Golpe económico

Millán Gómez

Fantástica noticia la recibida en la mañana del jueves. La banda terrorista eta anunció a las patronales vasca y navarra (Confebask y CEN respectivamente) que “cancela” el “impuesto revolucionario”, léase extorsión, a los empresarios que viven o trabajan en Euskadi y Navarra. Por lo tanto, su principal fuente de financiación queda momentáneamente detenida, salvo cambio de rumbo o excepciones sombrías, que no sería la primera vez. Objetivamente, es una información que viene avalada y comprobada por parte de las patronales. No ha sido una simple carta de eta sino que está verificada con hechos. Ha habido un trabajo previo de comprobación de las intenciones de eta. Que nadie se lleve a engaño. Quizás estos días comencemos a escuchar en estos días que la Confesbak y la CEN se han contentado con una simple cartita y demás paranoias. Forma parte del paisaje mediático de este nuestro país. Qué se le va a hacer. Hay que convivir con él. Así a todo, parece cuanto menos inverosímil que alguien que vive diariamente desde hace muchos años con la amenaza de una bomba, un disparo en la nuca (“ese método vasco de asesinar”, como dijo en su momento un medio internacional) o el secuestro. Un sector emprendedor y fundamental en el tejido económico vasco y navarro como es el empresariado, víctima real y potencia la sinrazón y barbarie terroristas, vive en la desconfianza continua. Ha medido muy bien sus pasos y ha confirmado algo que ya se barruntaba en los últimos tiempos. No nos ha cogido con sorpresa.

El sector está curado de espanto. Nada les va a sorprender. Por lo tanto, no las tienen todas consigo ni han lanzado las campanas al vuelo. Eta tiene una facilitad inusitada para truncar las esperanzas de las sociedades vasca y navarra (esta última es la gran olvidada en el problema, que no conflicto, vasco), y en su nombre, la española. Pero ahora, mal que le pese a importantes sectores del PP a nivel estatal, nos encontramos ante el mejor momento de eta. Ningún Gobierno ha golpeado con mayor dureza policial a la banda terrorista. Ninguno. Como perfectamente sabe el PP y como perfectamente quiere obviar. Ellos lo saben mejor que nadie. Tengo la sensación de que el PP de Euskadi, que hace bien poco ha deslegitimado en ciertas cuestiones a Génova, no les ha tirado de las orejas por la cercanía de las elecciones y por no enturbiar ni debilitar a la actual Lakua.

Es un paso enormemente positivo, no sabemos si definitivo. Ojalá. No somos unos pesados por decir que estamos en el mejor momento de lucha antiterrorista. Simplemente, avanzamos de una manera continua, lenta pero constante. Cuando eta rompió la tregua de 2006, evidentemente dimos varios pasos hacia atrás pero con una mejora infinita y significativa con respecto a la ruptura durante las conversaciones entre el Gobierno de Aznar y eta. Perdón, el MLNV. Duele y es incomprensible que la noticia no haya tenido mayor eco en los medios de comunicación. Estamos en un país donde el morbo ocupa las noticias más leídas vía internet pero una cuestión capital como ésta queda en un lamentable segundo plano. Por lo menos, desde esta humilde ventana de una colectiva torre de marfil, lo seguiremos analizando y repitiendo.