Elección a Secretario General en el PSM. Comparativa entre candidaturas

Manuel Lobo

Mañana, 26 de julio los militantes del PSM podremos elegir a nuestro nuevo Secretario General, dando comienzo a una posible nueva etapa, al menos hasta el Congreso Ordinario del primer trimestre de 2016.

Dos de los precandidatos, los dos previstos, han conseguido los avales necesarios para ser candidatos y poder realizar esta elección.

Más allá de declaraciones de uno y otro, el objetivo de este artículo es analizar los modelos de partido que ambos candidatos proponen.

Para empezar, las propuestas de ambos tienen enfoques diferentes, quizá motivados por los diferentes apoyos y equipos con los que cuentan.

 Perfiles

Sara Hernández, es secretaria general de la agrupación de Getafe y Alcaldesa de la localidad desde el pasado junio, gobernando en minoría en el Pleno. Va a cumplir 39 años en noviembre y es Licenciada en Derecho. Sara fue la primera en postularse rodeada de alcaldes y secretarios generales de municipios tan importantes como Móstoles, Alcalá de Henares o Fuenlabrada. Dicen que se presentó tras una reunión en Ferraz y su presentación como precandidata fue casi simultánea a la convocatoria de Congreso Extraordinario y elección de Secretario General, siendo considerada la candidata “oficialista”. Fuera de la política, según Wikipedia ha trabajado en dos bufetes como abogada laboralista y de familia.

Juan Segovia es algo más joven, acaba de cumplir 33 años, es también Licenciado en Derecho, Secretario General de la Agrupación de Fuencarral – El Pardo y es Diputado Regional desde el 2011, repitiendo en esta legislatura. Asegura que se presentó tras una decisión motivada por compañeros militantes. Rápidamente recibió apoyos de militantes vinculados al anterior Secretario General, Tomás Gómez, aunque asegura que él es independiente. Fuera de la política ha trabajado en el sector editorial.

 Equipos

Ninguno de los dos ha mencionado quienes forman parte de su equipo más cercano, aunque en el equipo de Sara se puede apreciar que tiene detrás la infraestructura de agrupaciones como la de Fuenlabrada, Móstoles o Alcalá, entendiendo que tiene detrás personas fuertes de estas agrupaciones.

 Propuestas de precampaña

Sara Hernández aseguraba que era una candidatura surgida de los militantes, desde abajo, apostando por el municipalismo, quizá por su origen y por los apoyos con los que cuenta.

Juan Segovia ha querido mostrar una imagen de independencia, apostando por eliminar las “familias” quitando poder orgánico a las ejecutivas, y por facilitar los procesos internos eliminando los avales que actualmente se requieren.

Al final de este periodo Sara obtuvo 4483 avales y Juan 2775. Aunque Sara nunca los ha pregonado, es de suponer que cuente con el aval de los principales alcaldes madrileños, que ya la arroparon en su candidatura. Juan, como segundo candidato y con menos apoyo de la gestora, sí ha ido indicando el nombre de avalistas con tirón como los ex-ministros Valeriano Gómez o Matilde Fernández, e incluso han demostrado su apoyo los dos ex-presidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

 En campaña

Una vez nombrados candidatos, es cuando ambos han lanzado sendas páginas webs con las propuestas que pasamos a analizar.

Sara Hernandez (www.consarasumamos.es) tiene ocho ejes básicos de compromisos: Agrupaciones, Igualdad, Juventudes, Movimientos Sociales, Municipalismo, Participación, Sostenibilidad y Transparencia. Cada uno de ellos con un pequeño desarrollo explicando en qué consisten.

Juan Segovia (www.juansegovia.es) centra sus propuestas en 10 compromisos, quizá no tan extensos como los planteados por Sara, pero sí más directos. Los ejes de sus compromisos son: Primarias abiertas sin avales, Participación de los militantes en la elaboración de las listas electorales, Consultas vinculantes a militantes, Tolerancia cero con la corrupción, Reformulación de los Comités Regionales, Ganar las elecciones generales, Debates abiertos con militantes y simpatizantes, Compromiso de celebración de Congreso Ordinario, Rediseñar el papel de las agrupaciones.

Como vemos, ambos tiene en común que quieren rediseñar el papel de las agrupaciones para adaptarlas a las nuevas realidades sociales.

Ambos tienen también una apuesta clara y decidida por la transparencia. En este sentido, hay que indicar que uno de los compromisos específicos de Juan Segovia es la lucha contra la corrupción, mientras Sara lo confía al buenismo de la transparencia.

En cuanto a la participación de los militantes, ambos tienen en común la realización de consultas vinculantes a los militantes sobre algunos temas. Sara apuesta por cuestiones acerca de principios ideológicos, mientras que Juan indica que serán sobre cuestiones tales como pactos de Gobierno y programas electorales.

También tienen en común el compromiso de asambleas y debates de rendición de cuentas con los militantes.

En cuanto a temas más delicados en la participación de los militantes, como son primarias y elección de listas electorales, sí hay más diferencias. En este sentido, para las primarias Sara propone buscar la flexibilización de criterios en los Estatutos, mientras que Juan se compromete a eliminar el requisito de avales y realizar las primarias, siempre abiertas y a dos vueltas.

Es en la elección de las listas electorales donde surge una diferencia enorme y, en mi opinión, muy importante. Juan Segovia se compromete a que las listas electorales sean directamente elegidas por los militantes, frente al sistema actual de propuesta del órgano ejecutivo del partido, aunque no especifica cómo sería esta elección,

El resto de ejes son de enfoques muy diferentes.

Sara hace guiños a ciertas áreas donde el PSOE está siempre muy presente con muchos militantes y activistas vinculados a las mismas, como Igualdad, Movimientos Sociales, Juventudes y Sostenibilidad, así como al Municipalismo, con propuestas para agradar a estos sectores.

Juan prefiere centrarse en dos asuntos más de partido, uno que ciertamente es urgente como es la inminente campaña para las Elecciones Generales, y en la reformulación de los órganos de control del PSM, focalizándolo en el Comité Regional. 

Resumen

En definitiva, aunque hay varios puntos en común, creo que hay dos proyectos muy diferentes.

El de Sara, con su eslogan “Con Sara Sumamos”, donde ofrece un proyecto para agradar a todos los posibles sectores dentro del Partido pero, y siempre como opinión personal, sin ofrecer grandes cambios en la organización interna del mismo. Mi sensación es que ofrece un tiempo de paz y espera en el PSM hasta el Congreso Ordinario.

Juan con su “Reiniciamos”, propone desde ya cambiar las estructuras del Partido. Sus propuestas van encaminadas a quitar poder a las ejecutivas y ofrecerlo a los militantes y ciudadanos. Ofrece cambiar la forma de hacer política interna del partido,  buscando que los próximos líderes y cuadros medios lo sean porque ciudadanos y militantes así lo decidan y no por acuerdos de equilibrios entre diferentes sectores internos del partido. Mi opinión al respecto es que es muy valiente, primero por la pérdida de poder que cedería si él fuese Sec. Gral del PSM y, por ello, tener una gran confianza en sí mismo para, como supongo  lógico, seguir siéndolo después del Congreso Ordinario. 

Ahora la decisión es de los militantes del PSM mañana, 26 de julio.