La encrucijada de CDC 2.0

Pratxanda

Si Millan Gómez hubiera escrito un artículo crítico con CiU, hubiera tenido que saltar, como kamikaze en una chatarrería, en defensa de los chicos de Pujol. Como cuando en el DC se sobrepasa el límite del antipeneuvismo visceral. Tras una primera lectura, me he visto impelido a escribir este artículo para precisar algunos claroscuros del partido de Artur Mas.

Con excepción de UPyD, BNG y el Partido Regionalista Cántabro, creo que todos los demás, tras el resultado de las legislativas de marzo, estáan en una encrucijada. Hasta la apisonadora del PSC.

Después del XV congreso de CDC (no CiU) queda aprobado el derecho a decidir y la Casa Grande del catalanismo. El primer concepto es lo suficientemente ambiguo para  que pueda contener a foralistas, catalanistas e independentistas y no niega, ni conlleva, el derecho de autoderminación. Aleee-hoop. Sobre la Casa Grande se podrá hablar cuando veamos los planos y sepamos el color de las habitaciones. Hasta la fecha es solo una invitación. Visto desde fuera, parecería que Mas ha contenido a unas bases que empujan hacia el  soberanismo y que empiezan a plantearse su relación con los democristianos. Con todo, Recoder, crítico con una deriva soberanista estará en el nucelo de poder. Aleee hoop.

Pero se radicaliza y descentraliza CDC caminando hacia el soberanismo (pero poco, ¿aleee-hoop?) Antes repasemos unos datos. Un 60 y tantos % de los catalanes creen que Catalunya tiene un nivel insuficiente de autonomía. Entre los que creen que esta debería tener un estado propio federado (adosado, confederado, libre-asociado) a España y los que creen que propio e independiente,  pasan del 50 y tantos. Los que optan por la independencia son +/- un 20% y unos 30 y pico los del estado propio federado. Es más, según el Centre d’Estudi d’Opinió, por primera vez el 30 y pico de los del Estado federado, superan al 30 y pico que afirman querer la autonomía. Asi pués, ¿dónde queda el centro y la moderación en Catalunya? O lo que es lo mismo, ¿se radicaliza CiU? ¿O sigue los pasos de la sociedad catalana? Les recuerdo que el PSC, ahora sí, ha pedido las balanzas fiscales y que Montilla ha  hablado varias veces de desafección catalana hacia España, sin que DC le dedicara unas líneas, ¡HOyga! Por cierto, CiU no era la cara amable cuando en la temporada 93-96 cuando pactó con González. ¿Se acuerdan de las campañas contra la inmersión lingstica del ABC?  Ya saben, el Pujol enano… Si hasta se hacían panegíricos de Tarradellas, como luego se han hecho de Pujol para compararlo con Maragall. Y así estamos. No se rian si de aquí a cinco años hablan bien de Carod-Rovira en comparación con quien venga después.

El comentarista no ha habldo de la radicalización “crispadora” en el discurso de CDC. Acuéerdense del video pergeñado por David Madí, que ha sido castigado por las bases con el mayor número de votos en blanco de los cargos elegidos en este congreso. Ha sido una oposición dura, donde  hace menos de una semana Puig criticaba el catalán de Montilla. Carod y Ridao han saltado en su defensa. Y se supone que estos son los fanáticos y CDC los moderados. CDC se ha cebado bastante en los evidentes problemas de comunicación de los logros y políticas del tripartito.

Por cierto, desde el Front Radikal d’Alliberament Bolivarià pedimos que Felip Puig deje la política y pruebe fortuna en el Club de la Comedia. Podría hacer duos con Alfonso Guerra. Pujalte ni eso. Déjenme hacer un inciso sobre el divinizado Miquel Roca. Se dice, se cuenta, se rumorea que la UCD les ofreció tener un régimen fiscal como el vasco, a lo que el lider reformista se negó. Eso de recaudar impuestos era muy impopular y no daría votos. ¡Vaya padre de la patria, vaya estadista! Pero claro, todo político que hizo la transición tiene como una áurea de infalibilidad.

Después del congreso del PPC, los populares han decidido quedarse en un rincón del cuadrílatero político catalán, exhibiendo españolismo y aplaudiendo a Rajoy, en lugar de apostar por Nebrera, pasar de la cuestión linguística y nacional e ir a comerse el terreno electoral de CiU en lo social, económico, etc. Optando incluso a una OPA a UDC. Por tanto, CDC tiene el flanco derecho resguardado y puede lanzarse a pescar votos por la vertiente catalanista, para ver qué pesca en el caladero de votantes republicanos desconcertados y también, en el electorado socialista más desencantado. Bien sea de los  socialistas menos ideologizados, o bien de su sector más catalanista, ya que un 20% de los mismos, en un referendum por la independencia votaría SI.

Con todo CiU tiene un grave problema. No va a recuperar los resultados de Pujol. A pesar de ser el más votado en las autonómicas o de sacar buenos resultados en el Congreso, no AUMENTA en votos sustancialmente. Incluso los pierde. Frente a ellos, el tripartito es como una división acorazada. Sus opciones pasan por la abstención de la izquierda (como el PP) o porque se rompa el tripartito, ya sea por Z, por P, o por ZP (sí, es un chiste).

La ventaja de CiU es, entonces, su centralidad, ya que el resto de opciones de gobierno pasan por ella. Ya sea la sociovergencia o por un pacto CiU-ERC. Aunque en cualquiera de los dos casos, no podría llevar a cabo su política económica integramente. Ni que decir que un pacto CiU-PSC es el deseado por los empresarios catalanes, el PSOE, y gran parte de los aquí posteantes. Montilla podría pasar a la empresa privada y Duran Lleida a ser ministro, por fiiiiiin.

Duran Lleida, el político mejor valorado por los catalanes (¡señor! ¡qué poco seny!) y por gran parte de los foreros de DC. Ciertamente no es soberanista (aunque los hay en UDC), viste impecablemente bien, y tiene una oratoria fluida. Pero su postura respecto a la inmigración es para echarse a temblar. Y la financiación de UDC, tambien. Al menos su conservadurismo es más democrático que el del PP, ya que propuso un referendum sobre el matrimonio homosexual. From lost to the river, yo diría.

Hablando de inmigración, los votantes de PP y CiU son los más “preocupados” por el fenómeno inmigratorio según las encuestas. A mucha distancia de los del PSC. Y muchísima de ERC e ICV. En este aspecto CiU tiene un discurso ambígüo. Y en zonas periurbanas con alta concentración de inmigrantes les está saliendo un competidor a la derecha. Plataforma x Catalunya; que, en las municipales, se está nutriendo de votantes convergentes, populares y socialistas.

Algunos apuntes.

  •  Mas fué al notario a jurar que no pactaría con el PP para conservar votantes. Recordemos que casi un 80% de los catalanes no votarían nunca a este partido al que puntuan casi en la frontera de la extrema dercha. Es, casi, como si Chirac dijera “léanme los labios, no pactaré con Le Pen”.
  • En una Catalunya supuestamente independiente, y comparándola con otros panoramas políticos, tendríamos dos partidos grandes, el socialdemócrata y una coalición liberal-democristiana, más otros partidos menores como el conservador-populista, los ecosocialistas y los radicales de izquierda liberal. No lo veo muy diferente de otros paises europeos, sr. Ojos.
  • Creo que Enestepais necesita a CiU, a UpyD, al PCTV y a quien haga falta. Es más, en mi majaderismo-leninismo creo que se necesita una Convergéncia Democrática de España y su correspondiente partido democristiano. Al menos, nos muestran una derecha que acepta quitar los símbolos franquistas o puede dar libertad de voto a sus diputados en cuestiones como el aborto y el matrimonio homosexual. O que no aplauden las guerras de Irak.

En cualquier caso no sé si España necesita especialmente a CiU, pero el PSOE sí para sacar adelante algunas leyes y presupuestos. Veremos cómo se desarrolla la legislatura