Hacia un nuevo paradigma: La “Economía Según”.

Econcon 

La economía es un concepto algo evanescente, sus reglas, complicadas de deducir.

Hasta la fecha,los economistas (buenos o malos) ya nos las tenían/mos tiesas respecto a ciertos aspectos polémicos, pero había un cierto número de consensos a los que atenerse. Por ejemplo, “las economías tienen ciclos”, “es bueno crecer más que menos”, “es mejor que haya menos paro que más paro”, “el Estado puede ejercer una cierta influencia” etc. En general se aplica un poco de sentido común a la jerga al uso y con eso se va tirando.

Más...
Pero claro, determinados estados de efervescencia intelectual son idóneos para alumbrar revoluciones del pensamiento. Los aburridos economistas tradicionales siguen anclados a cuestiones como racionalidad, consistencia, linealidad (“lógica”, en gramática parda), o medir, demostrar etc. Pero ¡Ah!…algunos visionarios están dando forma a un nuevo paradigma rompedor.
Ya provenga del think tank de una famosa FAEndación, del equipo que elabora un determinado PPrograma electoral, o de un discreto conciliábulo de eminencias grises de extremo-centro reformista, se está impulsando una nueva aproximación al extraño fenómeno de la economía, que sin duda está destinada a revolucionar desde cátedras a cancillerías. Pecando de inmodestia a la hora de considerarme a la altura intelectual de los autores de tales creaciones, he sugerido bautizar a este nuevo objeto teórico como “Economía Según”.

Alguno de los postulados de la “Economía Según” son verdaderamente innovadores, es más, completamente rompedores, ya que desechan conceptos que hasta la fecha se consideraban parte esencial de la misma ciencia económica. Echemos un vistazo a alguna de sus propuestas más osadas: 1. La primera, que denominaremos Irrelevancia de las relaciones ordinales. (O principio de “El tamaño no importa”).Se viene a aceptar que determinadas variables económicas tienen una valoración buena o mala en tanto son sus valores mayores o menores. (Véase primer párrafo para ejemplos). Generalmente puede aceptarse que la valoración es tanto mejor o peor según sus valores lo sean.

La propuesta de esta nueva escuela de pensamiento está sin duda inspirada por Javier Krahe y su lema “aunque en rigor no es mejor por ser mayor o menor “.

Un resultado numérico “mayor” en una variable “buena” es mejor SEGÚN.

Así, una renta per cápita de 19.000 euros al año califica al país como “país de habitantes de alto poder adquisitivo” en las circunstancias “A”, pero una renta per cápita de 23.500 puede indicar un país de “despensas vacías” en las circunstancias “B”.

2. Otra de las aportaciones conceptuales interesantes de esta nueva escuela es el postulado de Inexistencia de definiciones rígidas (O principio de “En mi casa lo jugamos así”).

Huyendo de las canónicas definiciones de la ciencia tradicional tipo “Un número primo es aquel divisible solo por uno y por si mismo” y coñazos de ese estilo, los “Economistas Según” abogan por la libertad creativa. Así por ejemplo “ciclo económico”, “aceleración”, “deceleración”, “recesión” y “crisis”, existen o no existen o se definen de una manera u otra o no se definen en absoluto… Es decir, usaremos esos términos  SEGÚN.

Si antes era Krahe ahora es mas bien Pink Floyd y sus versos “We don’t need no education…”, el inspirador de tan provocadoras ideas.

3. Por último se reseña otra brava propuesta teórica, el Principio de discontinuidad espacio-temporal en la acción de gobierno, o “Paradoja de Hawking-Rato”.

Cuánto influye un gobierno en su estructura y coyuntura económica es un tema complicado, no hay certeza de lo que tarda una determinada política fiscal, o monetaria o de cambio en la regulación en hacer efecto. Hasta ahora sí había cierto consenso en afirmar que este plazo era independiente del nombre que pusiese en la firma del decreto o ley u orden ministerial (o figuras parangonables en el derecho comparado).

Es aquí precisamente donde los “Economistas Según” nos deslumbran de nuevo con una aproximación radical.

Independientemente de cuánto tiempo haya transcurrido, todos los datos buenos de la economía tienen el mismo origen político-temporal, a la manera del “Big Bang”, y todos los malos la misma causa. Por tanto, ya no hay retardos en los efectos de las medidas, ni medidas buenas y malas en si, sino SEGÚN las personas que las tomen. Interesante, no lo nieguen.

Una vez expuestos los tres postulados básicos, pasemos a un ejemplo típico donde la “Economía Según” muestra toda su potencialidad de análisis contra la sosa, conservadora, rancia y apolillada “Economía tradicional”.

Supongamos una economía con tasas de crecimiento significativamente altas, más altas además que las de las economías de su entorno, más altas también que en las de un periodo de tiempo reciente.

A su vez, esa economía mantiene unos altos niveles de inversión y de creación de empleo, con una tasa de paro reducida y en niveles mínimos comparada con su media histórica, siendo los niveles de inversión más altos, así como los de paro más bajos, que en idéntico periodo reciente.

Añadidamente, goza de una desahogada posición en sus cuentas públicas, lo que le permite ingresar más que gasta, situación que no se había producido en el referido “periodo reciente”.

Un economista rígido, apolillado, sin creatividad diría:

“Pues vaya, con lo que usted me cuenta, parece que la cosa está bien, incluso diría que la economía ha mejorado respecto a aquel misterioso periodo reciente Los responsables de la política económica se puede decir al menos que no han debido hacerlo mal”.

 Ja-diría un “Economista Según”- incluso Ja, ja., y pasaría a aplicar sus postulados uno a uno:

En virtud de “El tamaño no importa”, teorema potente sin duda, podría argüir que todos esos valores superiores del crecimiento y empleo e inferiores del paro, no quieren decir nada en términos de situación económica actual  ni en términos comparativos con otros periodos. Son irrelevantes, se la “pelan”, vaya, ¿qué es un frío dato al fin y al cabo?

En virtud del postulado dos (“En mi casa lo jugamos así”), puedo llamar a un crecimiento superior al tres “recesión”, a un período de productividad negativa e incremento del paro como “etapa brillante de aprobado con nota”, a la misma cifra de inflación como “inflación controlada” o “inflación salvajemente descontrolada” y así sucesivamente.

En virtud del postulado tres, la comparación entre acciones de gobierno es fútil, todo lo bueno, mucho o poco, se debe a la existencia de “unos”, estén o no en el poder, todo lo malo se debe a la existencia de “otros” Esto es especialmente interesante en dos aspectos:

El primero es el de la valoración de situación económica: Lo bueno es “por herencia de”, lo malo por “culpa de” no importa cuando ocurran estos hechos o a que parezcan obedecer.


El segundo, y aún más jugoso, es en el ámbito de valoración de diversa medidas de política económica. Una rebaja fiscal, si la hacen “los buenos”, es una propuesta excelente y necesaria. Si la hacen los “malos”, es populismo, irresponsabilidad y falta de ideas. Una política natalista de la cantidad x puede ser un despilfarro demagógico, pero de x+500 es excelente de cara a la protección de la familia. Una persona sin vinculación anterior política que entra en juego, puede ser “un advenedizo, un experimento, una subcontrata, alguien sospechoso”, si entra en el lado malo, o un tipo desinteresado y con vocación de servicio público si entra en el lado bueno… y así, hasta donde ustedes quieran.
Como ven, la “Economía Según” permite liberarnos de la molesta condena a razonar lógicamente respecto a reglas que debemos aprender y respetar, dando una gran libertad creativa.Desgraciadamente tiene sus efectos secundarios. En no pocas ocasiones, sus practicantes pueden parecernos de cuestionable rigor, o de despreciable calidad intelectual, “vendeburras” y/o cantamañanas.No lo dude, señor, señora, joven juvenil, probo trabajador o jubiloso jubilado. Fuera lo viejo, viva lo nuevo. Murió el Institucionalismo, el neoclasicismo, el Keynesiasmo, el Marxismo…..apúntese a la “Economía Según”.(Inminente inauguración de escuelas en “Expansión”, “Íntereconomía”, “FAES” y otras.)

 

56 pensamientos en “Hacia un nuevo paradigma: La “Economía Según”.

  1. Si no existiera Permafrost, habría que inventarlo. Es imprescindible que regrese. Qué placer leer de corrido tanta necedad.

    Exijo a Lope Agirre, Averlas y Magallanes que interpreten el mensaje literario del comentario de cosa nostra: ahí lo tienen, 100 escaños a nivel nacional con formula hare krishna. ¿Se imaginan al de los fideos en la boca con el pelo al cero, sin barba. y la túnica naranja repitiendo “qué bonito, qué bonito, eshpanolesh”? ¿Y a 100 más como él? Todo sea por la izquierda, izquierda que queda en España.

  2. 51. Don Cicuta

    Traducido al albanés clásico significa, más o menos, esto:

    “Yo, exiguo exhibidor de excogitaciones excéntricas y excesivas, excepcionalmente excipientes, exijo que se sepan los entresijos escalofriantes del escenario ectoplásmático electoral”.

  3. Me lo quedo:
    “Yo, exiguo exhibidor de excogitaciones excéntricas y excesivas, excepcionalmente excipientes, exijo que se sepan los entresijos escalofriantes del escenario ectoplásmático electoral”.

    :::jeje…

  4. ¡Lope Agirre, acaberemos entendiéndonos! Ya me imaginaba yo que la cosa iba por ahí, pero no me atrevía a decirlo. Para eso estáis los literatos.

  5. Aunque ya es muy tarde, no quiero dejar de felicitar a econcon por su agudo y mordaz texto.

    Además, D.Cicuta, siguiendo con lo de ayer y hoy: no tengo ningún argumento normativo para defender el voto a IU, salvo en otro tipo de elecciones, no confundamos explicar con justificar, por mal que se explique uno. Simplemente dudo que unir los votos de la izquierda sea simple cuesitón de responsabilidad y aritmética. Igual que no sabemos, creo, si el techo electoral de la derecha no estará relacionado con la ausencia de un partido a la derecha del PP, no sabemos si una coalición de hecho con los votantes de IU no restaría a largo plazo otros apoyos al conjunto de la izquierda. No hace falta amenazar con la revolución proletaria para perder votos de centro, me parece. Ese efecto puede ser mayor que las pérdidas de votantes que desean enrojercer al Psoe votando IU; yo no lo sé, me lo pregunto.
    Por último, lo de la cosa étnica se refiere al hecho simple que a los votantes que se ven a sí mismos a la izquierda del Psoe resulta que les terminan atrayendo bloques y chuntas más que la misma IU, por lo que las opciones de experimentar la coalición de izquierdas en las ccaa se ven limitadas.
    Buenas noches

  6. Hombre, Cicuta; a mí, tras la “derrota” municipal (¿cuánto se debatió sobre si los resultados eran o no extrapolables?) se me ocurren alternativas a hacer tonterías: hacer las cosas mejor. Pero bueno, reconozco que es difícil.

    Abrazos para todos (veo que casi llegamos a los 500 hoy; enhorabuena).

Deja un comentario