Escombros postelectorales

Caros Hidalgo

El PSOE ha ganado la triple corona electoral del pasado domingo: europeas, locales y autonómicas. Pero sólo en número de votos, dado que serán los pactos postelectorales los que determinen si esta victoria es pírrica o no. Como dijo Pedro Sánchez: “quien gobierna, gana” y por eso el podio electoral se estará disputando hasta junio.

Antes de empezar a analizar por qué las izquierdas no suman debido a la implosión de Podemos, vamos a detenernos un momento en el caso de la ciudad de Madrid, donde las culpas no se deben tanto a la formación morada, ni a sus cuitas internas, sino a la incomparecencia del PSOE. La candidatura de Pepu Hernández, impuesta mediante “aparatazo”, llevada a cabo por estrategas que deberían estar jubilados hace tiempo y que acusaba la inexperiencia del candidato, ha sido un sonoro fracaso. Tan asumido tenía el PSOE que iba a ser comparsa de Carmena en el caso de ganar, que los ciudadanos han preferido votar a Carmena directamente. Pepu Hernández ha sacado menos votos y menos concejales que Antonio Miguel Carmona, que sufrió mofa, escarnio y maltratos por sus resultados. Esperemos que no ocurra lo mismo. Aunque veo al entrenador de baloncesto tan poco preparado para la oposición municipal como para la candidatura.

Carmena no llega a ser alcaldesa por la implosión del PSOE-M, pero también por el aumento de la abstención en los barrios más humildes de la capital, donde ganó, pero no por lo suficiente. Sí que ganó en votos y en participación en el distrito Centro, que es el único que se ha visto claramente beneficiado por sus políticas. La periferia “roja” de Madrid ha sufrido cuatro años de abandono institucional que se han traducido en el abandono de las urnas.

El mejor resumen de las políticas del Gobierno de Madrid la ha hecho la politóloga Aída Dos Santos, que expresó en Twitter que las medidas de Carmena sólo eran comprensibles para “quien desayune todos los días en un Starbucks”.

Pero es que en la Comunidad de Madrid ha sido peor. Las luchas de machos entre Iglesias y Errejón han provocado un sonoro fracaso de Iglesias y su enviada Isa Serra -una candidata comparable a Díaz Ayuso en lo surrealista de sus declaraciones- y una pírrica victoria de Errejón, que no traducirá sus votos en un Gobierno de izquierdas, sino en otro paso para hacer una OPA a Podemos. Y es que Errejón, como Iglesias, no usa el poder para nada más que para seguir compitiendo por el poder. Y eso es aplicable a los llamados “Ayuntamientos del Cambio” de Madrid, Zaragoza y Barcelona. Además, en los tres casos el partido gobernante ha tenido escisiones lideradas por sus propios correligionarios. Sólo Cádiz, donde “Kichi” se ha tomado en serio su arraigo a la ciudad, por encima de simbolismos platónicos, ha ganado.

Esta lucha del poder por el poder, tan del gusto de los políticos fans de la cacareada “Juego de Tronos”, se traduce en resultados estériles. Podemos desaparece de Castilla-La Mancha, es irrelevante en Aragón, Castilla y León, Comunidad de Madrid y la mayoría de las capitales de provincia.

Parece que el plan de Podemos de demoler lo que llaman “Régimen del 78” se traduce en fracasar electoralmente para que candidatos de derribo como José Luis Martínez-Almeida, Isabel Díaz Ayuso o Luis María Beamonte tengan opciones reales después de haber fracasado estrepitosamente. Es más, para que tengan opciones reales apoyados por la ultraderecha xenófoba, que sí suma con ellos. Valiente “izquierda transformadora”, que lo que hace es transformar votos de izquierdas en Gobiernos de derechas con la ultraderecha.

La misma ausencia de autocrítica que podemos esperar del PSOE por el sonoro fracaso de Pepu Hernández la podemos esperar de Iglesias y Alberto Garzón. Iglesias ya ha dicho que a él le da todo igual y que quiere ser ministro o se enfada. Y Alberto Garzón ha publicado en “El Diario” una soporífera “autocrítica” de casi dos mil palabras, en las que hace poca autocrítica y se remonta en su análisis a los resultados del SPD alemán en el siglo XIX. No es broma.

Ahora, a formar gobiernos.

7 comentarios en “Escombros postelectorales

  1. Carlos hoy no comparto ni tu análisis ni tu articulo.

    Ok alguna cosa a lo mejor si, pero en general no. Basicamente en Madrid no se llega por el «problemita» de la ziquierda de la izquierda -que no pueden pertenecer a un club que les acepte como socios- y en la CA no se llega porque hay mas gente del otro bloque.

    El resto, el típico psicodrama -navajeo-ventilador que sucede cada vez que en la izquierda los datos no cuadran con las expectativas.

  2. Gracias, Laertes. Pues no te digo yo que no. Para eso escribe uno, para equivocarse.

  3. Dudo mucho que se escriba para equivocarse ; escribir , mal o bien , implica un esfuerzo para ordenar el pensamiento. Escribir como un periodista , sin distanciarse de los hechos lo suficiente como lo hace un historiador o un juez , añade una enorme carga de subjetividad a la espuma de los días. Y en mayor grado si se trata de política.
    Yo creo que Carlos enuncia verdades incontrovertibles : la nulidad del candidato presentado por el PSOE, la valoración de Carmena como gestora en Madrid , la lucha de machos en organizaciones con liderazgos esclerotizados, la frivolidad de los electores podemitas , la intuición autónoma de Kichi, el clamoroso abandono institucional de la periferia marfileña , y la demoledora frase de Sánchez : quien gobierna , gana.
    Un excelente artículo de Carlos Hidalgo.

  4. Ejem….quizás el problema real esté en que ninguno de los candidatos (incluida Carmena) sean en realidad verdaderos alcaldes.
    Dejo esta reflexión para los que saben leer entre líneas….jeje.

  5. Esa periferia que, según parece, se queja de Carmena quedándose en casa se va a enterar ahora lo bien que le va a ir con Almeida en el ayuntamiento y Ayuso en la Comunidad. Tan bien como le fue con Botella y Aguirre.
    Sin duda el PSOE tiene un problema de liderazgo en la capital, cuyas causas vienen de lejos,pero quien tiene un problema grave es la capital que está a punto de entregar su gestión a un pacto de la derecha extrema con la extrema derecha.

  6. Este es yo creo un buen analisis sobre lo que pasa en Madrid. Creo q acierta más que falla.

    https://ctxt.es/es/20190529/Firmas/26454/Guillermo-Zapata-ciudad-de-Madrid-resultados-sur-cinturon.htm#.XO7vdQEk2UU.twitter

    No coincido con alguno ejes tradicionales del analisis de la política madrileña porque creo que las cosas han cambiado, y algunas ya no son como antes, de hecho creo qeu ese ha sido uno de las caracteristicas de la estrategia bñásica de política en la CAM, una cierta obcecación en una diagnosis alegjada de la realidad.
    Por ejemplo, el asunto del liderazgo. Gabilondo ha ganado de largo las elecciones en Madrid, es un politico que ha concitado mucho consenso a su alrededor , y vale ¿es sosete? sí, lo es, pero ahí está la gracia. Gabilondo , o el PSM han logrado en dos elecciones consecutivas los mejores resultados en décadas. Despierten.
    En cuanto a la alcaldía de Madrid, Pepu no sería un buen candidato, pero Carmena si, con toda claridad, dificil es encontrar una persona que haya logrado concitar más apoyo mayoritario en ese bloque.
    Si hay algo útil para el análisis q dejan estos resultados electorales en Madrid yo diria que es, precisamente, arrumbar la doctrina «Tenemos gobiernos de derechas porque el PSOE no tiene buenos líderes», como si el «estado natural· de Madrid fuese que el PSOE gobernase. Descartando que el electorado de Madrid está fuertemente identificado politicamente, a la izquierda y a la derecha, descartando que el balance de preferencias apunta a que los bloques ideologicos existen , descartanto que la marca PSOE concita adehsiones pero tb rechazos. Es un plantemiento simplista, yo diría que bastante similar a que «el Partido Popular en Andalucia no ganaba porque no tenia buenos líderes» que nos dejaría con el interesante corolario de que ahora que gobierna, Moreno Bonilla es un buen líder .
    Cre que es mucho mas interesante y coherente con una casuistica más rica la doctrina de » El objetivo de la izquierda en Madrid tiene que ser movilizar a toda su base». Porque ojo, incluso una solida mayoría electoral esta lejos de garantizar un gobierno. Más que probablemente caminamos a una realidad de varios paridos por bloques. No se cuantos ni distribuidos de que manera, pero creo que no es muy realista asumir que todo a la izquierda va a ser PSOE y todo a la derecha va a ser PP.

    Gobernar se convierte el algo que demanda, lo que se viene comentando mucho desde el nuevo ciclo politico, mezcla de resultado electoral y pacto. Con quien y como.

    Como en tantas otras cosas es positivo asumir que esto es ya 2020 y no 1995, los esquemas han cambiado y hay que abrir las mentes. No sean perezosos.

    Gobernar…gobernar ya es otra cosa con otras

  7. Gobernar…gobernar ya es otra cosa con otras habilidades, equilibrio, presión, calendario, posición de fuerza, posicion de debilidad. ¿Duran los goniernos uan legislatura o tres años? ¿a quien enfadas? ¿en quien te apoyas?, o sea, lo que es la política de toda la vida, esta vez en su expresión más maquivelica.

    Ahora si

Deja un comentario