Gobierno en ciernes

Senyor_J

Todo parece apuntar a que la tensa situación vivida con la aplicación del artículo 155 de la Constitución sobre las competencias autonómicas catalanas se aproxima a su desenlace. Tras el último episodio de intento de modificación de la Ley de Presidencia para garantizar la investidura telemática de Puigdemont y el posterior recurso del Gobierno contra la misma, parece claro que dicha vía va a quedar abortada. Si esto es así, solo caben dos soluciones: investidura o elecciones, estando las apuestas dos a uno en este momento.La mayor probabilidad de que se produzca la investidura está relacionada con el plan D o la letra que ustedes quieran, que consiste más o menos en colocar al frente de la Generalitat a un testaferro que trabaje en la medida de lo posible para Carles. Ello obviamente sirve a la estrategia de reforzar la figura simbólica del presidente expatriado y dotarla de un carácter de presidente en el exilio con vínculos directos con el ejercicio del cargo que haga el presidente efectivo. Unos vínculos que además pueden solemnizarse mediante la creación de consejos, comisiones o entelequias varias que sirvan para dotar de legitimidad simbólica a las instituciones republicanas y al presidente postautonómico y prerrepublicano.

Pero más allá de los simbólico está lo efectivo y la posibilidad por fin de que se pueda esquivar el riesgo electoral y dotar a Cataluña de un Govern que no alargue la agonía de su autonomía. Es cierto que el riesgo electoral no está diluido del todo pero también lo es que son muy pocos los que pueden seguir interesados en el mismo: la CUP, el sector republicanista de Junts per Catalunya y poco más. Todos los demás sueñan con pasar el verano en sus escaños y con no acudir a una campaña bajo las sombrillas playeras, un periodo en que indudablemente la participación se vería afectada y en la que la desafección sería notable. Si bien hay que reconocer que una campaña en bermudas y bañadores sería un colofón más que digno a todo lo vivido hasta ahora.

Con las elecciones, pues, en probabilidades mínimas, vamos a lo efectivo, que sería un Govern y las consecuencias que eso tiene. En lo comunicativo, el plan D supone una permanencia de la escenificación permanente, valga la redundancia. Los que estén cansados de escenificaciones me temo que no están de enhorabuena: no se ve la luz al final del túnel. La liturgia debe continuar, la reivindicación continua debe seguir adelante y sobre todo debe de seguir existiendo un mecanismo que permita mantenerse en los engranajes del poder a quien ha estado siempre allí, salvo en el breve interregno tripartito. Porque ciertamente hay una discontinuidad entre los viejos y los nuevos amos del calabozo, pero son todos del mismo clan y operan con las mismas lógicas y en los mismos marcos ideológicos.

Pero más allá de rituales, la puesta en marcha de un Govern ha de permitir reactivar un engranaje institucional completamente oxidado por culpa del 155 y de las derivas procesistas. Volver a tener conselleries y hacer obra de gobierno es una necesidad básica, aunque el Govern se te llene de iluminados más pendientes de lo simbólico que de lo práctico y con el riesgo que eso conlleva de que persista un estilo de gobierno funcionarial, gestionado más desde la plantilla estable que desde las designaciones. Más aun cuando es cierto que en algunos casos no se ha notado mucho la diferencia entre dirigir el tema desde las conselleries y hacerlo desde los ministerios, pero casi siempre por la dinámica de dejación de funciones que propiciaba el sobrecalentamiento procesista. Es de suponer que en esta nueva etapa las cosas serán algo distintas, más aun cuando un sector relevante apuesta por recobrar su legitimidad, no solo desde la liturgia, la calle y la oración, sino también a base de hacer trabajo desde las instituciones.

Por lo tanto, solo nos queda desvelar si Puigdemont va a convertirse en un obstáculo difícil de remover o si va acabarse de hacer a un lado sin llevarnos a otras elecciones calurosas. En principio si el testaferro es lo bastante testaferro y otras posibilidades más fuertes han entendido que este no es su momento, la cosa debería estar clara. Si todo sale bien, recuperaremos la vida parlamentaria en Cataluña y si no, recuperaremos la vida electoral. En el tiempo transcurrido entre las elecciones autonómicas de 2015 y lo que queda hasta su repetición en 2019 ya nos ha dado tiempo de hacer dos procesos electorales autonómicos en Cataluña. Y dicen que nunca hay dos sin tres.

11 pensamientos en “Gobierno en ciernes

  1. Senyor J que santa paciencia tienen que estar echando más de uno por ahí.

    “Monstruo de spaghetti con albóndigas, llévanos pronto”

  2. Elaborado el miércoles, el artículo pretendía anticiparse a los acontecimientos que se desencadenaron ayer por la tarde, pero no ha sido posible. Al final tenemos a Qim Torra, un ejemplar típico del ámbito de los alimentos ultraprocesados.

    El resto de cosas se han cumplido claramente, en especial el anuncio de que va a haber igualmente un Consejo de la Republica, por lo que la reivindicación de la excepcionalidad más allá del territorio catalán en la figura de Carles va a seguir existiendo. Excepcional es sin duda tener a tantos políticos catalanes en la cárcel y otros tantos dando vueltas por el mundo, pero la permanencia de la puesta en escena republicana no ayuda en nada a aclarar ideas ni a aclarar paisajes.

    No obstante el problema de la paciencia que señala el sr Laertes es real: la capacidad de ser engañado o de autoengañarse tiene límites y se están poniendo a prueba. Y más tarde o más temprano los boomerangs volarán también en esa direccion.

  3. Bien , están ustedes hablando de Mariano Rajoy , un Presidente de Gobierno irresponsable que sin ninguna duda no está a la altura de la situación política. Un pánfilo moroso al que chulean gentuza como Puigdemont y otros , como esta bazofia de propuesta : un nazi de diseño para presidente sin despacho.
    La cosa es así de simple : o se carga el 155 a esta canalla infame o nos vamos a ver envueltos en un conflicto muy serio , impropio de los esfuerzos de una generación.

  4. El designado candidato por el caudillo prófugo, en esas primarias tan democráticas de las que nadie habla, piensa que todos los españoles somos unos fascistas. Todos. En esta categoría incluye a la mayoría de catalanes ( españoles que viven en Cataluña, dice) a los que pretende gobernar. Excelente tarjeta de presentación. Piensa también que los españoles, todos, hemos expoliado Cataluña. Un dato que cualquier andaluz, extremeño, gallego o manchego, entre otros emigrantes, podría certificar. Sin duda. El designado ha dejado escrito otras lindezas pareciadas de su pensamiento, y no sólo en Twitter. Ahí están sus artículos que no son fruto de un calentón. Algo que solo debería sorprender a quienes niegan el discurso supremacista del independetismo catalán. Trump tiene quien le escriba.
    Desconozco si este impresentable títere saldrá elegido. Igual es necesario que salga para que este sainete que podría convertirse en drama toque fondo.
    Este país hizo dimitir a más de un político por un chiste en la RRSS. Cataluña está a punto de elegir a un xenofobo racista como presidente.
    Mariano dijo que era suficiente con que no tuviera antecedentes penales. Ese es el nivel actual de la política española. En Cataluña o en la region de Madrid. Al menos que no sean delincuentes. Fantástico.
    Pues ahí lo llevas, Mariano. Dialoga con este pavo. Que te sea leve.

  5. Cada novedad en el problema de Cataluña es más esperpéntica que la anterior. ¿Qué nivel de políticos en activo tenemos? `Deplorable.

  6. He oido el discurso del candidato, gracias a la traducción simultanea de la SER, y parece claro que el candidato no está dispuesto a ser ni aparentar ser en absoluto el President de la Autonomia catalan dentro de la Constitución. Por tanto, si es investido con el voto de la CUP, será invalidado y no habrá mas remedio que convocar nuevas elecciones. Lo siento por los ciudadanos de Catalunya.

  7. Uno que es amante de la ciencia ficción, ante todo literaria, vive con intensa curiosidad intelectual ,la desatada ucronía mental que reflejan los pensamientos mas húmedos de los procesadores de independencia.
    Con Kim Torra Torra Torra ,han dado un gran paso para la humanidad,han logra materializar en el aire la santísima trinidad imaginativa de los terrícolas:
    La Utopía Distópica Ucrónica por excelencia.
    Kim Torra Torra Torra.
    iTu si que vales!..
    ..JAJAJA…que nervios

Deja un comentario