Ex abundantia cordis

Lobisón 

Las declaraciones del nuevo obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, comparando la desastrosa situación en Haití con el páramo espiritual en el que vivimos los españoles, han llamado bastante la atención. Munilla se había esforzado con cierto éxito por disipar su imagen negativa y de enfrentamiento con sus propios fieles en torno al sentimiento nacionalista de éstos. Ahora esas inoportunas y desdichadas declaraciones han arruinado en buena medida sus propios esfuerzos. ¿Por qué las ha hecho?

La explicación más sencilla no es que el obispo sea irracional, sino que cree realmente lo que ha dicho. El problema fundamental de Munilla no es que no simpatice con el nacionalismo de su grey, sino que comparte la visión de Benedicto XVI de que Europa en general y España en particular atraviesa un proceso de degradación moral por la pérdida de los valores religiosos. A esta Iglesia, la idea de que su reino no es de este mundo le permite considerar secundarios los desastres naturales y sus consecuencias humanas, excepto para recordar las limitaciones de los humanos frente a su vanidad de poder prescindir de dios.

La metedura de pata del obispo contrasta con la habilidad de la derecha política. Igual que Rajoy ‘comprendió’, o algo así, la manifestación de los movimientos provida contra el aborto, pero tuvo buen cuidado de no asistir a ella, ahora, en torno a la lamentable propuesta de Vic de no empadronar a los inmigrantes irregulares, ha sabido manifestar su comprensión por la iniciativa mientras que a la vez el PP recordaba a los Ayuntamientos en los que gobierna la obligación de cumplir la ley y empadronarlos.

Esta duplicidad llama más la atención si se recuerda (como hacía El País del domingo) que esa obligación viene de 1997, del primer gobierno del PP, cuando Rajoy era ministro de Administraciones Públicas. Pero con algo de habilidad se puede apuntar a Zapatero y su buenismo como causantes de graves dificultades para los Ayuntamientos desbordados por la llegada de inmigrantes ilegales. Da igual que haya caído la llegada de irregulares, y que el problema de la financiación de los Ayuntamientos se preste especialmente a un acuerdo entre los dos grandes partidos, para garantizar la dotación de los recursos para servicios sociales en proporción a la población real.

La comprensión hacia la propuesta del Ayuntamiento de Vic es además muy oportuna para meter un rejón al tripartito y poner de relieve las contradicciones xenófobas del nacionalismo. Pero también hemos sabido que el Ayuntamiento de Torrejón se venía negando desde septiembre de 2008 a empadronar a los irregulares. Es decir, que no sólo incumplía la ley, sino que además no parecía contar con apoyo financiero de la Comunidad de Madrid para financiar los servicios sociales necesarios. O quizá consideraba más fácil incumplir la ley que molestar al gobierno regional.

Cualquiera que recuerde la trayectoria de Rajoy en el gobierno estará tentado de pensar que el verdadero Rajoy es un hombre moderado y razonable, cosa de la que él se enorgullece, y que una vez más está tratando por estricto electoralismo de mostrar comprensión con la xenofobia, integrismo religioso en la cuestión del aborto, etc. Munilla al menos dice sus disparates porque se los cree, no por un cálculo sobre su popularidad.

12 pensamientos en “Ex abundantia cordis

  1. Gracias por el artículo, Lobisón. Lo de Munilla es de traca. Llega a un lugar donde no le quieren y, en lugar de esforzarse, se dedica a dar la razón a los que le critican. Como diría Jesulín, en dos palabras: IM-PRESIONANTE.

    Lo del debate de la inmigración es el último “atajo” que trata de coger el PP para tocar poder. Los partidos de la oposición suelen ser unos oportunistas, pero los chicos de Rajoy están poniendo el listón alto. Difícil superarles. Sólo les falta decir que ellos siempre apoyaron la ley del divorcio, la actual ley del aborto…. En fin, lo que tiene uno que oir. ¿Nos toman por tontos?

  2. Con retraso de un día, a propósito del artículo de Frans van den Broek ayer:

    Esta hermosa narración me recuerda mi propia infancia en el colegio alemán. A pesar de tantas películas sobre los nazis y la guerra –en último término “La cinta blanca”- hasta a los mismos alemanes les cuesta trabajo recordar lo que en realidad fueron esos años, tal fue la proporción épica del desastre. La Alemania que hizo Hitler antes de la guerra era una verdadera maravilla y la admiración de toda Europa. No me refiero a la ola anti-democrática que se hizo sentir hasta en Inglaterra y en los Estados Unidos, sino a la prosperidad y seguridad que empezó a gozar la burguesía alemana, tan duramente castigada por la inflación y el fracaso político después de la primera guerra mundial. Hitler heredó además todo el adelanto científico y cultural que Alemania acumulaba desde la época de Bismarck y que floreció espectacularmente durante la breve etapa de la república de Weimar. En aquella época todo se escribía en alemán en todas las dimensiones del saber.

    Pero también heredó Hitler el nacionalismo romántico y el espíritu prusiano de disciplina social que desde Bismarck se infundía en toda la nación alemana desde el mismo nacimiento y especialmente en las escuelas. Era romántico pero también racista y de un sentido de superioridad realmente intolerable. Y muy humillante para todos los que no fueran alemanes. Si nadie puede ser más grosero que un francés, nadie puede ser más antipático que un alemán.

    Los colegios alemanes reflejaban esa dualidad. Desde el kindergarten hasta la universidad ofrecían en Europa y especialmente en Hispanoamérica la mejor educación posible. También ofrecían ese nacionalismo romántico y esa disciplina prusiana; la primera fácilmente adaptable a nuestras distintas nacionalidades, la segunda difícil de comprender en contraste con el clima social reinante en nuestros países. Recuerdo vivamente los equipos nazis que enviaban desde Alemania a los colegios alemanes con películas y documentales, presentados con encendida retórica patriótica. Si por un lado los alumnos nos sentíamos emocionados por esa propaganda aparentemente tan auténtica, nos sorprendía y nos frenaba el desesperado escepticismo que reflejaban los profesores, cuya silenciosa desaprobación era evidente. Avanzada la guerra, el cierre de los colegios alemanes se realizó con la mayor pena tanto de profesores como de alumnos en medio de escenas de gran significación para todos nosotros. En cierta manera fue un símbolo del suicidio nacional que cometió Alemania.

  3. Lo del obispo Munilla supongo que habrá horrorizado a la inmensa mayoría de los católicos. A mi lo que más me desconcierta no son las declaraciones iniciales, sino los intentos por arreglarlo después arguyendo que sus palabras se situaban en un plano teológico. ¿qué razonamiento teológico puede concluir, no obstante, que la falta de espiriualidad de los europeos es un mal mayor que las decenas de miles de muertos en Haití? Ardo en deseos de averiguarlo. ¿Se trata de un argumento utilitarista según el cual la vida de unas decenas de miles de personas es un mal menor con respecto al materialismo de millones? Qué cosa más rara es la religión católica.

    En relación a Vic, lo más peligroso es que este incidente sirva de chispa en muchos otrs municipios y comience a rodar una bola de nieve cada vez más aparatosa. Al parecer, en Torrejón ya estaban en las mismas. No hace tanto, los ayuntamientos se peleaban para aumentar los padrones, pues les convenía por razones económicas. Como los inmigrantes son de usar y tirar, casi mejor ir quitándolos de la lista para que la cola del centro de salud no sea tan larga. El asunto es muy peliagudo: está bien para nuestra conciencia pequeñoburguesa oponernos a la medida, pero por otro lado sabemos que hay una demanda latente en la ciudadanía de mayor dureza con la inmigración. A mi me parece que dado el potencial explosivo que tiene, el PP apenas ha explotado la cuestión. Las encuestas muestran una radicalización de posturas anti-inmigrantes bastante profundas. En esas circunstancias, el PP podría lanzarse por la senda de la pura demagogia, pero de momento no lo está haciendo. Yo creo que el PP teme que si se activa demasiado lo de la inmigración, puede sufrir una escisión por la derecha. El dilema para los socialistas es el siguientes: ¿se mantienen en sus posiciones, con el riesgo de que surja el populismo xenófobo, o se desplazan a la derecha tratando de evitarlo pero traicionando los principios? Dificilísimo.

  4. Gracias Lobisón por el artículo. Creo que tras las declaraciones de Munilla subyace algo muy común a muchos “intelectuales”: narcisismo moral, es decir, cuando más malo digo yo que es el mundo que me rodea, más bueno soy yo… Don Cicuta, no es tan difícil de entender el plano teológico, según creo: nosostros viviremos ahora muy bien, pero pasaremos la eternidad a fuego lento, mientras que los haitianos, sufrirán mucho unos días, pero la eternidad en el cielo es para ellos… Puro utilitarismo moral

    Con respecto a la inmigración, hay que ver el éxito del capital en que los pobres se peleen con los pobres, ya sea a cuenta de la religión, la nación, la raza… Si el problema es que no pagan impuestos ¿por qué no indignarse igual con todos aquellos que nos ofrecen no cobrarnos la factura del IVA? Si el problema es que la mala calidad de los servicios públicos, ¿por qué no se reivindica que mejoren? Da todo mucho asco, y en esto la derecha puede ganar, como se vio en los cinturores rojos de Francia que se pasaron a Le Pen.

  5. Totalmente de acuerdo contigo, Chuchango (4) en tu última reflexión. La derecha sabe bajar al “barro” mejor que la izquierda, manipular todo para que los culpables siempre sean los mismos mitos: los inmigrantes que colapsan los servicios públicos, no te has esforzado suficiente en la vida para alcanzar no sé qué nivel…. Siempre hay un argumento lógico que justifica sus equivocadas propuestas políticas….

  6. Dejo constancia de que he leido el artículo de Lobisón y los comentarios, pero no puedo meterme mas en harina por el momento. Una única cosa par aportar algo al debate que plante D cicuta y otros recogen en sus comentarios:

    “El dilema para los socialistas es el siguientes: ¿se mantienen en sus posiciones, con el riesgo de que surja el populismo xenófobo, o se desplazan a la derecha tratando de evitarlo pero traicionando los principios? Dificilísimo”

    Dilema ninguno.
    A lo mejor resulta que hay que hacerlo.A lo mejor resulta que ya no se peude alcanzar una mayroia electeral suficinete sin dar pábulo a medidas de corte xenófobo y discursos de ese estilo. Los tiempos cambian y no siempre para bien.

    Entonces cerremos “el garito” antes y abramos un Le Pen light o lo que queramos

    Total, las consultoras e marketing y publicidad también tienen que comer. Un logo unos colores unas siglas nuevos etc y a “funcionar”. Mas que nada por cuestión de estética.

  7. Buenas tardes tengan.

    “Caso Munilla”: ante todo, y por encima de valoraciones teológicas, las declaraciones de este señor demuestran una sensibilidad mínima hacia el dolor de los demás. Esto es, un mínimo de humanitarismo que debería ser común a todos los credos y a quien no tiene credo. Dicho ésto, aquí tienen ustedes un ejemplo palmario de por donde camina la jerarquía eclesiástica desde la muerte de Juan Pablo I. Por hacer un poco de historia canónica y teológica de pacotilla, ha sido tradición inveterada en la institución eclesial prometer la recompensa a los pesares que se padecen en este valle de lágrimas. Cosa que no deja de ser un consuelo. Tuvieron que venir el Vaticano II y la Teología de la Liberación para insistir en la idea de que la redención y la justicia son AHORA, que el Reino de Dios está en este mundo y es pérdida de tiempo estar mirando siempre al cielo, corriendo el riesgo además de que algún ave o avecilla te defeque encima. Por esta idea de fe en Cristo cayeron mártires en Latinoamerica como Monseñor Romero o el Padre Ellacuría, por no hablar de cientos de sacerdotes asesinados, torturados o encarcelados por las dictaduras militares del Cono Sur. Con esto acabó de un plumazo el histrión polaco que atendía a la dignidad de Juan Pablo II y su fiel escudero de la Congregación para la Doctrina de la Fé, el que hoy pontifica como Benedicto XVI. Desde ellos, la Iglesia que se abría a la modernidad y a las ideas de justicia, igualdad y dignidad humana (aquí y ahora, insisto) con Juan XXIII, Pablo VI y el brevísimo Juan Pablo I, toma un giro copernicano a la reacción, en que ya ni siquiera el que sufre tiene la esperanza de ser recompensado a su muerte, sino que ese sufrimiento terrenal es conditio sine qua non” para la recompensa y la redención.

    Entiéndese así por qué incluso las más espirituales de las personas se alejan de la Iglesia, cuya jerarquía mata día a día un poco más el concepto de esperanza y se aleja del de dignidad.

    Posdatilla: las palabras de Munilla fueron contestadas muy bien el viernes noche en “Hora 25” por un misionero jesuíta, y vienen muy a pelo en estas fechas en las que se convocan multitudinarias manifas “por la vida” (sic). Y es que, como dijo el “pater” misionero, sin vida ni dignidad humana (que es lo que se ha perdido y s venía perdiendo en Haití) no hay opción para conjeturar sobre sufrimiento o carencias morales.

    Amén.

  8. Gracias a nuestro vaticanista por su artículo.
    Yo creo que el señor Munilla está como un cencerro.

  9. Creo que las palabras de Munilla se han mal interpretado.
    ¿Deberia haberse callado?.
    Pues no,¿por que?.

    ¡Venga! chichos que era una broma…..jeje.

    Munilla es el tipico cura que reparte hostias a los inmorales ,sin previa confesion de sus pecados….asi estan los tiempos,La Iglesia tienen un stock de hostias tan alto que hay que sacarlas al mercado como sea ….tambien a ellos les atenazan los problemas de la crisis internacional que ha implantado el Diablo Ziluminatius.(supiro santateresino).

    Cada vez que oigo hablar a un cura creo mas en El Ser Humano. ¡¡¡Dios no existe!!!

    Bueo …bueno…perdonenme esta salida levitante,pero es que tengo en la cabeza tantas cosas:

    Alcaldes del PP desautorizan a Cospedal y piden el cementerio nuclear.

    El PSOE manchego critica las salidas de tono de Sebastián.Rechazan sus declaraciones sobre el almacén de residuos nucleares en Guadalajara.
    El ministro Sebastián se disculpa con Barreda.Asegura que la decisión del cementerio nuclear se tomará por consenso.

    Yo solo espero que traten lo mejor que puedan los zombies radiactivos del Partido Popular que estan implicados en casos de corrupcion,espionaje,trata de blanqueo,disposiciones adicionales y sobre todos que le pongan una preciosa estancia para que El curita Camps se pueda vestir con sus trajes en su retiro en el Cementerio Nuclear en Guadalajara para hacer sus homilias triunfantes con Munilla “el desterrao de Euskadi”.

    En fin….si tiene que explotar una bomba Atomica que nos pille en Almeria.

    ¿Por que en Almeria?.

    ¡¡Yo que se ,que mas da!!…..JAJAJA….que nervios.

  10. Me pregunto por que tengo en mi cabeza a zombies radiactivos,provocados por bombas atomicas caidas del cielo (que segun dicen los curas “es de Dios”).
    Hiroshima y Nagazaki.
    Sodoma y Gomorra…..por cierto si Gomorra es Italia por lo que nos cuenta un italiano amenazado de muerte….entonces…
    …entonces…Sodoma…..S de Spain…presidencia europea de Spain del presidente del gobierno de Spain…SSS….ZZZ…Zapatero.

    Ezpaña ez Zodoma….ozú!.

  11. Amistad 9, pues claro que dios no existe!!! es que no entiendo cómo la gente no lo pilla todavía! y eso de la fe… nunca lo entenderé (con perdón, Jon)…jeje

    Saludos!

Deja un comentario