Hay que decirlo más

Aitor Riveiro

El Partido Popular se ha echado a la calle con un único objetivo: desestabilizar al Gobierno y forzar su caída, elecciones de mayo mediante. Para conseguir este fin, el PP ha elegido la peor de las armas: la mentira. Desde que De Juana fuera trasladado del 12 de Octubre al hospital Donosita no ha salido ni una verdad de la boca de los miembros del principal partido de la oposición, ni de sus voceros. Mienten, lo saben, y seguirán haciéndolo. Por eso, debemos recordar la verdad en cada momento, en cada ocasión, en cualquier foro. José Ignacio de Juana Chaos no cumple (en presente, por favor) condena por haber asesinado a 25 personas, sino por haber escrito dos artículos que la Audiencia Nacional y, posteriormente, el Tribunal Supremo encontraron amenazantes. Por dichos artículos fue condenado a tres años de cárcel.

De Juana ya había cumplido la pena que le impuso la Justicia por lo 25 asesinatos que cometió en el ‘comando Madrid’. El terrorista saldó su deuda con la sociedad tras 18 años entre rejas, merced al Código Penal de 1973, que fue redactado por un Legislativo preconstitucional y firmada por un Gobierno dictatorial. Las reducciones de condena de las que poco a poco se fue beneficiando el confeso asesino no fueron decididas ni por este ni por ningún otro Gobierno, sino por los jueces.

La Constitución indica textualmente: “La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables…� (Artículo 9, Título Preliminar).

El etarra no ha sido excarcelado ni su estatus dentro de la cárcel ha cambiado. Según informó el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, De Juana cumplirá el año y medio que le queda de condena en el País Vasco. De momento, sigue en segundo grado penitenciario, es decir, aquel que tienen todos los presos excepto los que se encuentran en aislamiento o en tercer grado, por lo que no es un beneficio penitenciario, tal y como dijo el juez de vigilancia penitenciaria que dio el visto bueno al traslado del ex ertzaina.

Pero no sólo han mentido. Además, se han descolgado con declaraciones vergonzantes como la de la presidente de la Comunidad de Madrid, que aseguró el día del traslado de De Juana que era “el día más triste para la democracia después del 23-F�. No creo que se refiera a que el golpe de estado fracasó pero, sea como fuera, a la señora Aguirre se le olvida algún día peor, como el 11 de marzo de 2004, cuando 191 de sus vecinos fueron asesinados mientras iban a trabajar y a estudiar. De todas formas, estos días tristes han sido habituales a lo largo de nuestra reciente historia democrática, es lo que tiene cumplir la ley. Miguel �ngel Aguilar, periodista de El País, publicaba en un artículo las excarcelaciones que los sucesivos gobiernos de Aznar firmaron (‘La lista de Acebes’). El artículo es de pago, así que lo pegaré en los comentarios.

De la lista voy a destacar sólo algunos de los etarras que salieron a la calle en el periodo 1996-2004:

Juan Nazabal Auzmendi, 106 años (03/10/79-20/04/98), excarcelado por Mayor Oreja

Tras el asesinato de Migue �ngel Blanco y antes de la tregua que decretó ETA.

Fidel Largacha Arce, 99 años (25/02/82-12/06/99), excarcelado por Mayor Oreja

En plena tregua de ETA.

Juan Carlos Echeandea Zorroza, 172 años (26/05/83-06/07/01), excarcelado por Rajoy

Tras la tregua de ETA.

Jaime Rementería Beotegui, 220 años (11/08/83-08/01/04), excarcelado por Acebes

Por estos días, el PP y un ABC que no habí caido en desgracia clamaban por la reunión de Carod Rovira y ETA en Perpignan.

�ngel Zabaleta Mendía, 94 años (13/06/89-08/03/04), excarcelado por Acebes

Días después de que la Guardia Civil detuviera a la “caravana de la muerte” etarra que pretendía volar la estación de Chamartín.

José J. Arnáiz Echevarría, 35 años (06/09/82-20/03/04), excarcelado por Acebes

Después del 11-M y pese a mantener que fue ETA quien cometió el atentado.

Iñaki Bilbao Goicoechea, 52 años (06/07/83-28/09/00), excarcelado por Mayor Oreja

Tras salir a la calle, asesinó a Juan Priede, concejal socialista de Orio (Guipúzcoa).

Y mientras tanto, Gallardón se manifiesta al lado de Ricardo Sáez de Ynestrillas, atacan la sede del PSOE en Alcalá de Henares, un técnico de la COPE tiene que proteger a un periodista de la SER que fue identificado por otro de Telemadrid en medio de una de las “sosegadas� manifestaciones (Pedro José dixit), en Murcia la Falange y el PP reciben en la calle a Zapatero con banderas preconstitucionales, Ana Botella corta de forma ilegal la Castellana durante una manifestación…