Garoña: ahora toca cumplir el programa

Barañain

Hace una semana, en  su excelente viñeta diaria en El País “El Roto” se preguntaba: “¿Cómo es posible que un yogur caducado haga daño y una nuclear caducada no?”.  No han sido pocos los lectores que se habrán visto reconocidos en ese interrogante. Uno de ellos escribía (“Cartas al Director” 14/06/09): “A mi modo de ver, El Roto da en la diana. Yo preguntaría también: ¿por qué la gran mayoría de los Gobiernos occidentales decidieron tras el desastre de Chernóbil hacer una moratoria nuclear? La respuesta es clara: por la seguridad y por los costes económicos que supone este tipo de energía”.

 

Ese lector se extendía  en consideraciones sobre las medidas de seguridad, los costes y secuelas de un accidente nuclear para la zona afectada, el problema de los residuos, la vida útil de las centrales, etc… para concluir animando al gobierno de Zapatero al desmantelamiento de la central de Garoña  – “que sea valiente”-, y a que, paralelamente,  garantice a los trabajadores de la misma y de su zona de influencia económica una alternativa compatible con la apuesta del gobierno por las energías renovables.

 

Es ese, sin duda, un pronunciamiento  legítimo y representativo de una de las posturas que se confrontan en el ya viejo debate en torno a la energía nuclear: recoge, de modo muy sintético, las dudas, temores y convicciones  que laten en las posiciones, digamos, antinucleares. Tan legítimo  como puede serlo el planteamiento contrario, que ve inconveniente  descartar la energía nuclear bien por convicción sobre su seguridad y los beneficios que aporta  o bien  por razones coyunturales en relación con la situación actual económica o por desconfianza sobre la capacidad de las fuentes  alternativas para satisfacer nuestras necesidades energéticas.

 

En el reciente pleno del Parlamento Vasco que aprobó –por amplísima mayoría- exigir al Gobierno central el cierre de Garoña, el representante del PP se opuso a tal acuerdo denunciando que en esta cuestión “el marketing político electoral se ha puesto por encima del criterio técnico”. El único parlamentario de UPyD, que también se opuso al acuerdo finalmente aprobado, se justificaba diciendo que ello “no debe entenderse como un apoyo expreso a la energía nuclear, sino a favor de que se abra un debate transparente dejando al margen populismos y demagogias”.

 

¿Pero es ese el debate que toca ahora? ¿Se trata de reabrir la discusión « técnica » o « ideológica » al respecto –si es que alguna vez se cerró tal debate-, o se trata de que el gobierno cumpla también en ese punto el programa electoral con el que ganó las elecciones? A mí me parece que esa es ahora la cuestión relevante. Creo que se equivocaría gravemente el Gobierno si cediendo ante la presión –fortísima- que está soportando, incumpliera  su programa. Todo parece indicar que no va a  hacerlo pero algunos titubeos en los últimos días o cierta forma –por desgracia no infrecuente- de presentar la cuestión a la defensiva o a remolque de la iniciativa de la oposición, han dado la impresión de que había dudas sobre la decisión que finalmente ha de adoptar el Presidente del Gobierno y han espoleado a su vez la ofensiva del llamado lobby nuclear, que no da la batalla por perdida.   

 

El programa electoral del PSOE para las últimas elecciones generales incluía el compromiso de cerrar las plantas nucleares “al final de su vida útil dando prioridad a la garantía de suministro”. Es en 2011 cuando se cumple el ciclo de vida útil de la central de Garoña. La interpretación de este compromiso no debería admitir  dudas por más que desde el lobby nuclear se hayan empeñado incluso  en convencer a Zapatero -¡qué ternura!- de que si no cierra Garoña, ello no le supondrá coste político pues en realidad no incumpliría su programa, argumentando que con el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear  la vida útil de la Central habría aumentado y sería mayor de esos cuarenta años para los que fue diseñada y que cumplirá en 2011. 

 

Días atrás, el Ministro José Blanco se mostraba rotundo –y con ello enfriaba las expectativas que estaban generando entre las empresas eléctricas accionistas de la central-, al afirmar que “en política lo más importante es cumplir con la palabra dada”,  que el compromiso del gobierno es que  “sólo excepcionalmente, porque hubiera un déficit energético, continuaríamos con la central de Garona” y  que “parece que no es el caso”. Efectivamente, en  España  no se da “el déficit energético” que justificaría  mantener abierta Garoña. Las nucleares producen el 18% de la electricidad de España y dentro de ellas Garoña es la más pequeña: de esta central se obtiene el 1,4% de la electricidad.  La caída de la demanda y la construcción los últimos años de fuentes alternativas de generación de energía (plantas de gas, molinos)  la hacen aún más prescindible. Es un dato inobjetable que España exporta el triple de  lo que produce la central de Garoña.

 

Dijeron los medios que esa oportuna declaración de José Blanco sentó “más que ninguna otra, como un mazazo en el sector nuclear”. Se ha extendido desde entonces la sensación de que para Garoña la suerte está echada pues parece complicado que el Gobierno se eche atrás y mantenga abierta la nuclear más allá de 2011. Yo no sé si el cierre de Garoñaa tendrá el efecto de mensaje definitivo que algunos auguran (“Si cierra Garoña, Zapatero habrá cortado las alas del sector nuclear y lanzado un mensaje que llegaría a todos los rincones”), pero sí estoy convencido del decisivo efecto que tendría  la opción contraria, pues si Zapatero permite que Garoñaa funcione más allá de 2011, aunque no sea durante los 10 años de prórroga, habrá abierto una puerta muy difícil de cerrar al resto de las nucleares y habrá mostrado la debilidad o inconsistencia de sus mensajes respecto a la energía nuclear.

 

No hay que olvidar que ya en las elecciones que le llevaron por vez primera al gobierno, Zapatero se comprometió a sustituir progresivamente la energía nuclear por energías más seguras, limpias y baratas, procediendo al cierre de las centrales nucleares una vez agotada su vida útil. Se planteó entonces llevar esto a cabo en un plazo de veinte años. Tampoco es ocioso recordar que en España ya se ha ordenado con anterioridad una moratoria nuclear y se ha paralizado la construcción de varias centrales en marcha (con gobiernos de Felipe González) y que incluso se ha cerrado una (el Gobierno de Aznar clausuró la de Zorita cuando esa central tenía la misma edad que tiene ahora Garoña).

 

¿Por qué entonces ese empeño en presentar ahora la decisión que ha de tomar Zapatero como si se tratara poco menos que de una irresponsabilidad que el Presidente va a cometer simplemente  porque se siente «atrapado» u «obligado» por su programa electoral? Se ha llegado a decir que si Zapatero cumple el programa  lo hará influido por el resultado de las elecciones europeas, para granjearse nuevamente el apoyo de determinados sectores sociales. Y se ha planteado así como si eso fuera en sí mismo algo rechazable, como si el PSOE tuviera que justificarse por aplicar su propio programa electoral. Por supuesto que el Gobierno hace bien en reforzar aquellas políticas que respondiendo a sus compromisos programáticos contribuyan, además,  a su solidez política. Lo estúpido sería lo contrario.

 

Entiendo la estrategia de la oposición al presentar así las cosas. Entiendo menos los titubeos de algunos sectores socialistas y su facilidad para dejarse atrapar por esa estrategia  y, una vez más,  actuar a la defensiva en lugar de hacer valer el compromiso electoral como algo propio y positivo en sí mismo. 

 

La necesidad de que el Gobierno decida sobre Garoña en este momento concreto –su licencia de actividad expira el cinco de julio-, estimula lógicamente el debate sobre el modelo energético que deseamos. Bienvenida sea la discusión, sobre todo si consigue elevarse más allá de la simple disyuntiva « nucleares si/no ». Pero que tal debate –o su supuesta carencia-, no se esgrima ahora como coartada para impedir el cumplimiento del programa que mayoritariamente han votado los ciudadanos.

24 pensamientos en “Garoña: ahora toca cumplir el programa

  1. Gracias, Barañain.

    De acuerdo. En efecto, no ha habido ningún dato sustancialmente nuevo desde el “mandato electoral” (cuya intangibilidad yo, de todos modos, relativizaría) hasta el momento actual: si acaso, las novedades en la situación (caída drástica de precios, disminución relativa de demanda) abogarían más bien por seguir adelante con el cierre.

    Pero tras los precedentes Zorita y Garoña, yo sí soy partidario de recentrar el debate y procurar desideologizarlo, cosa harto difícil, claro. Soy sensible a varios de los argumentos que arguyen los pro-nucleares: carácter más contaminante de las fósiles (salvo la radiactividad, que estamos en condiciones de gestionar), autonomía relativa de suministro (es cierto que se necesita uranio, pero está en sitios -y cantidades- más razonables que otras materias primas), seguridad en los procedimientos (sólo Chernobyl fue un disgusto serio; frente a eso, hay miles de muertos anuales en la minería del carbón), etc. En mi opinión, hay mix con componente nuclear para rato.
    ___

    (¿Es este el mismo Barañain que disparata cotidianamente sobre la cuestión judía, que es más previsible que Nerva y más pesado que Guzmán cuando de ella se trata? Asombroso caso de Jano Bifronte).

    Abrazos para todos.

  2. … Y me pareció interesante el artículo del Director de la Casa Sefarad ayer en El País. Yo también creo que la situación actual plantea serios problemas conceptuales. Sin embargo, no merece un juicio absolutamente negativo, porque la posición de vanguardia de España en estos asuntos tuvo efectos muy útiles en algunos casos (Pinochet es un ejemplo claro de matón que afortunadamente no se fue de rositas por la acción de la justicia española) y fue uno de los motores del establecimiento de los primeros embriones de justicia universal.

    Respecto a Israel, en particular, me parece que el autor ignoraba un dato fundamental: el sistema judicial israelí, sobre cuyo carácter democrático y eficaz se vierten grandes elogios, está pervertido por el hecho incontrovertible de que este país ocupa ilegalmente territorio extranjero desde, al menos, 1967, y actúa en ese territorio con una lógica de guerra que excluye cualquier Derecho.

    No se tienen noticias de ni una sola condena a cuenta de los asesinatos “selectivos” (de terroristas, sus mujeres, sus hijos y el panadero que pasaba por ahí) perpetrados por los israelíes en todos estos años. Y ha habido cientos. Israel no sólo deja impunes estos asesinatos, sino que premia a quienes los perpetran. Pueden decir que “lamentan” los daños colaterales y que procurarán minimizarlos, pero en España sabemos muy bien qué valor tiene este tipo de declaraciones. Así que decirnos que Israel ya juzga y depura las responsabilidades de este tipo es simplemente falso.

  3. Muy interesante el artículo de Barañain. Sin embargo, me permito discrepar y aseguro que no estoy pagado o presionado por las nucleares y su lobby. Creo que por muy ideologizada que esté la cuestión, el problema de la energía nuclear no es especialmente ideológico, sino más bien técnico. Se trata de ponderar razonablemente los costes y beneficios de las diversas alternativas. Por ser una cuestión con un alto componente técnico, no veo que el hecho de que se mencione en un programa electoral sea tan importante. Los programas electorales no son contratos con la ciudadanía. Si lo fueran, podríamos llevar a los tribunales a los gobiernos en caso de incumplimiento. Nuestras democracias no funcionan así, sin embargo. Eso no quiere decir que los programas sean papel mojado. Establecen un compromiso ante la ciudadanía y dejan claras las prioridades, principios y valores de los partidos. Ahora bien, donde quizá tengan menos importancia es precisamente en cuestiones técnicas en las que el balance entre costes y beneficios puede variar en el tiempo. No es lo mismo incumplir una promesa sobre el aborto que incumplir otra sobre centrales nucleares. Mientras que el aborto es sobre todo una cuestión de valores, las centrales nucleares son un asunto mucho más técnico. De ahí que si, a pesar del programa electoral, se dan buenasa razones para hacer lo contrario, el Gobierno tenga la capacidad de hacer lo contrario, tratando de persuadir a la ciudadanía de que ha hecho lo correcto. Eso es muy normal en una democracia, por las razones indicadas.

    Hecha esta larga introducción, debo decir que no sé muy bien qué razones técnicas habría en este caso para no cerrar Garoña. Si la central ya ha cumplido su ciclo vital, pues que la cierren. Otra cosa distinta es la discusión más general sobre qué hacer con la energía en España. Como se sabe, España es muy dependiente del exterior en cuestión de petroleo y los vaivenes del precio de esa cosa llamada Barril Brent nos afectan más que a otros países. Además, parece claro que el petroleo es finito y que con la aparición de las nuevas potencias económicas (China, India, Brasil, etc.) la demanda irá en aumento, como ya sucedía antes de la crisis. En esas circunstancias, creo que el Gobierno y el PSOE deberían replantearse su rechazo a la energía nuclear. Las centrales que se construyan ahora son mucho más seguras, como es lógico, que las que se construían hace cuarenta años. Desde esa mezcla de sentido común e ignorancia que tiene uno ante cuestiones difìciles, no entiendo la oposición a la energía nuclear. No sé si el Gobierno y el PSOE se oponen por convicción o porque creen que no van a ser capaces de convencer a sus votantes. Si es lo primero, no entiendo bien de dónde procede la convicción. Si es lo segundo, ya les vale.

  4. Menudo lío… ya no sé si Garoñaa y Garoña son lo mismo…jeje y yo que pensaba que la electricidad venía de las cataratas y el agua de la lluvia, qué es lo que hace la energía nuclear??? jeje ya sé ya sé, tengo que informarme más… pero seguro que Amistad me lo explica pa que lo entienda…jaja Precisamente en España, el país del sol, habría que aprovechar dicho sol, no? no van a estar aprovechando nuestro sol español en Suecia, por ejemplo. Desde luego hay que ponderar (qué bien hablo cuando me pongo) qué es más rentable, nucleares o alternativas.
    Evidentemente si se cierra la Garoña/Garoñaa ya mismo, sin tener preparada la alternativa y además dejando en el paro a una serie de personas y además teniendo que comprar dicha energía a Francia y más cara, pues como que muy mal. En eso tendría que dar toda la razón a Fernando en que sería una muy mala gestión. Pero… seguro que se puede hacer bien…

  5. 16 OCtubre 2008
    “Berne en Miraflores”
    Frans van den Broek

    Ese dia terminó de la siguiente manera:

    Teoura dijo:

    16 Octubre, 2008 a las 23:32
    Hoy he caído en la cuenta de que el precio del barril de petróleo está en los niveles de septiembre de 2007. ¿Nos cuesta la gasolina lo mismo qu entonces? No tengo tiempo de guglear para desenterrar datos, pero doy por seguro que no.

    El comportamiento irresponsable, egoísta y apandador de los directivos de muchos bancos ha hecho necesaria la nacionalización de un sector vital de la economía. ¿Están hechos de mejor pasta los que controlan las siete hermanas? ¿Y si, ya puestos, nacionalizamos las empresas de energía? ¿Alguien se cree que la competencia, la mano invisible o lo que sea es imprescindible para que Repsol y Cepsa funcionen de una manera óptima desde el punto de vista social?

    ¿Podríamos animarnos más allá? Da la sensación de que, una vez que quien nacionaliza no es el réprobo Chávez sino el estadista Bush, todo está permitido. ¿Tomaremos el Palacio de Invierno otra vez?

    Amistad Civica dijo:

    17 Octubre, 2008 a las 0:11
    Teoura,te recomiendo que leas una novela de ciencia ficcion titulada :

    EL ROECEREBROS (BRAINRACK; 1974)

    Autor: KIT PEDLER & GERRY DAVIS

    Colección: SUPER FICCIÓN Nº 6

    Editorial: MARTÍNEZ ROCA

    Un número cada vez mayor de contemporáneos están convirtiéndose en unos tontos.
    El Homo Sapiens, sin excluir a los miembros de la comunidad científica, parece regresar, o más bien, despeñarse por los peldaños de la Evolución.
    En un mundo presidido por la tecnología, ésto puede ser una catástrofe.
    Alexander Mawn se propone investigar el “Efecto Roecerebros”, no ignorando que ésto le expone a ser considerado como un visionulo y quién sabe si un agitador izquierdista o algo peor.
    La explosión de una Central Nuclear en Escocia da la primera campanada de alarma ¿Cómo reaccionará la Humanidad frente a la explicación completa del “Efecto Roecerebros”?

    Para que sueñes, con el precio del barril de crudo…..jeje.

    *********************************************

    ¿Se preguntarán por que les traigo esta “conversacion”?.

    Si ustedes hubieran leido la novela,me entenderian,sin necesidad de qe les aclarase nada al respecto….pero mucho me temo,que los intelectuales que me rodean ,tendran otros libros en la mesita de noche.
    En fin,que resulta que la humanidad esta sufriendo un deterioro cognitivo que vuelve a los terricolas en tontos.
    En España ,los clasificamos de destintas maneras segun el deterioro cognitivo.
    Los que se llevan la palma de Oro son los “tontos de los cojones” seguidos de “los tontos del culo”.
    Estando “los tontolabas”,”los tontorrones”,”Los Tontorrentes”,””los tontos de pacotilla”,”Los tonton Makut” en puesto muy alejados de los primeros puestos de la Champions..
    ¿Con quienes se identifican,ustedes?

    ¿Aque viene tanta tonteria?,se preguntaran ustedes.

    “Solo decirles que con las energias renovables ,esto no habria sucedido”.

    A buen entendedor pocas palabras bastan,digo yo….jeje.

    Si usted,por cualquier razón,no es un buen entendedor,y acaba diciendo la pregunta lapidaria “¿Como ize,usté?,le remito a las sabias palabras de Fernando Fernan Gomez:
    ¡¡A la mierda,vayase usted a la MIERDA!!…..JAJAJA…..que nervios.

  6. Don Cicuta 3 se pregunta “No sé si el Gobierno y el PSOE se oponen por convicción o porque creen que no van a ser capaces de convencer a sus votantes. Si es lo primero, no entiendo bien de dónde procede la convicción. Si es lo segundo, ya les vale.”

    Aqui le traigo las convicciones del Gobierno y el sentido vanguardista del cambio del modelo productivo que persigue:

    Miguel Sebastian,ex articulista de Debate callejero y en la actualidad ministro de industria por la gracia de Ziluminatius:

    “El ministro quiere contar con un millón de vehículos eléctricos en España en el año 2014, aunque Industria también incluye en este objetivo a los híbridos, modelos que combinan un motor de gasolina con otro eléctrico.

    Los expertos, sin embargo, creen que esa meta, aún incluyendo los dos tipos de vehículos, es irrealizable. Actualmente, no hay ningún automóvil propulsado únicamente por baterías eléctricas y los volúmenes de ventas de los híbridos son reducidos.

    El desarrollo del vehículo eléctrico podría servir al sector energético como una solución para optimizar sus recursos. Los automóviles, según ha explicado Sebastián, podrían enchufarse a la corriente de noche en el momento de menos demanda y usar la producción procedente de los parqués eólicos, que a esas horas del día prácticamente se desaprovecha al no poder almacenarse.

    De esta forma, este modelo sería completamente limpio porque una de las críticas a estos automóviles es que las emisiones contaminantes se trasladan a la fuente que produce la energía. Además, los turismos eléctricos servirían de impulso a las energías renovables. Precisamente, Iberdrola es la eléctrica española con más intereses en la producción eólica.”

    extraido de:
    http://www.expansion.com/2008/11/26/empresas/1227735740.html

    ¡¡¡Nucleares y Gasolina,no gracias!!!

  7. Si son ustedes personas intelectualmente sensatas se daran cuenta de que Obama sigue los pasos que nuestro ex-articulista,Miguel Sebastian ya marcó como ministro de industria de la era Ziluminatius ,a finales del 2008.
    Para que luego digan,que Debate Callejro no tiene las mejores mentes exportables a cualquier Gobierno sensato que quiera servise de ellas ,en beneficio de la humanidad.

    ¡¡No al derrotismo ilustrado!!….jeje.

  8. Los catolicos,no pueden ponerse un condon,porque no pueden tener relaciones extramatrimoniales,tienen que practicar la abstinecia para combatir el SIDA y solo mantener relaciones sexuales para la procreacion de la especie humana ,con la bendicion de la iglesia.
    La masturbacion,la homosexualidad ,la zoofilia con las cabras son castigadas.

    Eso si ,si Dios permite que haya curas pederastas,hay que perdonarlos por el sino de su destino.

    Ahora dice la curia catolica española :
    «Ningún católico puede dar su voto a favor de la reforma del aborto» .

    ¿Cuantos españoles vivimos en el pecado desamparados de la mano de Dios?.

    ¡¡¡Curas ,no,gracias!!!

  9. Cicuta y Teoura ponen un punto de sensatez en este tema de las nucleares.

    Justificar el alineamiento del gobierno con los sectores más radicales del “nuclear no” por una simple cuestión de fidelidad al programa no se tiene mucho en pie. Supongo que algunos esperaríamos que de cumplir sus promesas electorales, el gobierno de Zapatero empezara por aquella del pleno empleo, que a estas alturas más bien parece una broma macabra y de muy mal gusto.

    Las nucleares no son sólo un problema técnico, evidentemente, pero en el debate que debe abrirse en la sociedad española, hay que poner todos los datos técnicos sobre la mesa, para que cada cual pueda hacerse una composición de lugar racional y coherente a la hora de formar su opinión.

    No se puede caer en la pueril creencia de que las energías alternativas por sí solas van a resolver a corto plazo y con un coste asumible por la sociedad el problema energético. España tienen una dependencia de los combustibles fósiles excesiva y mucho mayor que la de los países de nuestro entorno. También hace años que dejamos atrás los máximos de emisión de CO2 que nos imponía Kyoto: la diferencia entre la política española en cuanto al efecto invernadero y la que en su día promovió Bush no es tanto que nosotros respetemos los compromisos, que no lo hacemos ni de lejos, superando nuestra cuota en más de un 40%, sino que pagamos la multa correspondiente por ser tan contaminantes mientras que los americanos no.

    En cuanto al temor patológico de ciertos sectores integristas hacia la energía nuclear, cuasi místico, por ser quizá una energía que juega con la estructura de la materia, con su esencia por así decirlo, y parece adentrase en un terreno vedado por Dios para el hombre, yo los compararía con esos otros integristas que se niegan por instinto a que la ciencia investigue con células madre. A veces el ecologismo militante, cuando se desliza por las sendas del animismo más primitivo aususta mucho más que el más oscuro de los cardenales católicos. El nazismo también se erigió en protector de la naturaleza y los animales, y tiene su lógica: a veces el antihumanismo se expresa por su defensa radical de lo no humano para intentar disimular lo que no es más que odio y desprecio al hombre.

    En cuanto a alineamiento de consigna y soflama, de trinchera, que parece dividir el mundo en cosas buenas y malas en función del color político de cada cual, no entro. Los fanatismos sólo son fascinantes desde fuera.

  10. Jesús.serpico, le rogaría que relea su aportación y medite un poco más eso del integrismo, el nazismo, lo cuasi místico, lo patológico, el animismo…¿No está usted en la linea de que el debate sobre la energía nuclear sea un debate técnico-económico?.Pues de eso nada de nada en su, digamos, disertación.

    Como uno de estas cosas sabe muy poco y toca de oido sólo diré que actualmente, creo, se está construyendo una única central nuclear ,n Finlandia, con unos costes nada despreciables y algunos problemas adicionales. Tampoco se ha cuantificado hasta la fecha el coste de los residuos..
    En cualquier caso, comparto que el caso de Garoña es de libro, si su vida últil prevista era de cuarenta años, si ya tenemos antecedentes, y no sólo en España, y si no hay centrales en funcionamiento que superen más menos esos cuarenta años…el cierre definitivo de Garoña para 2011 parace lo conveniente.

    Y claro que tiene relevancia un programa electoral que apuesta por un futuro energético más sostenible.

  11. Los calores de verano han hecho, un año más, que en Madrid RE-aparexcan… (eso sí, siempre con mucha pompa y circunstancia)…LOS MELONES

  12. Tema de Garoña: me siento muy en línea de la opinión expresada por Teoura al comienzo de la jornada bloguera. Este tema es fundamentalmente técnico y económico, como Lezo igualmente señala en 13. En lo político, se trata de una apuesta valiente en aras del cumplimiento de un compromiso electoral explícito, inequívoco y firme, y no tengo nada que objetar. En lo técnico, la apuesta por las renovables me parece un gran acierto y España se coloca ya a la vanguardia mundial en la materia. La duda: dado que la producción en renovables todavía no cubre un porcentaje alto de la producción energética y no queda claro que algún día llege a cubrir el porcentaje mayoritario de esa producción, ¿qué porcentaje y bajo que circunstancias de seguridad o no corresponde a la nuclear? ¿Hasta donde pueden llegar las renovables para cubrir las necesidades de nuestras modernas sociedades (pos) industriales? Ya se ha señalado aquí que la industria del carbón (minería) depara centenares de muertes anuales en siniestros y miles de víctimas más en enfemedades profesionales derivadas. Y la del hidrocarburo nos ha regalado emisiones brutales de CO2 a la atmósfera y catástrofes naturales como la del Prestige o la del E. Valdés en Alaska. Prefiero no hacer demagogia y quedar por estúpido y dejar la parcela a los científicos. Por cierto, ¿algún físico nuclear por aquí?.

    Monotema: ¿han disfrutado ustedes de la escena de sofá/atriles de Liebermann and Clinton? Dice el ultraderechista y xenófobo Ministro de Exteriores israelí que, de parar los asentamientos, nasti de plasti. Se me jodan, moracos. Un paso valiente del Estado de Israel hacia la paz. Ya me parecía a mí que al Bibi había que ponerle sordina cuando abre la bocota, que luego pasa lo que pasa. Mientras, tal como yo barruntaba e indicaba la otra noche, llega a España el reproche a las gentes que salieron en defensa del pueblo palestino con motivo de las operaciones de paz de Israel por no salir ahora en tromba contra los ayatolás centrifugadores, en la misma línea que la importada aquí por Baraña. ¿Dónde? ¡¡ Pues dónde va a ser ¡¡ Pues en los medios patrióticos, como la CoPPe, Libertad Digital, El Mundo, o Periodista Digital, ilustraba la imputación de afinidad con el islamismo con una foto en la que posaban, en una movilización (no sé decir cuál) Miguel Sebastián (independiente, Ministro), Carmeli Hermosín (PSOE, diputada) y Pedro Almodóvar (independiente, director de cine). Son el famoso “clan de la ceja”, los “tiriteros”, en contubernio con la clase política izquierdista, en connivencia siempre con los terrorismos variados que atenazan al mundo libre, desde la ETA a Hamás, desde los regímenes sudamericanos hasta el Irán nuclear. Me lo veía venir, chóvenes.

    Posdatilla: querido Teoura, yo también soy muy previsible y muy pesado. Claro que a mí me paga Hamás, me hace algún regalo Hezbolá, Ahmadineyad me manda una vez al año alguna bolsa de ropa usada y una lata de caviar iraní, y encima me gustan los “Moros y Cristanos” de Alcoy (voy con los moros).

    Buenas tardes.

  13. No se trata de que un programa electoral sea “intangible” (Teuora 1) desde luego. Pero tampoco puede zanjarse el asunto, creo yo, con que respecto a un determinado compromiso no sea importante “el hecho de que se mencione en un programa electoral” (Cicuta 2). Si eso no es importante, apaga y vamonos. Más radicalmente, Serpico (12) aduce que “justificar el alineamiento del gobierno con los sectores más radicales del “nuclear no” por una simple cuestión de fidelidad al programa no se tiene mucho en pie”, en una intervención que abunda en el tópico de la necesidad de “abrir el debate” como coartada para oponerse al cumplimiento de su programa por parte del Gobienro, tal y como lo planteó -por cierto-, el representante de UPy D en el Parlamento Vasco, al que he hecho referencia en el artículo.

    Aqui no hablamos de temas coyunturales, cuya aplicación efectiva pueda depender del cambio de las circunstancias. Tampoco es quizás una cuestión de valores tal y como lo plantea Cicuta. Pero sí es un asunto, no episódico, sino central del discurso político sobre el que ha levantado su liderazgo Zapatero. Por eso no debe ceder (como no debió hacerlo en otros temas referidos a la España plural, por ejemplo). Eso lo entiende muy bien la derecha. Por eso atacan a cuenta de Garoña aún cuandno desde el punto de vista “técnico” no hay razones para cuestionar su cierre. Saben que la vacilación del gobierno en este asunto le minaría su credibilidad al menos en un determinado sector social que le presta apoyo (sector del que la derecha sólo intentará conseguir su desistimiento electoral, no puede pretender más). Por eso entiendo la estrategia de la derecha, no la de un sector del psoe.

    Yo creo que en este y otros asuntos (pongamos por caso, “cumplir” con Cataluña) no es que sea de mal gusto no cumplir un programa electoral, es que sería suicida para ZP actuar así.

    Por lo demás, un servidor, que espera que ZP cumpla su compromiso (en realidad, estoy convencido de que lo hará) no tiene ningún excesivo prejuicio contra la energía nuclear. Aunque respecto a ese debate en sí, Serpico ilustra muy bien con su post cómo el radicalismo puede estár igual o mucho más presente en las posiciones “nucleares” que en las otras.

  14. Yo, que de energía nuclear sé más bien poco, lo que hago es asesorarme de quien sabe. En este caso, el marido de mi prima (coño, parezco Rajoy) que era el jefe de mantenimiento de la planta de enriquecimiento de uranio de Juzbado (Salamanca) que me decía que en toda la historia solo ha habido un muerto en una central nuclear. (claro que él lo de chernobil no lo contaba). Por otro lado, el común amigo de Lezo y mío, que estudió ingeniería industrial y se especializó en energía nuclear. Estudió años y años sobre ello y al final a la conclusión que llegó es que la energía nuclear es la más cara del universo.
    Los residuos nucleares siguen siendo letales durante unos cuantos millones de años. Por tanto, los cementerios nucleares son unas hipotecas que no solo dejaremos a nuestros hijos sino a cientos de generaciones. Infraestructuras que en pocos años estarán obsoletas y habrá que ir renovando una y otra vez, gastando dinero una y otra vez, por culpa de los megavatios que consumieron 30 generaciones antes. Es del todo punto inasumible. ¿coste de las energías renovables? No me hagas reir. Las energías renovables tienen un coste que se paga al contado. La energía nuclear es una hipoteca a un millón de años.
    Solo por curiosidad, ¿cuanto cuesta tener un vigilante de seguridad en la puerta de un cementerio nuclar, digamos durante…. 100.000 años? Calculen, con la hora a 8 euros que creo que está ahora.

    Lo de metafísico y demás majaderías…. guzmanadas.

  15. Los melones son siempre melones, da igual cómo se disfracen…. eso, guzmanadas. Pero, ¿por qué este empeño?

  16. Creo que si un partido en su programa electoral dice que cierra las centrales nucleares cuando llegan a su fin programado, debe cumplirlo. La razón es que una afirmación de este tipo puede llevar a muchísimos jovenes ecologistas o verdes a votarles y por tanto es inmoral no cumplir con ello. Lo que no entiendo es por qué si se afirma que Garoña ha llegado a su fin en 2011, hay muchos que opinan que puede seguir unos 10 años mas. Al decir esto, parece como si cerrar la central en 2011 fuera un lujo que nos permitimos simplemente por cumplir con una promesa electoral. ¿Hay razones de peso para hacerlo ahora o no las hay? Si no las hubiera, es decir, si se puso esta fecha un poco a la ligera, una solución que tendría el Gobierno sería pasar la responsabilidad al Congreso y dejar que todo quisqui vote en conciencia y que se expongan los pros y contras de cerrar ahora o dentro de 10 años. Otra cosa distinta es decidir si en el futuro queremos construir nuevas centrales nucleares.

    Yo soy partidario de que una parte de nuestra producción de energía electrica venga de la energía nuclear. Me gustaría que la parte que viniese de las energias renovables fuese mucho mayor. Y que la energía que provenga de quemar carbón y fuel-oil fuese la menor. En efecto, son las emisiones de CO2 las que están recalentando el planeta y produciendo lluvia acida. Lo perfecto sería obtener toda nuestra electricidad de las energias renovables, pero como eso es impracticable -los ecologistas tambien se quejan de la excesiva extensión de los campos eólicos y fotovoltaicos y también están en contra de convertir bellos valles en pantanos- prefiero que la energía nuclear sea la segunda fuente de producción de electricidad y la tercera sea quemar carbón y fuel. Lo que no pueden hacer los partidarios de “nuclear, no gracias” es ignorar angélicamente que actualmente el 80% de nuestra electricidad proviene de quemar carbón y fuel.

  17. Uno no sabe si llegará algún momento en que el 100% de la enegía podrá proceder de las renovables, aunque sería deseable tender hacia ello. Tipos hay varios, como hasta el más iletrado en la materia, como el que esto escribe, sabe. La eólica, que por cierto, tiene un importante desarrollo en nuestro país, la solar, en sus dos vertientes (tanto fotovoltaica como térmica) que tiene grandes potencialidades de desarrollo en España, la hidroeléctrica, la maremotriz, la biomasa. o la geotérmica, todas ellas con sus elementos favorables y sus problemas, pero, en principio tienen una gran ventaja…que son prácticamente inagotables. ¿Coste? Hoy, sin duda, elevadísimo, aunque cada día menor; pero, insisto, ¿es que el coste -construcción, mantenimiento, almacenamiento de residuos…- de la energía nuclear resulta mucho menos oneroso?.

    El debate acerca de la sustitución de la energía de los derivados fósiles por otro tipo menos contaminante es, ciertamente, importante y en ese sentido sería una exageración hablar hoy de eliminación de la nuclear sin que se de una previa e importante reducción de los derivados del petroleo, pero ello no debiera llevarnos a considerar a la nuclear como una solución de futuro.

  18. El tema nuclear es más que el cierre o la continuidad de Garoña. La vida útil de una central, nuclear o no, se fija en su proyecto, en función de una serie de parámetros técnicos, y lo que expresa es el tiempo razonable que se espere que duren sus instalaciones con un funcionamiento normal. A los cuarenta años, puede ocurrir que esté en perfectas condiciones, o requiera inversiones menores, para continuar produciendo electricidad, a un coste teóricamente mas bajo, porque debe estar amortizada. Pero también puede requerir una actualización que no sea rentable. En cualquier caso es un asunto técnico y económico, en el que la seguridad es un factor muy importante. Y para eso está el Consejo Nuclear, que ha dictaminado que podría seguir 10 años.
    Por lo tanto a mí me parece que el cierre de Garoña no se puede justificar por una promesa electoral si hay razones técnicas que justifican su continuidad. A no ser que el programa electoral lo que pretende es la eliminación a medio plazo de la energía nuclear. Y este es un tema absolutamente político porque posibilidades técnicas de producir electricidad hay muchas y todas tienen ventajas e inconvenientes. A mí me parece absolutamente necesario que una parte de la energía sea nuclear como alternativa sobre todo de los combustibles fósiles. Estos tipos de centrales, de producción muy rígida, son siempre necesarias para garantizar el suministro, y no pueden ser sustituidas completamente por las renovables, cuya producción depende de elementos incontrolables, se pongan como se pongan los ecologistas, que, por cierto, en este país se distinguen, no todos por supuesto, por una falta de rigor y coherencia a veces sorprendente.

  19. Me siento aludido por la intervención de serpico 12 cuando dice:

    “En cuanto al temor patológico de ciertos sectores integristas hacia la energía nuclear, cuasi místico, por ser quizá una energía que juega con la estructura de la materia, con su esencia por así decirlo, y parece adentrase en un terreno vedado por Dios para el hombre, yo los compararía con esos otros integristas que se niegan por instinto a que la ciencia investigue con células madre”.
    Pero las barbaridades como esta y otras mas que se atreve a escribir con la soltura habitual de alguien conocido por todos,pertenecen a la literatura del absurdo y como tal hay que tenerlas en cuenta en sus justos terminos…o sea pa tí pa tu prima….jeje.

    Le doy las gracias a Barañain ,por su articulo y su comentario 16 ,claros y diafanos ,sin trampa ni cartón,de una logica aplastante.

    Asi que hago mias sus palabras:

    “Por lo demás, un servidor, que espera que ZP cumpla su compromiso (en realidad, estoy convencido de que lo hará) no tiene ningún excesivo prejuicio contra la energía nuclear. Aunque respecto a ese debate en sí, Serpico ilustra muy bien con su post cómo el radicalismo puede estár igual o mucho más presente en las posiciones “nucleares” que en las otras”…JAJAJA….que nervios.

  20. Betancourt aclara que ha sido el Consejo de Energía Nuclear el que ha dictaminado que Garoña podría funcionar unos 10 años mas. Barañaín y otros sospechan, por tanto, que detrás del Consejo se esconden intereses económicos que pueden prosperar con las Centrales Nucleares. No me puedo creer que eso sea asi, supongo que los habrá, pero tambien científicos y expertos que tendrán un mínimo de sentido de la resposabilidad, sobre todo cuando un accidente nuclear puede perjudicar hasta a sus propias familias.

    Betancourt tambien señala la variabilidad en la intensidad de producción que tienen las energías renovables actualmente. Con el tiempo disminuirá esta varaibilidad al estar produciendo fuentes muy diversas de renovables, por lo que la coincidencia de fallo será menor. Pero actualmente, cuando las renovables no llegan a producir más que aproximadamente un 10% del total, ese riesgo de variabilidad es todavía grande. Por ello, mantener Garoña más tiempo no es una tontería. Y creo que el Gobierno del PSOE no traicionaría su programa electoral si se votase en el Congreso de los Diputados con total libertad, es decir, sin disciplina de partido y reduciendo al mínimo cualquier tipo de imposición de los jefes de grupos parlamentarios por un resultado determinado. Agradezco a Barañaín haber traido este tema y a los demas colaboradores que han participado con bastante interés.

  21. Me repito como el ajo:
    En el pais del Quijote ,los molinos y las placas solares son nuestra energia….jeje.

    ¡¡Viva el jamóm serrano y el aceite de oliva!!…y ¡¡El queso de cabrales,los higos chumbos y las brevas!!!!

Deja un comentario