La ideología alemana

Lobisón

Cuentan que en los años sesenta, cuando en todo el mundo se hablaba del ‘milagro alemán’ por la espectacular reconstrucción del país tras la guerra, los alemanes se indignaban. ‘¿Milagro por qué? Milagro será lo de Austria: nosotros trabajamos’. Este malvado chiste podría resumir la ideología alemana: ellos trabajan, se lo ganan todo por el propio esfuerzo, y sus vecinos prosperan de milagro o a costa suya.

Hay estudios que sostienen que los alemanes trabajan menos que sus vecinos europeos y que los norteamericanos, pero que su productividad es mayor gracias a su ventaja en tecnología y capital físico. Pero lo que cuenta ahora no es la realidad sino cómo se interpretan los hechos: Alemania recuperó el crecimiento en el segundo y tercer trimestres de 2009 habiendo mantenido el déficit en el 3,3% del PIB, sin dejar que las cuentas se les dispararan.

La recuperación alemana convenció a los mercados de que había llegado de nuevo la hora de la ortodoxia, y que los países con déficits altos —superiores al 10% del PIB en algunos casos— debían comenzar a recortarlos. Y ésa es, además, la doctrina oficial de la UE, que exige a los países miembros del euro volver al 3% en 2013. En cierto sentido la especulación contra la deuda griega —y la de los países que podríamos venir después— es una consecuencia de la recuperación alemana en 2009.

Desde entonces las cosas se han complicado: la economía alemana se frenó en el cuarto trimestre, y si sus socios europeos no despegan las exportaciones no podrán seguir siendo el motor del crecimiento alemán, porque la cara oculta de su bajo déficit es un consumo interno estancado. La política obvia sería aumentar el déficit alemán —por ejemplo reduciendo los impuestos, como proponen los socios liberales de Merkel— y no presionar al resto de la eurozona para reducir con excesiva premura sus déficits.

Pero la ideología alemana y el liderazgo ‘suave’ de Merkel, muy conservador en temas económicos, impiden seguir la línea más racional. La opinión pública alemana no quiere oír hablar de déficits altos, y menos aún que el país se comprometa en el rescate de Grecia. “Nunca más los pagadores de Europa”, tituló el diario sensacionalista Bild, con ejemplar demagogia.

Ahora bien, una buena parte de los bonos de la deuda griega están en manos de bancos alemanes, con lo que la opción real es poner dinero ahora para rescatar a Grecia o poner mucho más dinero después para rescatar a los bancos alemanes si Grecia no puede pagar su deuda.

Pero esto es difícil de explicar a una opinión pública convencida —como dijo con cierta gracia el viceprimer ministro griego, Theodoros Pangalos— de que los griegos son unos vagos porque tienen buen clima, buen vino y buen carácter.

16 pensamientos en “La ideología alemana

  1. Interesante artículo, Lobisón, que, como siempre en tu caso, arroja un poco de luz definiéndo bien el problema y teniendo en cuenta todas las variables intervinientes.

  2. Joer, ya no basta con defender a un gobierno ineficaz a la hora de tomar medidas. Ahora la solución consiste en pedirle a los eficaces que se conviertan en torpes y se igualen a nosotros.

  3. Los alemanes han comprado media Mallorca y han sido incapaces de evitar el espolio del PP y de UM….¡cachis en la mar!…..jeje.

  4. Amistad… los alemanes veían de lejos las ‘cosillas’ de los mallorquines, siempre que pudieran tener sus casones… al final habrá que dejar que se presenten, que voten e incluso que ganen……..jeje Es más, creo que les votaría!!!jajaja

  5. Como ya comenté el otro día, presumo que más que igualar capacidades productivas y economías, vía distorsionando su eficacia de manera voluntaria, la igualdad vendrá por la vía del desabastecimiento de primeras materias, que ya dije estoy oliendo venir. Volveremos a tiempos en los que no se defenderá mejor quien más produzca, sino quien más y mejor se suministre, y eso sí es manupulable a voluntad de los que mandan. Volverá el crecimiento vía inflación, aunque sea por breve tiempo. Hay que equilibrar el valor de los bienes con la masa monetaria que se últimamente se ha incrementado enormemente, dándole al manubrio, para favorecer la recuperación económica y se hará por la vía del subidón de precios y desabastecimiento mundial aparente. Voveremos a los tiempos en los que había que tener cosas y deber dinero…… al tiempo.

  6. Fernando… cuando vuelvan a ganar los rojos yo te refugio en la Frago, que aguanta tó…. don’t worry….jejeje

  7. Eso Sarah. Y yo allí escribo el diario de Fernando FranK….o. Pa la posteridá.

  8. Pues sí, es raro lo de los alemanes. Tiene la demanda interna congelada hace años, los costes laborales unitarios han crecido mucho menos que en otros países europeos, como Krugman se ha encargado de subrayar una y otra vez, y tienen esta extraña aversión a los déficits. Que yo sepa, y he procurado informe un poco, los economistas no tienen ni ( ) idea sobre los niveles de déficit y deuda a partir de los cuales las cuentas públicas se descontrolan del todo. Durante el primer año de la crisis la idea de disciplina fiscal se evaporó, pero ahora los ortodoxos vuelven a la carga, con los mismos diagnósticos de siempre y recetas que son mas de los mismo. Que los alemanes hagan lo que les parezca con su demanda interna, pero que no sirva como excusa para andar fastidiando al resto del mundo.

    Ayer se podía leer en la prensa que además los ministros de economía europeos han renunciado a la idea de un impuesto a la banca por los costes de la crisis… Creo que Salgado estuvo en primera línea en contra del impuesto.

    Por cierto, que no sólo en Alemania soplan vientos de ortodoxia. Los economistas felipistas que han secuestrado y lobotomizado a ZP (ayer Salgado, en las páginas salmón del País, no parecía una minista de economía, sino la mismísima reina de España) andan ahora con la estupidez de combatir el déficit echando altos cargos a la calle. La medida es demagógica, desmoralizante para quienes creen en la intervención pública y poco eficaz: transmite la idea de que la administración puede funcionar con menos altos cargos (lo cual es falso) y ahorra mucho menos que un recorte del 30% en sus salarios, pues muchos de los cesados regresarán a sus puestos de funcionario y seguirán cobrando del presupuesto del Estado. Un recorte salarial habría sido ejemplarizante y no habría causado destrozos en la administración. Pero yo hace tiempo que dejé de entender la politica económica de ZP.

    Y sobre el Constitucional y Manuel Aragón hablaremos en otro momento, supongo. Aragón ya ha conseguido la gloria, supongo que estará satisfecho. De su carta al director hoy en el Pais, me quedo con esa declaración orgullosa de intransigencia. Entiende que la integridad consiste en no ceder en nada. Vaya pájaro. Parece que el ego no le cabe en el cuerpo.

  9. Siento rectificar a Don Cicuta …pero en vez “( )”,tendria que haber escrito “(y)”…..jeje.
    Por lo demas me llena de absoluta tristeza y desesperacion que piense que el gobierno de ZP ha sido gibarizado con una lobotomia felipista….JAJAJA…que nervios.

  10. Muchas gracias a Lobisón por su artículo. No sé por qué hemos tenido siempre en España esa admiración tan total por los alemanes. Nosotros somos torpes por definición (o por genética, vaya usted a saber) y ellos los eficaces.
    Por cierto, que gracias a leer este blog y a las inteligentes advertencias de Fernando, a mí no me va a coger desprevenido esa etapa terrible de desabastecimiento e inflación que se nos avecina. He llenado dos habitaciones de mi casa de todo tipo de alimentos: cereales, latas, legumbres, pasta, etc. Y me he comprado un congelador industrial gigante que he llenado de productos perecederos. Tengo alimentos por lo menos para año y medio. Hay que verlas venir.

  11. Hombre, lo jodío es que como pronto empezarán las restricciones de suministro, igual el congelador chachi pilongui de Don PMQNQ se va a hacer gárgaras. Vuelva usted al salazón y al “garum”, como los romanos.

  12. Me ha dicho un pajarito que Fernando ha puesto una valla electrificada y un foso con cocodrilos alrededor de su “huerto extremeño” ,por lo que pueda pasar.
    El no teneme que se vaya la luz ,tiene un generador propio que funciona a base con pedales de bicicleta…jeje….pero aunque pienso que puede ser cierto,creo que el pajarito que me lo ha contao estaba mas fumao que “el aguila”….coff…cofff…perdon…..jeje.

  13. No estoy en absoluto de acuerdo con las tesis de Lobisón y Cicuta. Lobisón en el segundo párrafo nos dice que Alemania contuvo su relación défict/PIB en el 3,3%. Luego, en el cuarto párrafo nos dice que “la cara oculta de su bajo déficit es un consumo interno estancado.” En el primer párrafo se refiere al déficit público, mientras que en el segundo se refiere, mas bien, al déficit comercial con el resto del mundo. En efecto, un consumo interno estancado, al reducir la recaudación del IVA sobre bienes de consumo, sólo puede agravar el déficit, pero no mantenerlo bajo; mientras que, en efecto, si un pais consume poco tambien importa poco. Si además es un gran pais exportador – bienes de alta calidad y última tecnología – genera un déficit comercial decreciente. El déficit público es directamente proporcional al gasto social e invérsamente proporcional a la recaudación de impuestos. Que yo sepa, el gasto social de Alemania no tiene nada que envidiar al del resto de paises de la UE. Por tanto, si lo han contenido en el 3,3% es debido a que pagan con rigor sus impuestos y,además, al exportar productos de calidad generan beneficios empresariales, una parte de los cuales se convierten en impuestos.
    Y por esto creo que Lobisón se equivoca al decir que los especuladores internacionales, al ver que Alemanía crece algo y contiene su déficit, sospechan que los otros paises no lo van a hacer. Simplemente los otros paises no tienen un sector exportador pujante y eso es lo que hace que se desconfien de su capacidad para devolver sus crecientes deudas. Los alemanes, además, están en su derecho de plantear que por qué tienen que subvencionar que los griegos puedan jubilarse antes que ellos. Dudo mucho que la oposición alemana a dar créditos cómodos a los griegos sea sólo de la elite conservadora, debe tener una base social amplia.
    Sí doy la razón a Lobisón en que la deuda griega está sobre todo en manos de bancos alemanes y franceses. Hay, por tanto, bastante hipocrecía en la actitud alemana de decir que siempre les toca a ellos ser los generosos. Cualquier préstamo que tenga que hacer el Banco Central Europeo para ayudar a Grecia, en definitiva, va a favorecer a los bancos privados de Alemanía, Francia y Suiza, no a los bancos de los restantes países de la zona euro que tienen que aportar su parte en ese préstamo.

  14. Magallanes, a estas alturas no tiene mucho sentido seguir con la historia, pero a lo que me refería es a que la ausencia de grandes planes de estímulo del consumo (interno), como los que han aplicado otros países, permite a Alemania mantener bajo el déficit, pero le hace dependiente de las exportaciones para crecer. Luego si el consumo en el resto de la UE se cae, las exportaciones alemanas se frenarán, y la recuperación alemana también.

Deja un comentario