Explicaciones y asunción de responsabilidades

LBNL

Urgen. Sobre todo lo que rodea al caso Bárcenas, obviamente. Rajoy dice que el Presidente del Gobierno no puede estar todo el día saliendo a desmentir o a responder a todo lo que se dice, y menos cuando lo dice un chantajista. Tiene razón. Excepto cuando el Presidente del Gobierno está implicado personalmente en el asunto y no ha dado una explicación coherente y mínimamente creíble sobre el asunto.

En cualquiera de las democracias liberales de nuestro entorno con las que nos gusta compararnos –léase Reino Unido, Francia, Alemania, EEUU o incluso Italia- en términos de historia, cultura y libertades, el escándalo Bárcenas habría propiciado ya –van más de dos años- un cataclismo de asunción de responsabilidades políticas. No en España donde Rajoy y varios de sus ministros y de los más altos cargos de su partido –presentes y pasados- son sospechosos de varios delitos, además de haber falseado la realidad repetida y continuadamente.

Rajoy dijo que nunca nadie conseguiría demostrar que Bárcenas no era inocente. Ahora el jefe del grupo parlamentario popular dice que Bárcenas es un delincuente y son legión en el PP los que le acusan de chantaje. ¿Por qué utilizó Rajoy en su momento una fórmula tan alambicada en vez otra más sencilla como afirmar su creencia en la inocencia de Bárcenas? Nunca lo explicó. ¿Por qué han cambiado de registro? ¿Se equivocaron antes o lo hacen ahora?

Bárcenas ha filtrado pruebas documentales suficientemente serias como para la fiscalía y el juez consideren plausible que el Partido Popular ha venido financiándose ilegalmente durante las últimas décadas. El PP, sin embargo, se remite a su contabilidad oficial y afirma ser el partido político más transparente. Hasta esta semana la explicación era sencilla, aunque no creíble: los papeles no eran de Bárcenas, eran falsos. ¿Cuál es la explicación ahora que el propio Bárcenas ha reconocido su autoría y ha explicado en detalle el funcionamiento ilegal de las finanzas del PP? Ninguna.

El PP confía en que los papeles y testimonio de Bárcenas no sean suficientes para probar su financiación ilegal. En caso de que lo fueran, las ilegalidades habrían prescrito en su gran mayoría. Y las que no, conllevarían castigos menores (hasta siete meses de cárcel) para el propio Bárcenas y su antiguo jefe, ya muy anciano. El PSOE tuvo Filesa, en Cataluña tienen el Palau y, oiga, todo el mundo sabe que esto es así, así que no hay necesidad de darle más vueltas al asunto.

Todavía más complicado será probar que los empresarios que han venido donando millones de euros lo hacían para recibir compensaciones a cambio. Para empezar, Bárcenas no tiene interés en ayudar a establecer tales vínculos porque entonces él sería también responsable de cohecho. Por eso se ha limitado a denunciar la donación al PP de Castilla-La Mancha, en la que él ya no habría intervenido y cuyas consecuencias recaerían sobre su archi-enemiga Cospedal. Esta se ha limitado a explicar que el pago de los 200.000 euros en cuestión fue un pago perfectamente habitual de la central al partido regional para financiar la campaña electoral. ¿Por qué el PP financia sus campañas regionales con entregas de dinero en metálico provenientes de donaciones que violan los límites legales de la financiación de los partidos políticos?

¿No se da cuenta Cospedal de que está afirmando que es normal algo que no debería serlo? Pero oiga, no sea pesado, ya le he dicho que todo el mundo sabe que esto es así, no le dé más vueltas al asunto. Es lo mismo que declaró Bárcenas al juez el lunes. Los pagos eran en A o en B dependiendo principalmente de la cantidad de dinero negro de la que disponía el partido en el momento de hacer el pago.

No es del todo cierto porque algunos de los pagos eran opacos también por la naturaleza del pago, no sólo del ingreso. Es decir, el mismo PP que puso el grito en el cielo por la falta de control de la gestión de los fondos reservados del gobierno felipista, mantenía un sistema similar de puertas para adentro. Si hay que darle un dinerito para la campaña a un opositor en Guinea, echamos mano al fajo de billetes en negro y así no queda registrado en ningún sitio. Si hay que echarle una manita a Libertad Digital porque necesita una ampliación de capital y nos viene bien que siga arreando con el 11-M, suscribimos un montón de acciones a nombre de dirigentes del partido que no tienen que rascarse el bolsillo porque se paga con fajos de dinero negro.

Y lo más gordo. Dado las horas que le echamos a esto de la política, los sinsabores que tiene, lo importantes que somos por cuna y oposiciones ganadas y dado lo poco que se gana con sueldos públicos, nos repartimos el bote de dinero negro de forma regular y en secreto, durante años, como complemento salarial. Iban a publicar las declaraciones de la renta. No lo han hecho. ¿Por qué? Trias admitió en un artículo hace meses el pago regular de sobre sueldos entre la cúpula del partido. Bárcenas acaba de hacer lo propio aportando pruebas. Algunos perceptores han admitido haber recibido pagos. Como mínimo, el PP debería explicar qué complementos ha venido pagando, en función de qué y aportar datos que permitan pensar que semejante falta de ética cumplía al menos con la legalidad. Es decir, que los pagos no eran en B y que efectuaba las correspondientes retenciones fiscales por las cantidades pagadas.

No lo hace. De lo que se deduce que gran parte de esos pagos eran completamente opacos. Lo que cambia la carga de la prueba, al menos en términos de responsabilidad política, para los sospechosos de haberlos recibido: deben demostrar que no recibieron complementos o que los declararon a Hacienda, aunque la posible responsabilidad penal haya prescrito.

Álvarez Cascos, Arenas, Mayor Oreja, Arriola, etc, han sido todos señalados. ¿Por qué no Aznar? Si realmente fue el único que no cobró, chapeau, sería verdaderamente significativo: o bien es mucho más sagaz de lo que le supongo o mucho más íntegro. Lo primero no cuadra con la realidad, lo segundo es poco creíble. De lo que deduzco que sí cobró, como el resto. Él se ha limitado a negar cualquier pago y a querellarse contra El País. Por cierto, ¿va el PP a retirar su querella contra El País por publicar los papeles de Bárcenas?

Más bien parecería que Aznar queda fuera por interés explícito del impulsor de toda esta operación, el ínclito Pedro Jeta, el de la foto del balcón con Ansar aquella Semana Santa. Fue El Mundo el que primero sacó la noticia, amagando pero sin publicar las fotocopias, golpeando a Rajoy pero tratando de minimizar el daño al partido. Fue Álvarez Cascos el que impulsó la operación contra Sogecable que contó con la colaboración del antaño Juez Gómez de Liaño desde la Audiencia, posteriormente inhabilitado y luego indultado por el Gobierno de Aznar. El mismo que ha asumido la defensa de Bárcenas desde que se ha decidido a tirar de la manta, pocas semanas después de que Aznar volviera a la palestra dando a entender que estaría dispuesto a volver a la política si España lo necesita, criticando al mismo tiempo a Rajoy.

Para qué seguir. Es cada vez más evidente que Rajoy no ofrece explicaciones porque no puede darlas. Cada vez hay más indicios de que los dirigentes del PP han venido durante años ingresando donaciones ilegales por motivos poco claros y lucrándose personalmente, muy posiblemente ocultando tales ingresos al fisco.

La última es que el Presidente del Tribunal Constitucional ha sido militante del PP, lo que está absolutamente prohibido. Su primera reacción, no dar ninguna explicación al respecto. ¿Dimitirá? Seguramente no. ¿Será la sociedad española –políticos, empresarios, sindicatos, prensa, sociedad civil- lo suficientemente madura como para forzar a todos los implicados en el caso Bárcenas a asumir sus responsabilidades políticas? Seguramente tampoco.

Pena de país.