Juana de Arco de pacotilla

LBNL

Vaya por delante que cualquier agresión merece repulsa y el castigo apropiado para sus protagonistas. Incluso si la víctima peca de provocación como el sábado Arrimadas al frente de una delegación de Ciudadanos en la manifestación por el Orgullo Gay, a la que se rechazó su solicitud de participar por no estar dispuestos a firmar el manifiesto que la presidía. Ahora bien, si todo quedó en eslóganes, disparos con pistolas de agua y algunos zarandeos, parece completamente desproporcionado el numerito montado por Arrimadas “en defensa de la libertad” y pidiendo la dimisión del Ministro del Interior. Pero no es de extrañar porque Ciudadanos parece haber perdido el norte completamente. Lo que antes de las elecciones generales era un trasvase continuado de peperos y socialistas hacia Ciudadanos, se ha trocado en disenso interno, dimisiones y abandonos de personajes significativos. Principalmente a resultas de la absurda estrategia de pretender estar a setas y a Rolex con Vox. La práctica totalidad de los participantes en la manifestación del Orgullo consideran a Vox como la mayor amenaza para los espacios de libertad que con mucho esfuerzo han conseguido en las últimas décadas. Y lógicamente no pueden ver con buenos ojos a quienes se prestan a asociarse con ellos, por más que pretendan disimularlo. Los líderes políticos deben demostrar responsabilidad, y acudir a la manifestación era irresponsable. Arrimadas quería compensar demostrando lo liberal que es. Pero como dijo el Ministro, las actuaciones tienen consecuencias y la gente no es tonta. A lo peor Arrimadas buscaba precisamente protagonizar el numerito que se montó.

Como a tanta gente, a mi Arrimadas me cayó muy bien de entrada. En Cataluña demostró no solo agallas en una situación muy difícil sino también equilibrio, teniendo cuidado siempre de enmarcar su oposición al nacionalismo independentista en el constitucionalismo, a diferencia del españolismo manifiesto del PP al que devoró en las urnas. Tampoco recuerdo haberla visto partiéndose el pecho por la bandera junto a Marta Sánchez, como si hizo ridículamente Rivera. Las críticas de varios amigos catalanes – pija, repipi, poca enjundia – no hicieron mucha mella en mi juicio, forjado viendo sus comparencencias parlamentarias y algunas declaraciones públicas.

Las dudas empezaron a asaltarme cuando vi el careo con Irene Montero organizado por Évole. Mi percepción de Montero era justamente la contraria: tensa, polarizadora, trepa, antipática, dogmática… Y sin embargo, se mostró sensata, razonable, progresista y simpática, frente a una Arrimadas poco natural que interrumpía sin parar y repetía eslóganes sobre Cataluña y Venezuela incluso cuando no venían a cuento. A partir de ese momento la he visto sumarse con vehemencia a la campaña de descrédito del Sanchismo cómplice del independentismo, justificar con entusiasmo el estúpido cordón sanitario contra el PSOE y negar la evidencia de sus negociaciones y pactos con Vox, siempre con un punto de heroina sin la que nuestra libertad y democracia indefectiblemente desaparecerían.

Ser la valida de Rivera puede considerarse como atenuante. No debe ser fácil conservar el tino a la vera de un personaje tan desbocado. Ayer se informó también de su ruptura con Malú. Me da por supuesto igual con quien se acueste y a quien ame por mucho que no pueda dejar de pensar que debería haber sido consciente de que la vida privada de un líder político no lo es tanto. Pero cito lo de la ruptura porque la información mencionaba que el motivo de la misma era el desencanto de Malú con que el equipo de comunicación de Ciudadanos no le deje publicar fotos de su pareja como a ella le apetezca. Lo que me recuerda a lo de Vox: o te haces pareja de Malú y asumes las consecuencias, o no te haces, pero tratar de serlo y al mismo tiempo tratar de disimular, no funciona.

Adoptar al PP como socio de referencia es una estrategia legítima por más que yo presienta que será contraproducente para el abrazo del oso pretendido: el PP tiene mucho más poder y es más que probable que la alianza entre ambos consolide la percepción de Ciudadanos como socio menor. Lo que no tiene sentido ninguno es querer reemplazar al PP sin pactar con los votos de Vox que son indispensables para que alianza pueda prosperar. Debieron pensar que les había salido bien en Andalucía y pensaron que sería igual en todas partes. No se dieron cuenta de que Vox ya no estaba tan verde y lo van a pagar muy caro: o frustran muchas opciones de gobierno manteniéndose en sus trece, o ceden y se desdicen completamente de su pureza democrática. Puede que ello no sea considerado grave para muchos votantes de Ciudadanos, pero en Europa se ve claramente de otro modo. Y si no es grave para su electorado ¿para qué negarlo en un principio? Como poco, veletas.

Quizás lo del sábado haya sido producto de la ansiedad que provoca verse en semejante callejón sin salida. Pero como ya apuntaba antes, es posible que no, que se trate de un intento calculado de recobrar la iniciativa y centrar los titulares sobre Ciudadanos de nuevo en su heroísmo democrático antes que en disensos y dimisiones. Sería todavía peor y no va a colar. Arrimadas simplemente fue obligada por la presión popular a retirarse de una manifestación cuyos principios no compartía. Todos tenemos derecho de manifestación pero para sumarse a una en concreto hay que compartir sus postulados. Y por culpa de su quiero y no puedo con Vox, Ciudadanos no es bienvenido por la comunidad LGTB, como ya le habían dejado claro. Pese a lo cual, fue. Es obvio que si defiendes la causa LGTB, con Vox no puedes ir ni a tomar café. Debería serlo también para nuestra Juana de Arco de andar por casa. Si no se dio cuenta, malo. Por tonta. Y si lo hizo a sabiendas, peor, por irresponsable y numerera.

La verdadera Juana de Arco demostró mucho valor pero era una loca dogmática peligrosa. Como siga así, y no parece haber ninguna señal de lo contrario, Arrimadas acabará igualmente abrasada víctima de su hipocresía y levedad.

15 comentarios en “Juana de Arco de pacotilla

  1. Pues poco puedo (o quiero) añadir a lo q dice LBNL hoy, solo una cosa: yo nunca vi a una buena política en Arrimadas, ni en mensaje ni en análisis. Ya a estas alturas de la película da un poco igual porque cada uno acaba, indefectiblemente, mostrando su naturaleza.
    Tratando de ser desapasionado, veo dos opciones : la posibilidad a C´s de un nuevo golpe de timón, esta vez «al centro» cuando lo vean conveniente. No se si será creíble.

    La otra -y la que más me gusta, pero porque soy malo- C´s está por fin donde la mayor parte de sus votantes y simpatizantes quieren que esté: «realmente no entendemos mucho de nada, pero no puedo ni ver al PSOE»

  2. Existe una enorme confusión sobre lo que significa un cordón sanitario , a quienes y cuando les afecta ; también , obviamente , los requisitos para poder llevarse a cabo. Un cordón sanitario no es un partido político ni un bloque.
    El primer principio , en mi opinión, es el siguiente : nadie se aprovecha del cordón o , de otro modo, todos se benefician por tener la amenaza acordonada.
    El segundo , la amenaza debe ser real. No basta la discrepancia ideológica. En Cataluña la amenaza ha sido y continúa siendo muy real. Se trata de la intención recurrente de romper el orden constitucional, el núcleo que guarda en mayor medida nuestra convivencia en paz.
    Los últimos ciento cincuenta años de nuestra historia así lo atestiguan. Pues bien , el “cordón ” más eficaz ha sido la previsión de los textos del 78.
    Recordemos un poco : en Euskadi Josu Ternera estaba en la comisión de Derechos Humanos en el Parlamento Vasco. ¿ Qué alegaba el PNV ? Una situación de minorìa por compartir -sì, compartir – puntos de vista con las distintas versiones de HB y , en consecuencia , con ETA , cuya sola existencia comprometía la libre acción política en el Pais Vasco. Recordemos a Arzallus , Ibarretxe, Anasagasti, y los frutos de los nogales.
    También el pacto del Tinell y su anexo anti PP , bien es cierto que sin violencia pero muy poco alentador. Por terminar recordemos el muy reciente pacto entre los partidarios de Puigdemont y el PSC en la Diputación de Barcelona o los de ERC y PSC en distintos Ayuntamientos. Los soberanistas han sostenido a políticos acusados de delitos gravísimos que comprometen la paz.
    En Francia , el sistema electoral a dos vueltas permite el pacto republicano contra el frente nacional, intercambiando votos allí donde se le pueda cerrar el paso.
    En Italia se bloqueó el acceso del PCI al gobierno llegándose al terrible caso de Aldo Moro.
    Pues bien , la ultraderecha, hoy por hoy , ni por su discurso ( no alienta rupturas violentas) ni por su fuerza y organización está en condiciones de amenazar nada. Y no es necesario adoptar la falacia del punto medio para blanquear a nadie. Por otra parte , es notorio que ni C´s ni PP han firmado ni programado cambios en derechos constitucionales con Vox ni entre sí.
    Por contra, llamar un pacto de progreso al firmado en Navarra – una revisión en toda regla de los fundamentos de su oposición al gobierno nacionalista de Barkos- incomoda de manera notable a buena parte de los navarros , alterando sus derechos lingüísticos y laborales e intensifica la penetración en ese territorio del nacionalismo, una fuerza que no es de ninguna manera progresista, al menos en el sentido que tiene ese término para los socialistas.
    Reconozco que C´s se ha vuelto enigmático ( salvo , al parecer , cuando pacta con el PSOE ) y tiene un error de enfoque muy serio en la actual coyuntura política ; pero es un error, aún mayor en otro plano , el que comete el movimiento LGTBi para con sus intereses al renunciar a que se incorpore en la defensa de sus objetivos una derecha liberal y conservadora que históricamente ha sido retardataria cuando no violentamente reaccionaria. En último término , la defensa de la libertad sexual y de la intimidad de las personas nos compromete como sociedad, y no deja de ser ésta libertad una más que debe conformar la carta de nuestros derechos fundamentales. Es inadmisible justificar las reacciones violentas en la manifestación, como hacen el Ministro Marlaska , la organización , el diario El País y el articulista, sobre la base de un peculiar sentido de la provocación. Para muchas personas , la existencia de oposición , ofende, hasta el punto de preferir su desaparición del espacio público; no existe el derecho de contramanifestación en un espacio reservado , y C’s no fue a eso. Solo la violencia se proscribe. Y hubo violencia. La querencia de las izquierdas por el sectarismo es enfermiza y por eso cada vez más personas desconfían en Europa de sus capacidades para superar los problemas.

  3. «Existe una enorme confusión..»

    Desde luego, desde luego, no hace falta que lo jures, llevamos apreciandola mucho tiempo.

  4. «La mayoría de los jerarcas nazis eran homosexuales. Punto y coma»

    Fran Carrillo Guerrero. Senador de Ciudadanos designado por el Parlamento de Andalucia.

    #ExisteUnaEnormeConfusion» podría ser el hastag con todas las declaraciones inspiradas, opiniones preclaras y otros productos multi plataforma de la inteligentsia C´s. Por si alguien quiere recoger la idea se la cedo gustoso

  5. Si una política que gana las elecciones en Cataluña en condiciones sumamente difíciles es mala política entonces solo queda preguntarse por el qué significa ser una buena política o si pretende quien esto afirma arrastrarnos al pozo de mediocridad en el que transcurre su vida inflando globos rojos para decorar el escenario de otros.

  6. Hay cosas que destacan tanto en un razonamiento que no se pueden ocultar, una es la lucidez y otra su absoluta ausencia .

  7. @el_pais
    Seguir Seguir a @el_pais
    Más
    DIRECTO | Aguado, Ciudadanos: «No tengo inconveniente en sentarme con Vox»

    No solo «Existe una gran confusión», sino que en algunas cabezas no hay ya otra cosa.

  8. Coincido con el articulista. Lo de Cs en la manifestación del Orgullo fue una provocación. El diario.es publica hoy el argumentario interno de Cs tras visitar Rivera algunas localidades de el País Vasco. Solo les interesaba el titular de prensa y el escándalo. Como el sábado. A Cs le pidió la organización del Orgullo que no acudiera tras sus pactos con una organización de ideología preconstitucional y claramente homófoba. Entre otras lindezas. No se puede pactar con los verdugos y luego solidarizarse con las víctimas. El ideario de VOX es retrotraernos a la España donde la homosexualidad estaba en el Código Penal. El problema de Cs es que ya todo el mundo sabe dónde esconde la bolita de VOX. Es algo que desde los fundadores del partido hasta muchos de sus actuales dirigentes ya han denunciado. Cs debería haber sido la regeneración de la derecha española y se ha quedado en la marca blanca de la peor derecha desde 1978.
    Arrimadas es una política fracasada. El valor en un político, como en el soldado, es algo que se supone. No sirve solo el valor. Muchos catalanes depositaron en Arrimadas su confianza para que construyera una alternativa al independentismo. Ni siquiera se propuso en una investidura para armar esa alternativa. Su marcha de Cataluña ( está más pendiente del delfinato que de los,problemas reales) es la prueba del nueve de su fracaso. Hoy forma parte del decorado de un Rivera al que ya abandona hasta el Hola.

  9. La organización del Orgullo puede pedir lo que le dé la gana , pero en cuanto esté ocupando un espacio público y los asistentes se muevan dentro de las coordenadas que ya he indicado como son la defensa de los valores que incorpora la manifestación-es decir no se contra manifiesta – y además recibe cuantiosos fondos públicos , carece de cualquier derecho para expulsar de la misma a nadie .
    Insisto en que es un error , un enorme error, que puede terminar en una desafección general.
    En Bilbao hemos conocido durante años los abusos de organizaciones que sustituían las instituciones legítimas y su presupuesto para enunciar mensajes sectarios por medio de la intimidación y las consecuencias desagradables y conflictivas para un ambiente festivo. No vale todo. Y menos con dinero público.

  10. Pactar con una organización homófoba y luego acudir a una manifestación donde se combate la homofobia es una provocación de libro. Con enorme sensatez el Orgullo pidió a Cs que no acudiera. Cs acudió ( estaba en su derecho) y un grupo minoritario protestó por su presencia. El resto es la habitual puesta en escena de un Cs que solo busca la portada. Lean el articulo que copia PMQNQ.
    Ocurre que a alguno se le ve el truco y tiene cada día más difícil esconder la bolita de VOX con su argumentario losantino. Claro que cuando se califican esos pactos con los homófobos de «acertados», y hasta se aplauden, como fue el caso en Andalucia o ahora en Madrid, se entiende que el trilero insista. Pero no cuela. Así que : Agua!

  11. ¿Puedo ser malote?

    ¿Y si los sindicatos hacen algo parecido a los organizadores de Pride el próximo uno de mayo? No dejar venir y/o expulsar a los partidos que pasan de ellos, de sus propuestas me refiero o de las derogaciones de reformas laborales que piden e incluso algunos les prometen.

  12. Tengo entendido que en el diccionario de la RAE ,»una persona que proteste por la presencia de miembros de Cs en el Día del Orgullo»,sea una definición de «fascista.
    Tampoco,»un representante de Cs que se quiera manifestar con Orgullo».

    Muchos confunden «estupidez» con «fascismo»….ejem.

Deja un comentario