Elecciones de postureo

Guridi

El grado de surrealismo que están alcanzando estas elecciones catalanas está dejando el listón muy alto. Incluso para consumados acróbatas del absurdo como Rajoy y Mas, o para figurantes sin diálogo como Pedro Sánchez.

Recapitulemos: Mas se presenta de nuevo a presidente, envuelto en la bandera de un “procés” que ha monopolizado y dirigido a su voluntad. Pero, como la corrupción de sus gobiernos y de los de sus predecesores huele muy mal y mucho, ha puesto de cabeza de lista a un señor calvo y con gafas, que saltó de la academia de lambada a Iniciativa Por Cataluña y de ahí, a “Junts Pel Si”, una extraña amalgama de siglas donde los de ERC curran y los de CDC dirigen sin dejar de masticar sus puros. En sus programas y en sus actos prometen que pondrán a los mejores juristas a hacer leyes y a los mejores economistas a sacar dinero de la nada. Uno se pregunta dónde narices los han tenido escondidos los últimos 30 años. Y hablan mucho de la voluntad de la Nación. La Nación es una cosa de la que te meten y te sacan, sin que importe que seas de Calasparra o Calafrugell, sino que lo que cuenta es que des la razón a Mas. Hasta el perplejo Junqueras puso más cara de perplejidad y se ha puesto a currar para el tipo que ha recortado y privatizado en sus narices.

Pablo Iglesias no se presenta a Presidente catalán, pero también ha puesto a un señor calvo de cabeza de lista. Pablo habla mucho de la voluntad del Pueblo. Sabemos que el Pueblo es lo contrario a la Casta. La Casta es una cosa de la que te meten y te sacan a voluntad. Puedes ser hijo de mandarines de la Administración, como Errejón y no ser casta. Pero puedes ser un socialista que encadene contratos temporales y ser casta. Lo que cuenta es que des la razón a Pablo Iglesias y su “troupe” de Somosaguas. Hasta el cejijunto Jorge Castaño, que denunciaba a Podemos como el “submarino trotskista del PSOE” se dedica a cortar cabezas con el mismo entusiasmo con el que lo hacía en Izquierda Unida.

Miquel Iceta sí se presenta a President, aunque es calvo, como los dos anteriores. A Iceta le ha tocado presentarse con un partido en ruinas, con una sede de Nicaragua llena de gente que lo único que quiere es cobrar la jubilación y con una militancia que huye a otras siglas. A Iceta le ha tocado tapar las vías de agua y ahora trata de que no se note que el figurón es el señor con pelo que se quiere presentar a Presidente del Gobierno.

El PP también ha puesto a un señor con pelo. De hecho, a un xenófobo clásico de esos que gustan a otros xenófobos porque “dicen las verdades”. Este señor no se sabe si es o no un figurón, porque el PP catalán lleva reducido a la condición de figurón desde hace años. Pero se agradece que haya salido de su despacho de alcalde. Aunque, no nos engañemos, las listas de “Junts Pel Sí” llevan su buena colección de exalcaldes xenófobos. Pero no pasa nada, porque los xenófobos también “hacen país”.

Albert Rivera se las pinta muy felices, pero no se presenta a President. Presenta a una chica (con pelo) que parece sacada de un cásting, como muchos de los miembros de Ciudadanos. Esta chica, con un perfil a medio camino entre opositora a notarías y directora de recursos humanos, es la encargada de que Rivera gane más votos por poderes, como Begoña Villacís lo fue en Madrid.

Las CUP han sustituido a David Fernández (que tenía poco pelo) por Antonio Baños, que también tiene poco pelo. Pero en las CUP son raros, anárquicos y pasan del sentido del humor al escrache chungo en un parpadeo. La CUP han dicho que vienen a romperlo todo: España y la Cataluña Pujolana por igual. Y seguramente estén en posición de hacerlo.

Y en todas estas elecciones, tenemos a gente jugando a que las cosas son diferentes de como son. Los independentistas juegan que serán españoles, cuando precisamente están forzando la máquina para no serlo. Juegan a que esto son unas plebiscitarias, cuando son a un Parlamento. Juegan a que votos y escaños son lo mismo. Los del PP y Ciudadanos juegan a que son sólo unas elecciones a un Parlamento, cuando mucha gente va a votar en clave plebiscitaria. Juegan al miedo y a la crisis, cuando la gente está harta de su miedo y de su gestión de su crisis. Juegan a que en realidad no pasa nada, cuando llevamos años ya con una de ciudado.

Pero lo mejor, el colmo del postureo, del trampantojo, de los significados implícitos y del surrealismo se ha dado cuando el senecto Margallo, en un arranque de chulería propio de un galán de asilo caro, se ha puesto a debatir con Junqueras, el líder de un partido que no lidera ninguna lista. Margallo jugaba que no era el ministro de exteriores y Junqueras a que era otro diplomático, parlamentando con un extranjero.

Ni se enteran ellos, ni nos enteramos nosotros.

13 pensamientos en “Elecciones de postureo

  1. Si no fuera por la tragedia latente que oculta la sonrisa paniaguada de Mas y el sainete de los mediocres en campaña, me ha divertido mucho su crónica y estoy convencido de que muchos españoles y catalanes piensan lo que usted tan bien describe.

  2. Buenos dias Guridi,caballeros callejeros y cabelleras al viento, sin coletas y a lo loco:
    Yo tiendo a darle la razón a todo el mundo y llevarles la contraria.
    Aunque esto me cuesta grandes collejas…pero bueno….jeje.

    Los catalanes independentista nos dan raciones de razones para conseguir sus objetivos.
    Los españoles se dan raciones de razones para medir quien la tiene mas …..
    Ellos las prefieren muy muy gordas,
    gordas, gordas, super gordas,
    gordas, gordas y apretás (Ah! ah!) (Ah! ah!)
    Ellos las prefieren muy muy gordas,
    gordas, gordas, super gordas,
    gordas, gordas y apretás (Ah! ah!) (Ah! ah!)

    Señoras y Señores
    ¡Admiren las gordas!
    ¡Muy gordas!
    ¡Qué hermosura de gordura!
    ¡Engordar para gozar! …..JAJAJA…..que nervios.

    Es decir los españoles no se han tomado en serio lo que está sucediendo en Catalunya ….ejem.

  3. No es Iceta “el figurón es el señor con pelo que se quiere presentar a Presidente del Gobierno”, sino Sánchez el figurón sin opinión que repite lo que le sugiere Iceta, o sea “equidistancia” para darle caña al PP. Tantos nos arrepentimos de no haber elegido a Madina ….

  4. La verdad es que la independencia de Catalunya solo les traera problemas cuando sean un estado.

    Imaginense ustedes la cantidad de refugiados españoles pidiendo asilo politicos huyendo de la Republica Bolivariana de España.,que entraran por sus fronteras cuando gobierne Pablito Churchix…

    ¿Estan preparados los catalanes ante tal abalancha de españoles?

  5. Comparar la impostura y caradura de Mas con las insuficiencias de todo orden de Rajoy, su partido y su gobierno , es injusto ,desproporcionado y muy leve.
    Enric González no analiza , solo descalifica.
    El peor Rajoy deteriora pero no rompe el estado ; la marea secesionista apunta riesgos muy serios para la convivencia.
    Nunca debimos llegar hasta aquí.
    Espero de Barcelona que responda
    como una gran ciudad cosmopolita y se sacuda ese provincianismo letal que acompaña al nacionalismo.
    Decepciona Enric; muy por debajo de su talento. Moncloa es un problema pero se solucionará antes de enero. Lo demás nos seguirá aburriendo y complicando la existencia.

  6. Cuando afirmo, y me reitero, que el problema lo tenemos en Moncloa es porque espero de mi presidente que sea capaz de dar respuesta política al independentismo con algo más que silencio, durante cuatro años, y no pocos despropósitos en el último mes. Cuando más falta hacia tener sentido de estado, es decir anteponer los intereses de todos por encima de los propios, a Rajoy todo lo que se le ha ocurrido es una reforma constitucional urgente, sin ningún tipo de consenso, dinamitando definitivamente al maltrecho TC, con mínimo rigor jurídico y democrático para… para qué. O poner de candidato a un representante de su sector más extremo para complicar más, por si no estuviera ya suficientemente complicado, cualquier posible pacto del bloque constitucional en Cataluña. El colmo del despropósito es cuando Rajoy internacionaliza unas elecciones autonómicas con Camerón, Merkel u Obama , mientras afirma que no son plesbiscitarias, o saca a pasear a poderes fácticos con tan excelente imagen como la banca, como mejor aliado. Lo que uno espera de su presidente es que su contribución al debate sea algo más que aclaramos que un vaso es un vaso y un plato es un plato. O que sepa cómo se pierde la nacionalidad. Elegimos a nuestros gobernantes para que aborden e intenten solucionar los problemas y no para que hagan el ridiculo cada vez que tienen que ganarse el sueldo. Los constitucionalistas carecemos en este momento de un gobierno de España que nos represente. Al menos yo no me siento representado por un gobierno que , como ya le ocurriera al PP en 2004, entiende que todo vale con tal de seguir en el poder. Incluso convertirse en pirómano. Si mañana arrasa Mas, como parece, quien debe dimitir es Rajoy. Se trataría del mayor fracaso de esta democracia desde 1978. Urge otro gobierno en Madrid,

  7. Suscribo las palabras de Polonio
    “Los constitucionalistas carecemos en este momento de un gobierno de España que nos represente. Al menos yo no me siento representado por un gobierno que , como ya le ocurriera al PP en 2004, entiende que todo vale con tal de seguir en el poder. Incluso convertirse en pirómano. Si mañana arrasa Mas, como parece, quien debe dimitir es Rajoy. Se trataría del mayor fracaso de esta democracia desde 1978. Urge otro gobierno en Madrid”.

    Dicen del presidente del gobierno que cada vez que habla aumentan los independentistas….y a mi me parece que cada vez que oigo a un independentista me recorre el cuerpo una trasmutación preocupante….creo que me estoy volviendo facha…..ejem…

    Para mi los independentistas son mi Luna LLena…
    ¡AuuuuUUUUUuuu!……JAJAJA…..que nervios.

  8. Es todo, son todos (excluyo a Iceta) patético(s). El gran jefe indio, el coleta morado, el calvo, el gigantón, el del plato y el vaso…. todos. ¿No se dan cuenta de que insultar al contrario no es hacer política? Es hacer más contrarios.

  9. ¿Han visto ustedes el vídeo de unos señores que dicen que son “libres e iguales” en el Ateneo el otro día? Están desde Vargas Llosa hasta Jiménez Losantos, pasando por Arcadi Espada, ese señor que hace que Alsina parezca un locutor de la BBC, por lo menos. Ver ese vídeo hace que uno tenga ganas de salir corriendo de este país. Por muy en contra que se esté de la independencia de Cataluña.

  10. Entiendo muy bien la responsabilidad
    política del PP , sus insuficiencias y los graves cargos que se le imputan en la administración de nuestras finanzas además de su nefasta , por dura , reforma del estado de bienestar, aumentando la desigualdad.

    Con todo, yo sí me siento representado por los aparatos del estado por quien los controla ; cualquier otro sentimiento carecería de sentido.
    Y hoy , víspera del desafío soberanista , con todos sus errores , el partido de Rajoy está al timón del estado. Y ¿ qué dice sobre el asunto ? Pues lo obvio, que es inconstitucional y yo apoyo eso.
    Los sentimientos , aunque operen en
    política ocupan un lugar asimilable a la ” conciencia ” en los juicios penales.

    La ley , siempre la ley y seguimos hablando.

    Respecto a lo que dicen sobre la responsabilidad en este asunto del PP , creo que el siguiente artículo refleja la verdad histórica del origen del problema.
    Sin olvidar , naturalmente , que el máximo responsable es Más y su partido, por incumplir la legalidad que le aupó al poder.
    —————/
    Barcelona, 13 de noviembre de 2003. El candidato a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, visitaba Barcelona para tratar de dar el último empujón al PSC de cara a las elecciones del domingo siguiente. El objetivo de los socialistas: desalojar a CiU del poder tras más de dos décadas de pujolismo. Fue entonces, ante las 16.000 personas que llenaban las gradas del Palau San Jordi, cuando Zapatero hizo su promesa. Una promesa que el tiempo demostró que no podría cumplir.

    [En directo: todas las novedades sobre las elecciones catalanas]

    «Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalán», aseguró, solemne, entre fuertes aplausos. Una frase que abriría a Pasqual Maragall las puertas del Palau de la Generalitat y le ayudaría a él mismo a atravesar las de La Moncloa cuatro meses después. Diez palabras de las que once años después admitió arrepentirse y que, para muchos, están detrás de las reivindicaciones soberanistas que hoy apoya buena parte de la sociedad catalana.

    «Es verdad que la frase no fue muy afortunada. Intenté rectificar. Quise decir que apoyaría que el parlamento de Cataluña aprobara un Estatut conforme a la Constitución», afirmó Zapatero en una entrevista con Risto Mejide en 2014, cuatro años después de que el Tribunal Constitucional dictaminase que gran parte del texto que su partido apoyó en el Congreso de los Diputados no tenía cabida en la Carta Magna.

    Polémico Estatuto

    Tras la toma de posesión de Maragall, primero, y de Zapatero, después, fue el turno de que ambos cumplieran la promesa. Junto con ICV y ERC, partidos con los que gobernaba la Generalitat, el PSC redactó un primer borrador que posteriormente modificó para lograr el apoyo de Artur Mas. Mas únicamente accedió «in extremis» a apoyar el Estatuto tras una reunión con Maragall pocas horas antes de la votación y a cambio de que éste incluyese pasajes tan difícilmente encajables en la Constitución que comenzaron a oirse críticas en el seno de los socialistas catalanes.

    El 30 de septiembre de 2005 el ya conocido como «el Estatut» pasa el primer corte, al ser aprobado en el Parlament con los votos en contra únicamente del PP. El partido, que ocupaba 15 de los 135 asientos de la Cámara, denuncia que el texto es claramente inconstitucional. Su líder nacional, Mariano Rajoy, pide la disolución de las Cortes y la votación del texto como si de una reforma constitucional se tratase. El Gobierno, por su parte, admite ya que Zapatero no podrá cumplir su promesa: «Tendrá que ser retocado en el Congreso», afirmó la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.
    Comenzaba, no obstante, la verdadera travesía por el desierto para un texto que pretendía blindar las competencias en manos del Gobierno catalán y reconocer a Cataluña como una nación. Asuntos que, junto con muchos otros —como la circunscripción única para Cataluña en las europeas o el control autonómico de puertos y aeropuertos—, hacían imposible su encaje constitucional. Durante su paso por las Cortes fue limado y ERC se descolgó del apoyo, aunque el texto sigue adelante en espera de su aprobación parlamentaria.

    En enero de 2006, tras una noche de intensas negociaciones, Mas y Zapatero cierran un preacuerdo que asegura el apoyo de los nacionalistas a un texto más limitado pero que mantiene el concepto de nación (eso sí, ahora en el preámbulo) y un cuestionado sistema de financiación autonómica. Tras el pacto, el 30 de marzo las Cortes españolas dan su visto bueno con el único voto en contra del PP, que anuncia que enviará el texto al Tribunal Constitucional y recogerá firmas en toda España para pedir un referéndum a nivel nacional.

    Pasado el trámite parlamentario, solo restaba la aprobación del texto en referéndum, algo que sucedió el 18 de junio con una elevada abstención —únicamente votó el 48,85% de los catalanes—. Quedaba pendiente, no obstante, la aprobación del Tribunal Constitucional, algo que no sucedió hasta casi cuatro años después, en 2010. Sin embargo, la retirada del recurso previo de inconstitucionalidad (eliminado por el PSOE en 1985), impidió que el Estatuto fuese puesto en cuarentena hasta que obtuviese el visto bueno definitivo. Por ello, cuando llegó el dictamen del tribunal —que recortó los puntos más polémicos del texto—, en la práctica el «Estatut» llevaba casi cuatro años en vigor.
    Un dictamen que, según el propio Zapatero, acabó sentando las bases para la radicalización de los nacionalistas. «Los ciudadanos de Cataluña se sienten defraudados porque han votado un Estatut y luego llega un Tribunal Constitucional y anula una serie de artículos. Esto es un fallo del sistema y a partir de ahí se ha desencadenado una dinámica por parte de las principales fuerzas políticas catalanas nacionalistas de derecho a decidir y de la consulta», aseguró durante su entrevista. )
    ABC

Deja un comentario