ICV, ¿y ahora con quién? ¿IU o Equo?

Senyor_G

Coalición técnica

A diferencia de otras comunidades donde Equo rechazó el frente de izquierdas amplio aglutinado entorno a IU, su referente en Catalunya, ICV, concurría con EUiA y no sólo esto sino que lo hacía en esta amplia coalición. Fuimos varios los izquierdistas de las 4 circunscripciones catalanas que estuvimos dudando largo tiempo sobre si votar coalición o no, antes y durante la campaña.  No sabíamos cual era la mejor forma de apoyar a IU. 

ICV empezó proponiendo una coalición únicamente con EUiA, sin su referente, que es IU. Daban claramente la impresión de preferir a Equo pero hacían sus cuentas y no lo veían claro. Mientras, se daba un brillo rojeras con Coscubiela como número 1 por Barcelona, gran candidato por cierto, e iba perfilando una campaña más roja que llegó incluso a la ropa de sus candidatos. Para la mayoría de EUiA una coalición sin IU era un camino hacia el suicidio. ICV tuvo presiones, como en todos los ordenes de de la vida europea, desde Alemania. En tiempo de descuento se llegó a una celebrada coalición técnica, sin más, que permitiese a IU tener grupo parlamentario, pero sin ningún tipo de acuerdo postelectoral.

Dudas con antecedentes

Los hubo que dudamos, ante el miedo de que si Equo tenía un poco de suerte en Madrid, con el de Valencia, los de ICV y alguna sorpresa más por ahí, decidiesen el 21-N tomar otra vía y dejar aparte a IU. Los resultados han sido los que han sido, pero había motivos para dudar de los debidos sentimientos de respeto mutuo de cualquier pareja. ¿Cómo no dudar con fotos comprometedoras como la de Raúl Romeva de precampaña con los Equo?

Teníamos miedo de que nuestro voto a IU se transformase en un voto contra IU. Todavía recordábamos como ICV daba lecciones a IU de modernidad y estilo en las anteriores elecciones cuando a falta de pocas décimas para acabar el recuento, IU tenía un único diputado e ICV tenía 2. Eso era doblar los resultados de IU. Poco les duró la cosa, las décimas que faltaban le hicieron empatar a 1.  Con el descaro de olvidar que había comunidades autónomas con mayor % de voto para IU[1], pero donde era más difícil conseguir diputado.

Teníamos miedo porque ICV, desde la ruptura de Nueva Izquierda, siempre ha estado apoyando, lo que podía hacer daño a IU. Un apoyo inicial a NI, mientras se jugaba a montar un Olivo o se hacían guiños a Tony Blair, se apoyaba el Tratado de Maastricht (de forma crítica). Parece que fuera en otro siglo, y quizás lo era. Luego a los de Mendiluce, y a todas las escisiones últimas de IU. Apoyos legítimos quizás, tan legítimos como el derecho a saber a qué jugaba nuestro voto.

De campaña pero no revueltos

Durante la campaña, ICV marco distancias con IU, se llegó a organizar un mitin con Cayo Lara en Sant Adrià sin ningún miembro de ICV en el estrado. Un mitin en el que me sentí mucho más cómodo, la verdad, que en la misa del sábado siguiente en Cotxeres de Sants dónde a ritmo de góspel se aclamaba a nuestros líderes. A ratos me daba algo de vergüenza no ajena.

Tanto ocultan la relación que es complicado ver en los blogs de los primeros espadas referencias a IU. Negando esta relación es difícil entrar en muchos barrios, y ciudades como Sant Adrià, y si luego no se entra para ICV la culpa es de EUiA, en un reparto curioso de roles. Y en estas que salió la encuesta de CIS que daba el tercero por Barcelona a la coalición, el puesto de EUiA, y ahí acabé de decidir mi voto.

Presente y futuro

El resultado final ha sido el que ha sido, un éxito poner a Joan Josep Nuet en el Parlamento. Nunca antes los sectores más a la izquierda de las coaliciones con ICV desde los 90’s habían conseguido meter un diputado en ninguna parte.

Para ICV es un fracaso que Equo no haya obtenido diputado, a los de IU les debe dar igual. Pide la mano ancha la que nunca han tenido. Como en el incumplimiento del pacto por el que Nuet debería ser senador autonómico. Incumplimientos que no nos hacen olvidar el ingreso de Romeva en el grupo Verde Europeo. ¿De verdad IU debería aceptar a los del Bloc Nacionalista Valencià que dinamitaron Compromís? ¿De verdad IU debe fomentar a Iniciativa pel País Valencià? Habría que ver como se gestionaría el grupo parlamentario, si se juega a la pluralidad pero con una línea mínimamente clara, porque el desparrame se paga.

Y cuando vengan las Europeas, ICV tendrá que decidir si juega a un pacto IU-Equo con una Equo debilitada o va por libre con Equo tal como firmó. Y en cualquier caso, si pone su propio candidato o lo cede a Equo para reforzarla. Habrá que ver en qué prefiere pensar, si en “esquerra verda nacional” o en “proyecto verde español”.

Habrá que ver cómo se replantea la coalición ICV-EUiA, si pasa por ser simplemente coalición para las autonómicas y municipales o apuesta por profundizar la relación. Sería bonito que los afiliados de EUiA también pudiesen participar en la elección de los cabezas de lista por ejemplo, aunque no creo que vayan por ahí los tiros si va a haber 2 proyectos en España separados. Pero los afiliados a EUiA y los votantes tenemos derecho a cierta clarificación.

E IU tiene que aprovechar el aire en las velas y pensar que lo que haga deberá ser explicable y entendible. Aunque contando con los errores propios es cosa complicada lo de ser entendibles en una democracia con un 66’7 %  con poco o ningún interés por la política. Celebrar que hace 4 años estaba cerca de la desaparición, que ha sido capaz de unir a 12 organizaciones en un frente amplio, que ha sido capaz de repescar al ex coordinador (un hecho inédito en este lado de la izquierda), el gran resultado en Asturias, el crecimiento en toda partes (menos en el País Vasco), e incluso en Extremadura contra la opinión de algunos.

Debería celebrar que sus propuestas de cuando el NO a Maastricht, en la que no estaba sola,  son las que recogen ahora muchos de los que le llamaban de todo. Ahora muchos se apuntan a un Banco Central bajo direcciones políticas, o critican la forma del Euro o la excesiva liberalización financiera. Ahora que está esta crisis provocada por ese modelo.

La federación debe saber jugar sus cartas siendo consciente que el último buen resultado electoral responde mucho a factores externos, pero en el que se plantea una oportunidad de crecimiento político extraordinaria que hay que ver saber aprovechar. Donde el único escenario no va a ser el institucional, IU debe ser uno de los fundamentos por una Europa social, con los que se ha ido encontrado y encontrará en la calle y en el debate, si es con Equo e ICV mejor, o incluso con Izquierda Anticapitalista, pero no puede renunciar a ser una voz clara y contundente.


[1] Asturias 7’18 %; Andalucía 5’11 %;  Catalunya 4’92 %; Madrid 4’66%