El Senado y el sentido común

Antesala

En ocasiones, el apasionamiento que impregna los debates nos lleva a ceder a la tentación de banalizar la propuesta del oponente, de descalificar los argumentos del contrario desde la atalaya más fácil de escalar para las audiencias, de entregarnos al cultivo de las pasiones más elementales para ganarnos el crédito de la opinión pública. No es extraño que nuestro desdén hacia las posiciones contrarias a las nuestras, nuestra incapacidad para escuchar un argumento que contradiga nuestras convicciones sin interponer una sordina, o el dogmatismo del prisma del que nos servimos para filtrar las tesis que nos incomodan, mane de una aptitud limitada para entender la complejidad de un mundo que entendemos como suma de pedazos estanco que agrupamos en algún lugar en el que se forja nuestra identidad. Aunque, en general, esa ineptitud surge de una voluntad previa de desdeñar cualquier cuestión que interrumpa la armonía de los discursos que reafirman nuestros prejuicios, en los que se mezclan argumentos con sentimientos.

La clase política es particularmente proclive a explotar esta característica del entendimiento para sus propios fines. Esta práctica no es nueva y tampoco es exclusiva de la política española. Ya en la Antigua Grecia acuñaron una versión primigenia del término demagogia para caracterizar la degeneración de la democracia que supone tratar de obtener el favor popular apelando a las emociones.

Quizás, el terreno más propicio para la puesta en práctica de este recurso es el del uso de las lenguas cooficiales del Estado. Una parte de los españoles no consiguen -ni pretenden- entender el hecho de que castellano no es la lengua de todos los españoles, ni que el derecho a usar la lengua propia en ciertas instituciones de ámbito estatal, cuando se trata de una lengua reconocida como oficial, es la práctica habitual en países con niveles de desarrollo avanzados en los que coexisten diversas comunidades lingüísticas.

Por poner un ejemplo, en un país como Finlandia, en el que el más del 98% de la población se puede comunicar en finés con corrección (una tasa más alta que la del francés en Francia o la del inglés en el Reino Unido) y más del 92% de la población lo tiene como lengua materna, el sueco tiene el reconocimiento de lengua nacional en todo el territorio, el mismo estatus que el finés, a pesar de ser la lengua de uso habitual de tan solo un 5% de la población, mayoritariamente concentrada en el sur y el oeste del país, así como en ciertas áreas del entorno de Helsinki. Una de las implicaciones del bilingüismo de Finlandia es el derecho de cualquier ciudadano a ser atendido en sueco en cualquier institución dependiente del gobierno central, así como en todas las dependencias municipales en localidades en las que residan al menos un 8% de hablantes de sueco o, en caso contrario, en los que conformen una comunidad de más de 3000 personas en el seno del municipio. Por descontado, los debates del Parlamento tienen lugar en ambas lenguas, lo que origina que una buena parte de los parlamentarios que no dominan el sueco tengan que utilizar servicios de traducción para poder entender a los representantes que, a pesar de dominar el finés, deciden expresarse en su lengua materna. En un país de poco más de 5 millones de habitantes, el caudal de recursos que se destina a garantizar el derecho de la minoría que habla sueco es muy superior al que se destina a las políticas lingüísticas por parte del Estado español.

El efecto directo de esta política es que la minoría sueco-hablante tiene reconocido un derecho lingüístico colectivo, cumpliendo con creces las garantías necesarias para que pueda pervivir como comunidad lingüística, según lo estipulado por diversos tratados internacionales. El efecto indirecto más palpable es el grado de satisfacción de esta minoría en el seno de la sociedad finesa, algo que dista de parecerse a la situación que vivimos en España, en parte debido precisamente a la beligerancia hacia las lenguas minoritarias desde diferentes instancias.

La coexistencia de varias lenguas oficiales en el Estado puede no ser percibida como un elemento de riqueza cultural. No existe ningún elemento que determine que la diversidad sea un elemento deseable de forma categórica. Esto es algo opinable. Lo que no puede ponerse en duda es que existen en España tres (o cuatro, dependiendo de la categorización del valenciano) lenguas oficiales distintas del castellano y que esta característica lleva aparejados unos derechos colectivos que hay que garantizar. Desde luego, el uso de las lenguas cooficiales en el Senado va más allá de los derechos lingüísticos colectivos de las comunidades que usan estas lenguas, en parte porque la cooficialidad está reconocida solo en el ámbito de los territorios en las que se encuentran. Pero supone un síntoma de normalidad, entendida como lo que es habitual en otros países multilingües comparables al nuestro en grado de desarrollo, que se permita a los representantes de la cámara de representación territorial del Estado el uso de la lengua de su comunidad.

Los argumentos que apelan al sentido común, para exigir que el castellano, denominada como lengua común, sea la única lengua de uso del Senado ignoran que España está constituida por comunidades lingüísticas bien definidas, según los parámetros internacionales habituales y que gozan, además, del reconocimiento del aparato constitucional del Estado. Ignoran, en esencia, que la propia definición del sentido común no es sólo una entidad tan etérea que no puede instruir los principios rectores de las políticas públicas, sino que ese supuesto sentido común al que se apela está radicado en unos valores de conciencia que no son compartidos por un conjunto sustancial de españoles que, en su mayoría, están adscritos a las comunidades lingüísticas minoritarias. Los argumentos que apelan a la normalidad de que en sede parlamentaria se use una única lengua están basados, necesariamente, en una asimilación de lo normal con lo que uno piensa, sin que ese criterio de normalidad resista una mínima comparación con la situación habitual en países multilingües desarrollados, los que deberían servir como referente en nuestras comparaciones.

De la retahíla de argumentos que hemos escuchado contra la traducción simultánea en el Senado, el del coste que supondrá es quizás el que mejore encaja con la definición de demagogia. Si existe una circunstancia que nos toca a casi todos, ya sea por nuestra propia situación o por la de algún familiar o ser querido, es la de la crisis económica. Son muchos los que han perdido su empleo, los que han visto reducido su salario o los que padecen a diario la falta de recursos para vivir con dignidad. Por eso es tan fácil denominar despilfarro al coste de esta política, porque consigue trasladar la imagen de que existe un mundo, paralelo al real, que se nutre de recursos que podrían hacer que nuestras condiciones de vida mejorasen para sufragar gastos no sólo innecesarios, sino contraproducentes. Por eso es tan sencillo lanzar el mensaje de que esta política no es más que un capricho de cuatro senadores que quieren hablar en su lengua. Por eso se omite de forma interesada que los usos alternativos a los que se podrían dedicar ese caudal de recursos tendrían un impacto insignificante sobre el bienestar de los que lo están pasando mal.

Ocurre que la construcción de un lugar común para todos los españoles, que hablamos lenguas diferentes y que nos sentimos diferentes, pasa por sentirnos cómodos con las instituciones que nos representan. Y uno de los elementos que hacen que podamos verlas como nuestras es que permitan el uso de la lengua en la que nos comunicamos con nuestros padres. Hasta que no entendamos esto, que es algo de sentido común, no entenderemos el país en el que vivimos.

47 pensamientos en “El Senado y el sentido común

  1. Estando de acuerdo en el fondo de la cuestión, no deja de parecerme accesorio (como tantas otras cosas) ante la que está cayendo. Además, se da la paradoja de que esta medida implica hacer un esfuerzo en mejorar el funcionamiento de una institución que, hasta la fecha, sólo sirve para dilapidar millones de euros. En mi opinión, ésa es la gran falta de respeto al estado diverso que tenemos. O se hace una cámara alta que pinte algo o que se suprima (y aquí si que creo que se podrían liberar recursos para los que lo están pasando mal). Creo que primero hay que resolver lo “gordo” y luego “lo menos gordo”.

  2. Buenos días a todos! Buenos días Antesala!

    Muchas gracias por tu artículo, aunque no lo comparto. Por un lado ninguno de mis conocidos finlandeses habla sueco, y ninguno de mis conocidos suecos habla finlandés. Es más, los suecos se han quedado en Suecia y los finlandeses en Finlandia. No sé por qué se considera igual de oficial una lengua que sólo habla, según tu artículo, un 8% de la población, cuando probablemente el 100% habla inglés, por ejemplo. Igual es más debido a lo generosos y bien educados que son los finlandeses y son capaces hasta de considerar como lengua oficial la del país que les invadió durante tantos años… Voy a hacer un sondeo entre todos estos conocidos a ver qué dicen….. porque yo no tengo datos.

    Por otro lado yo no apelo al sentido común para ‘exigir que el castellano, denominada como lengua común, sea la única lengua de uso del Senado’, ni pretendo hacer demagogia. Lo que considero importante es que un país, un estado, necesita un idioma común para mantenerse como estado considerado seriamente, y no de risa, porque a mí que vengan todos a Madrid y que cada uno quiera hablar en el idioma de su región y no en el común, que todos lo saben sin problema, me da risa. Y eso irónicamente es muy triste. Es más, siempre se me enseñó que si hay alguien que no habla un idioma, no se habla en ese idioma en su presencia porque es de muy mala educación. Ahora parece que es al revés, que el que no habla ese idioma se tiene que joder y/o contratar un traductor. Me parece muy bien que una parte del presupuesto del Estado se pueda designar a traductores, pero la realidad es que no es necesario. Y deberíamos empezar a tomar en serio las cosas que son necesarias, y dejar de tomar en serio las cosas que no son necesarias. En España se habla español, y luego en cada comunidad, en sus reuniones y sus cositas, que hablen su idioma, y sin traductores!!! Tampoco apelo a la crisis. Apelo al sentido de Estado que necesita España.

    Buenooooo…..saludos!!

  3. En que lengua hay que enviar el comentario …. que el que he enviado antes no ha salido?

  4. Vale…. ya veo que ahora si. Antes no salió y cuando lo repetí me dijo que era un comentario repetido.

  5. Artículo 4º. El castellano es el idioma oficial. Todo español tiene obligación de saberlo y derecho de usarlo, sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconozcan a las lenguas de las provincias o regiones.
    Salvo lo que se disponga en leyes especiales, a nadie se le podrá exigir el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional.

    (gloriosa Constitución)

    ::

    ¡¡¡¡Bravo Sarah!!!!

  6. El nuevo comentario no sale y la repetición vuelve a decirme que es repetido.

  7. uy… se me olvidaba… en España se habla Español, en Galicia se habla Gallego, en el Pais Vasco se habla Vasco, en Cataluña se habla Catalán, en Valencia se habla Valenciá y en Mallorca se habla Mallorquín… Y punto. (en Ibiza no sé qué hablan…jejejeje)

  8. Yo, al derecho de expresarse en el hemiciclo con algunas de las lenguas cooficiales, añadiría la obligación de hacerlo también en los pasillos para que vayan cogiendo hábito. Y los que quieran hablar en castellano, que salgan a la calle a hacerlo ….. con los que fuman

  9. Le he quitado que estaba de acuerdo con el articulista …. y ahora si sale.
    Debe ser que el ordenador entiendo que si pongo que estoy de acuerdo con el articulista, es que no soy yo. Que he sido suplantado.

  10. Gracias Antesala.

    Estoy muy en línea con tu artículo. Si el Senado representa la territorialidad de España, que la represente bien. El problema es que esa representación, sin embargo, parece que vale más bien para poco más que de caja de resonancia de las discusiones políticas.

    El problema es que las decisiones que toma un organismo, nunca son para autolimitarse, sino que siempre tiende a incrementar sus funciones, útiles o inutiles, y por lo tanto su gasto. No veremos a un Senado decidir su autocercenamiento para pasar a ser la mitad de senadores. No estaría de más, por ejemplo, que como medida compensatoria del gasto del multilinguismo, los senadores decidieran ir en metro a Senado. Seguro que nos ahorraríamos algo.

    Discrepo con Sarah. El sentido de Estado que necesita España es el del propio estado; multiculturalismo.

    Otra cuestión es que el propio asunto sea relevante para originar una discusión y se utilice como arma arrojadiza en la dialéctica política. ¡Pero en la dialéctica política hay tantas cosas que no sé como no dejan pasar esta!; a la vez que el gobierno debate para alargar las jubilaciones el gobierno discute con los sindicatos la política energética (?), por otro lado, el gobierno plantea como financiar a las Cajas, que se van a gastar una pasta en las prejubilaciones (?) y le va a cerrar el grifo a Más porque no quiso cerrarselo a Montilla con sus superemisiones de deuda catalana (?), eso sí el gobierno considera que una prevaricadora como secretartia de organización en Madrid es un buen cartel para las elecciones (?) ¿Pero no puede parar nadie tanto dislate?¿Donde está Rubalcaba?

    Saludos a todos

  11. Conjunto Abeliano, que en el Senado español se hablen diferentes lenguas, necesitando traductores para todos cuando todos hablan español, no es lo que yo considero multiculturalismo. Pero que cada región tenga su propia lengua y cultura y se respete, sí.

  12. Pingback: Tweets that mention Debate Callejero » El Senado y el sentido común -- Topsy.com

  13. Gran artículo, de gran sensiblidad… me iba a quejar de que hable de clase política y dude de que el valenciano es el mismo idioma que el catalán, hasta que he visto algunos otros comentarios, como el de Sarah, que no sé si es una broma, pero vamos si el valenciano no es la misma lengua que el catalán es que el andaluz no es lo mismo que el castellano, y punto.

    Me parece a mí que lo que algunos llaman sentido común, yo le llamo tradición, y en el caso de nuestro país la tradición política está muy enturbiada por una cosa llamada reaccionarismo con diversas caras.

  14. Sarah: es Senat es una representació d´espanya. Com representació crec que está bé qu´es representin ses llengos oficials. Gaira bé, es problema de fons es que es una institució folclorica. Crec també qu´es rei hauria de xerrar mallorquí. Saluts

  15. Estimado Sr. G, en ningún sitio he dicho que el Valenciano sea diferente o igual al Catalán. Lo que he dicho es que en Valencia se habla el Valenciá y en Mallorca el Mallorquín. Que usted sea catalán y no le importe que después de tantos años se cambien los nombres de lo que se habla en otras provincias que no son las suyas es otro cantar. Eso también demuestra ‘mucha’ sensibilidad por su parte…. 🙂

  16. Dear Conjunto, el mensaje anterior iba para usted…. Qué mejor representación que en el Senado Galicia esté representada por un gallego y no por un andalú, y que Cataluña esté representada por un catalán y no por un vasco….. Pero que en el Senado todos hablen ehpañó!!!

  17. Es increíble lo mucho que se ha movido a la derecha la mayoría del país en la cuestión de las lenguas. Ayer El País reproducía el discurso del PP en 2005 y en 2011 sobre el uso de la lengua en el Senado: no tenía nada que ver, ha habido una clara regresión en estos cinco años de discusiones del Estatut, del modelo lingüístico catalán, del (inexitente) despilfarro autonómico, etc.

    El Senado no se puede suprimir, sale en la Constitución. Ya que está, mejor que funcione bien a que funcione mal. Un aspecto menor de su funcionamiento es el uso de las lenguas. En cuanto cámara territorial, a mi me parece bien que, con limitaciones (como las que hay), se puedan usar las lenguas regionales. El gasto es mínimo. Es fantástico que el PP apele a la austeridad cuando la señora Esperanza Aguirre factura dos veces los mismos actos electorales y propagandísticos a costa de nuestros impuestos, o el señor Camps tira millones de euros del presupuesto público para dárselos a sus amiguitos del alma a costa de Fitur o de la visita del Papa. Hay que ser desvergonzado. Encuentro lógico que en la sede de la representación nacional, el Congreso, se use exclusivamente el español y en la sede de la representación territorial, el Senado, cada senador pueda elegir.

    Dicho esto, también me gustaría que la administración catalana atendiera a los ciudadanos que así lo solicitan en español, cuando rara vez lo hace. Y que en Cataluña los ciudadanos pudieran usar el catalán en la justicia. En fin, queda mucho por hacer en este terreno. COn el nivel de cafrería política que hay enestepaís, como dice aquel, no creo que jamás se normalice la situación de las lenguas.

    Qué gran alegría que Manuel Aragón no haya salido presidente del TC. Es el típico catedrático paleto español, dogmático y pagado de sí mismo.

    Los mercados van mejorando, pero eso apenas recibe una tercera parte de lo que recibe cuando empeoran.

  18. 28 ” también me gustaría que la administración catalana atendiera a los ciudadanos que así lo solicitan en español, cuando rara vez lo hace”… rara vez lo hace? diria que por defecto lo hace en catalán pero seguro que si lo pides lo hace. y en muchos casos la información es bilingue cuanto menos, por ejemplo en la revistita sobre evolución del bebé de la consellera está en catalán y es castellano…

  19. He trabajado en una universidad catalana un par de años y casi toda la documentación estaba en catalán / inglés, con uso esporádico del castellano. Soy firme defensor del modelo de inmersión en la escuela y de la normalización plena del catalán en la vida pública, pero me siento incómodo defendiendo estas tesis cuando veo que se cometene excesos y arbitrariedades por el lado catalanista.

  20. La defensa que hace Antesala contiene todos los tópicos y medias verdades que hasta hace unos años sólo usaban los nacionalistas para arrimar el ascua a su sardina.

    En primer lugar España no está constituida por comunidades lingüísticas bien definidas, eso pudo ser verdad hasta comienzos del siglo XVI, pero hoy día los límites geográficos y sociales de las lenguas de España son difusos, permeables y ambiguos, de hecho, la única comunidad española que tiene mayoría de habitantes con lengua materna distinta del español es Galicia, con un porcentaje ligeramente superior al 50%. En Cataluña, la mayoría de los catalanes tienen como lengua materna el castellano , y no digamos en el País Vasco, con porcentajes que rozan el 80%.

    En segundo lugar, todos los españoles hablan español. Podrá ser o no su lengua materna, pero desde luego nadie puede decir que no sea la lengua “propia” de todos los españoles, pues cualquier lengua en la que seamos capaces de expresarnos y comunicarnos se convierte automáticamente en lengua propia. La prueba de que hablar español es indispensable para vivir en España la tenemos en que las comunidades inmigrantes de las autonomías bilingües aprenden antes a hablar en español que en la lengua regional.

    Hasta aquí los hechos objetivos. Ante ellos cualquier observador neutral y objetivo reconocería que es como mínimo una redundancia crear un sistema de traductores para personas que hablan todos una lengua común y compartida en su día a día.

    La única justificación para semejante derroche (no es derroche lo que cuesta caro, si no lo que aún siendo barato, es completamente innecesario) es puramente simbólica.

    Los defensores de la medida plantean que para reconocer la realidad de la existencia de varias lenguas en España (tan realidad esta como que existe una sóla lengua común), es necesario que quien quiera pueda usarla en las instituciones nacionales, y que para que trodos les entiendan, es necesario el servicio de traductores.

    Esto último ya es completamemente subjetivo y es más que discutible

    Reconocer eso pasa por aceptar dar una carga a la lengua que trasciende su sentido literal: una lengua no es más que un instrumento para la comunicación entre las personas. es pues una convención y está sujeta a cambios y variaciones como cuqluier otro instrumento: mientras sea útil, será necesaria, si se convierte en inútil, desaparecerá. Y ya está.

    Para los nacionalistas sin embargo, la lengua forma parte del paquete identitario. Para los nacionalistas españoles, es el único y principal, por que es la parte más visible (por no decir la única) del cacareado hecho diferencial sobre el que se asienta todo su imaginario. Sólo desde esa perspectiva nacionalista, tiene importancia el que cada cual pueda usar una lengua regional en las instituciones comunes. Para el resto de los mortales, ajenos como somos a las cuitas identitarias, la medida es una chorrada. Sin más

    Y ahi llegamos al problema que hay detrás de todo esto y que es lo más grave del asunto: que uno de los partidos mayoritarios de Esapña haya hecho suyas, por oportunismo político coyuntural, todas las ocurrencias de los nacionalistas, que se haya convertido en su principal valedor y en el principal deconstructor del estado y la nación española.

  21. 32, le entiendo, le entiendo, pero una cosa es una universidad, y habría que ver pq estas cosas del idioma van incluso por facultades, no tiene nada que ver por ejemplo Derecho de la UB con Matemáticas de la misma por ejemplo. Y otra cosa es decir las administraciones catalanas, la cosa es más que diversa y diversificada y con cosas curiosoas. Por ejemplo en l’Hospitalet aun hay calles con el nomenclator en Castellano, y me da a mi la impresión por otra parte que en los envíos publicitando eventos culturales son en catalán si es “media y alta cultura” y en otros eventos más populares son en castellano. Me imagino que el futuro querido por algunos es una administración catalana vehiculada en catalán en la que uno perfectamente pueda ser atendido en cualquiera de los dos idiomas.

    Y estas cosas hay además de funcionalidad algo de identidad, de reconocimiento de uno.

    De todas formas habrá que ver como cambian la argumentación de muchos cuando el inglés sea cada vez más el europeo.

  22. 34

    El inglés no es la la lengua materna mayoritaria de la UE: es el alemán. La importancia del inglés viene por su peso a nivel global, exactamente igual que el español.

    Los nacionalistas españoles basan sus teorías independentistas en que una vez liberados del yugo centralista, cada nuevo país seguiría caminos muy distintos, y cada uno en su caso particular cree que su nueva nación se convertiría en Dinamarca.

    Más bien habría que mirar el ejemplo de dos naciones peninsulares; Andorra y Portugal.

    Andorra, estado independiente, paraiso fiscal y única lengua oficial el catalán:

    De acuerdo con el Servei de Política Lingüística del gobierno andorrano, el catalán es la lengua materna del 49,4% de la población de nacionalidad andorrana, pero sólo el 29,9% de la población total lo utiliza.[37] Por el contrario, el español es la lengua materna más extendida entre la población del Principado. A pesar del crecimiento de la población de nacionalidades andorrana y portuguesa, el 43,4% declaró que el español es su lengua materna.[37] El estudio muestra que en los últimos años se ha producido un deterioro de la posición de la lengua catalana en favor del español.

    Portugal: su historia, como estado independiente desde el siglo XII (exceptuando los 70 años de unión a España), es paralela a la española en todo. Menos en la Guerra Civil.

    Reconquista, expulsión de los judíos, expansión ultramarina, esplendor, decadencia, ilustración, expulsión de los Jesuitas, guerra contra el francés, pérdida de las colonias americanas, república, neutralidad en las 2 guerras mundiales, dictadura, perdida de las colonias africanas, democracia, integración en Europa….

    Su nivel de renta, equiparable al de Galicia y Extremadura.

    La realidad es tozuda.

  23. Gracias ,muchisimas gracias por el articulo de hoy,gracias Antesala.

    Si alguno/a de ustedes duda de mi sentido comun,no lean mi comentario,si lo hacen ,sientanse reconfortados con mis palabras……jeje:

    Vuelvo a traer mis argumentos una vez mas ,para los duros de mollera:

    Quiero desde estas paginas de libertad con libre albedrio poner en evidencia la asignatura pendiente que tiene España.

    Quiero afirmar con rotundidad que despues de tantos años de democracia sin haber normalizado el uso de las lenguas que tenemos y disfrutamos en nuestro pais ya va siendo hora que sea obligatoriamente necesario el conocimiento de las mismas y la expresa obligacion para todos los senadores y diputados de entender y escribir con soltura ,tanto el gallego,el euskera,el catalan ,el valenciano /redundancia y el castellano.

    Que en el Senado tengan que poner traduccion simultanea para que los senadores se enteren de lo que dice un catalan,un gallego o un vasco en su lengua territorial ,para el resto de los senadores de otras comunidades autonomas que solo saben hablar en castellano,dice mucho del fracaso de nuestra Constitucion para normalizar en España lo que es nuestra realidad linguistica.

    Todos los españoles tendriamos que conocer,entender,hablar y escribir todas las lenguas de nuestro pais y deberia ser obligatorio que se impartiera la enseñanza de los mismo por la escuela publica en todo el territorio nacional.

    Escuchando a la caverna mediatica echando mierda sobre el senado por que ya pueden los senadores catalanes,gallegos y vascos expresarse en las lenguas autoctonas de sus comunidades mediante la traduccion simultanea de sus discursos,solo demuestra la involucion cainita que lleva a la negacion de un hecho diferencial y plural que no ha sido atendido desde que comenzamos este camino de democracia que nos hemos dado.

    Estoy completamente de acuerdo con los argumentos de Don Cicuta al respecto y añado:

    Triste panorama este que impide al pueblo español afianzar nuestros lazos culturales de una manera natural con el conocimiento de los mismos .
    Puede que los partidos nacionalistas se hayan apropiado de las lenguas de su territorio para expresar sus convencimientos politicos,pero considero un error mayusculo de graves consecuencias que nuestras leyes de educacion no tengan el principo del conocimiento de las mismas por todos los ciudadanos españoles,como base fundamental para la unidad de España como nacion.

    Tengo el convencimiento que da mi sentido comun que esta asignatura pendiente que tenemos los españoles ,no se arregla poniendo traduccion simultanea en el Senado,o como pretende el presidente de extremadura (otro socialista que se comporta con sentido del miedo a perder al no saber defender las politicas del gobierno de Ziluminatius)que dice que los senadores deberian hablar en su lengua autonomica ,para luego traducirles ellos mismos su discurso a los demas castellano hablantes del hemiciclo para ahorrar en presupuesto de pinganillos (que pena de politico progresista)….)para que la derecha cainita y los abducidos progresistas por el miedo a perder las elecciones , nos diga que los politicos despilfarran nuestros impuestos con medidas linguisticas para contentar a los nacionalistas…como decia ayer el impresentable Sr. Leguina ,contestando a la pregunta :
    ¿qué le pareció ayer en el Senado la traducción de las distintas lenguas autonómicas?, ¿cree que tal y como está la situación hay que hacer tal gasto? ¿qué opinión nuestra cree que tendrán en el exterior?

    “No me preocupa tanto el gasto sino la bajada de pantalones: me explico, lo que han conseguido los nacionalistas es convertir al Senado en una cámara “multinacional”. Ése era el objetivo”- dice tamaño escritorzuelo de cocidos madrileños copringado de grasa de tocino.

    Pobres intelectos ,sumidos en la incosciencia del absurdo intelectualismo centralopitecusiano a la que les esta llevando la TDT Party.

    Si permanecemos en este agujero intelectual,España no será nunca un pais pleno e intelectualmente sensato.

    Me duele España, y por ello grito al cielo y a quien quiera escucharlo:

    ¡¡Inmersion linguistica pluriorgasmica!!…¡¡¡YA!!!.

    Ante mi doy fe.
    AC/DC.
    firmado:
    JAJAJA..que nervios.

    P.D: Lo siento Sarah,de verdad que siento mucho que hayas perdido tu sentido comun ….yo tambien te quiero….jeje.

  24. fe de erratas: desconozco el caso de Melilla. No sé si los melillenses de lengua materna rifeña superan a los de lengua materna castellana.

    Supongo que la sensibilidad extrema del gobierno haya previsto que algún representante melillense pueda expresarse en Tarifit y que existirán los traductores correspondientes, incluyendo impresos en alfabeto Tifinagh.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Tifinagh

  25. idem con los arabófonos de Ceuta y de Salt.

    Sería curioso que un país que tiene más de la mitad de su toponimia en árabe no tenga en su Senado un traductor para cualquier hablante de tan noble lengua.

    Al Qantara= el puente

    Wad al kabir= Río grande

    Beni Kassim= de la familia de los Kassim

  26. Sr Sedicente ,en España la unica posibilidad que existe de hablar y entender arabe ,es “el jarabe de palo” muy extendido en la meseta cavernaria……jeje.

  27. El consejero murciano agredido señala a dos socialistas como “corresponsables” de la paliza.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=54928

    Como puede ver ,Sr Sedicente ,el dialecto murciano del “jarabe de palo mesetario” de este ministro de cultura del gobierno autonomico de Murcia no le impide añadir que “ni es rencoroso, ni tiene ganas de revanchismo”….en fin, ser ministro de cultura no impide la estulticia politica ,ni la comunion de los santos.

  28. España es un estado plurilingüe y su diversidad lingüística es una riqueza de España en su conjunto. El gallego, el euskera y el catalán (y otras que no gozan del estatus de oficialidad) son lenguas tan españolas como lo pueda ser el castellano. Debería incluirse como asignatura obligatoria en todo el territorio del estado el estudio de nociones básicas de dichas lenguas. Otra cosa es su estudio en profundidad que debe ser optativo.

  29. hala! todos los senadores y diputados a estudiar!! que esto ya lo arreglamos nosotros sin ellos!!! 🙂

  30. “España no está para la broma de los pinganillos”

    He visto y oido a Aznar en la convencion del Partido Popular en Sevilla y me pregunto como puede soportar dia a dia el odio que siente Aznar hacia Ziluminatius.
    ¿Como puede vivir Aznar con tanto odio hacia un hombre bueno?.
    Sus palabras destilan una profunda enagenacion mental.
    Pobre Aznar que duro es ser un pelele a la sombra de Bush y perder las elecciones con un ser angelical.

    A veces me pregunto si los tontos de los cojones nacen y se reproducen como esporas o son producto de las pesadillas de los que viven el Elms Street.

    En fin,pobre Aznar que duro es comprobar que Ziluminatius sigue saliendose con la suya a pesar de todos los vomitos que le echan encima diariamente estos desalmados llenos del odio y rencor mas absoluto.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=54961

    ¡¡¡Aznar,que te den!!!……JAJAJA….que nervios.

  31. La injustificable agresión al consejero de Cultura y Turismo de Murcia, Pedro Alberto Cruz, no convierte automáticamente en buenas todas sus decisiones políticas ni debería servir para borrar las ocasiones en que faltó el respeto a víctimas de otros actos tan violentos como el 11-M o la guerra civil. Así al menos lo debe considerar la revista Tiempo, donde esta semana han publicado un reportaje sobre La verdadera historia de Pedro Alberto Cruz. Como profesor y según denuncian sus alumnos, aprovechaba las clases para acusar al PSOE de “ser cómplice en la matanza del 11-M” o presentó la memoria histórica como “rescatar los huesos de criminales de guerra”. Tras precedentes tan exitosos como el Terra Mítica que el PP construyó en la Comunidad Valenciana, el proyecto emblemático de Cruz para revitalizar Murcia es la construcción de un parque temático amparado por la Paramount y en el que ya se han pagado 800.000 euros a intermediarios.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=54960

    Esta es la verdaera cara de la derecha ,¿seran caraduras quejicas?….jeje.

Deja un comentario