus propiedades y yendo en carretas de bueyes. Se estima que fueron unos 500.000. Ellos mantuvieron su cultura española-judia fuera de España durante muchos siglos y no se ha hecho lo suficiente para recopilar e ilustrar su cultura. Es un cometido que tiene por delante Casa Sefarad-Israel.

  11. Uno ve la clase de tiranos que tienen los pueblos, cuando cuenta la cantidad de muertos que hay cuando el pueblo sale a la calle ,

    El tirano Gadafi demuestra lo que siempre ha sido ,un asesino…..por si no lo sabiamos ya.

  12. Magallanes nos recuerda la “impresionante deuda histórica” que tenemos con Israel a raíz de la expulsión de 1492, uno de los episodios más oscuros de nuestra historia que no hace poco se nos enseñaba en los colegios como un hecho glorioso de aquel annus mirabilis de la consolidación de lo hispano (el Descrubrimiento, la Gramática de Nebrija y la extirpación del cáncer hebreo del cuerpo patrio).

    Aquello fue, en efecto, una barbaridad que se perpetuó con la represión de los judaizantes y el enquistamiento del antisemitismo bajo Franco (la consabida “consipración judeo-masónica”). Sin embargo, no fue una barbaridad muy distinta de las usuales en la época. Degollinas y deportaciones de todo tipo eran moneda frecuente, y no creo que hayan generado “créditos” susceptibles de cobro.

    En todo caso, esto de las “deudas históricas” me escama, porque vale tanto para reclamar el oro de Moscú como el presunto “déficit” de Andalucía. ¿A cuánto se cotiza la “deuda histórica” por la expulsión de los moriscos en 1609? La reparación simbólica a los sefardíes, incluso un acceso privilegiado a la nacionalidad, se instrumentó hace tiempo; a los moros, que les vayan dando morcilla.

  13. Cuando hablo de una deuda histórica me refiero a una deuda moral, en absoluto de tipo económico. ¿Cuál es la diferencia entre los moriscos expulsados y los sefardíes expulsados? Pues que los primeros siguieron sintiéndose españoles muchos siglos, conservando el idioma, canciones y literatura, no se mezclaron con otros judíos de la diáspora, incluso se enfrentaron. Los segundos fueron asimilados por las poblaciones a donde fueron, no mantuvieron rasgos diferenciales de lengua, canciones, etc. Los primeros llevaban en España desde tiempos de los emporios fenicios y griegos. Cuando el Gran Capitan conquistó el sur de Italia, eran los sefardies sus administradores. Cuando el General Serrano invade Tetuan a mediados del XIX son los sefardíes los que salen a aclamarle, no los marroquíes.

Deja un comentario