La arrogancia naranja

Carlos Hidalgo

Hace tiempo me invitaron a una comida a la que asistían periodistas, gente que escribe en internet sobre política y los organizadores, personas cercanas a lo que entonces era UPyD. No pude asistir, así que pregunté a un amigo que también había sido invitado qué tal había sido el encuentro. “Creo que el plato más abundante de esa comida fue la prepotencia”, me contestó.Con el paso de los meses la mayor parte de los asistentes a esa comida acabaron en Ciudadanos. Algunos porque se sumaron a la OPA que hizo sobre UPyD y otros porque fueron reclutados como personal técnico del partido cuando éste obtuvo grupo parlamentario en el Congreso.

Y aunque tengo un sincero aprecio por la mayor parte de estas personas, reconozco que mi amigo tiene razón. Cuando se trata de política, no pueden evitar hablarte como si fueras imbécil. Ya sea para defenderte que son de centro progresista o para alertar acerca de una inexistente ofensiva de pateras.

Pensé mucho en ellos ayer, cuando vi a Juan Marín defender que Ciudadanos Andalucía No tenía nada que ver con Vox, mientras en la sala de al lado Teodoro García Egea, Ortega Smith, Juanma Moreno y el juez prevaricador de Vox Andalucía firmaban un acuerdo en el que, con palabras suaves, piden obstaculizar abortos, abandonar a la sanidad pública, incentivar a la educación privada y convertir a la Junta de Andalucía en un organismo de delación de inmigrantes ilegales.

Aún hoy insisten en que nada tienen que ver con Vox, pero estarán en un Gobierno cuyo futuro presidente presumía ayer y hoy del diálogo con los ultraderechistas.

Dejando de lado lo que me indigne esta alianza con los enemigos de la democracia, me enciende que encima me intenten tomar el pelo.

Hoy he echado un vistazo a lo que dicen mis conocidos en las redes acerca de ello. Por supuesto, lo siguen defendiendo. Con arrogancia.

No tengo tan claro si nos tratan de engañar a todos o si se engañan a sí mismos. Yo me he engañado a mí mismo muchas veces. Lo que sí que tengo claro es que no puedes subirte a lomos de una hiena y decir que es un poni. Y que será muy difícil que evites que la hiena te devore. Puede que asistamos a cómo las hienas se dan un atracón sazonado de arrogancia.

7 pensamientos en “La arrogancia naranja

  1. A Vox lo han votado en Andalucía 400.000 ciudadanos que en su grandísima mayoría no son enemigos de la democracia. Al igual que los cientos de miles que han votado al PSOE rn Andalucía tampoco son defensores de la corrupción que se ha conocido en ese partido.

  2. Este país prefirió a Sanchez antes que a Madina. A Iglesias en lugar de Errejón. Y a Casado por Soraya. Es normal que con esta tropa el país sea un esperpento. Andalucía es el aperitivo de lo que viene. Enhorabuena a los premiados.

  3. Comparar elecciones internas en un partido con elecciones generales como hace Polonio no tiene pies ni cabeza.
    Ahora bien , la democracia interna de las organizaciones políticas y sindicales españolas deja mucho que desear.

  4. Totalmente de acuerdo con Polonio. Con Madina, Errejon y Soraya, elstariamos en una situación distinta. Pero los votantes son los que son.

  5. No fue el país sino los afiliados , que son ,en general , personal de servicios funcionaríal , tal y como muy bien describía en el ámbito del PSOE , las brillantez de Guridi.

  6. Soraya fue perfectamente inútil, un bolso , una nulidad al manejar el asunto catalán.
    No vuelva nunca más por los estrechos pasillos del poder. El horror.

  7. Llego muy tarde a este post que tiene comentarios jugosisimos.

    ¿Votan mal las personas? Es un tema interesantisimo que ya viene dando guerra desde que Platon se preguntaba como habia podido la democracia condenar a muerte a Socrates. para eso sugeria en la República que el gobierno debe ser desempeñado por los mas sabios, aquellos -ojocuidado- en cuya alma primaba la racionalidad.
    Antes incluso, uno d los siete sabios de grecia, cuyo nombre no recuerdo ahroa, dejó escrito como resumen de su pensamiento social “la mayoria de la gente es mala”.
    Winston Churchill (verdad o apocrifo) decia aquello de que “la democracia es el peor sistema exceptuando todos los demás” y , a la vez “para dejar de creer en la democracia solo hacen falta cinco minutos de conversación con el votante mediano”.
    PMQNQ o Polonio se descuelgan con reflexiones a ese tenor, lamentado (razonablemente) que Madina, Errejon y Soraya no ganaron sus procesos electorales y sin ir mas lejos, la semana pasada con una amiga mia yo tenia una posición al respecto muy similar debatiendo sobre cuan democratica podria ser la toma de decisiones de gobierno ahora que tenemos nuevas tecnologias. El veredicto, por cierto, es que “yo no era muy democrata” , “no tanto como tú” admití sin mayor problema.

    Obviamente cuan tonta o lista es la mayoria no es un tema sencillo y sobre el que vamos a estar dando vueltas y vueltas -esperemos- durante muchos años. Hay que vivir con ello y, sobre todo, tratar de crear los espacios, instituciones y donde “listos” y “tontos” o “buenos” y “malos” convivan y esten obligados a reconocerse, aunque no guste.
    No viene mal tampoco ser cauto a la hora de aplicar adjetivos a los demás..aunque algunas veces no quede mas remedio.

Deja un comentario