La Benemérita en Génova!

LBNL

No sé Ustedes pero yo me quedé ojiplático cuando leí en una pantalla que la Guardia Civil acababa de entrar en la sede del PP. Luego resultó que era sólo en la planta del PP de Madrid, por aquello de la Púnica, que creo recordar – porque son tantas las operaciones anti corrupción con el PP de por medio – que era la de Granados, segundo delfín de Doña Espe durante tanto tiempo, que actuaba al alimón y en directa competencia con el otro delfín, el del ático, que ha desaparecido completamente de la escena tras ser reemplazado por Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid. Hay muchas y buenas razones para tratar de evitar la repetición de las elecciones generales pero quien más interés debería tener es el Partido Popular como institución que ha vertebrado durante lustros a la Derecha española – tanto centrista como extrema – y que podría hundirse en el lodazal que las Fuerzas del orden público! sacan a la luz día si y día también.

Si yo fuera militante del PP habría renegado hace ya mucho tiempo de una asociación que cada vez más parece tener un fin criminal, de lucro ilegal. Sí, ya lo sé, la corrupción es humana, a todos nos amenaza y hay casos en todas las familias. Pero no tantos ni tan graves. O los demás los esconden mejor. Porque lo de que las fuerzas del orden le tienen especial inquina al PP o aquello de las conspiraciones, ya no se lo puede creer nadie en su sano juicio.

¿Cómo es posible que los que quedan dentro y son inocentes no estén lo suficientemente indignados por los escándalos como para salir a la palestra a reclamar una refundación total? Sí, ya lo sé también: lamentablemente no contamos con ningún caso de corrupción política denunciado por un miembro del partido presuntamente culpable. Es una desgracia pero más disculpable cuando los escándalos son aislados o no tan graves.

En Valencia están imputados todos los concejales menos la aforada Alcaldesa a la que le piden, por lo bajo, que dé un paso atrás en bien del partido. Pero no se lo exigen públicamente como correspondería! En Madrid Esperanza Aguirre sigue presidiendo el partido y aún tiene los arrestos – o los tenía – de presentarse públicamente como la que más ha hecho contra la corrupción en Madrid: con sus dos manos derechas enfangados por las sospechas indiciarias y habiendo constancia de que sus campañas electorales fueron financiadas ilegalmente por sujetos como Arturo Fernández o Díaz Ferrán! (Fundescam).

El líder calla también y sólo pronuncia el vocablo corrupción cuando es absolutamente indispensable y siempre en genérico, en abstracto, como si no tuviera culpa – cuando menos negligencia – en cómo su partido y muchos de sus líderes se lo han llevado crudo durante los muchos años que lleva al frente del mismo: más de una década!

Pero claro, cómo va a decir nada creíble el emisor del “aguanta, se fuerte”. O el que se presentó en un estrado flanqueado por todo bicho influyente en el partido para denunciar una campaña contra el partido.

Desde aquí se le recomendó a Pedro Sánchez que le entrara a la yugular a Rajoy con este tema en el debate a dos. Lo hizo. Lo podía haber hecho mejor pero lo hizo, tachándole de indecente y subrayando que debía haber dimitido hacía tiempo. Fue un escándalo a decir de la caverna mediática que salió en tropel a denunciarlo. La misma que ahora reclama, por responsabilidad, un gobierno con el PP, presidido obviamente por el partido más votado.

Pactar con Podemos será muy difícil y puede que desaconsejable. Pactar con Ciudadanos sería más fácil pero los números no suman en solitario. Salvo que se abstenga el PP que debería dar un paso atrás – de los de verdad, no al estilo ahora paso turno que me viene mal pero no renuncio – y poner su casa en orden, abriendo las ventanas y limpiando la mierda que lo inunda.

Cuántas sedes centrales de partidos han sido visitadas por las fuerzas del orden con mandato judicial? Se imaginan a la policía entrando en Ferraz? Ni siquiera en tiempos de Filesa hizo falta.

Creo que es evidente que España necesita una fuerza política de centro derecha responsable e íntegra. Lamentablemente el PP no está en disposición de ejercer el contrapeso democrático que se le supone. Pese a que haya sido la fuerza más votada. Lo que me atrevo a predecir, no volvería a ser el caso de repetirse las elecciones.

Lo de ayer en Génova es, a fin de cuentas, un nuevo paso en el camino de Pedro Sánchez hacia la Presidencia del Gobierno. Por deméritos ajenos en este caso, pero paso hacia adelante igualmente.