Hoy hace seis años que empezamos, ¡feliz cumpleaños!

 

 

Todos los articulistas del Debate Callejero en su sexto año

Barañaín

Pesadilla

Habían pasado años desde que se inició el proyecto. Me dí cuenta de que las cosas no marchaban bien en el blog cuando Amistad Cívica, que había dejado la sana psicodelia, perdió  la memoria por su abuso de la ketamina  y empezó a divulgar con pasión de apóstol mormón la palabra de Rajoy, haciendo campaña por el PP  en las elecciones cantonales francesas, mientras LBNL, con tanto cambio de nick, olvidaba  su clave de acceso a DC y tuiteaba con Herman Tersch y Sánchez Dagó, descubriendo en ello un placer inesperado. Pese a haberse hundido por fin el euro, tal logro no había calmado a Don Cicuta que necesitaba dosis crecientes de haloperidol para controlarse (y a veces se quedaba con la mirada como perdida musitando: “¡ahora, a por el dólar!”), ni había disuadido a  Lobison de intentar llevar al buen camino a Angela Merkel, a la que dedicaba sonetos alejandrinos subidos de tono y regalaba libros de la novísima novela negra bielorrusa.

Salaberría, tal vez víctima del “burn out”, practicaba técnicas vudú con una Barbie de la que ya no recordaba si representaba a Rosa Díez o a Elena Valenciano, mientras Pratxanda, decepcionado con el curso de las cosas en Charneguistán pero  inasequible al desaliento, escudriñaba el muy floreciente movimiento independentista en el estado norteamericano de Vermont. Alberto Penadés promovía manifiestos de abajo-firmantes en defensa del “federalismo concéntrico” (tras el sonado fracaso del “federalismo asimétrico” y del “autonomismo de densidad variable”) y José S. Martínez descubría, horrorizado, que hasta los niños de remotas aldeas kirguises obtenían mejores PISA-resultados que nuestros escolares.

Frans Van Den Broek,  harto de literatura culta, descubría con emoción a Corín Tellado y las obras completas de Marcial Lafuente Estefanía y Jose D. Roselló, harto de docencia desinteresada e infructuosa en Debate Callejero (”¡es como echar margaritas a los cerdos!”, se decía en sus momentos de bajón), metía horas en el gimnasio para cultivar sus pectorales. Magallanes, en plena crisis espiritual tras la caída de Obama, no sabía si hacer el camino de Santiago o peregrinar a Las Vegas, disfrazado de Elvis Presley. Por allí precisamente, en el desierto de Mojave, había sido visto por última vez Antesala, vagando sin rumbo tras la derrota de los demócratas.

Desengañadas de la blogosfera, Marta volvía al estudio con ímpetu renovado y acumulaba múltiples oposiciones dispuesta a batir un récord Guiness y Sarah se forraba a base de criar y vender una nueva especie de ranas bermejas con pedigrí que hacía furor entre los borjamaris con adosado y jardín. Movidos por su inagotable ardor combativo, Senyor_G, Señor_j y Pedro Luna intentaron en vano descender en paracaídas sobre el Congreso de los Diputados, desoyendo las llamadas a la prudencia de  Trigo Limpio – ¡mira que les repetía “tiempo al tiempo”! -, pues un tornado inoportuno los desvió hasta el islote Perejil sin que nadie se percatara de su aterrizaje allí hasta que,  confundidos con agentes marroquíes, fueron secuestrados por un comando anfibio del Polisario (reconvertido en franquicia de Al Qaeda). Fernando y Polonio intentaban, entre fino y fino, recaudar fondos para pagar su rescate: de momento, sólo sus hígados (los de Fernando y Polonio) se habían dado por enterados.

PMQNQ, secundado por Parellada y otros irreductibles, impulsaba un nuevo blog dedicado a la `nueva cocina tasca´ y así, de tasca en tasca, se lo pasaban francamente bien aunque a ratos añoraban los tiempos en que desafiaron al pirronismo mendaz. A mí me pilló lejos la iniciativa porque estaba cultivando tomates cherry en un asentamiento judío haredí vecino a Hebrón pero supe que no les fue mal y que su mayor éxito fue la gira gallega en la que consiguieron  enrolar de nuevo a A Verlas, Pablo Franco y Millán, así como una generosa  subvención de don Amancio Ortega, vizconde de Zara.

 

Ceferina

Muy buenos días a todos

Me avisó don Alguien que hacía seis años desde que empezaron ustedes a debatir aquí en esta calle y me pidió que escribiera algo por favor para celebrarlo, y lo hago aunque yo no tengo ganas de celebrar nada porque todo lo que está pasando en España me parece muy  triste y me parece mentira que este sea el mismo país en el que vivimos tantas ilusiones hace tan pocos años.

Yo estoy muy acongojada por muchas cosas, pero sobre todo por ver a toda esa pobre gente que no puede pagar las hipotecas de sus casas y los bancos y la policía y los jueces los echan a vivir a la calle, es que no hay derecho porque si no pueden pagar no es por culpa de ellos, es que les han despedido de sus trabajos, o les han bajado el sueldo, yo pienso que los bancos hicieron muy mal su trabajo porque tienen que mirar con mucho cuidado a quien prestan dinero y si se lo van a poder devolver, y no tuvieron cuidado, solo pensaron en ganar mucho dinero ellos, y ahora deberían tener compasión de la gente y si ellos no la tienen, el gobierno debería obligarles a tenerla porque esto no se puede soportar, esta misma mañana se mató una señora que era del norte y había sido concejala del PSOE, con lo peligroso que era eso allí con la banda de ETA, y resistió a ETA pero no fue capaz de resistir al banco y al juez, me parece terrible. Yo creo que deberíamos hacer algo todos para parar esto, a mí se me ocurre que cada vez que un banco echa a la calle a una familia, todos sus clientes deberían sacar su dinero de ese banco, ya verían ustedes como andaban con más cuidado en adelante. Han engañado a la gente, a un vecino mío de otro piso, que fue taxista toda la vida en Madrid y se jubiló hace dos años le convenció el jefe de la sucursal de su banco, aquí en la calle, para que metiera todos sus ahorros en acciones preferentes y el pobre lo hizo y se quedó sin nada, los que somos más ignorantes pensamos que la gente más preparada, como la de los bancos, sabe más que nosotros y no se nos ocurría pensar que nos iban a engañar. Deberían meter en la cárcel a los que engañaron a gente ignorante.

Y la otra cosa que me tiene muy acongojada es lo que quieren hacer con mi hospital, que es el hospital de la Princesa. Llevo yendo allí toda la vida y les aseguro que es buenísimo, y no lo digo yo sola, lo dice todo el mundo, los pacientes, que conozco muchos, y los médicos y todos, y ahora nos dejan a todos sin hospital y lo desmantelan pero no para hacer nada mejor, sino para hacer ganar dinero a gentes que yo supongo que tendrán relación con estos señores que deciden estas cosas, con lo que costó después de Franco que tuviéramos estos hospitales donde te curaban igual sin mirar de dónde venías ni si eras rico o si eras pobre, y esta gente que nos gobierna ahora quiere volver otra vez a lo que había antes, yo voy todas las tardes a estar delante del hospital, a las ocho, vamos muchos porque no podemos dejar que sigan haciendo estas cosas.

Aunque ya no escribo casi nunca, les aseguro que todas las mañana, cuando vuelvo del mercado, leo lo que escriben ustedes y me alegra mucho que sigan existiendo aunque también a ustedes se les nota más tristes, que es que el que no está triste con lo que está pasando es porque no tiene corazón. He aprendido mucho leyéndoles y les tengo hasta cariño aunque no los conozca, a los que llevan tiempo, claro, que ahora hay muchos nuevos, y me emociona cuando don Amistad Cívica me recuerda y dice que tengo la pluma clara o algo así, y me acuerdo de la psicopatología de la vida cotidiana, que dijo un día don Polonio y que me impresionó mucho.

Bueno queden con Dios, y que si existe, que ayude a los que lo están pasando tan mal. Pero no debe existir porque si existiera, no dejaría que pasaran estas cosas. O a lo mejor existe pero es malo.

 

Don Cicuta

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL PARLAMENTO (MERLUZO PIRRÓNICO), MADRID 2025

-¿Sigue creyendo que hay precios microeconómicos?

-Realmente no. La crisis ha demostrado que todo es macroeconómico.

-¿Incluyendo Rosa Díez?

-Ella es más macroeconómica que nadie.

-¿Por qué negó usted en las declaraciones a ABC que el pirronismo fuera una forma de escepticismo?

-Pregunté a Fernando y me aseguró que no eran la misma cosa.

-Pero usted, como Profesor de Filosofía,  debía saber entonces que no sólo Diógenes Laercio, sino hasta el mismo Sexto Empírico, habían defendido la identidad radical entre pirronismo y escepticismo.

-Aquellos matices fueron un invento de los visitadores de la Moncloa y de Zapatero. ¿Qué iba a saber Zapatero, que sólo había leído al desgraciado de Pettit?

-¿Se refiere usted a los de Debate Callejero?

-Sí, pero en aquel entonces todavía estaban en el blog de ¡Basta Ya! Ahora lo niegan, pero así empezaron.

-Ellos le acusaban de no haber entendido nunca el significado de la ley de rendimientos decrecientes.

-Sacaron mis palabras de contexto. Todo el mundo sabe que los equipos de segunda acaban jugando mal porque van a segunda. Pues lo mismo con los rendimientos.

-¿Qué cree que se proponían con aquella campaña de descrédito?

-No sé a qué campaña se refiere.

-Le acusaron, entre otras cosas, de favorecer a Albacete como capital pirrónica.

-Eso fue un invento, fruto de su amargura. Llevan 20 años escribiendo en ese blog, aún siguen, con tesón funcionarial. Se reían de mí, pero hoy presido el Parlamento. Como decía uno de ellos, ja, ja, ja, ¡qué nervios!

-¿Qué les diría a los callejeros?

-Que el tiempo pone a cada uno en su lugar y que la vida es una tómbola.

-¿Hasta cuándo seguirá el acoso callejero?

-Ya lo anticipó Cioran, el afán tiene forma de membrana. Fernando siempre recordaba esa frase. Y yo la repetía cuando los callejeros de la Moncloa me arreaban, incluso en los momentos más duros del mal llamado. La política se ha llenado de leucocitos, pero algunos seguimos siendo plaquetas. He dicho.

-Muchas gracias.

 

Julio Embid

Lo primero un cordial saludo a todos. Desde hace cuatro años hay un ritual que hago cada mañana. Enciendo el ordenador para que se vaya cargando el güindous mientras me ducho y cuando salgo, desayuno un café solo mientras leo el Debate Callejero y miro los dos periódicos que abro cada mañana, antes de marchar a la oficina. Ya son un par de años que escribo mis historias bobas y sandeces en DC de manera mensual y creo que con humor e ironía, se puede contar algo, entreteniendo y arrancando una sonrisa que más en estos tiempos, es necesaria. Empecé a escribir en la contraportada de un diario local y creo que para mi Debate Callejero tiene algo de eso, de local, de pequeña comunidad de progres que nos lo pasamos bien, leyéndonos los unos a los otros. Solamente lamento no conocer a todos los que se esconden detrás de un nick o apodo y que no puedo reconocer y saludar cuando me los encuentro por este mundillo.

Un abrazo a todos, en especial a la persona responsable del blog, ya que sin ella, deberíamos cambiar nuestros pequeños rituales matutinos.”

 

LBNL
Seis años ya? Es difícil de creer, casi tanto como que el esfuerzo colectivo de escritores,  comentaristas y lectores sea exclusivamente desinteresado. Pero cosas más raras hemos visto. Cuando DC empezó, la burbuja estaba en auge y ahora en cambio estamos en el fondo, y eso con algo de suerte  porque podríamos caer todavía más bajo. Empezando por el PSOE, que gobernaba no sé si brillantemente pero desde luego con iniciativas modernas y socialdemócratas del estilo del matrimonio gay, la ley de dependencia y el fondo para la integración de inmigrantes. Qué tiempos aquéllos… Bien mirado, algo nos queda, por ejemplo este foro en el que se vierten ideas y conocimientos y además
de aprender se disfruta haciéndolo en buena compañía. ¡A por otros seis!
PD: Va tocando ya cambiar de nick…

 

Lobisón

¿Será el número 6 de buen augurio?

Seis años ya, caramba. ¿Será el número 6 de buen augurio? Ahí tienen ustedes este 6 de octubre, el Constitucional ha dado al fin su demorada bendición al matrimonio entre personas del mismo sexo, y Obama ha sido reelegido, todo ello en medio del llanto y crujir de dientes de obispos, lidercillos del Tea Party y gente así. (García Margallo es mi héroe: sin mucho sentido diplomático, pero bastante sentido de los intereses de España, dijo sobre la victoria de Obama que había ganado ‘el nuestro’.)

Quizá dentro de seis años hayamos visto un acuerdo entre el PP y el PSOE para cambiar la Constitución y reconocer la plurinacionalidad de España, dándole una estructura federal sin café para todos. O en seis meses un acuerdo fiscal con Cataluña. O en seis días  un pacto para poner fin a la sangría y el drama de los desahucios. O no, claro, pero es que hoy me siento optimista

 

Pedro Luna

Un buen amigo me comentó hace cerca de un año la posibilidad de escribir en Debate Callejero. Él ya escribía desde hace algún tiempo y me recomendó que lo hiciera yo habida  cuenta de mi afición por plasmar en papel (o mejor dicho en pantalla) mi percepción de la realidad. Hace poco Rajoy dijo en un vídeo electoral del PP que admiraba a los catalanes porque según él “hacían cosas”. Pues bien, a mí por aquel entonces me atraía más la idea de echarme una buena siesta que la de ponerme a escribir artículos. Un día vi a mi amigo en una manifestación y se lo dije:

“¿Escribir para Debate Callejero? Uff, no sé, es que últimamente estoy un poco perezoso”.

Mi amigo esbozó una sonrisa irónica y reanudó la marcha reivindicativa. Días después volvió a la carga sabedor de que al final yo jamás le digo no a un amigo. Y le dije que sí, claro está. Así es como me incorporé a Debate Callejero en calidad de colaborador. Llevo poco tiempo. Así que de Debate Callejero puedo decir pocas cosas pero buenas todas. Me gusta el debate colectivo que se genera en cada uno de los artículos y el respeto entre los tertulianos. Un respeto que no se pierde aunque se defiendan posturas irreconciliables. Ese buen rollo es el que me ha animado a enviar con cierta frecuencia artículos de mi puño y letra. Por ello mi agradecimiento es doble. A Debate Callejero por brindarme la oportunidad de escribir para ellos y a mi amigo por hacer de mí un hombre emprendedor.

 

Magallanes

En el último año hemos visto desarrollarse acontecimientos muy importantes en todas las facetas de nuestra existencia. Pero los blogueros de DC nos hemos concentrado casi siempre en comentar y discutir los acontecimientos políticos que nos conciernen. Sobre todo los nacionales, o si tenemos que rebelarnos o aceptar pagar la prima de riesgo.

Quiero aprovechar este aniversario de DC para destacar un hecho científico de enorme relevancia. En efecto, El físico cuántico Higgs dedujo que tenía que existir una partícula que bautizó como Bosón  para que tuvieran sentido ciertas hipótesis. Pero había que probarlo empíricamente. Sin embargo, permaneció oculto el elusivo bosón de Higgs por varios años hasta que fue descubierto por experimentos en el acelerador de partículas del CERN y anunciado con la presencia de su teórico creador Peter Higgs el 4 de Julio de 2012. La llamada popularmente Partícula de Díos es la que da sustento a la masa y explica por qué se formaron estrellas, sistemas solares y estructuras del universo tras el Big Bang, por lo que su descubrimiento científico y prueba experimental de soporte representan el más importante logro de la física y la cosmología de los últimos 30 años.

Parece justo en este aniversario de DC recordar los primeros pasos de la investigación científica sobre la composición de la materia que tuvieron lugar en la Grecia clásica. Lo expongo a continuación

Escuchaba el joven Demócrito a su maestro Anaxágoras en el Ágora decir: “reflexioné entonces que no era posible que todas las cosas existieran desde siempre, pues todos hemos visto cómo los objetos pueden romperse o cómo con una buena argamasa  podemos construir nuevos objetos y, llegué a la conclusión de que sólo algunos objetos existieron desde siempre y que los demás eran continuas construcciones a partir de los primeros o destrucciones posteriores de estos últimos. ¿Y cuáles podían ser estos objetos primarios? me pregunté. Pues fui a consultar al Oráculo de Delfos y Él me iluminó, de modo que después de un largo periodo en ayunas sentado delante de su divino fuego, se me aparecieron  en el humo y eran cuatro: fuego, agua, tierra y aire. Es más, me dijeron que no los llamase objetos primarios sino Los Elementos.” ¡Que sabio este Anaxágoras! ¡Qué gran avance del conocimiento!, pensaba mientras volvía  su casa.

Al entrar, saludó a su mujer y la vio un poco cansada, por lo que le preguntó a que se debía su cansancio. “Mira Demócrito, he hecho la compra, después he cocinado para que podamos comer y cenar y después, al ver lo sucio que estaba el suelo de la cocina y el resto de la casa, me he puesto a barrerlo todo. Ha sido agotador. Si tu fueras tan amable de venir un poco antes de tus clases y ocuparte  de barrer, me verías menos cansada y así, después de comer, podríamos echarnos juntos y divertirnos un poquito como lo harían Apolo y Venus.” A Demócrito le pareció genial este acuerdo y a partir de entonces se dedicó a barrer toda la casa  diariamente. Lo primero que observó es que barrer todo hasta la puerta de la casa era muy pesado, se juntaba cada vez un montón mayor de porquería y se le llenaba la nariz de polvo. Entonces, investigó y  dio con la solución: inventó el recogedor. Después de esto, observando lo que se depositaba encima del recogedor, se fijó en que eran minúsculas partículas, de distintos formas, colores y olores. Se planteó la cuestión de que cómo era posible que el suelo estuviese lleno de tantas partículas todos los días. ¡Hay una infinidad de ellas! Esto le llevó a una profunda reflexión y se dirigió al Oráculo de Delfos para ver con más claridad qué significaba esto. Después del obligado ayuno y contemplación del fuego divino muchas horas, se le aparecieron en el humo miles de partículas volando a toda velocidad y en todas las direcciones. De vez en cuando chocaban  formando nuevas partículas, o estas últimas al chocar se descomponían en las primeras. Y, de repente, se dio cuenta de que en realidad no había 4 elementos sino una infinidad de partículas elementales que formaban todos los objetos existentes y vio en el humo la frase: “somos átomos porque  no se nos puede dividir, somos pues los verdaderos elementos y no los cuatro de Anaxágoras.”

Demócrito estuvo esperando hasta que se jubilara Anaxágoras para dar a conocer su hallazgo en el Ágora, dando un gran ejemplo de que el avance de la ciencia debe combinarse con el respeto a los que nos legaron un paradigma anterior.

 

Marta

¿Para qué debatir?

Con unas jornadas casi eternas, llenas de obligaciones, con una vida que parece que te reclama más y más, y te pone a prueba de manera casi continua y de las formas más inesperadas… buena gana de debatir. Diría que con sobrevivir es suficiente, que ya bastante difícil es todo como para complicar aún más el panorama con post y comentarios hechos por amor al arte. ¿Qué utilidad tiene este carajal? ¿Acaso mejora el mundo con nuestros comentarios? ¿Merece la pena?

A todo esto resulta más fácil contestar cuando se ha estado un tiempo “ausente” de Debate Callejero. Piensas que esto ya es ajeno a tu vida, pero un día echas un vistazo, sólo un vistazo. Unas semanas más tarde, escribes un comentario, sólo un comentario, y para cuando te quieres dar cuenta, ya has regresado. Creo que precisamente por vivir tiempos complicados, de gran incertidumbre, es cada vez más necesario, compartir, intercambiar ideas, opiniones, al tiempo que uno trata de enterarse de qué demonios va todo eso.

Y aunque hable de todos estos temas de los que escribimos a diario en el DC con familiares, amigos y otros allegados, siempre está ahí esa necesidad de saber algo más, de comentar algo más, de expresarse. Para eso, el DC sienta bien. Puede que no mejore el mundo, pero sí que ayuda a hacer más llevadero este loco día a día, y eso ya es mucho.

Muchas felicidades a todos los que habéis hecho posible que esto se prolongue durante seis años ya.

 

Melinda

Habrá algunos colaboradores que ni me conocen y otros a los que se les habrá olvidado mi nombre porque hace tiempo que no escribo en DC. Pero lo he hecho y, además, algo lo leo (aunque de pascuas a ramos).  De acuerdo con José Martínez en que este blog nos ha ofrecido la oportunidad de expresarnos y hacernos comprender, lo cual ya es mucho. Yo le estoy muy agradecida pues he pasado muchas horas leyendo a otros y algunas escribiendo para él.

¡Feliz Aniversario!

 

Ricardo Parellada

Un año más, la mano invisible ha conseguido mantenernos a todos mucho más informados y afinados gracias al blog. Como supongo que pasará en otras comunidades virtuales, para mí Debate Callejero es una pequeña sucursal de la aldea global: siempre a mano para un intercambio preciso y eficaz de ideas, con independencia de los viajes y los encuentros con la gente que está detrás. Enhorabuena para todos

 

Alberto Penadés

Un año más felicidades a todos. Yo personalmente empecé a leer y, pronto, a escribir en Debate Callejero durante la campaña por las primarias de Obama vs. Clinton. Lo hice estando en aquel país, por lo que veía el debate (callejero) con una cierta ecuanimidad que creía que se debía a la distancia. Luego me di cuenta de que en realidad no era la distancia, sino que escribía gente que pensaba las cosas que escribía. No porque improvisar sea mala cosa sino, supongo yo, porque piensan bastante. Este aniversario vuelve a pillarme a diez mil km. y con Obama en campaña. Y la gente que escribe me sigue dando noticias atemperadas por la meditación sobre mi país, y no solo. Sigue siendo un lugar para leer tanto sobre EEUU, como sobre Cataluña, sobre Euskadi, sobre economía, sobre socialdemocracia, sobre educación, sobre literatura…sin irritación de estómago. Hasta el año que viene.

 

Pepemart

Tres años colaborando con este blog… He aprendido mucho leyéndolo, pero para mi sorpresa, también escribiendo. Uno se da cuenta de lo fácil que es hilvanar un tema con una caña delante en un bar con amigos, y lo difícil que es hacer con eso un texto bien fundamentado y comprensible. Muchas gracias a DC y a sus organizadores, por darme esta oportunidad y este aprendizaje.

 

Pratxanda

Sabemos que llega la primavera porque así lo anuncia el Corte Inglés. Sabemos que llega septiembre porque nos anuncian coleccionables de las cosas más estúpidas e inimaginables. Sabemos que llega noviembre porque recibimos un mail de Alguien recordándonos el parto de DC.

Y que escribas algo para su aniversario. A ser posible que no suene a epitafio…Y es que joder, un año después del entierro del zapaterismo DC está como alicaído. Porque, con este gobierno del PP comentar en DC sus reiteradas barbaridades es caer en la monotonía. A Wert o Ibáñez, la estupidez se les supone. El debate verdaderamente interesante, hoy por hoy, se da entre quienes apuestan por fusilar a Rubalcaba o quienes quieren guillotinarlo. A él y a su María Antonieta Valenciano.

En fin, esperemos que el regalo del día de la Comunión de DC sea un Quero (o como se llame) con su programa político y todo. Porque si tiene que volver Bono nos podemos cortar las venas… o dejárnoslas largas. Y Chacón no sé si será un buen recambio. Que seguro querrá ser presidenta del país, aunque viendo cómo está el patio no les puedo asegurar en cuál de los dos países presentará candidatura. Lo decidirá su hijo, probablemente.

Mientras tanto, como dijo no sé quien, aquí, condenados a leer este web cada mañana… ni que sea para confirmar nuestros peores augurios. O coger datos para hacernos los enterados en exportaciones y educación.

Bueno… sólo quedan tres años, ¿no? ¿¿NO??

 

José D. Roselló

Seis años blogeros

Si se compilaran todas la entradas de DC, aún podando algunas cosas, sale algo de unas 7.500 páginas. Un cronicón.

Sería curioso ver cómo DC igual que una persona, ha ido teniendo diferentes etapas y distintos tonos. Cómo ha ido consignando muchos de los debates que han tenido lugar en la sociedad; cómo ha habido vaticinios erróneos, pero también muchos muy acertados y cómo, inevitablemente, ha notado a su manera el efecto de la maldita crisis.

DC ha estado algo más taciturno, a veces introspectivo, un pelo desencantado y un mucho de descreído este año. Sin embargo aquí sigue, en la brecha, fielmente todos los días, salvo un pequeño descanso en fines de semana, mientras Barañain festeja el Sabbath (sin acritud) y los demás el más cristiano domingo.

Haciendo una búsqueda rápida en Google, resulta que la vida media de un blog se estima entre los dos y los tres años. Por tanto, estamos hablando de que DC sería un más que venerable anciano en su terreno. Por algo debe ser. Sobre todo por el abnegado trabajo organizativo de Alguien, que nos hace la vida facilísima a los que a veces escribimos aquí, y también, por el fiel escuadrón de comentaristas y lectores que dan vida a lo que se cuelga y se escribe. Muchas gracias a todos. Seguiremos mientras el cuerpo aguante ¡Ah!, y no nos mires, únete.

 

Jon Salaberría

Pasados cinco años, no cabe duda que el Blog alcanza su plena madurez y se encamina, creo que con seguridad y si los mayas nos los permiten, hacia su primera década. ¿Exagero? No: porque es necesario, llegará. Pero con una evolución paralela a la de la sociedad que nos sirve de referente. Quedamos casi los mismos que estábamos al comienzo de la aventura, pero en un escenario radicalmente diferente.

Nacimos íntimamente relacionados con el problema de la violencia terrorista en Euskadi, de la dolorosa fractura social y política que se produjo primero con el envite soberanista de Ibarretxe, insensible a la persecución que seguían sufriendo los demócratas (especialmente los constitucionalistas), para seguir con la que se produjo a raíz de una de las iniciativas políticas más valientes y arriesgadas en materia de pacificación, el vituperado “proceso de paz”, cuyos frutos tardarán años en ser realmente ponderados. La primera experiencia de gobierno constitucionalista concluye con una Euskadi por cuyas calles se puede pasear de la manera que soñó Ernest Lluch, y con un relevo nacionalista y democrático en ciernes que sólo asusta a los mismos sectores que vieron la ruptura de España en aquel proceso de paz, y en el que algunos vuelven a ver la opción posibilista PNV-PSE que tan buenos frutos dio en otros años.

Nacimos en una época en la que la posibilidad de crisis y sus dimensiones nos parecían eventualidades lejanas (mea culpa), y en la que el “ladrillo” daba sus últimos coletazos de falso fuego de artificio; pasamos a vivir en el pozo de la depresión, con el drama del desempleo como fondo y con las más desgarradoras de sus consecuencias sociales: las dificultades casi insoportables en las economías familiares y los desahucios, con trágicos episodios humanos. Pasamos de la época en la que el oropel era privado (ley del mercado obliga) a la de la infame socialización de las pérdidas.

Pasamos de un panorama político bipartidista imperfecto en el que los dos grandes referentes, PP y PSOE, se batían el cobre electoral en igualdad de condiciones, con un centroizquierda consolidado y fuerte, a un panorama de mayoría absoluta en la que el desapego ciudadano respecto de la política se ceba en las opciones progresistas, con un PP hegemónico que, desde su sólido suelo electoral, comienza la obra de demolición de dos mandatos de extensión de derechos civiles y de democratización institucional (como en RTVE), y el de de casi tres décadas de construcción del Estado de Bienestar.

Pasamos a la era del citado desapego ciudadano respecto de la “res publica”, de manera que nos encontramos ante nuevas formas de protesta, de posicionamiento, de manifestación y de expresión que, por su inorganicidad y falta de articulación política, no encuentran cauces adecuados frente a la sólida posición de los actuales gestores públicos. El proceso democrático está cuestionado y por primera vez en décadas ya no hablamos de reformas: hablamos de proceso “reconstituyente”. Se cayeron los tabúes y se buscan nuevas respuestas.

Y pasamos a vivir una etapa de involución en materia social, cultural, sanitaria y educativa que nos retrotrae a los momentos germinales de nuestra etapa democrática, cuando no al tardofranquismo, en la que se recrudece el sempiterno problema de encaje territorial de determinadas Comunidades con planteamientos maximalistas que nos llevan a un “cuello de botella” de impredecibles consecuencias.

Ante todo este panorama tan diferente, “Debate Callejero” sigue siendo igual que en su origen, una ventana lúcida a la realidad, con aportaciones llenas de autoridad intelectual que se agradecen como soplos de aire fresco, y con la misma vocación de libertad y de apego a la actualidad. Por eso somos “de la calle”.

Mi agradecimiento a los articulistas y  los blogueros más habituales, así como a todas las muchas personas que nos siguen, a las que aprovecho para decir “no nos mires, únete”. Tu opinión es importante … la más importante.

Feliz sexto cumpleaños. Porque “Debate Callejero” es necesario, vamos a por el séptimo.

 

Miguel Sebastián

Vaya, no era Zapatero

Se cumplen 6 años de Debate Callejero. Todo un aniversario que merece una felicitación, un reconocimiento a los que lo impulsan y lo mantienen, y un deseo de que sigáis así “per molts anys”.

Vuestro aniversario casi coincide con el primer aniversario de la derrota electoral del Partido Socialista en las elecciones generales del 20-N de 2011.

En esas fechas, el país estaba mal, El País estaba mal y el Partido Socialista estaba mal.

Pero había un culpable de todos esos males.

El primero de los males, “el país esta mal”, era machaconamente difundido por el Partido Popular y todas sus terminales mediáticas. El PP hizo su campaña electoral basándose en que el escaso crecimiento económico era por culpa de Zapatero, el “insoportable” paro era culpa de Zapatero y la prima de riesgo se “llamaba” José Luis Rodríguez Zapatero. Y, desaparecido éste, ellos se iban a encargar de darle la vuelta a la situación y todo iba a mejorar. Y la gente compró esa esperanza y les otorgó la más abultada mayoría absoluta de nuestra joven democracia. Pero, un año más tarde, nada de eso resultó ser verdad. Hace un año la economía crecía el 0,6%. Hoy cae un 1,7%. Hace un año la “insoportable” tasa de paro era el 21,5% y el numero de parados 4,9 millones, según la EPA.Hoy la tasa de paro ha superado el 25% y el número de parados se acerca a los 6 millones. Hace un año la prima de riesgo estaba en 300 puntos. Hoy esta en 450 puntos. Vaya, no era Zapatero.

El País, el gran periódico, emblema de nuestra democracia y de muchas generaciones de progresistas, sufría hace un año como casi todos los medios de comunicación escrita. Pero ello no era por la crisis internacional y española, ni por el cambio estructural de modelo en los medios de comunicación por la difusión de las nuevas tecnologías y las redes sociales. La culpa era de Zapatero. Según el principal gestor de este grupo, Zapatero y sus “brujos visitadores” habían perjudicado la solvencia de ese grupo mediático. Su propia gestión empresarial, generosamente remunerada dicho sea de paso, no tenía ninguna responsabilidad en el resultado. Todo era por Zapatero. Un año después, un tercio de la plantilla del periódico va a ser despedida y muchos de sus legendarios colaboradores se marchan, aduciendo incluso censura en sus artículos. Vaya, no era Zapatero.

El Partido Socialista, tras una dura derrota electoral en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011, sufría un descalabro histórico en las elecciones generales, obteniendo apenas 110 diputados en el Congreso. Tanto la campaña electoral de noviembre como los siguientes meses de oposición han girado en torno a desmarcarse de Zapatero y sus años de gobierno. “El partido estaba bien, su gestión en ayuntamientos y autonomías era buena. La culpa de este desastre es… de Zapatero”. “Como también es culpable de la desafección de militantes y simpatizantes”. Los relativamente buenos resultados de Andalucía y Asturias parecían avalar la tesis de que, sin Zapatero, el Partido iba a empezar a remontar, sobre todo con el desgaste del  gobierno del PP y su desastrosa gestión de las expectativas y esperanzas de la gente, así como de sus errores de política económica. Unos meses después, la teoría se ha demostrado falsa. El partido, ya sin Zapatero, ha sufrido un duro revés en Galicia y País Vasco, probablemente vaya a sufrir una derrota histórica en Cataluña. Tampoco remonta en las encuestas del resto de España y tampoco mejora la valoración de sus líderes. Vaya, no era Zapatero.

Nos espera un año muy duro. Pero uno de nuestros consuelos es que os seguiremos teniendo, Debate Callejero. Porque no dependéis de ninguna cuenta de resultados, ni de ningún grupo poderoso, ni de ninguna publicidad. Porque lo hacéis por amor al arte, en este caso a un debate fresco, de calidad y democrático. Y sobre todo porque vosotros sois de los pocos que no tendréis que decir “Vaya, no era Zapatero”.  

FELICIDADES.

 

 Senyor_G

La verdad es que estoy encantado de conocerles, de pasar por aquí, de leer y de aprender. De no estar de acuerdo, de estar de acuerdo y  de lo contrario. De participar de un grano de arena que quiere una playa para un mundo diferente. O quizás seamos hormigas a lo Calle 13, que escriben juntas para hacer un siete el año que viene a tanto recorte europeo, pero esto será el año que viene. Quien sople las velas que pida el deseo: que el que corte lo haga en trozos iguales.