Facebook, medios y noticias falsas

Carlos Hidalgo

Hace no mucho que ha salido a la luz un artículo de “Wired” donde se narra cómo el creador y dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, ha visto la luz con respecto a la posible responsabilidad de Facebook con respecto a la generación y distribución de noticias falsas. Zuckerberg, que siempre ha creído que la solución a los problemas creados por Facebook es que la gente use más Facebook, está en “shock”. La red social y su equipo de seguridad no vieron -o no quisieron ver- a tiempo cómo se estaba transformando en una herramienta de desinformación masiva. Y cómo los algoritmos y trucos para que Facebook nos diera siempre contenidos que nos dieran la razón, o noticias en las que queremos hacer click, se ha vuelto en contra de los principios declarados de la red social más grande del mundo, que se supone que son unir a la gente. Sin embargo, la desinformación distribuida a través de Facebook está causando división y enfrentamientos en todo el mundo.

Todo esto tiene mucho que ver también con la manera en la que Facebook decidió gestionar las noticias y su relación con los medios. Poco antes de que los Estados Unidos comenzaran el proceso de primarias, Facebook decidió prescindir del equipo de periodistas que se encargaban de seleccionar y filtrar a mano las noticias que nos aparecían en los primeros puestos de nuestras páginas de inicio. Hay un delirio muy habitual en Silicon Valley, que es el de pensar que los algoritmos siempre lo harán mejor que las personas. Bien, eso se demostró erróneo, dado que Facebook comenzó a girar en una espiral de distribución de noticias falsas o tendenciosas, creadas por medios en busca del click fácil, o por la máquina de propaganda rusa, especialmente Russia Today. Además, uno de los grupos de desinformación ruso, la infame Agencia de Estudios de Internet, en San Petersburgo, comenzó a usar técnicas de optimización para usar el algoritmo a su favor, de tal manera que las noticias falsas y los grupos conspiranoicos se propagaban con mayor facilidad que los verdaderos medios de comunicación. Tan bien jugaron los rusos con los engranajes de Facebook, que no llegaron a gastar más de 10.000 dólares en compra de publicidad, según los datos que Facebook proporcionó posteriormente al Congreso de los Estados Unidos. 

Además, este predominio de las noticias falsas se produjo en prejuicio de los auténticos medios, que gastaban ingentes cantidades de energía y de dinero en usar las plataformas de la red social para no llegar a rentabilizar su presencia en ella. Aunque Facebook no deja de realizar torpes intentos de remediar esa situación, la verdad es que los grandes grupos de comunicación se están planteando dar un plantón conjunto a la red de Zuckerberg, que ha estirado la cuerda de más usando su posición dominante con respecto a la publicidad en redes (junto a Google).

 Y es que aunque Facebook siempre se ha comportado con arrogancia, dejando claro a los medios que les era absolutamente necesario, la situación también se produce a la inversa. Es un secreto a voces que los usuarios de Facebook cada vez usan menos la red social, o de manera cada vez más pasiva. Por eso mismo Facebook siempre nos está ofreciendo sugerencias de qué hacer o de qué poner: ¿no es el cumpleaños de álguien? ¿no es un día soleado? ¿no quieres compartir este bonito vídeo con tus fotos que nosotros mismos hemos hecho?

Los medios tienen un papel clave para mantener la generación de contenido a un ritmo aceptable. Por lo menos, a un ritmo que permita que los usuarios compartan sus contenidos, ya que no desean generarlos nuevos. Sin embargo, las malas decisiones de la empresa de Zuckerberg han provocado una caída brutal de visitas a las páginas de los medios, así como un parón del ritmo al que los usuarios compartían esos contenidos.

Todo ello, unido al maltrato y a la arrogancia que Facebook ha desplegado a lo largo de los años, ha situado a medios y red social en unas incómodas tablas, en las que nadie sabe muy bien qué decisión tomar.  

El problema, dicen expertos y empleados de Facebook, es que ya hemos decubierto que la gente prefiere las noticias falsas a las verdaderas. ¿Hay vuelta atrás con eso? ¿Se pueden cambiar los instintos de la gente?

3 pensamientos en “Facebook, medios y noticias falsas

  1. La primera y última vez que me acerqué a Facebook, un jefe de la empresa para la que trabajaba solicitó mi amistad, así como así. Como es imposible ser amigo de un jefe ( al quebrarse el principio de autoridad que otorga la jerarquía) me retiré de ese invento perverso.
    Por lo demás ¿ importa realmente que los rudos rusos toqueteen esa red ?
    No conozco a nadie que se informe por ese medio y supongo que quien lo utilice con ese fin , le dará lo mismo cualquier cosa.

  2. Yo todo lo que leo en Facebook lo contrasto con El País y con las agencias de prensa de Estados Unidos. Pero ya casi desde antes de la creación de Facebook. Que buenos tiempos en los que los periódicos en papel, los partidos y los gobiernos nos decían casi toda la verdad!!!

Deja un comentario