La ausencia de la AVT y del PP en la manifestación de Madrid, retrata su afán manipulador de las víctimas

José María Calleja

La negativa del PP y de la Asociación de Víctimas del terrorismo (AVT) a asistir a la manifestación contra el terrorismo y por las dos víctimas ecuatorianas asesinadas por Eta en Barajas, demuestra de forma contundente la posición que ambos tienen respecto del terrorismo últimamente: utilización de la violencia para desgastar al Gobierno. Desde el primer momento tanto la AVT, de forma más contundente, como el PP, no han visto con buenos ojos la manifestación.

No sé si será porque la convocaban los ecuatorianos en España y luego se sumaron los sindicatos CC.OO y UGT, pero no querían ir a una manifestación que iba a ser contra el terrorismo, a favor de las víctimas, pero no contra el Gobierno, enemigo a batir por ambos grupos y por sus mariachis mediáticos desde que Zapatero llegó al Gobierno.

Han alegado, como disculpa para no ir, que en la pancarta no se había puesto la palabra libertad. Me parece un error no añadir esa palabra, pero algunos hemos asistido a decenas de manifestaciones en las que no aparecía la palabra libertad y no dejaban de ser radicalmente contrarias a la banda terrorista.

Recuerdo una, particularmente emocionante, que hicimos menos de cien personas, delante de la antigua sede de HB en San Sebastián, Calle Urbieta 64, en la que, temblorosos, mostrábamos unos folios, escritos a mano, en los que ponía: ¡Basta ya!. Acababan de asesinar a Gregorio Ordóñez, un 23 de enero de 1995, y la manifestación se hizo después de que nos comprometiéramos con nuestra firma a asistir. Fue un sábado soleado por la mañana, creo que de primeros de febrero.

En cualquier caso, creo que el objetivo de la manifestación está claro para todo el que tenga un mínimo de buena voluntad: apoyar a las víctimas del terrorismo y condenar a la banda terrorista.

El PP y la AVT no van y su ausencia les retrata.