FMI: rigor, pero del mortis

José D. Roselló

Hace un par de semanas el Fondo Monetario Internacional sorprendió a propios y extraños con un informe en el que se planteaba una reflexión sobre sus fallos a la hora de advertir sobre la crisis que a día de hoy sacude el mundo. En la presa nacional que, no se sabe si por “prensa” o por “nacional”, siempre parece dispuesta a convertir cualquier cosa en prensa deportiva, la cosa se planteó más bien sobre si esto había sido culpa o no del rutilante crack Rodrigo Rato. Hubo artículos, un poco sonrojantes, acusatorios y otros, directamente ignominiosos, intentando vender que su gestión había sido,  por contra, estupenda.

Con lo fácil que es decir lo más aproximado a toda la verdad, que Rato pasó por el FMI como la luz por el cristal, sin romperlo, ni mancharlo y sin que aquello realmente pareciera interesarle lo más mínimo. A Rato lo que le va es la política nacional…por eso ahora preside Cajamadrid.

El debate interesante, que se nos hurtó o no se supo ver, y es donde se juega el partido de verdad, es otro: ¿Tienen ciertos organismos la legitimidad y la infalibilidad que algunos les otorgan y ellos se arrogan? ¿Cuáles son sus fallos? ¿Son sus dictámenes científicos y neutros u obedecen a prejuicios? En resumen, en un tono más castizo y coloquial, ¿y usted quien es para decir lo que dice y mandar lo que manda?

El contenido del informe, ¡elaborado por el propio Fondo!, es sorprendente por las cargas de profundidad que se lanza contra sí mismo.

Lo más suave  que  expone es la estanqueidad de sus departamentos, que impide “conectar los puntos” cuando se recibe información dispersa y compleja de interpretar; aduce también entre las críticas benévolas, un cierto corporativismo entre los distintos perfiles profesionales que  conforman su personal,  donde los macroeconomistas desconfían de los expertos en mercados financieros; estos hechos, no obstante, parecen inevitables en instituciones de cierto tamaño y compuestas por gente de diversas formaciones y orígenes. Son vicios humanos.

Lo más trascendente de las críticas es el reconocimiento de la existencia de sesgos analíticos de profundo calado.

Destaca en primer lugar el sesgo  “pro país moda” de sus recomendaciones. Esto es, más que analizar si lo que hace el país A, al que las cosas parecen irle bien, es lo adecuado, se obra en sentido contrario, y por defecto se da carta de naturaleza automática, o lo que es peor, se pone como ejemplo a los demás sin las necesarias consideraciones. Ejemplo de este comportamiento fue el reiterado aplauso a Irlanda e Islandia, que se han hundido en crisis financieras de calado mayúsculo, literalmente sobre un acogedor colchón de informes anuales reiterados que combinaban ovaciones e incienso.

Esta costumbre también afecta a la hora de evaluar las actuaciones de ciertos países grandes y reputados, por ejemplo Estados Unidos, del que se llegó a alabar la práctica de agrupar activos de alto riesgo en paquetes financieros, lo que luego fue uno de los detonantes de la crisis.

Como dijo uno de los guionistas de Fellini, en tono irónico, del pueblo italiano, “que siempre se haya dispuesto a correr en auxilio del vencedor”, el Fondo ha abusado de jalear dinámicas producto del ciclo o de factores transitorios, o de países tradicionalmente fuertes, buscando justificaciones un poco “ad hoc” en detrimento de análisis más equilibrados.

Ligado a ese fenómeno, llamémoslo “fan”, subyace el hecho más grave y más dañino que revela el informe. La existencia de un marco muy peculiar, bastante ajeno a la neutralidad que debe presidir una evaluación objetiva. Dicho marco viciado se compone de dos elementos.

El primero hace referencia a la aproximación intelectual al análisis, que se confiesa abiertamente en favor de la desregulación general, en particular la financiera, de lo esencialmente perjudicial del tamaño del estado, de la estigmatización a ultranza de las políticas que incrementen el gasto público. Cualquier reflexión serena desde el ámbito económico concluye que los principios absolutos no son propios de algo que quiere ser como una ciencia. Toda actuación tiene como contraparte la situación, el propósito y la intensidad  con que se aplique. Lo contrario es dogmatismo, y el dogma no vale para la realidad, cambiante, diversa y algunas veces parece que casi dotada de un perverso sentido de la contradicción. 

Este enfoque teórico tan rígido y tan convencido de su propia valía, que ya es grave por el grado de complacencia que revela, tiene un reverso más agresivo. A nivel organizativo no se propicia, e incluso se penaliza, cualquier argumento que pueda poner en solfa el paradigma imperante. Literalmente el informe habla de opiniones y análisis que se reservan por riesgo de “arruinar la carrera” de quien los sostenga. En otras palabras, en una institución, que se supone, internacional dedicada al análisis independiente,  el practicar el análisis independiente es una actividad de alto riesgo, condenada de antemano,

El panorama resultante arroja una imagen muy poco grata de una de las instituciones, que se supone con calado suficiente para dar indicaciones que deben ser seguidas. Habla de un organismo que no advirtió la crisis porque el que esta pudiera producirse simplemente no cabía en las cabezas de los expertos que lo forman o, lo que es peor, de un sitio dónde la carrera de uno depende de hacer lo que te digan, y no por lo que te pagan. Como en la Iglesia, si quieres estar en Roma, lo que diga la ortodoxia, y si sales Teólogo de la Liberación, a misiones en Brasil.

Sobre la gestión de Rodrigo Rato en el FMI no merece la pena comentar nada; sin embargo, sobre la de Dominique Strauss-Khan, su actual Director, hay que  quitarse el sombrero. El retrato del Fondo, que puede ser el retrato de varias instituciones con peso en materia del juicio económico, ejemplifica lo dañino entre otras cosas de aceptar juicios sin discutir cómo se forman, y el dejarse complacer o engatusar por los halagos de círculos con intereses muy claros en cómo debe organizarse el mundo. Es una reivindicación de la razón y el valor inapreciable de la heterodoxia, siempre que sea bien construida. Rigor sí, pero no del mortis.

8 pensamientos en “FMI: rigor, pero del mortis

  1. Muchas gracias por el artículo.

    Calleja dice e “59 segundos” que le gustan Los Secretos. ¡Grande!

  2. Yo ya he dicho alguna vez que de economía ni idea. Y por lo que voy leyendo, pues más o menos como Rato, salvo que yo lo reconozco.
    Ahora que me he decidido a retomar la carrera de Derecho, hubo una cosa que me llamó mucho la atención. Volviendo a estudiar el manual de economía política (microeconomía) de Juan A. Gimeno (desconozco nada más de él) leo una cosa que me llama la atención.
    Dice en la pag 58 de su manual:
    “Es lógico definir como un buen equilibrio económico-financiero al que permite que el activo circulante sea financiado con el capital ajeno a corto plazo también llamado pasivo circulante y que los recursos permanentes (capital propio y recursos ajenos a largo plazo) permitan financiar el activo fijo.
    La total financiación del activo circulante mediante recursos permanentes, implicaría dinero ocioso en tesorería que no produce ninguna rentabilidad”

    Y esto, si yo lo entiendo bien quiere decir que el fondo de maniobra (dinero en efectivo con el que realizar pagos mientras no se cobran las ventas) debe ser financiado por terceros y no mediante dinero propio para que no exista ese denominado “dinero ocioso”. Y la gente hizo caso a esto. Y se recurrió a las líneas de crédito y líneas de descuento para domar las tensiones de tesorería en vez de intentar utilizar recursos propios. ¿y qué pasó? Pues que en el momento en el que los bancos no renovaron las líneas de crédito o de descuento, las empresas hicieron plof. Incluso empresas que teóricamente eran rentables, no pudieron hacer frente a sus pagos a cortísimo plazo y han tenido que cerrar. Por falta de “dinero ocioso”.
    Pues a ver si ahora algún economista de estos me lo explica.

  3. Buen artículo de un nuevo bloguero. He leído con suma atención el informe del FMI, que en realidad está elaborado por una comisión de evaluación independiente y por tanto externa a la propia institución. COmo dice el autor, a Rató ni se le menciona, probablemente porque no dejó rastro.

    La comisión evaluadora hizo una encuesta anónima entre los trabajadores del FMI (son más de 1000 economistas trabajando allí) y salieron resultados impactantes: los economistas reconocen abiertamente que si discrepan de la ortodoxia dominante, se juegan sus carreras. No se admite la disensión.

    Pero lo más sabroso sin duda son las críticas a los fallos analíticos: el origen último de los errores de diagnóstico del FMI proviene de la creencia de que los mercados financieros se pueden auto-regular porque los agentes económicos son racionales y por tanto saben administrar los riesgos adecuadamente. Al partir de esa premisa, los más de 1000 economistas del FMI no pudieron darse cuenta de que los excesos financieros estaban creando una burbuja gigante que acabó explitando.

    El informe no critica que el FMI no pudiera prever la crisis, porque dice que las crisis son, por naturaleza, imprevisibles, como imprevisible es la oleada de revueltas en el magreb ahora mismo. Lo que critica el informe es que el FMI no fuera capaz de ver los elementos y las fuerzas que hacían más probable el estallido de la burbuja. No lo vieron porque sus instrumentos analíticos les impedían ver la burbuja: sólo veían inversores racionales en mercados que por construcción tienen que auto-regularse.

    El informe no ha impedido que el FMI actual siga dando lecciones a los países sobre reformas de las pensiones, planes de ajuste y no sé cuántas otras cosas más que los gobernantes aceptan sumisamente, por más que todo indique que el problema no está en la deuda pública o en los déficits fiscales, sino en un diseño institucional erróneo en la zona euro que, como en 1992, da incentivos para que el capital especulativo juegue a romper la unión mometaria.

  4. Hoy tengo que hacer patente uno de los despropositos mas recurrentes que hace en todos los debates en el congreso de los diputados ,el Sr Rajoyibus y sus adlateres.Mas que un desproposito es un insulto a la democracia y un desprecio manifiesto a uno de los mejores ex-ministros de defensa e interior que ha tenido España y que ahora ejerce como portavoz del grupo socialista en El Congreso.
    Hoy como siempre el lider de la oposicion ha estado ausente durante la intervencion del portavoz socialista en el debate monográfico celebrado en el pleno del Congreso este jueves sobre la evolución y el futuro del Estado del bienestar,ninguna novedad ya nos tiene acostumbrados ,pero la entrada que han hecho Rajoyibus,Soraya y su escudero mientras Ziluminatius esperara que entraran preparado para su replica ha sido de lo mas deleznable.
    Ver a esa triada subir a sus escaños como si fueran “los mas esperados” me ha hecho vomitar (gracias a Dios en sentido figurado….jeje)

    En fin,lo tengo grabadito en soporte digital,algun dia de estos lo coloreare y se lo mostrare a todos ustedes.

    Claro está que estos detallitos que no me pasan desapercibidos ,nada tienen que ver con la broncas de los cospedalocoides:
    ::
    Seis veces, seis, son las ocasiones en las que el Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, que lidera la secretaria general del PP María de los Dolores de Cospedal, se ha ausentado del pleno en lo que va de legislatura, lo que le otorga el triste y lamentable récord de ser el grupo que más veces ha abandonado una sesión parlamentaria en España. No hay parangón, no existe otro partido que haya demostrado tanto desprecio y que se haya erigido en el grupo más extraparlamentario del mapa autonómico español.

    El portavoz del PP, Leandro Esteban, que desde hace algunos meses sustituye a la denostada portavoz oficial, Ana Guarinos, ha insultado a Barreda llamándole “cobarde”. Ante tal calificativo, el presidente de las Cortes ha instado en varias ocasiones al diputado popular a retirar el insulto, a lo que éste se ha negado en todo momento, desafiando a la Presidencia, a la que ha acusado de “abuso de poder”. Esta declaración ha provocado la retirada del uso de la palabra al diputado, lo que ha propiciado una “esperada reacción” de la bancada popular, que ha abandonado el Salón de Plenos, como viene siendo habitual en las últimas sesiones.
    ::

    En fin,tarari que te vi….JAJAJA….que nervios.

  5. Es alarmante el siguiente párrafo de J. D. Roselló : “A nivel organizativo no se propicia, e incluso se penaliza, cualquier argumento que pueda poner en solfa el paradigma imperante. Literalmente el informe habla de opiniones y análisis que se reservan por riesgo de “arruinar la carrera” de quien los sostenga. En otras palabras, en una institución, que se supone, internacional dedicada al análisis independiente, el practicar el análisis independiente es una actividad de alto riesgo, condenada de antemano.”
    Bueno, sabiamos que el FMI está dominado por EEUU cuya cuota de miembro es la mayor, pero que, además, haya tal autocensura interna que el funcionario discrepante pueda arruinar su carrera, es escandaloso. Se supone una entidad liberal, pero actua en contra la praxis liberal según la cual la libertad de opiniones es necesaria para el mayor acercamiento a la verdad y que las recomendaciones sean útiles para el pais afectado. En una palabra el FMI se comporta como el típico banco privado que solo presta al que lleva a cabo una política de austeridad. Hay que velar por que el dinero prestado se devuelva, todo lo demás son florituras. Que tenga contratados a economistas de todos los paises del mundo es pura fachada, si alguno de ellos quiere hacer carrera dentro del Fondo, ya puede opinar igual que la cúpula del mismo.
    Hemos visto a Bono liderar las celebraciones en el Congreso sobre el peligro que pasamos de que se instaurase una dictadura en 1981 y lo importante que es tener una democracia para el bien público. Este mismo caballero estuvo hace una semana simpatizando con el dictador Obiang en Malabo. Que mantiene en la carcel a sus opositores y frente al cual un escritor congoleño está en huelga de hambre. Es la doctrina de “la democracia para nosotros, pero para los que nos suministran materias primas es mejor la dictadura.” ¿Qué diferencia hay con Berlusconi abrazando a Gadafi? En La Cuarta Página de El País hoy hay un artículo de D. Ndongo-Bidyogo relatando todas las injusticias y crueldades de Obiang. Escribe:”Nadie entiende como un partido como el socialista que se amiga y ampara a un señor que lleva 32 años ganando siempre las elecciones y cuyo partido ocupa el 99% de los escaños del Parlamento, no haya condenado el fusilamiento de 4 opositores en un juicio sin garantias procesales y sin posibilidad de recurso.”

  6. Gracias a todos por los comentarios. Especialmente a D Cicuta por sus muy oportunas observaciones.
    Volveremos a vernos por aquí.
    Saludos

Deja un comentario