La Barcelona del incivismo indígena

Senyor_G

A finales del año pasado me sorprendió la solución del ayuntamiento ante un problema de incivismo recurrente de los padres en ciertas escuelas de Barcelona. Son esos padres que llevan a sus hijos en coche al colegio, ya sea porque luego tienen que usarlo para ir a trabajar o porque eligieron el colegio en “la quinta forca[I]. En esos momentos se producen aglomeraciones de papás e hijos escolares motorizados y las zonas de aparcamiento no dan para tanto. Así que las inmediaciones de estos centros, sobre todo privados o concertados, acaban con montones de coches estorbando la circulación y en las aceras a la hora de la entrada y la de la salida.

Soluciones para unos.

¿Qué solución dio el ayuntamiento del alcalde Trias? Sencillamente regaló 20 minutos de parking público a los padres de esos centros en una prueba piloto en un barrio de la zona alta de la ciudad[II]. Toda una declaración de intenciones respecto al fomento del transporte público y de qué entiende el centro soberanista con eso de ayudar al que más lo necesita[III]. Ahora bien, tengo que reconocer que pusieron voluntad por arreglar un problema y un punto de imaginación, el dinero ya lo pusimos de otros barrios.

Soluciones para otros.

No sé en qué ha quedado la prueba piloto. Lo que me vino entonces a la cabeza fue la diferencia de gestión ante un problema de incivismo. No sé si recuerdan las épocas gloriosas antes de la crisis, en que se puso de moda destacar los problemas de incivismo relacionados con la inmigración: ruidos, fiestas, locutorios a deshoras o el uso de las pistas deportivas y parques por ellos, todo novedoso[IV]. Esto último era de las situaciones más divertidas, ¡que usaban demasiado los parques y las pistas de baloncesto! Solución de los ayuntamientos, del PSC también: prohibido jugar a baloncesto a los mayores de 16 o 18 años. Vista la prueba piloto del parking, si hubiesen sido padres blanquitos les hubiesen regalado una hora de pista en el DIR, pero al ser de por ahí pues no. No recuerdo acciones de mediación o búsqueda de soluciones alternativas, las señales siguen en muchas pistas.

Motores incívicos.

De esa época viene la manía de entonces de que cada vez que llegaba una moda mediática[V] con respecto a un problema, se generaban un montón de normativas al canto. Creían como San Agustín que con solo nombrarla ya se hacía la cosa. El cumplimiento luego estaba por ver. Durante un tiempo la moda mediática de civismo en esta ciudad ha sido nombrar la bici, sobretodo la del bicing, como la culpable de todos lo males en la acera para el peatón. Hay bicis molestas, pero el principal obstáculo son las motos mal aparcadas, aparte de los coches de padres escolares, ya que estamos. Desde que nació al Señorito G, tengo una guerra personal con ellas, porque incomodan mucho: suben por las rampas[VI] de los pasos de cebra, giran subiendo por las aceras, incluso en zonas como Passeig de Gracia o Provença, y sobre todo se comen las aceras. Son suyas.

Hubo una política de ampliar las aceras por aquello de la movilidad sostenible y el peatón, y estas positivas ganancias han pasado a ser estacionamiento para las motos. El último gobierno municipal de PSC e ICV-EUiA había iniciado al final de su mandato una prueba piloto en Poblenou de sólo dejar aparcar en las aceras en las zonas reservadas explícitamente para ello, que duró hasta que entró CiU y dejo patente su apoyo al partido del motor. Una lástima, y se va notando cierta dejadez en este aspecto, había mucho que hacer entonces, pero había calles sagradas y se iba hacia adelante, sólo hace falta comparar el comercial Carrer de Sants, donde cada vez es más fácil ver cómo la moto gana su espacio en la acera.

Motos perras.

La impunidad de las motos en este sentido es brutal, son capaces de incluso aparcar al lado o enel mismopalo de una señal prohibiéndolo de forma explicita:

Yo sigo con mi guerra, me voy quejando lo que puedo por los canales reglamentarios, con algún pequeño éxito que me requiere mucha inversión de tiempo. Cuando vas con un carrito de bebé, estas cosas matan y mata también lo poco que conocen la normativa los motoristas, y de forma más grave, la guardia urbana[VII], o la sensación de impunidad que tienen.

Quejarse teniendo razón pero poco tiempo.

He dejado quejas en www.bcn.cat, la respuesta primera es que pasan nota a la patrulla de zona y la segunda que la patrulla no ve nada anormal, eso en calles estrechas cuando las motos:

… podrán estacionar en las aceras, andenes y paseos de más de tres metros de anchura, en las siguientes condiciones:

a) A una distancia de cincuenta centímetros del bordillo.

b) A dos metros de los límites de un paso de peatones o de una parada de transporte público.

c) Entre los alcorques, si hay, sin sobrepasarlos.

d) Paralelamente al bordillo, cuando las aceras, andenes o paseos tengan una anchura de entre tres y seis metros.

e) En semibatería, cuando la anchura de las aceras, andenes o paseos sea superior a seis metros.

f) Accediendo a las aceras, andenes y paseos con el motor parado y sin ocupar el asiento. Únicamente se podrá utilizar la fuerza del motor para salvar el desnivel del bordillo, sin que pueda accederse por los pasos destinados a los peatones con el motor en marcha y sentado en el asiento.

g) En todos los casos, deberá dejarse un espacio libre para los peatones de tres metros.

Una temporal, pequeña y costosa victoria.

Es decir en calles estrechas no se puede aparcar, es de sentido común. He obtenido últimamente una pequeña victoria, me aparcaban motos en una acera de quizás algo más de metro y medio ¡en la entrada y salida de una guardería! Ojo, no podían aparcar en toda la calle, y sólo me quejaba de la entrada, después de darme largas ante un caso tan flagrante, al final sólo ha funcionado una piada al alcalde durante un programa de radio:

Por ahora ha funcionado y le he dado las gracias, aunque este viernes pasado ya empezaba la cosaa flojear. El mejor guardia urbano, el alcalde.

Mi trabajo y el de la guardia urbana.

Aunque como me dice mi suegro, que al ser navarro[VIII] tienes sus fueros, es que les estoy haciendo el trabajo a la urbana. Porque hacer cumplir las ordenanzas es cosa de la guardia urbana, pero parecen más obsesionados en tareas de seguridad que en estas otras de proximidad. Tengo la sensación de que sólo veo guardia urbana paseando en zonas de interés turístico. Pero a veces no tendrían que moverse demasiado, pasan de estos temas y punto. Por ejemplo, hay un parque justo al lado de una gran comisaría de la guardia urbana, donde los perros grandes y pequeños campan a sus anchas en perjuicio de los niños, los paseantes y dejando un gran pipi-can desierto, como en casi todos los parques:

De hecho la comisaría tiene un patio donde a veces departen urbanos con vistas a la zona de la fotografía.

Justificándome.

Algunos me dirán que ya parezco un viejales y que no si hay otros temas con la que está cayendo. Sí, seguro, pero abriríamos el tema de qué se puede hacer por la construcción del socialismo desde los ayuntamientos. Y sobre todo, que yo creía que apostamos por la movilidad sostenible y la ciudad integradora, para todos, no sólo para los jóvenes ágiles y sin cargas. Si nos importan estos temas, habrá que hablar de la ocupación de las aceras y de unas ciudades para caminar.

Hay un segundo tema que es para qué queremos guardia urbana si al final tiene que patrullar o hacer las mismas funciones que los mossos de escuadra. O para simplemente defender los intereses de los hoteleros, que hasta hace dos días no querían ni pagar tasa turística. Y de aquí ya me voy ala United Fruits.

BSO: “Una ópera egipcia”, Los Planetas.


[I] Donde Cristo perdióla espardeña. O la bamba. Vamos, donde perdió las playeras o deportivas. Muy lejos.

[II] Alta geográficamente y por rentas. Quizás es la voluntad de corregir cierto déficit fiscal de esos barrios producto de tantos años de gobierno local psc-psuc y herederos.

[III] Odio profundamente la expresión “ayudar al que más lo necesita” porque me suena  a ayudar a quien no va a saber que hay una ayuda a la que tiene derecho y no la va a pedir.

[V] En eso La Vanguardia fue muy injusta con el ayuntamiento del PSC e ICV-EUiA. Po ella ahora parece que la ciudad está limpia, sin ruidos y sin guiris molestos. Y da para aun artículo lo de las finanzas municipales,  comparen con Madrid y con lo que dejará CiU.

[VI] Pensadas para ayudar a cruzar a las personas con movilidad disminuida o con carritos de bebé o de la compra, pero no para que circulen las motos por la acera.

[VII] Ante la queja de mi mujer sobre el tema a una pareja de la guardia urbana, estos le dijeron que pobrecitos, que no tenían donde aparcar. Y mi mujer les dijo que bajaríamos una estantería con los libros que no nos caben en casa y tampoco molestarían en la acera bien cerrados.

[VIII] Mi suegro me ha comentado más de una vez que vio cómo cuando el progreso era el coche, el carrer Calvet perdía acera y ganaba carriles y cómo habían comenzado a cambiar las tornas y la calle volvía a sus antiguas proporciones.