La culpa es del Tuenti

Aitor Riveiro

Hace poco más de 16 años, un suceso conmocionó a España. El asesinato de tres niñas de entre 14 y 15 años ocurrido en Alcàsser mantuvo en vilo a la población durante meses. Incluso tras la aparición de los cuerpos de Miriam, Toñi y Desiré. Incluso tras el entierro. Incluso tras la detención de los asesinos, su juicio y su condena.

El crimen de las niñas de Alcàsser perduró durante años porque los medios de comunicación se encargaron de ello. De aquella época tengo muy presentes tres momentos: el programa ‘¿Quién sabe dónde?’, un ‘reality show’ disfrazado de servicio público; el especial informativo que Nieves Herrero montó en pleno pueblo la noche en la que encontraron los cuerpos sin vida de las tres niñas, programa que debería estudiarse en todos las universidades de comunicación como claro ejemplo de sensacionalismo deleznable; ‘Esta noche cruzamos el Mississippi’, el primer ‘late night’ que se emitió en España y que dedicó decenas de programas, con el padre de una de las niñas como protagonista principal, a una suerte de trama conspirativa que en nada desdeñaba a otras actuales y en la que estaban, supuestamente implicados, empresarios, guardias civiles y políticos.

Los protagonistas de aquéllos programas hoy no son nada en el panorama mediático-informativo español. Lobatón, Navarro y Herrero, sin embargo, crearon escuela y, desde aquél fatídico 1992, no sólo no hemos mejorado en el tratamiento informativo que se da a los sucesos, sino que, seguramente, hemos empeorado.

Mi opinión sobre cómo deben enfrentar los medios de comunicación los asuntos escabrosos es bien conocida en Debate Callejero y en varias ocasiones he mostrado mi frontal oposición a los despliegues que, sobre todo los medios audiovisuales, realizan para cubrir los sucesos.

Por más que le doy vueltas, no veo cuál es el interés informativo en un suceso como el de las niñas de Alcàsser, el de Sandra Palo o el más reciente de Marta del Castillo. Tampoco entiendo los ejercicios de catarsis colectiva que se producen ante los juzgados o las comisarías (siempre con una cámara delante): las turbas que se golpean el pecho frente a los focos y gritan “justicia, justicia” me dan más miedo que otra cosa.

Está claro que un asesinato siempre es una noticia, y como tal hay que tratarla. Pero ¿cuál es la frontera entre información y demagogia? ¿Entre servicio público y morbo? ¿Es lógico que una menor de edad acuda a un programa de televisión a contar cómo es o deja de ser el asesino de su amiga, a la sazón novio de la entrevistada? ¿Entra dentro del ejercicio periodístico preguntar a esa menor si pudo hacer algo por evitar la tragedia o cómo se siente ahora que sabe que su –ya- ex novio es un asesino? ¿Es moralmente aceptable que la ‘web’ de Telecinco lleve todo el día en su cabecera un enlace que reza “Sigue el minuto a minuto en la investigación del caso Marta del Castillo”?

El tratamiento informativo que se da a estos casos es tan nefasto, tan cargado de sensacionalismo y errores de bulto y tan dado a las frases simples sin contenido (“la culpa es del gobierno”, “los jueces son unos vagos”, “hay que matarlos a todos”, “hay que meterlos en la cárcel y tirar la llave a un barranco”) que nos alejan de la realidad y nos sumen en un supuesto estado de emergencia nacional que, en realidad, se olvida a los pocos días.

El caso de Mari Luz Cortés es ejemplar y su pésima administración ha llevado a la primera huelga de jueces de la historia de España, ni más ni menos. Los magistrados han buscado excusas cien, pero la realidad es que la movilización se produce tras la multa que el CGPJ impone al juez Tirado y a su secretaria, quienes no cumplieron con sus obligaciones, lo que llevó al asesino de la niña a la calle…

¿He dicho asesino? Pues resulta que todavía no se han hallado pruebas que incriminen al presunto asesino, más allá de su propia autoinculpación. ¿Recuerdan a Dolores Vázquez, que nunca asesinó a Rocío Wanninkhof?

El asesinato de Marta del Castillo se ha convertido en el asesinato de la ‘web 2.0’. Para los que no lo sepan, la llamada ‘web 2.0’ es, ‘grosso modo’, un conjunto de servicios que se ofrecen vía Internet en el que los usuarios generan el contenido. Este ‘blog’ lo es, así como redes sociales tipo Facebook, Tuenti o MySpace.

Precisamente en Tuenti, la red social más utilizada en nuestro país y donde millones de jóvenes comparten su día a día en forma de fotos, vídeos y textos, han encontrado un filón los medios de comunicación. Sin reparar ni un momento en el derecho a la intimidad que asiste a quienes allí han decidido subir su información se han dedicado en los últimos días a sacar fotografías y mensajes que los tristes protagonistas de los sucesos y sus contactos se intercambiaban.

Algunos ya han decidido que Tuenti es el culpable de la muerte de Marta del Castillo (El Diario de Sevilla titulaba ‘Un asesinato de la generación 2.0’). Yo no sé si una red social puede matar, pero lo que sí me temo es que los medios de comunicación tradicionales están cavando su propia tumba a base de bien.

Escribía el otro día Javier Ortiz en Público una columna muy dura que comparto plenamente. Lamento la muerte de Marta del Castillo, sí, pero no comparto para nada los gritos de “todos somos Marta”. Yo no me siento culpable de la muerte de la joven sevillana, ni creo que la sociedad tenga responsabilidad alguna en el suceso.

Sí me siento culpable, por ejemplo, de las muertes de los cientos de inmigrantes cuyas pateras y cayucos naufragan tratando de llegar a nuestro país, o a cualquier otro. La sociedad sí es culpable de esas muertes, pero nos importan una mierda.

53 pensamientos en “La culpa es del Tuenti

  1. AC 40. Ya me he enterado de lo que hacía Patxí en Besaide. Basagoiti: “López ha subido al monte para buscar a Ibarretxe”…que jodio…

  2. Pues la verdad es que yo en pocos sitios he visto más xenofobia que en el País Vasco. Claro que la xenofobia, para mí no es el no viajar. Los xenófobos están muy agusto en Cartagena de Indias de vacaciones, lo que les jode más es que los de Cartagena de Indias se vayan a vivir al lado de su casa.
    Lo que he notado y muy en primera mano en la CAV es que al turista se le trata muy bien. Siempre y cuando no quiera quedarse a vivir, claro. Discrepo un poco en que no se use la palabra “maketo” ya. Si bien es verdad que en la margen izquierda se usaba más la palabra “coreanos”.
    Podría contar mil detalles y mil anécdotas al respecto pero… ¿para qué? me da la impresion de que en este tema cada uno tiene ya su idea preconcebida y no se le convence con argumentos.

  3. A la paz de Dios!

    Recordemos que la culpa de todo la tiene Teoura, quien ayer se felicitaba de que no hubiera en España una opción xenófoba como en otros países y hablaba entre otras posibilidades de que entre los nacionalismos subestatales surgiese esta posibilidad. Tras mi explicación, plantea la pregunta-trampa: Son xenófobos los batasdunos?

    Podía no contestar, pero prefiero hacer a sabiendas de que iba n a llover chuzos de punta. No sabe nada, Teoura.

    Existen opciones de nacionalismo subestatal que ponga un gran énfasis en el control de la inmigraión? en equipararlo a delincuencia, etc. ? como hace el PP?
    Hay xenófobos en todos los partidos, lógicamente, pero que el partido lo sea y abrace el nacionalismo solo encuentro al citado Unitat Nacional Catalana. Si alguien conoce otro, que por favor me lo comunique. Es el equivalente de la extrema derecha independentista flamenca.

    Existen partidos xenófobos de ámbito autonómico, como PxC e Identidade galega, pero no los cuento como nacionalistas. Son no-nacionalistas, no se situan en en ningun extremo del clivage centro/periferia

    Ahora ermítanme un ejemplo. Un hombre joven de 20 años se casa con una duquesa de 70. Esta muere, dejando al maromo como beneficiario principal de su fortuna. la autopsia revela que ha sido envenada. Es violencia de género? Creo que no. Si, un hombre ha matado a sus esposa, pero no es machismo, es por la pasta!

    Del mismo modo la violencia política no es xenófoba, es eso violencia. Asesinar rivales políticos es un crimen. No creo que haga falta añadir más adjetivos. No por añadir más adjetivos peyorativos se es más demócrata. El mundo abertzale no elabora un discurso contra el extranjero, contra el inmigrante, por la salvación de unos valores occidentales. Elabora un discurso contra el estado español, al que acusa de toda una serie de maldades. Sr Franco, no vamos a discutir que tengan razón, no es eso. Tampo entro a discutir si tienen razón algunas declaraciones de rajoy y inmigración. Solo digo que las primeras no son xenófobas y las segunas sí. Si la xenofobia es selectiva… entonces no es xenofobia.

    Si dejamos el país Vasco y nos vamos a Catalunya, veremos que quienes han ido a enfrentarse a los xenófobos y nazis han sido los quemafotos de las CUP. La Guardia Civil, confiscó bates de beisbol en el Maresme, sin hacer detenciones. En Lleida, presentan a un palestino como cabeza de lista. Un catalán nacido en Nadorí participó en los hechos de Girona, encausados por la AN Francamente, son los nazis más raros del mundo. Les recuerdo que se les calificó de nazis por “quemar” fotos del Rey. Como si Hitler fuese el unico que montó hogueras.

    como dice la canción… no juzgan por el color de la piel, sino el color del uniforme. Ahora bien si ustedes manejan definiciones de xenofobioa diferentes a la mía… pues no, no nos pondremos de acuerdo

    A menudo se ha comparado el caso vasco y el irlandés. Bien… el Sin Fein está en el parlament europeo alineado con la Izquierda Unitaria Europea. Los del Vlaams belang http://www.vlaamsbelang.org/ lo hacen, al lado de los “liberales” austríacos, la liga Norte, etc.

    #52

    Sin negar sus experiencias personales, Sr Franco. Recuerdo que en una encuesta, creo que del CIS, en la que en base a las preguntas sobre inmigración los más xenófobos de Enestepais resultaban ser canarios y catalanes.

    Otra, hecha por EP de Catalunya, y refutada por otras que ahora no me acuerdo, concluía que la xenofobia, se situaba en el eje derecha/izquierda y no el el clivage centro/periferia.

    Espero haberles contestado, y sin poner en duda su capacidad intelectual.

    Ah! y por cierto, no he visto nada de lo del crimen que nos ocupaba hoy. No quiero ni imaginarme que eso le pasase a las minipratxandas. Todo y así… NO a la cadena perpetua!

Deja un comentario