La filosofía del candidato a Vicepresidente de EE.UU.

Magallanes

Mitt Romney, que va a ser confirmado como candidato republicano a Presidente dentro de una semana, ha escogido a Paul Ryan como compañero de candidatura para el puesto de Vicepresidente. Este, católico practicante, presume de ser un seguidor de las ideas de la escritora Ayn  Rand, que falleció hace 30 años. Vamos a resumir  cuales son las convicciones de la novelista Ayn Rand y en que medida Paul Ryan las sigue.

 
En su novela La Fuente Primaria – The Fountainhead – el héroe, el arquitecto Howard Roark (interpretado en el cine por Gary Cooper) desprecia al hombre cuyo único objetivo es enriquecerse como un simple intermediario que progresa a costa de otros. Casi todos los hombres de negocios que aparecen en la novela no se enriquecen  de forma honesta sino siendo desleales a sus socios. Para Paul Ryan, en cambio, los hombres de negocios que se han enriquecido lo han hecho gracias a su creatividad y han sido creadores de empleo, por lo que lo peor que se puede hacer es imponerles impuestos que les desanimen a seguir creando empleos. El arquitecto Roark, en cambio, desprecia muchas ofertas de empleo que le permitirían enriquecerse porque anularían su creatividad y prefiere vivir con escasos medios hasta el triunfo de sus planes arquitectónicos. Mientras que el capitalismo admira al hombre egoísta que busca el máximo beneficio porque es la mejor manera de contribuir al bien común (Adam Smith), para Ayn Rand el hombre egoísta es el que es fiel a si mismo: su proyecto vital está por encima del dinero, las convenciones o la familia.

Ella condena el altruismo, la caridad o la compasión y en eso parece que se acerca a la visión capitalista, pero ella parte de la base de que estas virtudes son impuestas en realidad al individuo por la religión o una ideología política (había escapado de la Rusia comunista). Condenaba  que se tenga una obligación moral respecto a otras personas en el sentido de que ayudar a un amigo o familiar es loable solo si ello no es a costa de que perjudique de alguna manera al desarrollo personal. En este sentido, el candidato Ryan sigue la visión de la novelista al querer disminuir los gastos sociales como Medicare o Medicad al mínimo, pero en cambio traiciona la visión cristiana de la  caridad, aunque él se afirma como católico ferviente.

Su admiración por Ayn Rand se contradice con el hecho de que la novelista se declara atea y el aborto le parece un derecho de la mujer que la sociedad no puede condenar. Por eso, en algunas ocasiones, ha declarado que sus ideas provienen del escolástico Santo Tomás de Aquino. Pero, en otra declaración anterior afirmó que su carrera política está inspirada en las ideas de Ayn Rand y obliga a sus colaboradores a leer las declaraciones y novelas de la misma.
A lo largo de la historia, se han producido mezclas de religiones creando nuevas religiones que se consideran sincréticas de las originales. Así, en la India se han producido sincretismos de budismo e hinduismo, o en Japón entre shintoismo y budismo. En el caso de Paul Ryan y muchos de sus seguidores, el sincretismo se ha producido entre el cristianismo y una doctrina basada en el ateismo y la supremacía del individuo respecto a la sociedad de la que forma parte. De hecho, en EE.UU. se está usando el término “libertarios” para denominar a los adherentes a esta nueva corriente social. Obviamente están tratando de revestir al “Tea Party” con una base ideológica. Ello les ayudará a dominar el Partido Republicano. Mitt Romney quiere apoderarse de los votos de estos “creyentes”, pero va a ser a costa de la huida del electorado de centro hacia el voto al partido demócrata.