Imaz se la juega; todos nos la jugamos

Aitor Riveiro

Ayer publicó en varios diarios vascos un artículo el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, en el que, bajo el título ‘No imponer, no impedir’, enmendaba la plana al tripartito que gobierna en la Comunidad Autónoma Vasca y, por ende, a su lehendakari, Juan José Ibarretxe. En el artículo, que podéis leer en El Correo de forma íntegra, Imaz lanza un aviso a los que quieren celebrar un referéndum por el derecho de autodeterminación antes de 2009: puede servir a ETA para legitimarse ante la ciudadanía. El asunto no es baladí. Tal y como expone el presidente del PNV, el triunfo del ‘sí’ en la consulta podría ser utilizado por la banda terrorista como una justificación de sus asesinatos y extorsiones. “¿Qué pasaría el día después si no hubiera acuerdo político con el Estado? Visto lo visto durante tantos años, no hace falta ser adivino para imaginar a ETA matando en nombre de la defensa de una presunta voluntad popular no atendida. La consecuencia de todo ello puede ser diabólica�, asegura Imaz en su escrito.

Esta consideración la deja Imaz para el final de su extenso artículo. Antes, el presidente del PNV defiende la necesidad de celebrar dicha consulta popular aunque en los términos en lo que su partido fijó: ausencia de violencia y la formulación “no imponer, no impedir�. Que la ausencia de violencia es una variable que hoy no se cumple es algo tan obvio que no merece ser ni comentado. Simplemente, felicitarnos porque el buen trabajo policial ha impedido que los etarras hayan asesinado ya a algún ciudadano.

La segunda variable ya es más complicada. Imaz recuerda que es necesario que el referéndum se convoque tras la ratificación de un nuevo estatuto de autonomía respaldado por “mayorías superiores a las que obtuvo el de Gernika�. El nuevo texto recogería en su articulado el derecho de autodeterminación de los vascos y se establecería el procedimiento para una posible independencia de Euskadi. A este “no imponer� debería seguirle un “no impedir� por parte del Estado español: si los vascos deciden, los demás tenemos que respetarles.

No sé porqué, pero toda esta palabrería, que ya hemos leído y oído en multitud de ocasiones, suena mejor en boca de José Jon Imaz. El político vasco ha sido uno de los principales apoyos de Zapatero durante la negociación con ETA y, mucho más destacable, tras el coche bomba que asesinó a dos personas en Barajas el pasado 30 de diciembre. El presidente del PNV ha demostrado que es posible “no hacer política con el terrorismo�, una frase tan machacada que ha perdido completamente su significado.

Con el artículo de ayer, ampliamente comentado hoy en la prensa supongo, Imaz lanza un mensaje a propios y extraños.

A los propios, porque hace menos de un mes el lehendakari recordó en el Parlamento vasco que tiene previsto realizar una consulta popular durante esta legislatura, que concluye en 2009. Según Imaz, “una consulta ciudadana planteada como escenario de acumulación de fuerzas para una confrontación política es muy discutible, y desde luego contraria al espíritu y a la letra de la posición de EAJ-PNV expresada en el documento de octubre de 2005�. A los extraños porque no ceja en su idea de que, en realidad, ese referéndum debe celebrarse antes o después: “iniciativa política sí, en un camino de integración y que nos permita alcanzar de forma efectiva una mayor cota de autogobierno�. Pero en otro momento.

Como decía uno de nuestros coblogueros el pasado 12 de mayo, “ojala Imaz se mantenga fiel a sus principios y no haga caso del radicalismo y del soberanismo de un amplio sector del PNV. Esperemos que no se produzca un segundo caso Atutxa�. Esperemos, además, que ese sector radical haya menguado en influencia y número. Dentro de poco, el Partido Nacionalista Vasco entra en un periodo de remodelación de sus cúpulas. La decisión que tomen los militantes del partido es extremadamente importante. Si Imaz consigue mantenerse al frente del PNV y ganar cuotas de poder dentro de las estructuras del partido, la batalla contra ETA será mucho más sencilla. Ya tendremos tiempo luego de gastarnos el dinero en refrendos y de discutir sobre el sexo de los ángeles.