Inocente

Manuel Lobo

Pensaba hacer un post con alguna broma cuando la editora me dijo la fecha de publicación de este mes…

Hasta ayer mismo estuve pensando qué inocentada podría plantear, no con objeto de burla, sino con a idea de arrancar alguna sonrisa. Pero lamentablemente no se me ocurría nada que no pudiera ser considerado de soberana tontería o algo que, solo de escribirlo y pensar que podría ser casi plausible, me daban ganas de tirar la tablet con la que escribo por la ventana.

Así que ha llegado el día de antes a que sea publicado y mientras hago cola en un parque temático con los enanos, voy escribiendo este post, último del año.

Un año en el que me he sentido como un inocente desde el inicio hasta el final… desde que el resultado del 20D hizo posible un cambio de gobierno y la ambición de Podemos la frustró, unas nuevas elecciones que hizo más complicado el cambio y dónde los dirigentes del PSOE, primero por un silencio en la decisión a tomar y, cuando había una tomada que no les gustó, provocando la mayor crisis del partido que se recuerda.

La inocentada de la abstención del PSOE, permitiendo gobernar de nuevo a Rajoy sin nada a cambio.

Las inocentadas continuas en el Congreso haciéndonos creer que con propuestas no legislativas vamos a cambiar las leyes de Rajoy…

Y en 2017, seguro que seguimos siendo inocentes… veremos cómo Susana llega a la SG del PSOE en congreso a la búlgara, donde la mitad de los militantes actuales se habrá ido de hartazgo…

Seguirá la inocentada del PSOE, que creerá que nos hace creer que las nimiedades que le da el PP son grandes victorias sociales, mientras sigue imponiendo su agenda social y económica.

Seguirán los catalanes con la inocentada de la independencia, mientras no consiguen que el Gobierno central se siente a negociar de verdad una salida digna para todos…

Seguro que Rajoy nos hará la inocentada de nuevas elecciones, cuando vea que Podemos termina de suicidarse y que el PSOE es solo la sombra de lo que fue… nueva mayoría absoluta y Rajoy hasta 2021…

Inocentes, inocentes…

Feliz 2017