En el reino de la locura

Senyor_J

Cuando el senyor_G se levantó de la cama el otro día, el mundo había cambiado irreversiblemente.  Llamó rápidamente al senyor_J y tampoco daba crédito: el país de los gúrteles, los cursos de formación y las cajas B había desaparecido. ¿Acaso había ganado ya Pablo Iglesias las elecciones? ¿Había resucitado la socialdemocracia bajo el mando de un nuevo líder dispuesto a desvincularse de las políticas de austeridad? Ni por asomo, pero un nuevo cebo ocupaba las plumas y mentes pensantes de nuestro territorio y no eran pocos los que se abalanzaban sobre él: “Muera Zapata”, aunque no el de los disparos a traición de1919, sino el recién estrenado concejal del ayuntamiento de Madrid.

“Muera Zapata”, gritaban, “muera”. “¿Por qué?”, decían otros. “Ha hecho un montón de tuits ofensivos”, se exclamaba un personaje mientras se guardaba un sobre en el bolsillo. Las masas vociferantes estaban desatadas. Habían olido sangre, estaban mordiendo ya a su presa y no estaban dispuestas a soltarla. Con tanta agresividad movían sus fauces que la alcaldesa de Madrid, sintiéndose amenazada, dijo: “Bueno, que se coman algún trozo y nos quedamos con lo que quede”. Y así fue como el concejal Zapata perdió su cargo ejecutivo en el área de cultura del Ayuntamiento de Madrid y quedó tan solo como concejal de distrito. Pero la entrega de media acta de concejal aplacó insuficientemente a las fieras y rápidamente le tocó a otro, en este caso una tal Rita, que se ve que le dio por liarla hace unos años en la capilla de una universidad -no me pregunten que hace una capilla en una universidad- y parece que eso también es gravísimo.

Unos tuits y un acto de protesta laicista fueron capaces de conseguir lo que otros fenómenos aparentemente más llamativos no han podido alcanzar: poner contra las cuerdas a responsables políticos. Ni los Jaguars del garaje, ni las sedes reformadas con cajas B, ni tampoco esas sedes embargadas, entre otros tantos fenómenos aparentemente bastante más graves, han desatado movimientos sísmicos de este calibre, ni mucho menos la disposición de los responsables políticos de apartarse de su cargo. Entretanto las sesudas plumas han ido dándole vueltas al tema. Veamos por ejemplo a Enric Juliana:

“El caso Zapata invita a releer de un tirón los breves y brillantes ensayos del filósofo coreano Byung-Chul Han sobre el mito de la transparencia, la psicopolítica y la sociedad de la indignación. Formado en Alemania, Han afirma que la transparencia es un falso ídolo, sostiene que las oleadas de indignación no construyen un nosotros estable y esconden actitudes egoístas, cree que la cultura digital es el más poderoso mecanismo de dominación que ha generado el capitalismo, y considera que Twitter es un arrabal cada vez más dominado por los matones, en el que las minorías callan y retroceden por miedo a las shitstorm (tormentas de mierda, vendavales acusatorios)”.

Tras leer esto no he salido corriendo a leer los breves -se agradece- y brillantes -está por ver- ensayos de Byung-Chul Han, tal vez porque no me lo han vendido bien. Me evoca un poco el eterno problema de los intelectuales, entre los que muy a menudo predomina la apariencia sobre el fondo, el darle algunas vueltas de más a las cosas y el lograr con ello aterrizar sobre terrenos pantanosos o vaporosos. No viene al caso el cargarse ahora la cultura digital ni las herramientas de comunicación de que nos hemos dotado porque las ventajas superan de largo a los inconvenientes. En cuanto a la transparencia, es muy bienvenida, en la medida que los asuntos públicos han estado siempre envueltos con la densa niebla de la opacidad, de la ausencia de controles democráticos y de la poca voluntad de dar explicaciones, de reconocer errores o de asumir críticas. Y lo de considerar a Twitter un arrabal, dado que no parece un homenaje a los espacios urbanos sobre los que las ciudades fueron progresivamente extendiéndose más allá de sus límites originales (bonita metáfora para ilustrar la apertura de la información desde los medios tradicionales a la red), merece replicarse con la afirmación clara y rotunda de que no se puede tomar la parte por el todo y de que Twitter es un excelente medio de difusión de contenidos y, en ocasiones, hasta de debate.

Será pues necesario enmarcar el caso Zapata en un ataque en toda regla contra las fuerzas del cambio, con el único fin de desprestigiar a una persona y forzar su renuncia. Recordemos que no se trata de un mensaje emitido tras su elección ni en tiempos demasiado recientes. Se trata simplemente de buscar algo a lo que agarrarse para lanzarse sobre ello, sin titubeos y, lo que es peor, sin miedo a las réplicas. Porque lo normal sería tener miedo al efecto boomerang, a la posibilidad de que dicha acción desencadene una reacción. Lo lógico sería que todos aquellos individuos salpicados de menciones, afirmaciones, acciones y delitos mucho más graves y perfectamente contrastados se vieran atrapados por las dinámicas del arrabal y las shitstorm, pero parece que no es así. Habrá que hacer lecturas un poco más complejas de todo ello. Entretanto a ver si los nuevos y renovadores equipos consistoriales tienen un respiro y pueden empezar a traernos los cambios que anunciaban. Ya toca.

17 pensamientos en “En el reino de la locura

  1. Creo que es necesario reflexionar sobre este asunto sin utilizar en ningún momento la palabra PP, ni twitter. A mi me parece tan paradigmático acerca de la libertad de expresión que , creo, ganariamos todos en claridad si lo planteasemos como si hubiera oucrrido, y estuviesemos, en el siglo XIX.

    En otro orden de cosas, hoy eldiario.es abre con esta noticia:
    http://www.eldiario.es/politica/Carmona-tuits-borrados-Guillermo-Zapata_0_399660863.html

    ¿En serio el debate político ahora va a ser esto?
    Se hace aún mas necesario -siempre lo es- reflexionar con tranquilidad

  2. La mejor manera de reflexionar sobre el tema es leer el Tremending Topic de Publico. Et Volià

    http://blogs.publico.es/tremending-topic/2015/06/17/ultima-hora-rajoy-cambiara-la-gaviota-del-pp-por-un-buitre-leonado-3/
    Destaco
    “Los fascistas del futuro buscarán tuits del pasado.”
    (Winston Churchill)
    De lo de Rita Mestre destacamos a Ignacio escolar
    http://www.eldiario.es/escolar/verdaderas-preguntas-Rita-Maestre-Complutense_6_399370111.html

    Y el tweet
    Cuando eran activistas les decían “Monta un partido” y ahora que lo montaron les dicen que no pueden ser políticos porque eran activistas.

    Laertes lo de Carmona no está claro, los tweets podrían ser RT de cuentas de apoyo.

  3. Solo por tocar los guevos
    Barcelona: Ada Colau va en persona a parar desahucios (populista), retira las acusación de BCN contra huelguostas (bien) y retira la candidatura de BCN a los JJOO de Invierno (requetebien)
    En Madrid no sabremos si el teclado chancla sería un buen concejal de cultura porque se lo han petado por unos twiits de 2011. A todo eso la policia nacional pasa informe a la fiscalía…

  4. … cojonudo porque no es un “Y tu más!” sino un y “Tu de que vas?”. Me explico
    Cada cierto tiempo salen a relucir tweets oensivos contra los catalanes, tras el futbol, pitidos, etc. El colmo llegó con el accidente aéreo en Francia.
    Un asociación se dedica a recopilarlos y denunciarlo.
    La Justicia se lo pasa por el arco de triunfo
    Lo mismo con tweets ofensivos sobre judíos tras la victorioa del Maccabi
    Mismo resultado
    Tambien existen amenazas a fotógrafos por parte de miembros de estrema derecha?
    Algun detenido? interrogado? NO
    Pero la policiía no es que no actua, al contrario. Desde el asesinato de la Presidenta de la Diputación de Léon, empezó a detener a los teclado-chanclas que lo aplaudían, otros que soltaban chorradas sobre el GRAPO y tal.
    Detenciones, ahí si. La mas famosa la del cantante de los def con Dos. El delito de enaltecimiento del terrorismo da mucho de sí

    http://www.eldiario.es/politica/Strawberry-Sospecho-Interior-Pablo-Iglesias_0_399660652.html
    copio / pego
    “Las detenciones por delitos de odio en Internet se multiplicaron tras el asesinato de la presidenta del PP en la Diputación de León, del PP. La operación Araña se centra en las ofensas a víctimas del terrorismo, pero hay otras personas y colectivos vilipendiados en las redes. ¿Hay discriminación en la selección de objetivos por parte del Ministerio del Interior?

    Se está exagerando mucho queriendo elevar a delito determinados comentarios. Y, sobre todo, en un solo sentido. Hay un enorme espectro ideológico de la derecha más rancia que ha injuriado, faltado al respeto, humillado a víctimas, como en el caso de Pilar Manjón, que no se ha perseguido. Tenemos a un concejal del PP en Palencia que ha dicho, tan a gusto, en su Facebook, que había que pegarle un tiro en la nuca a Pablo Iglesias y no ha pasado nada. Aquí hay una discriminación absoluta, un doble rasero a la hora de juzgar los tuits y comentarios de unas personas, y los de otras. Las autoridades encargadas de perseguir este tipo de delitos solo persiguen a las personas de una determinada ideología. Hay un agravio comparativo demostrable y flagrante.”

    Pero bueno, Qué le vamos a hacer!
    Si el estado de derecho es así…

  5. Pratxanda , a lo que yo voy.
    Me resistiré hasta morir a que mis comentarios sobre la actuación poliica en Madrid, o donde sea, se estriben en RT de apoyo o tuits borrados.

    Es que eso es perder el foco

  6. “Tiempo de Relax en DC” o “Un corta y pega al dia no hace daño”.

    Agencia EFE

    Pijos y chonis, iguales en el insulto
    María Irazusta, periodista y escritora, cree que el insulto iguala, por arriba y por abajo, a hombres y a mujeres, y que es algo en lo que, por cantidad y calidad, la lengua española es extraordinariamente rica. «Convierte en iguales a pijos y chonis», asegura.
    «El insulto es democrático, une. Antes la choni y la pija o el poligonero y el pijo insultaban de forma distinta. Ahora, el lenguaje (de ambas tribus) es más parecido. De ahí que cada vez se insulte de forma más parecida», argumenta quien se declara amante del lenguaje.

    María Irazusta, que el año pasado cosechó un importante éxito de ventas con su libro Las 101 cagadas del español, vuelve ahora a la carga con Eso lo será tu madre (Espasa), una «biblia» del insulto, «lo más parecido —argumenta en una entrevista con Efe— al gruñido que nos queda a los seres humanos de nuestra animalidad».

    Un libro escrito «sin pelos en la pluma», políticamente incorrecto, y en el que el lector encontrará «alimento para la curiosidad y munición para la ira».

    «Ahora se insulta más y peor», destaca Irazusta, que confiesa sentirse escandalizada por lo que a diario se escucha en muchos programas de televisión, «auténticas barbaridades».

    «Nos hemos acostumbrado —se lamenta quien reconoce decir también más tacos de los que debiera— a hablar mal, a escuchar palabrotas. Nuestro lenguaje es cada vez más callejero. Que parezcas educado ahora es malo».

    «No existe sobre la tierra —insiste— un adulto, por distinguida que sea su cuna y vasta su cultura, que no haya hecho incursión en este denostado rincón del lenguaje».

    Más de 2 000 denuestos, una palabra que gusta especialmente a la autora, tienen cabida en las páginas de este libro sobre «insultos, afrentas, sentencias, actitudes, gestos y todo aquello —escribe— que forma parte del lenguaje del agravio».

    Ese lenguaje que «se escupe con el propósito de lacerar y humillar al contrario», y que en el caso del español, como ninguna otra lengua del mundo, es rico por cantidad y calidad. «Somos maestros del insulto», un «arte» en el que hemos dado maestros de la talla de Quevedo, Góngoza, Borges o Camilo José Cela, entre muchísimos otros.

    O como el escritor Arturo Pérez-Reverte, maestro también del improperio, para quien en España ya «no se insulta como antes». «Le mientas la madre a alguien —ha llegado a decir— y te quedas en la gloria».

    «En ningún otro lugar del mundo —advierte María Irazusta— se usa como aquí el insulto, la palabrota, incluso como gesto de amistad, de proximidad y hasta de cariño». Cuestión de tono y gestualidad.

    Ahora bien, en este lado del Atlántico somos «más malhablados» que en la otra orilla, donde existe idéntica riqueza y variedad de insultos pero más educación. «Aquí somos más directos, más bruscos, tenemos una forma más dura de hablar. Allá, en general, se guardan más las formas».

    Según un estudio aludido en el libro, de media los españoles decimos tacos entre un 0,3 % y un 0,7 % del tiempo que estamos hablando, «que no es poco», si se tiene en cuenta, por ejemplo, que el uso de pronombres personales alcanza el 1 % de ese tiempo.

    De la riqueza y variedad de insultos da muestra, por ejemplo, el hecho de que el español ofrezca un catálogo que supera el centenar de palabras para llamar a alguien tonto, el insulto más utilizado para ofender a un hombre. Un panoli que puede ser también beocio, meliloto, bausán, gilí, zonzo, cipote, soplapollas, pandero, mastuerzo,…

    Un tonto que si viaja a América Latina puede darse por aludido cuando le llamen lentejo, talegón, cabeceduro, pelotudo o paparulo.

    En el caso de la mujer, en un ejemplo de los muchísimos que hay de sexismo en el insulto, el más usado es «lamentablemente» puta. «A la mujer se le ataca más en cuestiones morales, y al hombre en su inteligencia», advierte María Irazusta.

    Más ejemplos de sexismo en el insulto: los genitales masculinos tienen connotaciones positivas (¡esto es la polla!), mientras que los femeninos pueden parecer negativos (¡esto es un coñazo!). Un zorro es un hombre astuto y una zorra una prostituta.

    El libro se fija en los insultos moribundos —chisgarabís, gaznápiro, malandrín, cernícalo,…—, en aquellos que hacen referencia a profesiones u oficios —matasanos, picapleitos o camionero, muy ofensivo este último si se aplica a una mujer—, a animales —foca, vaca, rata, buitre, loro,…— y en los que la autora denomina delicatessen.

    Si hubo un maestro excelso en esta categoría ese fue Borges, autor de un auténtico tratado del insulto, Arte de injuriar. Alguien con un talento especial para, sin pronunciar ni una sola palabra malsonante, resultar palmariamente ofensivo.

    Es inagotable también la variedad de apelativos para referirse a los hombres y mujeres «que caminan por la otra acera», el colectivo LGTB, o aquellos que resultan de la unión de dos palabras en principio inofensivas: aguafiestas, lameculos, soplagaitas o perroflauta.

    «Dime cómo insultas y te diré quien eres», sostiene María Irazusta, quien, como Eduardo Punset, cree que «hacen falta cinco cumplidos para resarcir un insulto».

    MUA MUA MUA MUA MUA ……JAJAJA….que nervios.

  7. Claro que sí Laertes, es que es ridículo!! Y deja a Carmona como el que luchó por un twit que no era del PP, ahora que queremos mejorar la porquería que estábamos sufriendo!!!

  8. A la espera de que comience el debate de las políticas de las nuevas corporaciones auspiciadas por el PSOE con escaso fervor , solo cabe señalar la desagradable impresión de los nuevos portavoces del follón.

  9. Así que es “un ataque en toda regla contra las fuerzas del cambio”. Acabáramos! Que igual esperaban ustedes que la derecha le hiciera un pasillo entre aplausos a Carmena. Entrañable. Una campaña en toda regla, por concretar, es que al partido ganador de unas elecciones democráticas lo involucren en el mayor atentado de la historia de España, mentira tras mentira, portada tras portada, durante meses y años. Por poner un ejemplo de campaña en toda regla para deslegiitimar a quien gobierna. Muy blanditas son esas “fuerzas del cambio” si creen que el pellizco de monja al humorista Zapata es una campaña en toda regla. Esto acaba de empezar, amigos.
    Lo más decente sobre el caso Zapata lo dijo el propio Zapata en la rueda de prensa donde anunció que dejaba el área de cultura. Una pena que esa brillantez no la tuviera cuando escribió los tuit. Desgraciadamente algunos se empeñan en desvirtuar ese momento de grandeza con el y tú más. Por lo visto la unidad de medida ahora es Ana Mato, entre otros imputados, Qué verdad es esa de que hay amores que matan: Zapata ten cuidado que vienen los tuyos.

  10. ¿Han visto a Curri Valenzuela diciendo en una tertulia que lo malo de esta gente no son los tuits, sino que van a disparar por la calle? Hasta el mismo Alfonso Rojo se asustó un poco y le dijo que exageraba.

  11. Una vieja conocida, Isabel “Sanse” (aquella a la que José María Calleja puso en su sitio), lanza hoy columna sobre la “batazunización” de los Ayuntamientos. Esta caverna, cuando vienen mal dadas, vuelve a predicar el apocalipsis y el “se rompe España”. Algunos medios, estos días, parecen un “revival” de 2004.

  12. No hace falta ser de la caverna para constatar que en Navarra no va bien las cosas; que en Vitoria , gracias a los batasunos , tampoco. En Madrid , no pasa un día sin que Carmona se sonroje y en BCN no sabemos lo que ocurrirá cuando se termine el callejeo postulante. Llama la atención el personalismo del ambiente político y una explicación seria de que es lo que quieren hacer con las ciudades y regiones.

  13. Don Fernando, qué no sabrá nuestro amigo Javier Arenas de Rajoy para seguir ahí. El campeón.

  14. Ya puede rendirse la izquierda. Con estos cambios que ha hecho Rajoy, en las próximas generales arrasan.

  15. Rajoy ha nombrado como tercero del partido a uno que está imputado, según el Tribunal Superior de Justicia de CyL (vía La Sexta).

    Estoy atónito.
    ::

  16. E Ignacio Urquizu, diputado en las Cortes de Aragón. Aquello de que desde la calle había que pasar a la política es verdad: un callejero, diputado.

Deja un comentario